Páginas vistas en total

viernes, 27 de mayo de 2011

" Unicamente la palabra libertad, tiene el poder de exaltarme" André Breton

Con la muerte hace dos días de Leonora Carrington, a los 94 años, escribimos en este blog, que se había ido la última surrealista, pero no el movimiento. Es cosa sabida que el surrealismo comienza por el año 1920, en París (siempre la ciudad luz cuna de las vanguardias estéticas) con la publicación del ya famoso manifiesto que firma el poeta André Breton. Allí se deja constancia que la situación histórica de posguerra, exigía un arte nuevo que indagara en lo más profundo del ser humano para comprender al hombre en su totalidad. Influenciado por los dadaístas y las teorías de Freud sobre el subconsciente.


Marcelo Percia comenta: "El 5 de febrero de 1920, en el salón de los independientes, anuncian la asistencia de Chaplín a un encuentro de poetas y artistas. El público colma la capacidad del teatro ansioso por ver al actor inglés. Mientras todos esperan, los organizadores entran en acción: irrumpen en la sala en pequeños grupos de cinco o seis poetas, leen a coro (casi a gritos) manifiestos de protesta, superponiéndose unos a otros. El público confundido y apabullado comienza a retirarse. Culmina el primer acto de los surrealistas en París."

Para los surrealistas, pintores y escritores, la obra nace del automatismo puro, es decir, cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún tipo de control. Intentan plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de la realidad más interior, el subconsciente y el mundo de los sueños. El pensamiento oculto y prohibido será su fuente de inspiración.
Se observa en la pintura dos vertientes. El surrealismo abstracto, donde artistas como Masson, Miró o Klee crean universos figurativos personales a partir del automatismo puro. Y Ernst, Tanguy, Magritte o Dalí que se interesan más por la vía onírica, un surrealismo figurativo, cuyas obras exhiben un realismo fotográfico, aunque totalmente alejados de la pintura tradicional.

A partir de 1925, a raiz del estallido de la guerra de Marruecos, el surrealismo se politiza, se producen contactos con los comunistas y André Breton adhiere ese año al P.C. Lanzan un nuevo periódico: "El surrealismo al servicio de la revolución". Desde ese momento, por 1930, se abrirá una disputa por todo el mundo, entre los que conciben el surrealismo como un movimiento puramente artístico y los que acompañan a Breton en su giro radicalizado al comunismo como : Tristan Tzara, Max Ernst y Paul Eluard, entre los más conocidos. Luís Buñuel aportó, desde el cine, ejemplos del arte surrealista como "Un perro andalúz" (1928) y "La edad de oro" (1930).

Dijo Joan Miró: "Me es difícil hablar de mi pintura, pues ella ha nacido siempre en un estado de alucinación, provocado por un shok cualquiera, objetivo o subjetivo y del cual soy enteramente irresponsable". La obra clave de la evolución del genial pintor catalán, muerto en 1983, es " El carnaval del arlequín", pintado en el año 1924.



Pinturas en la nota: "Libro" de Vladimir Kush, "La Violación" de René Magritte, "Psicología-morfología" de Roberto Motta, "Sueños" surrealismo actual y "El carnaval del arlequín" de Joan Miró.-

Quique de Lucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada