Páginas vistas en total

lunes, 18 de diciembre de 2017

La salamandra


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.889-



                                                                                                   Claudia Hernández De Valle-Arizpe 

Poeta y ensayista de México, nacida en Ciudad de México el 19 de junio de 1963. Licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM. Ha sido editora de El Nacional Dominical y columnista del suplemento Sábado. Becaria del INBA, en poesía en 1991 y del Fonca en 1994 y 1997. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 1977. Ha publicado, entre otros, : "El corazón en la mira" (Ensayo-1996), "División del silencio" (1988), "Trama de arpegios" (1993), "Sotavento" Número 25, 1994, "Hemicránea, Juan Pablos" (1998), "Perros muy azules". Premio Iberoamericano de Poesía Jaime Sabines 2010, etc.


                                                                                    "El que abre la boca del otro al fuego
                                                                                      también destila el verde vino de los ebrios
                                                                                      y hace que el amor sea por primera vez
                                                                                      un sacramento"












LA SALAMANDRA EN EL SUEÑO

Despierto sin el mar a cuestas
pero "con un dolor de muelas
en el corazón", por no haberte dado:
un gotero con mi sangre
una sortija que te apriete
un frasco con el olor de mi entrepierna
el niño de la salamandra
el polvo de mis uñas
para cerrar tus párpados de insomnio
algún Proverbio del Infierno
un tozo de espejo mirándonos
los pétalos de una flor sin aire
la fotografía de un invernadero
con un hombre tocando el saxofón afuera.
Despierto sin ribera y sin juncos,
colgada de la garganta de un árbol
que es tu mano creciendo ramas.
Te quiero dar hasta mis dientes
y los gusanos que me van subiendo
por todo el cuerpo.-




A DÉBORAH GUILLÉN
                                 
                                        In memorian

Te miro tal y como eras
y recorro con los dedos
como buscando algo de ti,
en los caminos de la tinta,
tu último recado.
En los recodos de las letras
tus pausas me serenan.
Cuánta procesión raes a cuestas.
Vas sobre el mundo
con la tristeza que tienen
los umbrales y los vestíbulos.

Una y otra vez me digo tu nombre
y me repito las líneas de tu cara
y me digo también: de nadie el indulto.
Tú no quieres eso. No te hace falta.
Lo que ahora sucede, acaso,
es que te veo no mirar
ese árbol que evidencia la luz de marzo.

Tu valor interrumpe
la continuidad de mis noches.
Hoy fluyes con la enorme desgracia
de habernos dejado más solos.
Tú al irte nos despojas y nos vences.
Y con qué voz reclamarte, exigirte,
perdonarte qué cosas.-



EL GRITO

Hay noches que no soportan el silencio.
Lo amordazan para un grito.
Puede el grito ser un sable, una espiral
o la sombra de un pájaro.
Allí donde los pasillos de la noche
son trenes bajo el agua,
eras una espiral de luz mirándome.-



BRUSELAS

Su cuerpo es el mapa de una memoria
que comienza a equivocarse.
La miro desde arriba:
su espina dorsal
sus órganos
las verdes ramificaciones que la tejen.
Estando lejos ahora
no importa si la estatua de dios
medía dos metros de largo;
sólo veo el brillo de esos pies
que los turistas frotan para volver,
o el fulgor de los ojos de Vivanne
rasgados por el odio;
su nuca gris reflejada en el espejo
mientras me cuenta: "Dejó de amarme.
Mi marido quiere a un muchacho
que podría ser su hijo".
La ciudad es el cuerpo de un deseo
que sobrevive.
Qué importa en dónde se detiene
el tranvía de la Brugmann
si lo que dejó es el correr de las piedras
bajo el agua
y su cielo sin intermediarios, al bajarme.
O como aguja que atraviesa la superficie,
la tela blanca del día
cuando salgo al balcón
y de inmediato unas gaviotas se me abalanzan.
Cerrar los ojos o abrirlos
da igual en este caso
porque no busco la nitidez de los recuerdos
sino sus batallas.
Qué importa el piso del hotel al que fuimos
para ver nuestra ciudad desde otro ángulo
si lo que permanece es tu cuerpo en el cristal
y luego tus ojos en mi cara.
Tampoco importa el final de este poema,
Sólo sus cables cargados de historia;
su negro reumatismo hablándome despacio
del parque donde los versos de Yourcenar
parecen recortes de periódicos
olvidados sobre el cemento.
Cables que recorren sitios
como a nuestro cuerpo, arterias.-




                                                                                                  Claudia  Hernández De Valle-Arizpe







Imágenes: Pinturas de Albert Chevallier  (1862 - 1925)







quiquedelucio@gmail.com




domingo, 17 de diciembre de 2017

Nunca


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.885-


                                                                                                                                    Ana Vega

Poeta, narradora y ensayista española, nacida en Oviedo, Asturias, en 1977. Colabora en los periódicos: La Nueva España y Oviedo Diario. En 2008 obtuvo el accésit del XXVI Premio Nacional de Poesía "Hernán Esquío", mientras que en el 2011 fue reconocida con el Premio de la Crítica de las Letras Asturianas. Ha publicado, entre otros, "Realidad paralela" (2011), "Llanquihue" (2012), "El cuaderno griego" (2008), "Breve testimonio de una mirada" (2009), "La edad de los lagartos" (2011), "Herrumbre" (2012), "Al xeito del tambor" (2013), etc. Compagina la escritura con la coordinación de cursos y talleres de creación literaria.




                                                                                                                "Si me rescatas del frío
                                                                                                                  prometo abandonar
                                                                                                                  el invierno
                                                                                                                  para siempre"










NUNCA

Hay ojos
que me miran
sin verme,
y manos
que aún
expertas
en adiestramientos
ajenos,
infinitos, quizás,
nunca hallarán
el punto exacto
en que mi geometría
alcanza
la curvatura perfecta,
cuando pierdo entonces
la conciencia
pues sólo de ese modo
mis pieranas
alcanzan
la postura
impronunciable
del viento,
y mi espalda
se arquea
y mis manos
buscan
bajo
la niebla
de la respiración
de al lado
un apoyo
donde esconder,
proteger,
aquello
que no tiene nombre:
el presente paralizado
entre dos cuerpos.
La bendita cercanía
vencida por un beso.
Y aún así
hay manos
que desconocerán
siempre
el pliegue
más íntimo
donde
mi cuerpo
se convierte
en una boca hambrienta
y tu cuerpo
en sed infinita.
Hay manos
que nunca,
ojos que
nunca,
nombres que
nunca
sabrán
nunca
jamás
nunca
nada
de mí.-



CADA VEZ QUE HAGO

Cada vez que hago
el leve intento
de golpear mi mano
contra ese muro
que solo yo veo,
cada vez que me niego,
entonces, realmente,
me siento sola.
No se puede luchar,
ni esquivar los golpes,
la soledad
es atravesar ya el muro
pero hacia dentro.-



EN EL VÉRTICE DE TU FORMA

A cuerpo abierto,
te voy adivinando
en el lugar menos propicio hallo
la consistencia brutal,
el esqueleto mismo,
la respuesta al hombre, la piel,
esa tenue sugerencia íntima
a la anarquía.
Y te repaso, y te comparo,
y te huyo dos pasos
porque así, despierto,
te ves, de veras, grande.
No sé si mirar
o cerrar las puertas,
si alejarme
o caer despacio.-


***

Si pretendes impedir que hable
o piense o digas ambas cosas
debes atar bien fuerte mis muñecas
y coserme la boca con tal brutalidad
que impidas que yo misma
me devore los labios
hasta esculpir todo silencio.
He de decirte que tengo
cierta tendencia a romper toda atadura
y alzarme de nuevo desde la nada.
Y contra esto he de decirte,
también,
es imposible cualquier intento
de silenciarme.-



BLESEÉ

Años y años
muerta
de frío.

Herida.
Rota.
Los buitres
me arrancaron
los ojos
hace
demasiado tiempo.

Inocencia
exgtirpada
a dentelladas.

Pero confianza ciega
todavía
en quien ahora,
en este mismo instante,
abre la puerta
y entra.

Mis ojos
en sus ojos.
Lentamente.-




                                                                                                                                       Ana Vega




Imágenes: Pinturas de Michael Steimagle (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

sábado, 16 de diciembre de 2017

Último aliento


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.887-


                                                                                                                       Leticia Garriga Pérez

Poeta y narradora de México, nacida en México D.F. Licenciada en Lengua y Literatura por la Universidad Autónoma de BCS. Su Tesis obtuvo Menión Honorífica. Profesora universitarias de materias afines a la Educación. Socia activa de Escritores Sudcalifornianos y del Instituto Literario y Cultual Hispánico, con sede en California, Estados Unidos. Su obra está compuesta por Memorias, Antologías, Estudios Regionales e Internacionales de Poesía y Narrativa. Algunos de sus poemas han sido traducido al inglés, francés y catalán. Co autora de "La tradición oral a la textualidad", México 2011.



                                                                                        "fría y gris cuando la llama se extingue
                                                                                          llueve, , y mis lágrimas de azogue
                                                                                          caen lentamente al cristal del espejo.
                                                                                          Soy la estación del invierno"












ÚLTIMO ALIENTO

Un olor a muerte
sigue el desliz
rítmico del aire

La tristeza penetra
por la ventana abierta
y hunde su cuerpo
en mi conus
en espiral
Me peina
y mi anhelo
de ser otra en el hoy
se queda quieto

El agua penetra
mi boca y nariz
y exhalo burbujas
que conmueven
la tarde
y humedecen
la brisa

La vida se fue
sólo queda
el vacío
de mi aliento.-



ENCUENTRO


Me apresa el alma
el yugo del deseo

Mi corazón
de colibrí
palpita a la espera
del gozo intenso
que alerta
mis pechos

Bajo mi piel se agazapa el ansia
esa de fundirnos en un cuerpo
coronado de besos

Llega nuestro encuentro
nos lamemos felinos
sin frontera

El narciso negro
presta su aroma
y nos ungiremos
con su olor

Mi cáliz espera tu boca
que prendes
con tus labios

Me recorre tu aliento y
la oscuridad
viste mis párpados
cerrados

A nuestro diseño de sal
lo guarda el lino

La calma
y el sonrojo de las mejillas
permea nuestro detalle

Bebemos sidra fresca
mientras tus zalamerías
acarician mi oído
y tus manos sabias
comienzan a seguirme

Estalla el cristal de nuestra risa
y penetra las cuatro paredes

La ventana cerrada
mira el manto azul
del agua marina
mientras gozosos
sin medida de tiempo
comenzamos de nuevo.-



SÓLO PALABRAS

Hay un diálogo de letras
entre nuestras palabras

Acertijo sin fin
en los días de hastío
que se esconden
en la penumbra

Letras corpóreas
que definen
nuestro horizonte
vuelto palabras

Metáforas y versos
que cuchichean
y cantan

Letras
sensuales
que develan
el sahumerio
del erotismo
y juegan con
los sentidos

En nuestros días
que se persiguen
infinitos
sin alcanzarse

Las letras hacen
nudos y cadenas
Todo se repite
y no se cansan
nos revelan

Somos ...Tú y yo.-


***

Mis manos
pierden suavidad
al friccionar
tu cuerpo
de sal y arena

El hueco de tu
contorno regresa
la terca sal a mis manos

La ola con su cresta
espumada me da la mano
y se compacta la arena

Somos granos de sal
nos diluimos en agua
salamos el verano.

Hay que colgar de la brisa
el canto marino de
gaviotas y albatros

Reverberar nuestra espuma
en el silencio inacabado
que agazapa
nuestro enardecido aliento.-




                                                                                                               Leticia Garriga Pérez



Imágenes: Pinturas de Richard Burlet






quiquedelucio@gmail.com

jueves, 14 de diciembre de 2017

Olvido


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.886-




                                                                                                                              Vilma Duarte

Poeta y periodista  de Nicaragua, nacida en las Salinas de Nahualapa, Tola, Rivas, el 9 de octubre de 1969. Se especializa en poesía de línea breve. Ha publicado en suplementos culturales y en diversas antologías poéticas de su país. Pertenece a la agrupación literaria Tres Veces Tres: Tres Mujeres, Tres Poetas, Tres Periodistas, junto a Martha Cecilia Ruiz y Esther Picado. Actualmente es responsable cultural de la Unión de Periodistas de Nicaragua  (UPN). Es miembro de ANIDE.


                                                                                                       "lo conservé por tanto tiempo
                                                                                                        que cuando quise usarlo
                                                                                                        se deshizo entre mis piernas
                                                                                                        mi amado Jean azul"











OLVIDO SIN TIEMPO

Te esperé paciente
entre mi cobija
cuando mis noches
-aunque calientes-
se tornaron frías.
Te esperé pendiente
entre la oscuridad de mis días
-esos mismos-
que cegaron mis pupilas.
Me recluiste
sin pan, sin abrigo.
Ahora
ya nada importa
el día, la noche
la noche, el día
el amor, el tiempo y mi canción.
Si acaso vienes con bienes
a mis futuros días
ya no harás ruido a mi canción
porque de esta nada impía
de amarte
me salvé yo.-



ESCARAMUZA

En estos días
no sé de mí
no vivo en mí;
Sólo que viniste
a alborotarlo todo.-



LA FIEL

Aunque tú no lo creas
¡amor!,
entre las fieles
soy de las más fieles
porque a las olas
de mi mar tranquilo
nunca logró nadie
abordar mi barca.-



SUTIL

Y así...
suave
sutilmente
despertaste en mí
unos cuantos sentidos,
y los que aún duermen
no se atreven a verte ir.-



RESURRECCIÓN

Mi ángel se fue;
la sustituye un matarife que hace chistes
al filo de la navaja,
desgarra mi abrigo
cuando siento frío,
canta melodías en el matadero.
Abre así -sin más ni más-
más heridas sobre mis heridas.
No tengo escape
no atiné la salda
mientras la lente en sus ojos
atrapa mi último suspiro.
Y aquí estoy,
luego de la muerte
ya nada duele.-



FUERZA DE GRAVEDAD

No detengo el tiempo
sino vienes.
Sin embargo,
hoy que hace buen tiempo
mis pechos erguidos hallarás
si a tiempo vienes.-



MAL TIEMPO

Me tocó amarte
cuando hace mal tiempo
entre bosques secos y celulares,
cuando mis pies recienten
la erosión del suelo.
Una gigantona triste
se pasea sin su enano en mi parque sin bancas.
Y una paloma busca sedienta
el néctar de mi fuente seca.
¡Dios!  ¡Dame un diluvio!.-




PREMONICIÓN

Se vino conmigo
cando el invierno se iba.
Se fue sin mí
cuando el invierno venía.
Mientras mis pechos tiritan de frío
¿ a dónde irías ?
¡Oh! Mi homo...
Sapiens.
Amado mío.-



BÚSQUEDA FATAL

Y me pierdo
en mis pasos
entre el polvo
del polvo de tus sandalias
que un día me indujeron
a la agonía sepulcral
de tu paraíso.-




                                                                                                                               Vilma Duarte



Imágenes: Pinturas de Claudie Gimeno  (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com





martes, 12 de diciembre de 2017

Diarios de sal

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.








Publicación N° 1.885-



                                                                                                                                Carolina Quintero

Poeta de Costa Rica, nacida en 1989. Es egresada de la carrera de Medicina, ejerce como médica en su país. Formó parte desde el 2006 del taller literario Netzahualcóyolt. Algunos de sus poemas aparecen en el suplemento LaMalaCrianza del Semanario de la Universidad de Costa Rica, en el 2010 publica "Pequeña muerte en el Ártico" (Editorial Perro Azul) como parte del Proyecto Poeta Joven. Participa en el VIII Encuentro de Escritores de Costa Rica (2010) y en los últimos años en el Festival Internacional de la Poesía de Costa Rica, algunos de sus poemas han sido traducidos al italiano.


                                                                                                 "Si me dieras tiempo
                                                                                                  para diseñarle otro disfraz al olvido:
                                                                                                  dejaría de balancearme
                                                                                                  sobre todo esto que se ha roto"




 





DIARIOS DE SAL

Cruzo las sombras de una ciudad
que aún dormida habla.
Despierto con huellas
que no me pertenecen;
arranco mi ropa.

II

Tejo la desgana con los hilos de mi piel.
Él observa mi ritual de desnudarme
e improvisar su abrigo.

Juego con las hojas
que mueren en la tierra.
Perturbo la secuencia del mundo
en sus charcos.

III

No me importa caminar sobre la demencia
de un lenguaje que no entiendo
o si mi trabajo es utilizar rituales
y provocar la renuncia del tiempo.

IV

Nunca logré tirarme de la hamaca
ni dar una revolución completa.
Me acostumbré
al mecerse aburrido de la tristeza
y a no poder tocarlo.-


***

Vimos por la ventana
el reflejo oscuro de las cosas,
el viento que destruye los letreros,
las flores que nos hacían sirenas,
el tiempo que escondimos en una valija.-



POEMA I

Aprendí a llamar las cosas por su nombre,
a moverlas hacia mí
como el eje de un planeta.

Sentía el encaje de las medias
y los vestidos bordados,
ensuciaba mi ropa
al sentarme en la tierra.


II

Luego el manubrio se incrusto
entre mis piernas
y no volvió a salir.
Descubrí la poca importancia de las cosas.

III

Ahora hay una réplica del terremoto:
él entra en mí,
quedo muda y despierto.-


IV

Dejamos el cuarto azul,
las camas unidas,
yo encima de vos
y como sostenías mi cuerpo,
el idioma de señas que inventamos.

Luego
las tormentas de sangre,
la soledad
y cómo adherirnos al cuerpo:
el silencio de muñecas olvidadas
y el miedo.
Dejamos atrás el mundo y con él
todas las cosas.-


V

Después:
cortaremos los cuerpos del desastre,
encenderemos la luna con las manos
y sobre nuestras piernas.

En la piel de la noche
veremos el rostro de los hombres,
el amor oculto en la tristeza,
la tristeza oculta en el amor,
las lágrimas que derramamos en todos los sitios
y en el sexo de las cosas
escribiremos nuestro nombre
y todo será nuestro.-


***

De mañana
no nos quedará ningún nombre.
Sólo el silencio de las aves
cuando vuelan tristes
y su manera de estrellarse
contra mis ojos abiertos.-



***

Busco la esquina donde hice el amor
bajo un techo enorme.
Hace años este fue mi lugar.
Hoy no sé dónde estoy.

Encerrada en este cuero de animal
resistí tantas veces acertar tu nombre.

Sólo tengo la certeza
de que la muerte viene en algún barco.-




                                                                                                                       Carolina Quintero





Imágenes: Pinturas de Kote (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

Uno es así


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser  una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.884-



                                                                                                                          Mariana De Castro

Poeta y gestora cultural de Colombia, nacida en Arjona. Pedagoga, Licenciada en Filosofía y Letras. Es autora, entre otros, de los poemarios: "Es la vida que pasa" (1992), ", "Diálogo en silencio" (1996), "Instantes en el espejo de la lluvia" (2005), etc. Magistra en Educación por la  Universidad de  París . Es directora de la Feria del Libro Cartagena de Indias y el Caribe Colombiano. Miembro fundadora del taller de escritura creativa "Encuentro con la palabra". Se ha desempeñado como docente en varias universidades, como San Buenaventura de Cartagena y la Universidad Tecnológica de Bolivar, donde además es Directora del departamento de Humanidades.



                                                                                                                    "Busco la vida
                                                                                                                     detrás de una metáfora
                                                                                                                     y huye ante mis ojos
                                                                                                                     con la herida del tiempo"










UNO ES ASÍ

Vamos abriendo pasos a la muerte
en cada puesta de sol
aferrados al presente
soñamos horizontes
mintiéndole a las horas
siendo que la noche es frágil
morimos con la luna.-



PARA QUE NAZCAN PALABRAS EN MI PIEL

He bebido el humo que sudan
los que cantan al amor en primavera
me he sentido habitada por pájaros
que regresan del mar hasta mi sangre
con mensajes de algún dios alucinado

He pretendido recoger luceros en otros ojos
para que nazcan palabras en mi piel.-



ME CABALGAS

Como viento de fuego
penetras las rutinas de mis noches
y cómplice mi espíritu te asume
tu sabor distinto
desemboca en mí
como potro sin freno
La vida tiembla entonces
con sus torrentes vertidos
y yo amanezco en el cielo que deseo.-



ENTRE EL SUR Y EL NORTE DE TU PIEL

Las astromelias danzan la canción del olvido
esperando el paso de la noche en el balcón
donde anidé cada imagen para cuajar
entre el sur y el norte de tu piel
la orgía de mis sentidos
verso a verso

Desde aquí siento otra vez
como huelen las astromelias
aniquilando con su cólea
cada pétalo
cada pensamiento
la misma noche eterna
que el silencio quebró

La flor no hace otra cosa que recordar
que el amor muere por su propia indigencia.-



VERSO DE VERANO

Mi piel con aire agitado
derritiéndose
en alas de lluvia fría es vestigio de soledad
dejados en la intemerie
el viento silbando
va rociando
lágrimas de verano
para que nazca un verso nuevo.-



ALAS

Desde que ayer te fuiste
no tengo más que decir
los recuerdos se rompieron
contra la arena muda
que sepultó tu muerte
como ofrenda
a tantos silencios ofrecidos.-



MI ESPACIO DE LUZ

Cuando acaricio ese poema
al compás del arpa y el violín
mis oídos mecen
cada palabra cantada
me abrazo a ellas
abriendo mis ojos como puñado de sol
Cada verso
es un espejo donde nunca anochece.-




                                                                                                                                Mariana De Castro




Imágenes: Pinturas de Catrin Weltz






quiquedelucio@gmail.com

lunes, 11 de diciembre de 2017

Artesanía


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.883-


                                                                                                                          Mauricio Mena

Poeta y gestor cultural de Chile, nacido en Santiago en 1982. Tras asistir al Taller Tirso de Molina, dirigido por el poeta Fernando Valenzuela, publica su primer libro: "El comienzo de las sombras". En el año 2004 forma parte del Taller de la Fundación Neruda. Luego publica "Extranjerías". En el año 2008, junto a la Editorial Animita Cartonera, obtiene un Fondo del Libro, gracias a su selección y prólogo de la obra de Alberto Rojas Giménez. Desde hace seis años es director del Taller Literario Grupo Ballet 255, además de ser cofundador del grupo de gestión cultural Cultura a la Vena.



                                                                                            "Bestia leve arrellenada en el asombro
                                                                                             torbellino de lo acontecente,
                                                                                             arquetipo reventado en el éxito:
                                                                                             dios desnudo"












ARTESANÍA DEL NOMBRE

Su voz llega a mí en la voz de otros
que me hablan de usted, así como
de una mujer que ni conozco pero
he aprendido a nombrar como si fuese
usted, mi bellísima otra y ninguna.

Porque así me viene el mundo, en
lo que es y no es al mismo tiempo,
en aquello que no es esto ni eso
pero, sin embargo, es todo lo otro.

Aprendía a nombrar lo que conozco
gracias a todo aquello que ignoro
o más bien a todo lo otro que duerme
en ésta mi vigilia de lo propio.

Así, todo lo que he escrito en este blanco
es lo que usted ha callado en su boca
o lo que mis manos han arrebatado
de su largo silencio, su inútil titubeo.-



A TI

Perdona el ejercicio inoportuno de mis manos,
la irrealidad posible de mi tacto. Dolora
del agua que acontece en el canto, ejercicio
del verbo hecho en sombra, barro
de la forma insuficiente en su acontecer.

Y es que me basta el espacio de tu asombro,
la macabra pasividad de tu boca, el baile
de tu cadera entregada al asombro.
Soberana del reino de mis prédicas, milagro
de la piel sembrada entre guijarros.

Soy el vacío de tu sombra, reaccionario
demonio habitado de ausencias,
bebedero del espanto de tu silencio, lloro.
Todo en mí ejerce lo otro, lo tuyo,
como plétora de distancias que se nombran.-



CANTO DEL ABISMO

Es tu ausencia lo que sangra mi voz
eres tú
dormida al fondo de algún asombro
eres tú
océano donde va a morir mi canto

Es tu quedo decir la altura de mi silencio
eres tú
clavadista de puntillas al borde de mi boca
eres tú
un pueblo fantasma poblado de eco
eres tú
frente al desierto
la estación húmeda de mis brazos
los restos mortales de una manada de soles

Es tu olor el lenguaje del otoño
son tus manos
dos palomas reventadas en el tacto
son tus manos
el frío mármol sin epitafio de las mías

es tu olor
la geometría macabra de una noche
eres tú
río dibujando el valle de mi nostalgia.-



A UNA MUJER DE VIENTO

Mirar
ojos a oscuras
piel
adentro, piel
afuera.

Tu cuerpo
leve
invierno en llamas
caer
al fondo de tu risa
inédita.

Asir
tu hemisferio
colonia
península puerto...

tus suaves piernas
saben
a miel de corcho.

Bella
bestia ruborizada
Hito
delirio y espina
eres;

Gris
altura macabra
tu voz
Dios ignorado
niña
jugando a lo absurdo.

Viene
dibujando horizontes
tu voz.

Manifiesto del genio
tu voz
reseña del espanto.
Viene
dibujando tu boca
tu boca
lámpara y fosa
tu voz.

Viene tu boca
viene
tu cuerpo.

Eres
tus ojos
hito
viene tu boca.

Viene
viene
tu voz viene.

Faro
estrella muda
eco
hueco vacío

Risa
canto fácil
germen
semilla de pánico...

Luciérnaga
ampolleta errante
todo en ti
es tibio asombro.-




                                                                                                                      Mauricio Mena



Imágenes: Pinturas de Osnar Tzadok  (contemporáneo)








quiquedelucio@gmail.com

domingo, 10 de diciembre de 2017

Barro pleno

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.882-


                                                                                                                                Delia Quiñonez

Poeta y narradora de Guatemala, nacida en 1946. Promotora y Asesora Cultural, Profesora de enseñanza media y Licenciada en Letras. Es Miembro de Número de la Academia Guatemalteca de la Lengua. Condecorada con la Orden "Vicenta Laparra de la Cerda" en 2004. En poesía ha publicado, entre otros, "Barro pleno", "Nos habita el paraíso", "Ultramar", "Vuelo de piedra", "Puño y flor", etc. Su obra aparece en más de treinta antologías guatemaltecas y de otros países. Es miembro fundador de la Fundación Guatemalteca para las Letras.  En 1959 le fue dedicada la Feria Municipal de la Ciudad de Guatemala.
                                 
                                                                                                "Todo lo dulce y amargo brotó de
                                                                                                 un solo instante: tiempo espacio
                                                                                                 sacrificados el día
                                                                                                 que nos llegaba entre cenizas"

                                    









BARRO PLENO

Encinta de sol,
colmada de tu barro simple y firme
vas trasmutando mi cuerpo
en viva flor que destila rocío tras su ruta.

Vegetal,
el temblor de mis dedos
trenza cuencas azules
y transitan por tus ojos
leves hiervas de fiebre
y fértiles vagidos que me anuncian.

Matriz plena de sol, sol de ti,
cuando gritas que mi cuerp
es un cáliz de substancia amanecida;
de tus manos
cuando aullan tus dedos
y mi piel tan suave.

Matriz de cauce pleno:
Ni siquiera una rosa colmaría tu abismo
si este sol que me llena se perdiera
en el azul de un ángelus tardío.-



INTIMA

No te diré
de qué fibra está formado
el corazón que me sostiene:
me será más dulce decir
que lo tengo hecho de ti,
de tu sonrisa,
y de las penas inmensas
que me llegan contigo.-



NOS HABITA EL PARAÍSO

En nuestros templos
habita el paraíso
profundo  claro
en la oquedad que dejan
los besos
y el temblor de espasmos milenarios
el fuego es apenas un roce
en la curva del tiempo
un trecho recorrido
en algas,
tibiezas y recuerdos.

Nos habita el paraíso
ungido de fragancias
tatuamos en la piel
arcángeles inermes
y dejamos así
-balsa y fuego-
las próximas estrellas de quietud
en la memoria.-



ORILLA REDENTORA

¿Dónde
si no en el beso
encontraremos la orilla redentora?

Leve espada
anida y combate
compartiendo la savia
que deviene en torrente.

Uva frugal.
Ayuno de antiguas plenitudes.
Agua y jugos
humanamente turbios
coronan
sin laureles
la puerta vital del paraíso.

Besos de eternidad
marcando territorios,
colinas,
cavidades.
Antorcha en la balsa.
Lengua y labios
avanzan
en lúbricas saetas
hasta la vieja orilla
que redime
la irreverente ambigüedad del paraíso.-



PÁJAROS

La tarde se tiñó de pájaros,
fue preñándose de plumas...

La vi alzarse
profunda como una campanada.

Pero fue quedándose quieta,
tornándose lejana:
se borraron las plumas,
su tintura de pájaros
fue muriéndose toda.-



OTRA VEZ EL AMOR

Visión sin luz para vivir.
Cerrazón, su luz, para no saber vivir
sino atada a las manos
que escribieron la primera
y la última palabra.

Abarqué en la penumbra
todas las primaveras,
los soles,
los diminutos puntos de fuego
de todas las esquinas
y los puertos;
de todas las hogueras
que llamean
en la sombra que me cubre.

¡Todo el amor no bastó
para dejar sin huella
el breve trigo que dejó tu beso!-



                                                                                                                                Delia Quiñonez




Imágenes: Pinturas de Sain Dursum





quiquedelucio@gmail.com

viernes, 8 de diciembre de 2017

Tu cuerpo


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.881-


                           
                                                                                                                              Astrid Salazar

Poeta de Venezuela, nacida en Maracay, en 1984. Estudiante de Educación en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, en la especialidad de Castellano y Literatura. Ha publicado los libros: "Azules de mi infancia" (2004), "Gloria/Astrid" (con Gloria Dolande, 2007), "La espada rota" (2007), "El octavo pecado" (2007), etc. Ha recibido el Primer Premio de Poesía del Concurso Interliceísta "Sergio Medina" en 2001 y el Primer Lugar en las I Olimpiadas Departamentales en la Universidad Pedagógica Experimental. Colabora en forma permanente con los principales periódicos del estado y ha participado en diversos talleres literarios.


                                                                                         "el niño de la esquina me extiende la mano
                                                                                           como siempre no tengo nada que darle
                                                                                           pero hoy mis zapatos
                                                                                           quedan en sus pies" 












TU CUERPO

En tu cuerpo están las fresas
untadas a la nutella de mi despensa.

Sentada en tu sexo
voy abriendo con mi lengua
el camino de mis metas

atrapando en un solo mirar (sin pestañeos)
el sabor de la acidez
con la espuma del vino blanco.

Me sumerjo en el canto de tu respiración
en el lamer de tus sentidos

el chocolate se desgasta
las frutas se acaban

tu piel desfallece
por el deseo de beber
los fluidos derramados de mi piel.

Succionas el latido de mis labios
hundes tus dedos en mi carne

tu carne

introduciéndonos en el pecado
en la acción de la entrega
de la penitencia.

las horas son meses
los años son siglos.

El Lg
evapora cada gota de sudor

bebemos el clímax
unión de espírits
para convertirnos
en sólo dos horas


en el amado
yo
por siempre
en la amante.-



SOMOS

Somos
el encuentro de la semana
la cerveza de los viernes
los maestros de cada verso
las llamadas a media noche
el agua en días de 40 grados.
Jugamos
(siempre)
a los besos
a quitarnos la ropa en cada mirada
y a bebernos el vino en nuestros cuerpos.
Somos
principio y final.
Despertamos desnudando secretos
callamos algarabías
controlamos el espacio.
A veces
hacemos silencio
reímos del protocolo
amanecemos en otras sábanas
deseando volver a vernos.
Calentamos el agua para bañarnos
y nos cauterizamos hasta los huesos.
Simplemente
somos
esos amigos
a los que la gente
ve juntos pocas veces.
Nos une el oficio
(el ambiente).
Pero
en este día
cuando te acuestas con ella
me dejas tan incierta
tan falta de abrigos
que cierro mis ojos
camino entre la gente
y le clavo un puñal
a mi aorta.-



VAMOS A ROMPER LOS PARADIGMAS

Vamos a romper los paradigmas
arruguemos la hoja y el papel sellado
no le paguemos a nadie por su firma.
Quebremos estos cálices llenos de normas
en donde ya no existen altares
ni traje de novia sin fiesta ni protocolo.
Que por esta vez no haya
un cura alabando entre aleluyas.
Seamos sinceros y acabemos
con tanta farsa.
Vamos a romper con estos paradigmas
caminemos al azul de nuestra montaña
no invitemos a amigos ni familiares
respiremos el aire
miremos el amanecer
saludemos al sol entre las nubes.
Estemos allí con nuestros
zapatos de goma y jeans favoritos.
Arruguemos las complejas tradiciones
dejemos atrás la unión a vox populi
y amémonos a lo lejos de too
y de todos
a fin de cuentas el amor es improbable.-



ARS AMATORIA

Descanso el alma
en tu piel
vino blanco.

apaga las luces

respiro tu aire
cierro mis ojos
calmo mi sed

y tú
quieto mirándome
rezándome
en un credo eterno.-





                                                                                                                          Astrid Salazar



Imágenes: Pinturas de John Watkiss  (contemporáneo)






                                   
quiquedelucio@gmail.com 

Nombra



Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.880-



                                                                                                                            Diana Moreno

Poeta y narradora española, nacida en Madrid en 1987. Estudiante de periodismo. Es una apasionada del cine negro y del jazz. Ha publicado gran cantidad de artículos, fotografías y dibujos en varios medios, y ha colaborado en revistas como Rebelión.org, "Generación espontánea", "La huella digital" y otras. La mayoría de sus trabajos de poesía, artículos, cuentos e ilustraciones son publicados en su blog personal llamado "Cronicas del otro lado del espejo".


                                                                                              "Primero son los ojos, que se miran,
                                                                                                después las bocas las que se enajenan
                                                                                                y las manos que piden, quieren, penan,
                                                                                                y las voces que ya sólo suspiran"










NOMBRA

Hombre:
Nombra al cielo.
Nombra la tierra, el viento.
Nombra las criaturas que existen,
y las que no existen (para poder creerlas).
Ponle nombre a todas las cosas, con rabia bautista.
Nombra lo que no ves. El malestar y el bienestar,
el sentimiento de vacío,
el picor de nariz.
Y nombra el tiempo
para poder mirar a los ojos del verdugo.
Y nombra tus manos,
ésas que nunca podrás tener
sino tan sólo señalar
todas esas cosas que nombras.-



PARALELOS

Tú, en tu claustro
de lloviznas y tabacos,
en algún punto estratégico el océano gástrico,
me sueñas.

Yo, en mi ciudad sin faros,
de desnudos y de noches,
junto al hueco humedecido de la tristeza,
te sueño.

La  misma noche. El mismo sexo
inesperado, de animales
en vela.

¡Nunca dos sueños
decidieron complacer tanto y tanto
a sus dos víctimas!.-


LA MALDICIÓN

Si hablo de libertad,
los caminos se decoloran
y, por no sé que molesta magia,
los mapas se vuelven arena
al desdoblarlos.

si hablo de calles
estallan en trizas los azulejos
a ritmo de sílaba.

Si hablo de junglas
origino deforestaciones
mientras los verdaderos hombres
de los laberintos
me acusan
de conocer sólo el desierto.

Si hablo de tu sexo, de tu cuerpo maravilloso,
ahí ocurren cosas trágicas:
los espejos dan la espalda, los condones
se caducan,
las sábanas se vuelven una tundra
de acceso no recomendable,
y los dedos
enferman
como animales en jaulas,
y toda la piel rechaza al tacto ajeno
con reacciones alérgicas.

Si hablo de amor...
bueno,
¡nunca lo he intentado!

Por descarte, por desahogo, me quedan
las cosas irreparables.
Los fuegos que ya no queman,
los cuchillos que ya no cortan,
las soledades que ya
no enderezan los espejos.

Y me basta.-



PEQUEÑECES

Aún con las heridas de guerra abiertas
sonrió por lo simpático
de un reflejo en un charco.

Los que lo vieron lo escribieron -perplejos- en la memoria.

Nadie volvió a recordarlo
hasta que sonreímos
por lo anómalo de una nube violeta.

Teníamos las heridas
abiertas.-



AUTORRETRATO EN CLAVE DE TÚ

(tú) dibujas con las uñas un hueco vibrante
para el amado
y acabas amando el hueco

(tú) quisiste ser rebelde, y sólo conseguiste
dar el primer paso:
la frustración.-



CÓMO ESCRIBIR UN POEMA DE AMOR

                                   (Instrucciones básicas)


Para llevar a cabo tal locura, es preciso
abrir todas las ventanas,
dejar que entren los demonios.

El paso segundo
es lejos, mi preferido,
es entregarse a ellos
en sus desenfrenos orgiásticos.

Para el título
no es necesario una genialidad:
basta con un buen puñado
de huellas,

sorteadas, derramadas y tejidas
formando cualquier onomatopeya.

Hace falta, además, saña,
y una breve dosis de delirio;
abstenerse todos aquellos
que le teman a la sangre.

Seguidamente hay que arrojarse
a un local íntimo,
y de sobrevivir,
hay que entrar en una cama,
y de salir ileso,
caer debajo de un manto estrellado,
y si aún se sale vivo
ya nunca se vuelve a temer a los ogros.

Después del periplo, la poca vida
que queda ya en el pecho, se toma
y se rebana en largos hilos formando
una red de araña.

Y sin piedad
se coloca en tu alféizar,
justo frente a tu pecho,
para que se enganchen tus sueños errantes
y agonicen las mariposas.-




                                                                                                                          Diana Moreno




Imágenes: Pinturas de Barbara Palvin (contemporánea)







quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Cenit


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.879-



                                                                                                                   Armendo Maldonado

Poeta y gestor cultural de Honduras, nacido en Tegucigalpa M.D.C., en 1983. Fue fundador del Grupo Literario "Máscara Suelta" y miembro del Taller de Poesía "Edilberto Cardona Bulnes" en la Universidad Nacional. Parte de sus textos fueron publicados en "Caballo verde", "Antología poética del taller literario" (2006), "Sociedad anónima, Memorias del I Festival del Poema Inédito de Honduras" (2007), etc. Fue participante invitado al V Festival Interuniversitario Centroamericano de la Cultura y el Arte FICCUA , realizado en Nicaragua en abril del 2007. Actualmente miembro del Colectivo de Poetas Paísposible.



                                                                                                                        "Aquí, casi siempre,
                                                                                                                          uno aprende a escribir
                                                                                                                          del dolor con
                                                                                                                          las dos manos"













CENIT

Cuando llega el cenit,
toma forma de una mujer
que pide caricias en el pelo.
Y así llega la hora
en que su horizonte se maquilla de
atardeceres,
todos vuelven a sus cuevas;
en el camino,
los semáforos le provocan coágulos
y nadie viene en su auxilio.
Las ambulancias que pasan como agujas
por camellos,
absorben la prontitud de los enamorados
que buscan la banca vacía.-



POEMA I

Ella se duele en mi pecho desde que no estás conmigo.
Maldita sea la hora
en que juraste amarme siempre,
ahora donde vayas
cargarás con el demonio de mi nombre,
alegarás demencia al escucharlo pero,
el ruido de los autos será eco de nuestros besos,
los árboles en la plaza te preguntarán a gritos
porqué tu mano va de la mía.
Los perros del vecindario
te verán con desprecio,
y el rígido concreto que pisas
abrirá su boca de grieta
y morderá el tacón de tus zapatos.
Abordarás el autobús,
pagarás tu pasaje con mis lágrimas,
y te darás cuenta de lo solitarios
que son sus asientos.
Ella me duele,
y ella escupirá tu cuerpo con los charcos de la calle;
pero tú metiste los edificios en mi lecho,
preñaste mis venas con el vidrio de tu voz.
Hiciste de mí una copla de barrotes con cerradura.
Ahora ella busca morir dentro de mí.-



POEMA XI

La plaza está ungida por el recuerdo de besos,
asaltos, pájaros, amigos y mujeres.
Los ancianos simulan recordar,
pero ellos saben que los recuerdos
son conejos
que brincan en las mesas de los cafetines.
Los asesinados
observan a la gente pisar el recuerdo de la sangre,
olvidar el diluido eco de una bala,
o el espanto brillante de un cuchillo.
El pasado y su material de espectro
está en el catedrático reloj,
desde allí divisa y establece
las directrices del llanto y de la risa;
observa desde esa necrosanta altura
como se mueve un pañuelo de humo
sobe el juglar del mediodía.-



POEMA VI

En ella
hay simulacros de espuma
concierto de pistones y herramientas.
Uno camina por las avenidas biliares,
atraviesa los puentes neurálgicos
y por simple casualidad o destino
encontrará pociones
de hielo forjado con martillo.
Encima de ella
hay un cielo bocabajo,
los pasadizos que se forman
en el aire que separa a los edificios
se visten de eternidad
bajo el filo verde del horizonte.-



POEMA XIX

Hay rojos clítoris colgando
en los portales de los burdeles.
Observen los burdeles,
tibios, cuajados,
con olor a cerveza, falos, pelos, agujeros,
gelatinosas sustancias que corren por los dedos
y cuartos rentados por media hora.
Oigan a las putas...
gimen igual a una ciudad,
abren sus piernas como avenidas
y las estatuas caminan en su humedad.
Saboreen sus cuerpos,
desnudos,
expandidos,
como pan mojado,
gotas, pedazos,
jirones,
añicos de vida sin nombre,
pequeñas ciudadelas de dinero y sudor.-




                                                                                                                  Armando Maldonado




Imágenes: Pinturas de Pino Daeni.






quiquedelucio@gmail.com