Páginas vistas en total

viernes, 29 de septiembre de 2017

Si solo




Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.811-



                                                                                                   Carmen Mercedes Rivadeneira

Poeta, narradora y gestora cultural de Ecuador, nacida en Esmeraldas. Es Directora de Cultura de la Universidad Técnica "Luis Vargas Torres" de Esmeraldas. Ha publicado, entre otros, "El novedoso transcurrir" (2001), "Versos para la ausencia" (2003), "Breviario para mejorar el habla", "Convocación", "La casa de la mujer desnuda",  "Cantos para Daniela" (Poesía infantil),  etc. Coordinó el Primer Encuentro Nacional de Escritoras del Ecuador en la ciudad de Manta. Produjo, dirigió y condujo el programa televisivo "Dígalo así". Conferencista de temas culturales y educativos en distintas ciudades de su país.


                                                                                      "Y se van. Y tan solo nos queda de su paso
                                                                                        el registro intangible
                                                                                        de los irrealizados sueños
                                                                                        que para ellos soñamos"








SI SOLO

Si solo una palabra
tan solo una
de las tantas que hoy
recitas.
Si solo una caricia
tan solo una
de las suaves y tiernas
que me ofreces.

Si únicamente un beso
devoto,
dulce y fresco
hubiese mitigado
en su momento
el acerbo camino
de mis dudas.

Mis ríos desatados
habrían arrasado
las distancias.

Y florecidas mis rosas
hubiesen mutilado las espinas.-



NOSTALGIA

Del tiempo en que sus ojos
vieron las espumas
blanquecer las olas en la playa,
llegan también las olas
que se llevaron
la fantasía escrita
en esa arena
con el lápiz digital
que empuñaron
los sueños de la infancia.-



PÁGINA EN BLANCO

No busques en mí los arrebatos
que tú y el tiempo
llevaron a la nada.
No busques arrebatos
que el olvido,
sin lugar a excusas,
volvió página en blanco.-



ALUD

Dorados rayos
entibian la mañana.
Un corazón espera,
apremia la respuesta.
Y súbito un alud
estrepitosamente se desgrana
para matar en frío
a la esperanza.-



SAUDADE

Tengo para ti, inagotable,
un mar de recónditas ternuras.
Agostadas las alas
del vuelo pasional que disfrutams
se desbordan adentro todas las suavidades
para aliviar tu espíritu,
si estremecida ave te percibo
entre el despiadado caer de la tormenta.

Mas, hurgada la memoria de mis
íntimas vivencias,
ante la dicha de encontrar que
acurrucada en el fondo
persiste de mi amor primero su vigencia,
presa soy de la añoranza del tiempo,
mágico tiempo,
en que sólo tu mirar bastaba
para encender mi corazón
mi piel,
y apurar mis líquidas esencias.-



EL HORIZONTE ...A VECES

A veces cuando miro el horizonte
y se allegan las penumbras del pasado
y en medio de sus sombras descubro estremecida
las llamas de unos ojos que me acechan.
Se pierden del entorno los vívidos colores
y mostrando sus inclementes garras
surgen monstruos arcaicos
de babosa y repugnante toba.

A veces cuando miro el horizonte
instálase aplomada la tristeza,
mas resurjo con la fuerza limpia
que en su línea me trueca en osada equilibrista,
gladiadora de sueños que me acercan
al punto que me conserve ilesa
de esas atroces fieras
que en lo arcano se esconden
con su azote de culpas
y el amargo de los sinsabores.-



                                                                                              Carmen Mercedes Rivadeneira





Imágenes: Pinturas de Alina Maksimenko  (contemporánea)





quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Momento


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Luco. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.810-



                                                                                                                   Enrique Agramonte

Poeta , narrador y pintor cubano, nacido en Camagüey en 1948 y fallecido en Puerto Rico en 2010. Fue miembro de la UNEAC en La Habana. Trabajó en diversos medios de comunicaciones. Publicó en 1992 el libro sobre teoría de la caricatura llamado "Solución y Caricaturas de Agramonte" y en 1999 "La ciudad sorpresa" y la Antología de la revista The Big Times en 2003. Participó en diversas antologías cubanas de cuento y poesía.Sus poemas, cuentos y caricaturas han aparecido publicados también en los Estados Unidos, Europa y América Latina.



                                                                               "poder escribir esto que no es otra cosa
                                                                                sino el resumen de aquellos que somos
                                                                                la vida amorosa en una melodía
                                                                                o el otoño drástico de una canción"








MOMENTO

Este momento
que me dedicas
es mi pan.

Cuando no estás,
de algún modo
abrazaré la almohada,
que baila,
recita,
o come.

Caminaré tu corazón.
Responderé el eco.
A su impaciencia
en una jaula

Porque traigo
mis tigres a cuesta
lamiendo anhelos,
que no se escuchan
en estas estrofas.-


INESPERADO

Eres mi hélice
el motor

Como una cosa
perdida vuelo
y brillo
por el aire

A la tierra
la veo
igual que a ti
profunda
y viva
como el agua

Me estoy enamorando

Este puede ser
el camno
del que no hay regreso.-


INEVITABLE

Hay canciones con las que no te olvido
cuando siento en mi cerpo
un espacio de sombras
el eco tuyo
y las ganas vehemente
de que vuelvas.-


SOPLO

La soplé y voló
porque no era
un corazón
sino una congoja

Ahora no tengo
otra cosa
que no sea
la añoranza
que deja el soplo.-


VOLÁTIL

A la mujer desnuda
de una foto antigua
le puse alas de mariposa
la monté en una bicicleta
y comenzó a volar.

Vuela en mí
aparece y desaparece
se siente su polen
que pasa entre
una rueda grande
y otra diminuta.

Pedalea
mueve las alas
me mira
saca la lengua
sonríe
sube
baja
y se esfuma de mi mente.-


VARIANTE

El tiempo se encargó de todo
te limpió las lágrimas
secó los suspiros
acomodó cada palabra en tu librero
y confiaste en que todo pasará

Pero no leas nunca este poema
porque también el tiempo es traidor.-


SONATINA DEL AMANTE

Tus manos sobre la guitarra
conviertes en suave música

Yo toco mi saxofón
pero las manos de los tristes
sólo roban el tiempo
dejando volar gaviotas
que al mirarlas
recuerdan el cautiverio.-


SIN OXÍGENO

Pierdo el oxígeno
si trato de borrarlo

No es apresable

Ni presume de fantasma
este sencillo amor.-


TELÉFONO

Tomo el teléfono
y te pregunto si me amas
para saber que hago
con este amor
que todos los días
pregunta por tí.-




                                                                                                            Enrique Agramonte




Imágenes: Pinturas de Michael Steirnagle (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com





De repente

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.809-


                                                                                                                Jorge Gaitán Durán

Poeta  y ensayista colombiano, nacido el 12 de febrero de 1924 en el departamento de Norte de Santander y fallecido, en un accidente aéreo en 1962. Estudió Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. En 1954 fundó la revista literaria "Mito" junto a su amigo Hernando Valencia Goelkel que creó un movimiento que influyó en la literatura colombiana. Entre sus libros de poesía, pueden citarse entre otros, "Insistencia en la tristeza" (1946), "Presencia del hombre" (1947), "Asombro" (1951), "El libertino" (1954), "Amantes" (1959), Los hampones" (1961), etc. En 1960 escribió el ensayo "El libertino y la revolución".


                                                                                   "El sol abrasa toda vida. No mueve
                                                                                     el viento un árbol. Fuera del tiempo
                                                                                     está el fasto del día. La canícula absorbe
                                                                                     las horas, los colores, el silencio"











DE REPENTE LA MÚSICA

La pura luz que pasa
por la calle desierta.
Nada humano
bajo el cielo abolido.
La blancura absoluta
de la ciudad confunde
la muerte y el sigilo.

De repente la música,
la sombra de los amantes en el agua.-



EL INSTANTE

Ardió el día como una rosa.
Y el pájaro de la luna huyó
cantando. Nos miramos desnudos.
Y el sol levantó su árbol rojo
en el valle. Junto al río,
dos cuerpos bellos, siempre
jóvenes. Nos reconocimos.
Habíamos muerto y despertábamos
del tiempo. Nos miramos de nuevo,
con reparo. Y volvió la noche
a cubrir los memoriosos.-


***

Cantó en el cielo el azul de la noche
y el ruiseñor huyó al umbral del tiempo.
Los cerros llamaron con música de vuelo
a las estrellas. Pasó un ciervo blanco
por el sigilo húmedo del bosque,
y en la sombra despertó tu desnudo.
La tierra fue de nuevo mi deseo.-



QUIERO APENAS

Presto cesó la nieve, como música.
Pájaros y verdes cruzan por el frío
Vas a morir, me dicen. Tu enfermedad
es incurable. Sólo puede salvarte
el milagro que niegas.
                            Mas quiero apenas
arder como un sol rojo en tu cuerpo blanco.-



AMANTES

Somos como los que se aman.
Al desnudarnos descubrimos dos monstruosos
desconocidos que se estrechan a tientas,
cicatrices con el que el rencoroso deseo
señala a los que sin descanso se aman:
el tedio, la sospecha que invencible nos ata
en su red, como en la falta
dos dioses adúlteros.
Enamorados como dos locos,
dos astros sanguinarios, dos dinastías
que hambrientas se disputan un reino,
queremos ser justicia, nos acechamos feroces,
nos engañamos, nos inferimos las viles injurias
con el que el cielo afrenta a los que se aman.
Sólo para que mil veces nos incendie
el abrazo que  en el mundo
son los que se aman
mil veces morimos cada día.-



SÉ QUE ESTOY VIVO

Sé que estoy vivo en este bello día
acostado contigo. Es el verano.
Acaloradas frutas en tu mano
vierten su espeso olor al mediodía.

Antes de aquí tendernos, no existía
este mundo radiante. ¡Nunca en vano
al deseo arrancamos el humano
amor que a las estrellas desafía !

Hacia el azul del mar corro desnudo.
Vuelvo a ti como al sol y en ti me anudo,
nazco en el esplendor de conocerte.

Siento el sudor ligero de la siesta.
Bebemos vino rojo. Esta es la fiesta
en que más recordamos a la muerte.-



SE JUNTAN DESNUDOS

Dos cuerpos que se juntan desnudos
solos en la ciudad donde habitan los astros
inventan sin reposo el deseo.
No se ven cuando se aman, bellos
o atroces arden como dos mundos
que una vez cada mil años se cruzan en el cielo.
Sólo en la palabra, luna inútil, miramos
cómo nuestros cuerpos son cuando se abrazan,
se penetran, escupen, sangran, rocas
que se destrozan,
estrellas enemigas, imperios que se afrentan.
Se acarician efímeros entre mil soles
que se despedazan, se besan hasta el fondo,
saltan como dos delfines blancos en el día,
pasan como un solo incendio
por la noche.-



                                                                                                               Jorge Gaitán Durán




Imágenes: Pinturas del artista ruso Vladimir Volegov.






quiquedelucio@gmail.com

martes, 26 de septiembre de 2017

La medida

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.808-


                                                                                                                   Florencia Smiths

Poeta chilena, nacida en Santiago en 1976 y residente en San Antonio. Es Profesora de Castellano y Licenciada en Educación de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso. Ha publicado en numerosas antologías, entre ellas: "Antología 21 poetas de la Universidad" (1999), "Antología poética Viernes, veinte horas" (Los condes, 2001), "Creación desde la palabra" (Valparaíso, 2001), "Antología de la joven poesía de Valparaíso" -El mapa no es territorio (2007), ""Antología Poética Des-aparecido2 (2007), etc. Actualmente forma parte del Taller de Escrituras "Buceo Táctico de San Antonio" .


                                                                     "A veces hablo con Narciso de nuestra infamia.
                                                                      Me río de su figura con una nostalgia imperecedera,
                                                                      atroz. Él logra hacerme llorar con su belleza.
                                                                      Y no me deja tocarlo por miedo a tanta perfección"











LA MEDIDA

Él conoce
la medida
de los dedos
La frente
coronada
por un solo deseo
La avaricia del tiempo
la huida
de su mujer
al margen
-pero no es la sangría,
es el margen-
y él la conoce
allí
en la orilla
Sabe
que se repliega al borde
por puro no decir
no saber hacer
Y porque él conoce
la medida
ella rompe el margen
se debilita en el arranque
Y ambos huyen
página abajo
con la tinta
y la espera
agolpada en los ojos.-



SOLA

Sobre la piel de mi palabra
se quema el tiempo de tu cuerpo
el intervalo del cigarro entre
tus dedos y mi aliento
-la pena que tengo no cabe en ti-
Oigo a mis manos clavar en mi corazón
y me imagino una pena antigua
quizás esta se parezca  a ésa -la de antaño,
aunque tal vez haya una gran diferencia
en sus distancias:
un día como hoy
un día con esta pena.
Con esta música.
Con esta conversación escondida tras mi espalda.
Bajo mi cuerpo tenso.
Tenso como una garganta en una pena.
En un vaso de vino.
En una noche de esas (estas)
cuando el domingo rebasa la ventana.
La cuadra. El margen del poema.
El cuerpo del poema.
El cuerpo más poema.-


LIANAS

En el espacio que deja tu cuerpo distante al mío
yo tiro palabras como lianas
para ir donde tu cuerpo
y volver al mío con lentitud de sombra

ahora soy un paréntesis en este libro de notas

yo soy el paréntesis

y tú te has convertido en el libro.-


BORDES

Toma toda esta piel
me estoy desbordando
caigo por las orillas de las cosas
resbalo en la superficie
de este silencio
soy toda ya
demasiado
algo
y
alguien
que busca ser tomada de piel
toda
por ti
causando el caer.-


***

Ahora habrá que hacer el tajo
en el pecho
en plena fecha de renuncias
de fisuras
así como un delito de Fe
Habrá que hurgarse las partes malsanas
desahuciados
desconocidos
y sin nombre
Escribiendo mal incluso
El soporte ajeno que nos limita.-


DE PRONTO

De pronto una pena
no se sabe cómo ni de dónde
una tristeza envuelta en un vacío
en un espacio de nada
ganas de germinar en noche
en cuerpo amado
ganas de tener la vida entera
sin carencias
una cobardía de no poder romper
este círculo ordinario
de supervivencia.
Temor de no poder romper
la cáscara
de la casa
la misma que salvaguarda
la infancia y la muerte.
Pero buscar la protección en sí mismo
acaso de pronto,
¿y por qué no?
en un cuaderno
en una canción
en una calle
en un simple poema.-





                                                                                                         Florencia Smiths




Imágenes: Pinturas de Meyer Harding  (Escocia, contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

lunes, 25 de septiembre de 2017

Tu boca

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.807-


                                                                                                                   Arturo Prado Lima

Poeta, narrador y periodista colombiano. Ha ejercido el periodismo para televisión en Colombia, Noticias RCN TV, Noticiero Nacional, 90 Minutos, de Telepacífico, etc. Trabajó para los periódicos Diario del Sur, El País de Cali, La Industria de Perú, Punto de Vista de Ecuador, etc. Actualmente residente en España  ha sido fundador de revistas literarias en ese país, Ecuador y Alemania. Ha publicado tres libros de poesía, una novela y el libro de relatos "Ser invisible" (Abril del 2010), editado en España. También ha participado de varias antologías poéticas de Colombia , Ecuador y Perú.


                                                                                                       "Tus ojos ya en mis labios
                                                                                                        han partido hacia el azul eléctrico
                                                                                                        al bailar entre tantas ausencias
                                                                                                        burbujeando huellas de sedientos"












LA FILOSOFÍA ANDA SUELTA POR TU BOCA

1

Sólo tú puedes unir al hombre con su lado femenino.
Recoger sus pedazos y lanzar sus escombros a otro abismo.
Después, claro, la celebración:
una sonrisa al pasajero de al lado es suficiente.

2

De todo lo que necesitas NO necesitas nada
para el reencuentro final.
Eso te hace del tamaño de la eternidad.

3

La filosofía anda suelta por tu boca.
La religión y la moral vagabundean por tu piel,
y a pesar de todo te celebro.

4

Quienes creyeron que el amor es hacer el amor.
Culminación. Llegada.
Esos son los inconclusos.
El amor no se hace, el amor ocurre.

5

Que todo se nos venga abajo
también es una forma de avanzar.
Sólo hay que saber encontrar
el sentido de la caída hacia arriba.
Así son los amores eternos.-



FUNDAR UN PAÍS EN TUS RODILLAS

1

Cuando las noches hacen el amor con las heridas
sólo se engendran sumos sacerdotes
cuya religión no cabe en sus sotanas.
No hay parto sin dolor.
Hay noches en que no nos queda otro recurso
que ponernos la sotana y parir amor,
y eso nunca fue fácil.
Nunca lo será.

2

Me gustaría fundar un país en tus rodillas.
¿Sabes por qué?
Porque cada día te veo más bonita. Sencilla-mente.

3

¿Una foto con el Quijote de madera de Toledo?
No te apetece.
¿Un collar de nácar mientras visitamos
el museo del Greco?
¿Un zumo de naranja?
¿Un poema mudo al mediodía?
Tampoco te apetece.
Y yo que quería retratarme contigo.

4

Nunca me he ido, dijo. Lúcida. Expontánea.
Casi fatal. La prueba es que estoy
aquí, contigo.
Pero no era ella. Y no lo sabía.-




DEJA LOS LABIOS AFUERA, TRAE SÓLO LOS BESOS

1

Cuando vengas, amor,
deja los brazos afuera. Trae sólo el abrazo.
Deja los labios en casa. Trae sólo los besos.
Deja las manos escribiendo sus causas,
trae sólo las caricias y el tacto.

Trae tu aroma y sabor aunque no vengas tú.
Sólo así estaré contigo aunque ya me haya ido.

2

Era mejor verte sentada en el alba
construyendo palabras que no nombraban
nada
y sin embargo servían para comer
las tres veces que se comen al día.
Palabras que las comíamos por la boca,
como era la costumbre,
pero también por los pies, los brazos,
la espalda, los cabellos.
Eran frescas las palabras,
húmedas, maduras.
Era mejor verte así.

3

Cuando el alma está pariendo,
por favor no te detengas...
camina, grita, grita y puja,
no esperes ni persigas a nadie

que el alma está pariendo otro poema.-




                                                                                                                    Arturo Prado Lima






Imágenes: Pinturas de Eugenio Cuttica (contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 24 de septiembre de 2017

Invitación



Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.806-



                                                                                                          Rosario González Vera

Poeta y profesora de Chile, nacida en Santiago. Estudió Licenciatura en Educación en la Universidad de Santiago de Chile, profesora de Castellano.. Su poesía ha sido publicada en las revistas literarias "La Mancha", "Verbo (Des)nudo", entre otras. Ha participado en diversos encuentros literarios, lecturas y recitales poéticos. En el año 2003 publicó el libro de poemas "Para acaber soñando", de la colección "Poetisas al sur del mundo". En junio de 2015 el plaquette de poesía "Mirándole", de la Editorial Opalina Cartonera, etc.


                                                                                         "No digas que fue un sueño
                                                                                           porque hubo una mujer y un hombre
                                                                                          detrás de los cortinajes
                                                                                           preparados para la escena" 










INVITACIÓN

Espérame
llegará el tiempo del oro derramado
cuando provisto de alas y luciérnagas
te entregues
y con el deseo a cuestas
desde todos los ángulos
te conjure  a poseerme
espérame cantando
bajo el cielo
sobre el cielo.-



APOTEOSIS EN FA

Un acorde de Beethoven
juega en el silencio

me miras con las manos de mí llenas

tu nombre me llama acoplado al mío
desvistiendo metáforas en el mediodía

se multiplican en tus ojos
las hojas del verano

en tus versos cantados por tu boca
se prolonga tu vientre en mi vientre.-



FINAL DEL RECORRIDO

Desde tu umbral
sin salirme de la ruta
llego a tu horizonte masculino
tan desnudo te encuentro
que mis manos ya quieren desnudarte.-



SABORES Y AROMAS DE TU RECUERDO

Olías a ese tiempo
caminos de tierra
bosques de eucaliptus
cerros que bordeaban el mar

recogiendo semillas
olfateando el aire marino
olía a ese aire tu cuello
sabía a ese aire tu vientre

cerca del agua
recogiendo conchas de la playa
hundiendo los pies en la arena
mojándonos
llenándonos de espuma

alga marina enredada
entre tus muslos salados.-



FOTOGRAFÍA DE CUERPO ENTERO

Enmarcado

su boca
un pedazo de cielo intenso

se insinúa
se esconde tras la cordillera

se pinta
se llena de tatuajes de arcoíris

se moldea
se escribe enigmas en los brazos

se sonríe
se cubre el cuerpo de setas y verde

se descubre
se deja crecer raíces en la cintura

se encanta
se teje montañas en los muslos

se acerca
se siembra un árbol al costado

se derrama
lo tomo.-



EN EL METRO

Extraño día
el metro
calor
me afirmé en el fierro
ruido
mis ojos cerrados

me vi desde fuera
como si otro me viera

olvidé dónde estaba
pensé sin pensar
quería que alguien estuviera allí
no al lado mío

en el espacio mío
que ese alguien me tocara
desde el espacio lejano
desde el momento ausente
en que ese alguien estaba

lo deseé con fervor
me sentí queriendo sentirlo

grité en silencio
que ese alguien apareciera

aunque parezca extraño
ese alguien
tenía tus manos.-



                                                                                                               Rosario González Vera





Imágenes: Pinturas de Pino Daeni  (Italia 1939 - 2010)





quiquedelucio@gmail.com

viernes, 22 de septiembre de 2017

Insististe


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.805-



                                                                                                                             Marta Miranda

Poeta y gestora cultural argentina, nacida el 17 de noviembre de 1962 en la ciudad de Mendoza.  Desde fines de los '80 hasta 1997 integró la Cooperativa Editorial "Nusud" y entre 1993 y 1996 fue miembro del consejo de redacción de la revista "El desierto". Ha publicado, entre otros, los libros de poesía: "Mea Culpa" (1991), "El oleaje" (1998), "La misma piedra" (2004), "Nadadora" (2008), "El oleaje y otros poemas", antología bilingüe (2013), "Antología" (México, 2013), "El lado oscuro del mundo" (2015), etc. Algunos de sus poemas han sido traducidos al francés, catalán, alemán y croata.
Reside en Buenos Aires donde coordina el Festival Internacional VaPoesía Argentina.


                                                                                                        "poder vivir sólo al abrigo
                                                                                                         del poema. Y tu mano
                                                                                                         que no alcanza a ser
                                                                                                         parte del milagro" 










INSISTISTE

Insististe
llegamos a la casa y subimos
los tres las escaleras

Muy tarde
esa noche
en la habitación contigua amaste,
amaste a otra mujer

En la casa oscura
la luz del cuarto quedó encendida
toda la noche

Casi un faro.-


CONDICIÓN NECESARIA

Si tuviésemos
en la mano
brillante la certeza
de que esto hubiese sido
todo
aún mirándolo diriámos
eternamente.-



EN LA NOCHE ESTRELLADA

La que nada se recuesta
sobre el cemento tibio
estira una mano y la sumerge

Al retirarla
iluminando
trae consigo un guante líquido

en esas noches
el universo cabe en una mano.-


POSTAL

Quizá sea el momento
de tener una casa, un hogar
un perro que nos lama

Estampita
del álbum familiar
lejos del centro
tuvimos una casa
postal imperfecta
faltó siempre
el animal doméstico.-



AXIS MUNDI

Oscura
la noche vive en tu carazón
que no me ama
a cambio
me ama tu sexo
y él me da la miel de todas las abejas

aunque no me ames
estás en mí
la razón de tu órbita
porque soy
la porción del mundo
que nunca
podrás ser

la caverna
oscura y húmeda
el ojo de agua
que te mira
y te revela.-



SAVOY

Cinco años después
sucede lo que nunca esperé

todo ha cambiado
yo diría
incluso para bien

hay más libros
una casa nueva
que no da la vuelta al mundo
ni está frente a la tuya
pero es una casa
y se está bien
No soy tan inocente
para creer
que podías estar acá
detrás de esta puerta
sentado
en este cuarto
pero hubiese sido hermoso
que así fuera

El paso del tiempo lo cambia todo
cambia hasta el tiempo mismo
cinco años dura
una infancia
también el deseo
hecho arena, estatua de sal
memoria
del amor que comienza
a deshacerse con la lluvia.-



LO QUE ANTES 

Lo que antes estuviera
ocupado por el agua
ahora
es ocupado por el cuerpo

En el agua, somos
agua.-




                                                                                                                 Marta Miranda



Imágenes: Pinturas de Daniel F. Gerhartz






quiquedelucio@gmail.com




jueves, 21 de septiembre de 2017

Me sugiere

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.804-


                                                                                                                        Zulema Retamal

Poeta y gestora cultural de Chile, nacida en Arauco en 1960. Es profesora de Castellano por la Universidad de Chile. Co-fundadora de la revista de Arte y Literatura MIRA desde 1981. Ha publicado "Las que no somos santas" (Rileditores, 2001), "Trazos de luna" (Vitral, 1999), etc. En el 2002 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile selecciona su proyecto para representar al país en el III Congreso de Poesía Hispánica de Europa y de las Américas realizado en la Universidad de Pécs, Hungría. Participa como expositora en Congresos nacionales e internacionales de Poesía.


                                                                                                           "Las que no somos santas
                                                                                                            quemamos las naves
                                                                                                            sin golpes de pecho
                                                                                                            en la plaza del pueblo"



  






ME SUGIERE

Me sugiere esta niebla
y los árboles del camino
los territorios íntimos
los lugares sagrados
la hora del alimento
los piñones
el trigo masticado
Me sugiera esta intransparencia
el sueño de los siglos

Más allá no sé si puedas
estar tú
detrás de los álamos en la niebla
de las araucarias
en la punta del cerro

No sé si cerca de este diluvio
de diminutas aguas
puedas estar tú.-



ALTIVA

Voy directo hacia ti
y me ofrezco
como una fuente vacía
voy encontrándote
en el camino desierto
detrás de cada paso
lejos de tu ventana cerrada
y cabalgo la madrugada
sobre estos cerros
azules de miseria
sólo para que tú entiendas
que este crujir de huesos
hacinados
es la respuesta a la osadía
de repetirme -yo misma-
y un millón de veces
el sexto mandamiento.-



PRIMER ENCUENTRO

Me declaro el alma mater
de estos días vagatorios
y huyo a la faz blanca
de los calendarios.
La tierra de nadie cruje
fértil y doliente
la luna se troza encarnada
mientras cubres
tu sexo imaginario.
Yo te observo satánica
y constelada
bajo los notros floridos
te acecho, te huelo
Te espero
suelto al viento
mi carnívora melena
y un estruendo de nubes rosadas
pronuncia al fin
el nombre de todos los días.-



RAZONES

Permanecerás
porque conozco
tus celos habituales
Porque mansamente
-y a tu gusto-
te revuelves
y aglutinas en mi cuerpo
porque alguna vez
he muerto de la risa
cuando has despertado
en mitad de la noche
pronunciando el nombre
de otra.-



MOMENTOS

En medio del armario
de la abuela
están las palabras
las ocultas y frescas palabras
en el ancho pasllo
en las ventanas
en la tarde
vuelan zumban
como locos matapiojos en nubes
son tantas
que de tantas
me atraviesan y se van
dejando mi estructura
en los campos de poleo
o en ciegas avenidas
que conducen siempre
a la puerta de tu casa.-



DIVINO TESORO

Y de tan santa que éramos
corríamos
los domingos de madrugada
para inventarle
los mil y un pecados
al cura del pueblo
que por aquellos días
era un milagro de Dios.-


                                                                                                                       Zulema Retamal




Imágenes: Pinturas de Michael Steirnagle.






quiquedelucio@gmail.com


miércoles, 20 de septiembre de 2017

Alada


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.803-



                                                                                                                        Verónica Delgadillo

Poetisa de Bolivia, nacida el 16 de agosto en Santa Cruz de las Sierras, desde 2007 reside en La Paz. Ha participado de numerosas antologías poéticas , revistas y suplementos culturales de su país. Recientemente ha publicado el poemario "Las tejas de Job" con prólogo del libro del poeta Humberto Quino al que ha titulado "Cada poema es una mariposa negra que huye". Obtuvo una Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía "Yolanda Bedregal" correspondiente al año 2012.


                                                                                                    "No hay fuerza que aúne la vida
                                                                                                     para aquel que ha nacido muerto.
                                                                                                     La muerte es la vida ciega
                                                                                                     cuya música es el hastío" 









ALADA

Baja por la calle
la mujer del cielo.
Sin gestos.
Su andar va más allá
de las normas,
incluso del sueño.

Las palabras son huérfanas
de su tiempo
de su calma
de sus paredes vacías
de su vocación despoblada
sin memoria
sin sombra.

Baja por la calle
la mujer del cielo.
Toda desnuda cono el ayer,
sin treguas...

Pero es ahora cuando canta.
No ayer, no mañana.
Ahora.-



BOULEVAR Y LINARES

Está todo aquí.
Vos, el mundo que desamo,
todo lo que huyo,
lo que busco, lo que espero,
el desorden de la soledad.

Pero vos, entre todo ello, vos
irrumpes con tus ojos;
y este todo, al final es nada.
Pájaros que vuelan. Otoño.
La grandeza, la distancia,
el resistir, el quedarse.
Tus ojos lejos de mí,
de vos,
del alma,
el vivir.

No sé por qué ando triste,
el verano estalla en mi piel;
pero estas calles de a pie,
estos balcones que se abrazan
como si fueran recuerdos,
no son vos,
hace tanto frío en este pedazo del país;
no puedo alzar las manos
para tocar las estrellas,
tus ojos lentos asesinan la ternura.

Todo ahora, otra vez.
Intacto, inmortal.
Arrepentido.
Gira. Duerme.
Arde, en mí.-


DES PIES

Puedo quererte
sin ser la misma
en cada amanecer.
Quererte
con el calor de muchas,
de las todas que hay en mí.
Tórrida lluvia
de infinitas gotas
Arcoiris
            Harén
                     Yo
                        Mujer.-



4

Tu letra es un río sinuoso
que corre la tinta de
este papel que somos vos.
No es que la historia nos cuente.
No, ella nos escribe.-


5

La llave, la lluvia
¡tanta fisura, amor!
¿cómo podré?.-


DE VOS

Tu voz,
la de ideas claras
la de huellas firmes y realidades divinas
eco de retamas
la que hace esta noche en mí,
que la hace tuya de mí.

Tu voz,
soplo de aurora
espuma de nubes
cenizas de cielo
arena
maravilla
pan del día
molino
horizonte.

Tu voz,
cómplice de la vida
en el delirio,
debajo de la noche a contraluz.

Tu voz,
sobre hojas leídas,
sobre hojas en blanco,
desposadas,
papel
nieve.

Sobre mis piernas torpes,
entre dibujos familiares
y mi cama vacía
con labios atentos
y manos extendidas,
en el silencio,
he convertido tu voz en letras
te escribo,
con el poder de una palabra:

Vos.-



                                                                                                                   Verónica Delgadillo



Imágenes: Pinturas de Nydia Lozano  (España, 1947)




quiquedelucio@gmail.com




Un viajero

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.802-



                                                                                                                       Álvaro Valverde

Poeta y novelista español, nacido en Plasencia, Cáceres. Fue director durante ocho años del Aula de Literatura "José Antonio Gabriel y Galán" junto al novelista Gonzalo Hidalgo. De su extensa obra poética, se destacan, "Territorio (1985), "Las aguas detenidas" ((1989), "Una oculta razón" (1991), "A debida distancia" (1993), "Ensayando círculos" (1995), "El reino oscuro" (1999), "Mecánica terrestre" (2002), etc. Ha recibido los Premios Ciudad de Badajoz en 1984, Loewe en 1991, el Ciudad de Córdoba en 1993 y fue finalista en el Premio "Café Gijón" y del Premio Extremadura a la Creación.


                                                                                                    "Anticipa la tarde
                                                                                                      una antigua certeza
                                                                                                      de la que sólo es cómplice la sombra:
                                                                                                      el ocaso será la nueva aurora"










DE UN VIAJERO

Quise volver de donde no se vuelve.

Si el viaje duró lo que dura una vida,
fue el destino culpable.
Nada hice que hoy me recuerde el pasado.

Una bruma extravía los mares que cruzara
y en el puerto se cubren las balizas de sal.
De las ciudades guardo la nostalgia del límite
y ningún barco lleva el nombre de mi reino.

Demoré la llegada sin saber que perdía
esa clave dudosa que dibujan los atlas.
Sólo sé que fue inútil.
Viviré de olvidarme.-



POEMA DE AMOR

De verdad es ahora
cuando te reconozco.
Sólo a través del sueño
tus contornos son nítidos,
oigo clara tu voz,
recupero tus gestos
y tu lenta presencia
como el lento mecerse
de las aspas que giran
sobre nuestras cabezas.
Con la misma demora
con que tomas un baño
al final de la tarde.

Te conozco en la oscura razón
que sucede a la noche,
en la frágil frontera
de la luz, cuando el tiempo
es más real que nunca
o eso, acaso, parece.

A tu lado, aunque lejos,
tan en ti como ausente,
reconstruyo velado
tu otro rostro invisible,
el que en la edad deforma
a la que en sueños eres.-



SOBRE UN TEMA ROMÁNTICO

Cada día visitaba la casa.
Las palabras dispuestas,
la estancia en la penumbra
de las horas más cómplices,
ambos sentados en el corazón de la noche
desvelando al unísono
la dudosa frontera de la luz y la sombra.
Fuera, el verano encendía la isla.
Los ecos llegaban apagados y oscuros
como nos llega aquello que sabemos cercano
y, además, conocemos.
Leíamos de nuevo -renovado aquel rito-
la vida imaginada que enfrentábamos juntos,
la común experiencia: nuestros viejos deseos,
las lecturas amadas, los paisajes que fueron
nuestra propia mirada,
lo que perteneciéndonos era revés y causa,
el final y el principio.
Vivir era más fácil, parecía sencillo.
Nos bastaba sentir nuestra voz encendida
y la muda presencia de las altas estrellas.
Al alba, de regreso, cada cual conservaba
la secreta esperanza de iniciar nuevamente
el texto abandonado, el libro perseguido,
por siempre inalcanzable.-



TRENES EN LA NOCHE

Imagina dos trenes,
rodando en la alta noche,
que se cruzan de golpe,
camino cada cual de su destino.

En cualquier parte,
en medio de un empalme en ningún sitio,
por vías oxidadas, los vagones,
de pronto, se detienen.

Miras por el cristal y allí,
en lo negro,
se ilumina una cara justo enfrente.

De momento has pensado que es la tuya
reflejando tu insomnio y tu cansancio.
Es una sensación. Dura un instante.

Te fijas cojn cuidado en la ventana
y el rostro que se enciende al otro lado
es, sin duda, de otro.
De una oscura mujer, para más señas.
Es hermosa, te dices, mientras miras
sus ojos en los tuyos duplicados.

La escena es momentánea.
Tras un ruido metálico
y muy seco, el movimiento
empieza a separaros para siempre.

Ninguno de los dos hacéis ya nada
que impida lo que es inevitable.

Con el ruido del tren y el traqueteo
supones que pensabais en lo mismo:
que fue un vano espejismo,
que fue un sueño.-




                                                                                                                        Álvaro Valverde


Imágenes: Pinturas de Pascale Pratte  (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

martes, 19 de septiembre de 2017

Debajo de la piedra


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.801-



                                                                                                                      Ana Arzoumanian

Poeta , novelista y traductora argentina, nacida en Buenos Ares en 1962. Abogada. Publicó los libros de poesía: "Labios" (1993), "El ahogadero" (2002), "La mujer de ellos" (2001), y los relatos: "La granada" (2003), "Mía" (2004), "Juana I" (2006), etc. Su libro "Cuando todo acaba todo acabará" (Paradiso Ediciones, 2008) obtuvo el apoyo del Fondo Metropolitano de las Artes y las Ciencias del Ministerio de Cultura.  Tradujo del francés el libro "Sade y la escritura de la orgía" (Ediciones Arte del Sur, 2007) y del inglés "Lo largo y lo corto del verso" de Susan Gubar (Alción Editora, 2007), etc.                          


                                                                                        "una gran nube de agua tibia pulverizada
                                                                                          en el fondo de los dedos. De la boca.
                                                                                          Limaduras de piel escurriéndose;
                                                                                          como detritos de animales marinos"











DEBAJO DE LA PIEDRA

Nada debajo de la piedra.
Nada del titubeo.
Nada debajo del abismo que aprieta,
nada debajo del desabrigo.
Eso de frágil,
de débil,
de quebradizo,
lo retendré en mí,
una línea de aire
preparando su luz.-


***

Hay crepúsculos atascados
en las ventanas del deseo.
Hay un olor opaco y un sopor
en mi ropa de entrecasa.
En ningún lugar, en las calles
de ningún lugar,
mi corazón te habla.-


***

La maldita desgarradura,
el abandono de la voz.
El mismo zumbido
de mezquitas viejas.
Y otra vez el vacío
como reguero de cables
en la torsión del cuello.
Sentada debajo de la mesa, espero.
Cuando tu lengua
amasa besos en otra boca
todo el cuerpo que se agacha, duele.-


***

Una casa es un lugar
donde se duerme,
donde se apilan sucios los platos.
Algo que fue
en las manchas de los manteles.
Restos de carne cocida
como en las sábanas los remiendos.
Sucia se amontona la ropa en canastos.
Se suma, se junta, se aprieta
en la casa donde sueño
tu mano escribiendo palabras
sobre mi agua herida.-


***

En esta latitud enemiga,
obstinadamente limpia,
extiendo el líquido desvelado
sobre las sábanas que parten.
Casi acurrucada
en el vacío de tus noches,
me impregno como filtración,
dibujo máscaras
en muros extraños.
La quietud del cuerpo me lastima
cuando en mis zanjas
vos abrís mi soledad.-



EL AHOGADERO

El ahogadero.
La desazón de no alcanzarte.
El zarandeo pedregoso
se me echa encima,
recorre el hambre.
Y sólo más tarde,
la partida escolta
lo que no se detuvo
y aprieta, en lo tupido
esa inútil persistencia.-


***

Como la máquina de apretar el ganado.
La res entra y asoma la cabeza.
Entre los paneles que se acercan,
se apoyan las manos y las rodillas.
La presión arterial disminuye lentamente,
luego se incrementa evitando que me mueva,
o que me caiga, o que me asfixie al quedar colgada
Doy vueltas y vueltas.
Siento la oscilación de los ojos
cuando el cuerpo recobra el equilibrio.
Ahora soy esa mata de pelo entre tus manos.
Por la disolución de un animal en mí
que va y viene.
O mejor, dos animales de frente y de perfil
que parecen extrañarse en una ausencia
de trama cuando no estás.

Que me aprietes

Más.-


***

No te muerdo las pestañas para reconocerte.
Pongo el oído sobre la madera carnosa
de tus vellos y escucho un ruido
como una guillotina de cortar papel.
Me acerco más y más y escucho.
Escucho la turba de

Este
es
mi
cuerpo

que no para con nada con nada para.-



                                                                                                                Ana Arzoumanian





Imágenes: Pinturas de Lars Larsson  (Suecia, contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com