Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2012

Mariposas

                     José Asunción Silva, poeta y novelista colombiano nacido en Bogotá en 1865. Fue el precursor del modernismo en Colombia y es justamente considerado como el más importante poeta de Colombia y uno de los grandes exponentes de Latinoamérica. Romántico y modernista, autor de la novela "De Sobremesa", perdió parte de su obra literaria en un naufragio, un año antes de su tágica muerte. Silva, ha sido estudiado y considerado durante todo el siglo XX y sin dudas, ha servido de inspiración a muchos jóvenes autores de poesía que se sintieron reflejados en su magnífica obra. Se quitó la vida en 1896.

                                        "Mientras que acaso piensa tu tristeza
                                        en la patria distante y sientes frío
                                        al mirar donde estás, y el desvarío
                                        de la fiebre conmueve tu cabeza"


MARIPOSAS   poesía de José Asunción Silva

En tu aposento tienes,
en una urna frágil,
clavadas mariposas,
que, si brillante
rayo de sol las toca,
paren nácares
O pedazos de cielo,
cielos de tarde,
o brillos opalinos
de alas suaves;
y allí están las azules
hijas del aire,
fijas ya para siempre
las alas ágiles,
las alas, peregrinas
de ignotos valles, 
que como los deseos
de tu alma amante
a la aurora parecen
resucitarse,
cuando de tus ventanas
las hojas abres
Y da el sol en tus ojos
y en los cristales !-


ADRIANA

Noble como la cándida adorada
del inmortal poeta florentino,
corona de la frente inmaculada
El dorado cabello
que sobre el hombro flota en blandos rizos,
perdida en el espacio la mirada
como se pierde en su conjunto bello
la de aquél que contempla sus hechizos.

Hay infinita luz que reverbera
en el azul de sus divinos ojos
cual de limpio zafiro en los cristales.
Una expresión de majestad serena
de pudor y recato virginales
vela la gracia de sus labios rojos,
y es a la vez misterioso encanto,
umbre, murmullo, vibración y canto !

Su voz tiene las notas armoniosas
de la del ave que en blando nido
de su importancia de volar se queja,
llena de suavidad, llena de calma
su cariñosa frase siempre deja
una estela de perlas en el alma.

Tiene la delicada transparencia
de las húmedas hojas de las lilas
y ni una leve mancha en la conciencia
y ni una leve sombra en las pupilas.

Es una reunión encantadora
de lo más dulce que la vida encierra
a los rosados rayos de la aurora
Hecha, del aire en los azules velos,
con lo más delicado de la tierra
y lo más delicado de los cielos!-


IDILIO

-Ella lo idolatró y Él la adoraba...
        -Se casaron al fin?
-No, señor, Ella se casó con otro
        -¿Y murió de sufrir?
        -No, señor, de un aborto.
-¿Y Él, el pobre puso a su vida fin?
-No, señor, se casó seis meses antes
del matrimonio de Ella, y es feliz.-





                                                      SUSPIRO

                          Si en tus recuerdos ves algún día
                          entre la niebla de lo pasado
                          surgir la triste memoria mía
                          medio borrada ya por los años,
                          piensa que fuiste siempre mi anhelo
                          Y si el recuerdo de amor tan santo
                          mueve tu pecho, nubla tu cielo,
                          llena de lágrimas tus ojos garzos;
                          ¡Ah, no me busques aquí en la tierra
                          donde he vivido, donde he luchado,
                          sino en el reino de los sepulcros
                          Donde se encuentran paz y descanso!-



                                                        José Asunción Silva  


Imágenes: pinturas del artista plástico español José Miguel Roman Francés (Alicante, 1950)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. Felicitaciones, el blog crece día a día. Excelente trabajo! Un abrazo.
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Osvaldo por tu comentario. Me ayuda la opinión de los lectores.
    Un abrazo. Quique de Lucio

    ResponderEliminar