Páginas vistas en total

domingo, 31 de diciembre de 2017

Lágrima

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.901-



                                                                                                                        María Eugenia Caseiro

Poeta, narradora y ensayista de Cuba, nacida en La Habana. Ha sido distinguida con premios literarios en ambos géneros: poesía y narrativa. Es miembro colaboradora de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) y Presidenta del Círculo de Amigos de  de la Academia de Historia de Cuba en Estados Unidos. Integra la Muestra Permanente de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía. Miembro de la Asociación Caribeña de Estudios del Caribe, de la Unión de Escritores y Artistas del Caribe y de la Unión Hispanoamericana de Escritores.


                                                                                                  "se alarga la calle, en su desdén
                                                                                                    se pierde la visión hasta tocar
                                                                                                    el fin del mundo a estribor,
                                                                                                    bordea la primera estrella"










LÁGRIMA

Metáfora inflexible,
la música se abre
en los vuelcos del reloj
y nutre en el destiempo
su lágrima virgen
viajando a la deriva.-



LEFTOVERS

Nos trazamos diferentes;
él con su camisa fría,
yo con mi vestido incierto
escribiendo a la deriva
nuestros cuerpos.

Nos arrancamos los plazos
nos dividimos las fechas
nos destronamos del cielo.

Él con la boca mentida
declaraba otro lugar.
Yo con el rastro perdido mendigaba
a la puerta de sus dedos
el hueso de su corbata muerta
el sudor sobrante de otro tiempo
el diente de sus ojos clavado en mi corteza
la alquimia de su boca arrancando mis
botones...

Y un refugio a la intemperie
en que los astros nos mintiesen.-



LA OTRA

La otra frente a mí da la vuelta
y una torre de pájaros colapsa.

En su cabeza la fecha pierde el límite
permitiéndole al fin que sea mañana.

Desde sus manos, mis manos
no cesan de copiar pájaros muertos.-



TARDE Y SIN BOLERO

Caminaba sin ti en el pentagrama
con mi perversidad a flote
y el bolero apagado
por la arena revuelta de mis pies.
Vino de pronto el mar
con sus deshoras;
escupió sobre mí
los peces que volvieron con tu olor
a pegarse en las paredes de mis ojos.
Tus hijos y mis hijos con sus perros
aullaron nuestra música,
vomitaron la bruma entre los dos.
Somos desde ayer
los que no estaban.-



FURNIA

Esta ciudad con alas,
la que escapa hasta del sueño,
apenas se bosqueja nos transforma
hipotéticos y tácitos cadáveres
retorciéndose en el vientre de la tierra.

No hay parís cercano
ni país
ni sombra, suerte, sino,
ni nosotros...
ni Vallejos sedentes
en este inmenso hueco
con su noche en brazos.-



VOCES

Esa voz que fractura la sombra
y deja por detrás
un humo tan pesado
como si le crecieran piernas
que nos quieren alcanzar
llega, al parecer, desde la noche.

Un cordón invisible sostiene algo de luz,
pero la carga trazada por el miedo
enfunda en barullos otra voz
y por mucho que intente raspar la telaraña
ese agudo silencio, que es de plomo,
corta intenciones en el aire.-




                                                                                                 


                                                                                                                        María Eugenia Caseiro





Imágenes: Pinturas de Dimitri Milan  (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com



sábado, 30 de diciembre de 2017

Transeúnte

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.990-


                                                                                                                                       John Galán

Poeta y ensayista colombiano, nacido en Bogotá en 1970. Es también traductor al español de la poesía de Brasil. Ha publicado, entre otros, Almac N Ac Sta  (1993), "El corazón portátil" (1999), "Ay-Ya" (2001), "Luis Tejada, vida breve, crítica crónica" (2005), Al pie de la letra" (2008), "Árbol talado" (2009), etc. Escribe una columna periodística para el periódico colombiano El Espectador y ha sido colaborador habitual de revistas como "El Malpensante", "La hoja de Medellín", "Número", etc. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Joven Colcultura , 1993 y el Premio Internacional de Poesía "Villa de Cox" , 2009.



                                                                                                "enuncio en voz baja
                                                                                                  estos versos
                                                                                                  y en la biblioteca me sorprendo
                                                                                                  exigiendo silencio para no perturbar"














A UNA TRANSEÚNTE

Esta tarde
de recio temporal.

La mujer
de blanco
que se apresura.

La falda
encumbrada
de nieve.

Su andar de geisha
en puntas
sobre el andén.

El bailoteo
de una bolsa
aparatosa en su mano.

Bajo el torrente
de paraguas,
anónimo, irrepetible,
sitiado por la lluvia,

su rostro
que nunca
veré.-



POEMA XXIII

al fin me encontraste

no te pierdas

ordena los días
ocupa mi tiempo y espacio
trastoca mis planes
ahuyenta familiares y amigos

haré lo mismo contigo

deseo y realidad
realidad y leyenda,
soñamos ser uno
y despertamos como mitades perplejas.-



POEMA XXXIV

Pico Espejo:
4.765 metros sobre el nivel del mar,
punto más alto de este viaje sin término

en el techo del mundo
vi con las gafas de Dios,
sentí su mutismo
la frialdad de su aliento
la tozudez del sol
el tiempo contado de la nieve

al subir,
¡qué algarabía en el teleférico!
¿qué alborozo de cámaras, gorros y
bufandas
al remontar las copas de los árboles!

y de regreso,
estupor, desconsuelo

extrañeza de haber ido al cielo
y tener que posar de nuevo
los pies sobre la tierra.-



POEMA XX

hinco la uña
en las semillas de eucalipto
que recogí en Macujún

su olor rebasa fronteras,
me habla de un país apenas recorrido,
de árboles en lentas caravanas,
la luz dormida
sobre el piso blando de hojas,
el furor de los perros esnifando
la tierra,
girando sobre sí en la húmeda hierba

el ímpetu de estas semillas
cruza las líneas de mi mano,
es raíz que crece a distancia
y vuelve al bosque,
al cielo bajo rozando las espigas,
a tanto gozo cautivo
en la soledad de la piel.-



POEMA XII

el alambre de púa
desgarra el aire,
cuadricula este inmenso verdor
en el paradisíaco bosque
la inexorable púa
divide, ahuyenta.-




                                                                                                                              John Galán




Imágenes: Pinturas del artista estadounidense O'Connor (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com

viernes, 29 de diciembre de 2017

Olvido

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.899-


                                                                                                                         Katherine Chávez


Poeta y periodista de Chile, nacida en 1979 en el sur del país. Participa como becaria de la Fundación Neruda en el Taller de Creación Literaria dirigido por el escritor regional Guido Eytel. Es habitante de la ciudad de Temuco lo cual ya la convierte en una voz particular de la poesía chilena, asociado en un principio a la gestión cultural y especialmente a áreas de música y literatura.


                                                                                                 "El cuerpo va ciego
                                                                                                  donde otros han dejado su calor
                                                                                                  las distancias son relativas
                                                                                                  pero nos detuvimos justo en el centro" 













OLVIDO

Oscurecida la tarde infinita de los besos
se aprisiona nuevamente la ambrosía salvaje,
como en hilos de oro se aleja
a su palacio sublime

La plaza vuelve a su luz habitual
y los pájaros se posan en ella
a buscar lombrices rosadas
que no escabullen la muerte

Las conchas y todo obsequio sagrado
queda en abandono
y pronto se pierde bajo el césped
donde antes un fuego,
donde antes la perfecta trampa,
la caída silenciosa de los cuerpos.-



SI LLEGO A BUSCARTE

Si te busco, buscaré en tu oscuridad
si llego a buscarte, romperé el huracán,
detonaré con la mirada el cemento
y más allá de los adoquines.
Tocaré esa larva silenciosa
que roba como gen invisible
rozaré su fina suavidad de demonio,
será toda languidez en la vehemencia de mis manos.

Si te busco, si he de buscarte
me tocaré las puertas
me detendré en medio de la jauría
y vaciaré tinta sagrada en la corriente
entonces,
en un fade out,
mi cabello se ondeará en la ventisca
justo en medio de la plaza.
Norte, sur y cementerio
el estruendo subterráneo.-



HOJAS DE LECHUGA

Nada más fresco
que tiernas hojas de lechuga
Las puse todas en la mesa
y antes que el limón las ajase
las mordí en crujientes y lentos bocados frente a ti.
Tras mis ojos, que siempre fueron dulzura;
y mi sonrisa, esbozo claro de una herida siempre abierta,
quise que supieras que jamás volverías a tenerme y que yo
seguiría engullendo la vida
como aquellas tiernas hojas de lechuga.-



QUÉDATE

No abandones a esta florcita crecida en la estación fría
que huele a óxido en sus raíces y se embriagó de rocío
para siempre
tenemos poco tiempo para quitar los cardos de tu cabello
y derramarnos en las hojas
No juegues al durito porque los instantes también son semillas
que crecen y yo estoy borracha tratando de ayudarte.

Mañana es un día claro dicen, pero yo no creo
sólo creo en el metal donde germiné y el aroma
de la sal en tus axilas
no me pidas perdón por tu renuncia,
sólo dedícame un sueño terrible
y baila esta tarde conmigo mientras el sol se oculta.
La noche sabrá lavar los ojos de mi tristeza.-



CEBOLLÍN CON ACEITUNAS

Ya no puedo torturarte como antes
cuando exprimía en mí toda la rabia
que me había dejado el mundo
y las manchas en tus pantalones
eran el agua de un pozo pestilente
donde bebías tú y tus amigotes.
Las maravillas de la vida van cambiando
y la mirada se vuelca hacia uno
mismo
Después que estalló el plomo de mi cabeza
ni la sangre ni la bruma de la noche me detienen
Tu luz tiembla como una vela en las manos
de un anciano
y quisiera volver a gritarte
pero eres otro
tus gestos se deshacen y se pliegan a lo invisible

sólo puedes ser tú cuando me miras
y te complaces en mi sonrisa
porque he sido tu madre y tu sirena
y la suavidad de mi voz es la misma que tengo por dentro
donde anduviste
entonces te avergüenzas a pesar de la tristeza
de mis ojos
y me hago dura
pero no puedo torturarte porque las maravillas
están abiertas
y tú seguramente estás muy lejos
entonces debo lanzarme
sin detenerme en el borde pero estoy aquí ahora
y mi dolor no te alcanza
menos toda la pena que dejé en el cuarto
¿te acuerdas?
En el borde de la cama, si regresas,
verás aun el dibujo de mis lágrimas.-

                               



                                                                                                                        Katherine Chávez





Imágenes: Pinturas de John Larriva (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

                                                           



jueves, 28 de diciembre de 2017

Ciclos de la piel

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.898-



                                                                                                                        Antonio Jiménez Paz

Poeta y narrador español, nacido en las Islas Canarias, en 1961. Licenciado en Filosofía y titulado en Planificación y Gestión Cultural por la Universidad de La Laguna. Ha publicado, entre otros,  los poemarios: "Los ciclos de la piel" (1992), "Tratado de Ornitología" (1994), "Diario de la distancia" (1996), "Tren de vida-Antología personal (2003), "Casi todo es mío" (2008), etc. Aparece publicado en distintas antologías, entre ellas, "Los transeúntes de los ecos (Cuba, 2001), "Poesía canaria de los 80" (Cádiz, 1996), "Zoo sin fauna", en la colección Velarde de San Luis Potosí, Mexico, etc.


                                                                                                  "Si mataste un pájaro
                                                                                                    no dudes que alguien ande buscándote
                                                                                                    y al doblar una esquina
                                                                                                    haga lo mismo contigo"












CICLOS DE LA PIEL

Un paseo largo de arboledas
turbias.
Me fui solo a diluirme lento.
Tu certera cabellera se inclinaba hacia el monte
como red inmensa, astral.
Me enfrentaste con tus parótidas de melaza
y retorcí mi lengua una y otra vez
siguiendo las instrucciones de tus ojos ovíparos.
De la luz manaba luz,
de tus parótidas un torrente de persecución.
No pude diluirme lento.

Elevé ojos a tus ojos.
Tronché la rosa de los amantes quietos,
dedos bajo la mandíbula, sentados
uno frente a otro.
Violé ese intermedio trenzado de moscas
y me acerqué a tus parótidas dulces
antes que el aire sacara lo húmedo y los insectos
robaran la sustancia.
Ya ves,
preferí contigo un paseo largo
de arboledas turbias.-


***

Amor mío,
canta ahora.

Hay un pájaro
examinador
en la ventana.-


***

De la distancia
nadie quiere sus caderas.
De la lejanía
nadie sus ventanas.-


***

La luz convierte en mariposa
lo que la noche en animal acorralado.-


***

Ahora miro el árbol
y me acuerdo de ti.
Y me pregunto por qué el árbol
atrae al pájaro.

No encuentro respuesta
más que mirándote.-



POEMA 12

Irrumpe una flecha
en la humareda de la noche,
se clava y alcanza su empeño
los escondites del querer,
se aloja y deja el corazón malherido.
En la herida yace una razón
y en la razón, humo.

Demasiado humo
para distinguir al arquero.-



POEMA 16

Las rosas soportarán con espinas
su hermosura,
colmarán el sueño en su espesura
y de sus pétalos manará
gota a gota sangría.

Habrá fiesta.

Y arrojarán los manojos
una vez secos.-



POEMA 17

Por un beso se donan mil poros
y por mil poros se posan las manos.
Escuece la orfandad de un pliegue de entrega
y acuden los amores rozándose las yemas.

Se hace presente la reina de corazones.

Los corazones a partir de entonces
se muerden.-



POEMA 18

Atardece en cueros y las luces braman.
Callado soy indulgente
con miríadas de ojos
que no calman los golpes de amor.

Tórrido, pues
afronto la noche lunar.

Atardece en cueros
y parece
que todo el mundo va desnudo.-



POEMA 19

No hay quien borre el lápiz de los labios,
el carmín de la carne,
el sánscrito nervio
heredado de los ancestros.

Cada huella me devuelve al principio
porque el amor no tiene fin.-




                                                                                                                         Antonio Jiménez Paz



Imágenes: Pinturas de Gaetane Dion  (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Melodía de lluvia


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos ls tiempos, seleccionada por el scritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N| 1.897-



                                                                                                                              Carmen Borda

Poeta, narradora y ensayista de Uruguay, nacida en Paysandú en 1945. Actualmente es profesora de los Talleres Literarios de la Intendencia de Paysandú.  Residió durante siete años en Canadá, donde publicó "Bajo una lluvia fina" edición bilingüe español-inglés". Obtuvo el Primer Premio en Poesía por "Esa minúscula melodía de lluvia", Buenos Aires 2006, en 2003 editó su primera novela "La Misión" y en 2006 el ensayo "Casa Blanca, un mito, un sueño, una identidad". Ha participado como expositora en diferentes seminarios y congresos de Uruguay y Argentina,  su último poemario publicado es "Poesía de lluvia para un adiós" (2008).



                                                                                              "tus huellas en la alfombra marrón
                                                                                               del otoño se tiñeron de negro
                                                                                               marcando los pasos del tiempo,
                                                                                               supe que mi memoria estaba intacta" 














MELODÍA DE LLUVIA

esa minúscula melodía de lluvia
que te lleva y te trae
es la música permanente
que vive en mí
y me persigue
me asesina por las noches
hamacando tu rostro
en la oscuridad
y me desangra
lentamente

a cuenta gotas.-



TEMOR

esa carta que te escribí
imagino tu expresión cuando la leas
miedo
que esa carta se asemeje
a las cartas de Milena
y le dé la razón a Kafka
cuando dijo:
los besos por escrito no llegan a destino
se lo beben por el camino los fantasmas.-



BUSCO

desesperadamente
en el espacio vacío de mi paisaje

una palabra de corteza dura

que haga posible
pintar con colores
todos los grises de mi ruta
invadir con música
mis silencios
suavizar las astillas
de mis maderos

endulzar las frutas ácidas
de mis árboles

dar movimiento
a mi quietud

una palabra de corteza dura
donde no entren los gusanos
que la devore
y que haga posible

ese milagro

en el reino sepulcral
de mi paisaje.-



LA LLUVIA OLVIDÓ TU FORMA

dibujo tu mapa en la oscuridad

y ese tiempo ya es pasado
la lluvia olvidó tu forma
y no hay campos
ni luna
ni pájaros
en tu espacio
el tiempo se detuvo en tu silueta

y parece mentira
que el mundo
siga andando.-



ESA PEQUEÑA TIERRA

sembrada por los dos
se partió en dos
de pronto la lluvia
intenta mojarla
pero ya es tarde
las semillas sucumbieron
y en la superficie
la tenue melodía de la lluvia
era nada más
que un sollozo
y un adiós.-




EN EL CREPÚSCULO

declina la noche
y una niebla densa inunda los cuartos
y todos los recintos de la casa se llenan de
fantasmas
y los ángeles de alcantarilla de Alberti se
adueñan de todo
y los Heraldos negros de Vallejo me acechan
desde el techo
y una vieja arrugada y encorvada ríe a
carcajadas

es la memoria
el dolor de las cosas que pasaron
y ya no vuelven
desde la ventana
un rayito de una tenue luz
lucha por entrar
y corro
abro la puerta
y hago entrar
a los ángeles de Marosa
y de Esther

y los fantasmas huyen

y en la densa niebla
comienza a brillar
mil arcoiris rodeando mi cama

y me vuelvo a dormir.-



                                                                                                                                Carmen Borda





Imágenes: Pinturas de Sofía Boneti  (contemporánea)









quiquedelucio@gmail.com

martes, 26 de diciembre de 2017

Nombradía

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.896-



                                                                                                                                      Gerardo Flores

Poeta y narrador de México, nacido en Chalco, en 1984. Actualmente reside en Tenacinango. Es Licenciado en Literatura Hispanoamericana. Obtuvo el Premio Estatal de la Juventud, Tlaxcala 2011, el Segundo Lugar en el Primer Premio Nacional de Poesía Joven "Jorge Lara", Yucatán 2009 y el Premio de Poesía "Dolores Castro", Tlaxcala 2008. Es autor, entre otros,  de los poemarios "Este corazón un tigre enloquecido" (2010) y "Contramar" (2011). Su obra aparece publicada en diversas revistas regionales y nacionales y ha sido antalogado, entre otras, en la colección "Doscientos años de poesía mexicana" selección de Jair Cortés y Berenice Huerta, (2010).



                                                                                                    "rogaste volver
                                                                                                     pero ahora mismo
                                                                                                     quisieras no haber vuelto
                                                                                                     y sientes cómo se hiela la sangre"  













NOMBRADÍA

Yo la nombraba bajo este cierzo,
como suelo nombrar las estrellas
cuando la noche llega
en la punta del cielo.
Así, con la voz desnuda y transparente,
como el agua que revienta
sobre las copas de las flores,
inminente.
Era su nombre la luz en mi aposento.
Era su nombre la huella de los días.
Era su nombre la única palabra que sabía.
Era su nombre parte de mi cuerpo.


***

Yo que nunca supe todos sus nombres,
ahora recuerdo todas sus bocas y todos sus gestos.


***

Todos los cuerpos que ella era,
todas las casas que la habitaban,
todos los caminos que a ella llegaban,
son la letra de un nombre que sólo ella y yo conocemos.
Y lo he sembrado en el viento
para que germine en cada bocanada,
para que cada letra al hacerse palabra
ya la esté anunciando.-


***

Yo la nombraba bajo la estela de la esperanza
como ahora nombro sus manos,
enumerándola por todas las avenidas de mi alma.
Así sé que cada árbol y cada calle
también saben pronunciarla.-


***

Qué.
Oscuro.
Camino.
Es el amor.-




GEOGRÁFICA

Es tu cuerpo
la geografía perfecta
de mi insomnio.

De tu piel a mi piel
sólo nos basta el deseo,
Amor.

Tu cabello,
un arroyo melódico
de agua nocturna.

Son tus dedos
granos infinitos
de dulce azúcar.

Son los días
tus pies de ámbar
por donde voy.

Tu voz, mi voz,
ese relámpago,
en la oscuridad.-



POEMA I

Algo en el aire camina desvalido y peligroso,
cruje, rasga los árboles.
Todo está cubierto de una pureza negra.
Nadie habita más el cuerpo dolido.
Ni la sangre caliente puede evitar tanta furia,
ni los oídos tercos evaden tanto silencio.
Algo anda en las entrañas,
algo que huele a miedo y a muerte.

Hay sueño, hay dolor,
la herida no cesa.
La misma noche, las mismas cosas,
poseen un grado de odio.
Nada vuelve a la luz; y las sombras,
antes invadiendo cada hebra de este corazón,
retornan a su guarida hinchadas de más sombra.-



POEMA IV

No habla, la mirada lo pierde todo.
Las manos enrojecen con cada latido,
rojo y más rojo;
la luna roja, el cielo rojo.
El corazón negro hace que todo explote
en diminutas brasas de fuego.
Entonces el odio nace,
la ira anda a tientas
y la muerte ya sabe su camino.-





                                                                                                                           Gerardo Flores




Imágenes: Pinturas del artista inglés William Strang.






  quiquedelucio@gmail.com

domingo, 24 de diciembre de 2017

Deseo

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.895- 


                                                                                                                        Beatriz Villacañas

Poeta, ensayista y crítica literaria de España, nacida en Toledo. Doctora en Filología Inglesa . Profesora Titular de Literatura Inglesa e Irlandesa en la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado los poemarios: "Jazz" (1991), "Allegre Byron" (1993), "El silencio está lleno de nombres" (1995), "Dublín" (2001), "El ángel y la física" (2005), etc. Publicó los ensayos "Los personajes femeninos en las Novelas de Thomas Hardy" (1991), "Los poemas de Juan Antonio Villacañas - Argumento de una biografía" (2003), etc. Es co-editora de cinco volúmenes de Estudios de la Mujer en los Países de Habla Inglesa.



                                                                                     "Los pájaros son el recuerdo cotidiano
                                                                                       de la atadura que nos une a la tierra.
                                                                                       Son el espejo en que se refleja
                                                                                       esa distancia del hombre con su piel"       












DESEO

Que en ese sueño tuyo
los espejos se caigan al vacío
desde nuestras miradas.
Pero antes
que sólo nos devuelvan
la imagen penetrante
de nuestra propia idea.-



EN EL TIEMPO QUE DURA UNA CANCIÓN DE AMOR

La eternidad habita en el abrazo,
cabe todo en la música
que se mide en minutos
y es siempre más pequeña
que la pista de baile.

En el amor
el cuerpo es el más frágil
de todos los espejos
y es cristal vulnerable
ante la más volátil
de todas las caricias
y, sin embargo,
nos hace despreciar el universo
y sentirnos más grandes
que todas las estrellas.

Cuando amamos,
el mundo se concentra
en la mirada mutua,
incandescente,
e insumisa ante el tiempo de los otros,
los que no importan nada
a quien está de amor recién nacido.

La eternidad habita en el abrazo,
en el acto,
en el fuego
y en el momento único.
Lo demás ya no importa.

Pero la música
va contando compases en el tiempo
y se convierte en pausa que se alarga
hasta alcanzar silencios en el aire.
Y entonces el amor
se transforma en camino interminable
de espejismos sin nombre,
donde un sueño palpable y siempre esquivo
se ríe mientras juega con nosotros,
otra vez niños
perdidos como antes
(pero ahora culpables)
entre los árboles del bosque imaginario
donde creímos detenernos para siempre.

El amor, incluso si es el nuestro,
carece de reposo
y nos deja jugando en el camino
sin descubrir su ausencia todavía.

Empezamos entonces a rompernos,
y con toda la vida por delante.-




SOLO DE TROMPETA

La soledad tiene cuatro silencios
como los cuatro vientos
y los cuatro caminos.
Es una encrucijada
de verdades oscuras
y de mentiras locas,
y de aquí parten,
para encontrarse nunca,
senderos que van a las estrellas
y a las callejas turbias.

La soledad es un hombre con un abrigo negro
que pide copas en un bar,
sorbiéndose,
deprisa o lentamente,
hasta que se van todos,
que no son para él
más que sombras translúcidas
a través de las cuales
mira sus propios sueños.

La soledad
es un espejo opaco
al que llamamos cuerpo
que puede hacerse añicos
por el golpe de fuerza
de un dolor invisible
sin que nadie lo note.

La soledad
es un monstruo de millones de caras
que con indiferencia nos persigue
en su enorme sustancia
amorfa y violenta:
cuando lo vemos cerca,
casi gemelo
de nuestro propio rostro,
sentimos el vacío
de la mirada colectiva
y cerramos los ojos.

La soledad
es un niño
que teme y necesita
y mira desde abajo,
al hombre incomprensible.

Lo mismo que nosotros
desde la vida
a Dios.-




                                                                                                                 Beatriz Villacañas




Imágenes: Pinturas de Christian Sloe  (contemporáneo)






 quiquedelucio@gmail.com


sábado, 23 de diciembre de 2017

A veces

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.894-


                                                                                                                                Clara Rebotaro


Poeta argentina, nacida en Aceval (Provincia de Santa Fe), en 1933. Es Licenciada en Ciencias Políticas y Diplomáticas. Desde 1990 a 1995 cursó estudios en la Escuela de Letras de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad nacional de Rosario. Fue alumna del poeta Hugo Gola, en el Taller Municipal de Poesía, y asistió a la escuela de la SADE. Ha publicado, entre otros, los libros: "En sazón" (1989), "Sin voz" (1990), "Altos mares" (1992), "Poemas con insectos" (1994), "Hematopoemas" (1996), "El color exigido" (1999), "Mineral desterrado" (2001), "Sala de música" (2004), etc.


                                                                                                 "quinientas palabras silenciadas
                                                                                                   se amontonan en el centro de tu mirada
                                                                                                   que en realidad es,
                                                                                                   en sí misma, un poema completo"












A VECES

Probaste tu soledad
excluyéndome.
Hostil modo de olvidar.
A la intensidad del beso
largamente gozado
surgió el temblor de morir
cuando peinabas mi pelo
disculpándote.
Yo tomé tu cabeza
como una gran copa
hasta confundirla
con mis manos.

Cuando me salgo de vos,
a veces,canto.-



JARDÍN NOCTURNO

Estaré allí
a la hora de la armonía
cuando sean ciertos el amor
y la fecundidad de la estatua
cuando el único y último grito de la rana
signifique su éxtasis
y por los poros multiplicados
penetre la savia lechosa del jazmín
para acallar mi linfa férvida.
La luna que corrompe la carne del pez,
será propicia con la nuestra
ante el portento de la vida
elaborada en un tardío amanecer.
Y el búho de la torre alta
permanecerá nmutable
porque vos y yo...no existimos.-



HAY UN LUGAR

Hay un lugar
en las extensiones desconocidas
de mi cuerpo
que sólo vos has mirado
con ojos sostenidos
y visión intacta.
Hay un lugar
en la geografía
de mi vientre
donde sólo vos has hundido
dulcemente
tus dedos
como en polvo lunar.
Hay un lugar para mi grito
que es una boca muda
sólo por vos abierta.

La música celestial
se parece a mi grito.-



NADIE SABE LA HORA

Nadie sabe la hora
del deleite inequívoco:
alba, mañana o siesta,
la noche más poblada...
El mediodía ardiente...
Pero sí todos saben
que se eclipsan los soles
en brillantes pupilas
y no se escuchan cantos
por suspiro o gemido.
Nadie sabe la hora
de tantas repetidas muertes.-



ESCRITURA

Escribiste
en mi oquedad más resguardada
un mensaje
para una eternidad
diferente.

Escribiste tu nombre
con seminal premura,
a la vera de un río
de inesperados lirios
sobre un mechón pubiano.
Escribiste las notas de mi canto
con un gemido ronco
en tu garganta.

Con mayúsculas.-



SAUNISTAS

Prisioneros en un cubo de madera
nuestros desnudados cuerpos
se liberaban
en la sudación
de inútiles sustancias.
Piedras porosas encandecían
y como la piel arrebatada
clamaban por un poco de aire
húmedo.
Vs me acariciabas
con ramas tiernas de abedul
impetuosamente
y el agua
helada
completaba la purificación.

Nosotros no hablábamos
porque lo erótico
es
esencialmente silencioso.-



                                                                                                                       Clara Rebotaro





Imágenes: Pinturas de Sally Rosenbaum  (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com





viernes, 22 de diciembre de 2017

Todo cambia


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.893-


                                                                                                                    Amparo Carballo Blanco


Poeta y narradora española, nacida en Ponferrada, León, en 1955. Colabora en la prensa local y provincial, actualmente dirige Ediciones Hontanar. Ha publicado en poesía, entre otros, "Tiempos en la misma voz" (1993), "Maleficio del otoño" (1996), "Aletheia" (1998), "Sin otra luz y guía" (1999), "Espejo de Alinde" (2001), " La sombra de las palabras" (2002), "La blanca orilla del olvido", "Palabras extraviadas: metaforismos" (2006), "Agua en remolino" (2007), etc. Es autora de "Berberide" (1980) Monografía sobre la vida y obra del pintor Norberto Beberide y de varios libros de narrativa infantil.


                                                                                        "Ya eres página inmortal en la que 
                                                                                         aprendo el abecedario de los sentimientos,
                                                                                         y sigo tus pasos
                                                                                         por la vida a ras de sueño"











TODO CAMBIA

la mirada, la piel,
los labios, el gesto,
la sombra, el alma.

Otro ser me mira
desde este rostro,
máscara de nadie.

La proyección oscura
de la palabra luminosa
también es otra.
Y otra la escritura del amor,
su materia o su nada.

Todo lo que dura
es pasajero:
canta la miruella
en los helgueros.

Todo se va, se aleja.

Y en el aire queda
un deje sutil
de íntimo desamparo.-



SI PUDIERA VERME

desde ti,
con tus ojos,
si pudiera
¿cómo me vería?
Acaso viera
lo que no me gusta de mí,
o quien sabe
tal vez descubriría
un verso
recién cortado
con tu propia luz,
y algo de hermosura
en mi triste mirar.

Si pudieras verte
desde mí,
con mis ojos,
si pudieras,
¿cómo te verías?
Acaso vieras
lo que no te gusta de ti,
o quién sabe
tal vez comprenderías
lo que me impulsa a buscarte,
amor mío,
ciegamente
y sin mucha esperanza.-




ESTE VERSO TRASTERO

Está muy lleno
de apretada nada.
Envejecen aquí:
el rostro de un sueño
roto por el alma,
la voz y la querencia
fuera de uso,
y un ansia implacable
de amor sin olvido.
Cosas dispersas
de los días perdidos,
que ya no son
sino rumor de agua,
lágrimas despeñadas
sobre la piedra inmóvil,
árboles abrazados
en la onda expansiva
de la melancolía
Nubes altas o bajas
del hondo corazón
y sus mudanzas.
De cualquier forma, pasa.
No te quedes ahí.
¡Pasa, que al fondo hay sitio!.-




A MI PADRE NO LE GUSTABA EL MAR

quizá temía que el mar tan grande
me dejase abandonada,
pequeña y rota en cualquier playa.

Mi padre nunca me llevó al mar.
No creía en el mar.

Pero me enseñó campos de tréboles,
recodos y caminos
donde crece la fresa silvestre,
la madreselva, los nomeolvides.

Mi padre nunca me llevó al mar.
No creía en el mar.

Pero me enseñó ríos pequeños,
agua de esperanza que corre
entre surcos ásperos
arrancando aromas a la tierra seca.-





                                                                                                                Amparo Carballo Blanco




Imágenes: Pinturas de arte digital contemporáneo.






quiquedelucio@gmail.com 

jueves, 21 de diciembre de 2017

Exiliado


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.892-



                                                                                                                         Beatriz Alicia García


Poeta y narradora de Venezuela, nacida en Caracas, en 1966. Licenciada en Letras y Magister en Literatura Venezolana. Ha publicado, entre otros, los libros: "Música de fondo" (1983-1987), "Visa negada" (2001), "Ciudad oscura" (1987-1989), "Propósitos y olvidos" (1992-1998), "Mudanzas" (1993), "A la caza de un blade runner" (1994.1998), "Garbache" (1998-2000), "Dones de tu cuerpo" (1992-1995), "El libro del exiliado" (1998-1999), etc. Participó de tres Talleres Literarios y ha publicado en varias antologías tanto de narrativa como de poesía en su país.



                                                                                                    "cierras puertas dentro
                                                                                                      de las puertas abiertas de tu casa.
                                                                                                      Hay un laberinto
                                                                                                      donde estás perdido"













EL LIBRO DEL EXILIADO

(Cuando miré atrás,
el hombre con el que me crucé
se había perdido en la niebla.)

sabes que no hay exilio
cuando todo es exilio

por qué dices entonces:
sería bueno tener un país?

porque sería bueno tener un país
cuando nada fuera exilio.-



PILLOW BOOK

Tu cuerpo es sagrado.
Tu cuerpo
es tu templo
en la tierra,
tu daga
y el perfume de tu vida.

Mi cuerpo es sagrado.
Como la Luna.
el Sol,
el Rayo en el cielo.
Tauro,
caballo de fuego.

Tu cuerpo es
tu fortaleza,
carne sabia
que desconoces,
es sagrado,
amas con él,
y con él te sumerges en la noche.

Mi cuerpo
es sagrado.
Porque sangra
y está vivo;
y en él está escrito
mi historia
desde el principio.

En él me acurrucaré
para el gran viaje,
el sin preguntas,
el sin retorno,
como estar vivo.

Quiero entrar
lentamente,
muy lentamente
en los cuartos prohibidos
de tu alma.

Oh tu desnudez
de hombre silencioso
y calmo.

Oh la desnudez
de tu alma
en mis manos ansiosas.

Van hacia ti,
a pesar de mí.

El cielo estrellado
de Guarenas
y nosotros,

más nada.

El hondo silencio compartido.
Es mudo el corazón
cuando no le cabe lo que ve.-



ORILLAS

Vaya a saber por qué
estoy del otro lado.

Tu no quieres llegarte
hasta aquí.

Te excusas muy mal.

Tu estás en la otra orilla,
y yo no quiero ir más allá.

Desnudo en la ventana.
Te pierdes en el horizonte de Guarenas.

Me pierdo
en los contornos de tu cuerpo.

Me pierdo en la distancia
que nos separa,
más ancha e infranqueable
que unos pocos pasos.

Vine a descansar
del mundanal ruido
de Caracas.

Vine a poblar
estos espacios vacíos,
que habitas
cotidianamente.

(¿Cómo puedes vivir
en na casa tan desnuda?)



EXTRAÑO TOKONOMA

abres,
en las paredes
de mi alma solitaria.

El poema
nunca es en presente.

Es como tu sombra,
que me pareció ver
en dirección al baño.

Una fugaz imagen.

Otear la vida
en las palabras,
¿será como otear delfines
en alta mar?
¿Como otear estrellas
bajo el cielo de Guarenas?

Cuando duermes te transformas
en un antiguo guerrero mandarín,
te haces increíblemente
sólido,
te vuelves a tiempos arcanos,
te transformas en un dios,
un muerto bellísimo
que desconozco.

Hay una llave
que lanzaste al vacío.

¿Abría qué puerta,
qué habitación clausurada?

¿Cómo decirte
que no estás
frente a mí
estando tan cerca?.

Lentamente,
el sol
toca nuestros cuerpos
soñolientos.-





                                                                                                                        Beatriz Alicia García





Imágenes: Pinturas de Alina Maksimenko  (Contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 20 de diciembre de 2017

El alma


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.891-


                                                                                                                                 Sara Jordán

Poeta y ensayista de Chile, nacida en Santiago en 1982. Reside actualmente en Reñaca. En el año 2007 publicó su poemario "Media estación", y en el 2010 aparece en la recopilación "Poesía amorosa actual", de Ernesto González Barnet y Ángel Valdebenito Verdugo. Es Licenciada en Literatura por la Universidad Adolfo Ibañez. Residió en Londres varios años, actualmente finaliza su Mágister en Literatura en la Universidad de Chile. En 2014 publicó "Entre escombros", antología de poesía política de Armando Uribe, con notas, selección y prólogo de su autoría.


                                                                                                       "la casa está colmada de gatos
                                                                                                        todo es bodrio, excepto la pata 
                                                                                                        de la gata que se adelanta y enrrolla
                                                                                                        su cola en mis canillas"













EL ALMA EN LA ESPALDA

He escuchado versos funestos, funerales,
y elegías llorando la muerte
o un amor no correspondido
mientras tu mano me busca insegura.

Decir adiós no es tan difícil
cuando aún no hemos probado un bocado de los frutos
del árbol centenario que nos vio descansar
mientras las vides se abrían paso junto a la hiedra,
palpando su corteza como a un lugar propicio.

No es tan difícil salir del parque,
olvidar el desconsuelo del Galope Muerto nerudiano,
pero sí lo es dejar de recordar la fatídica voz de T.S Eliot
ahora, cuando el camino se bifurca
para adentrarse en un laberinto solitario.

Lo cierto es que los poetas nunca supimos ser razonables
sino tan sólo frágiles muros
en cuyos cimientos terremotean las memorias,
invitándonos a la desesperación.

La sensibilidad es un bien preciado
o un presidio si la fortaleza se derrumba.
Por eso mismo me he echado el alma a la espalda,
cargando esta maleta llena de libros amargos,
por tener el maldito oficio
melancólico de recordarte.-


***

Mientras recortas el camino con tu silueta
te apresuras y arrancas la última amarra
de la embarcación,
tú, que has salido ya camino al puerto,
prométeme tan sólo algo primero:
que en aquel bosque hay un árbol
donde crecen pámpanos, escalando su corteza
y a sus pies sólo habrá rosas...

Habrá congoja, la habrá, ya lo sé,
pero al menos prométeme que cumpliré aquel sueño
y, aunque me despida siempre de ti,
después de tu partida, además de eso,
me restará encontrarlo.-



LLAVES

Fuiste el único rostro en mi vida, el aliento
el sopor, el pudor, los paños blanquecinos,
una sábana al ser colgada al amanecer,
contra la muralla expuesto, haciéndome señas

y ahora yaces replegado en el clóset
de una habitación cuyas llaves perdí por la mañana.-



LA MUERTE DE APOLO

No seguiré viviendo esta ficción
ni esta fricción entre cuerpos
que se repelen entre sí, desbordando tedio,
cayendo dentro de un frasco
como la harina de las sangrías del fardel
en el Lazarillo de Tormes. Es simple
el territorio que divide nuestras voces,
simple, la cual cuan miel de panal
y nunca llega
la sonrisa, el aire de infancia
se desvanece en el rictus de la boca
y se golpea la botella de vino contra el parqué
y se la revienta con ira contra todo deseo
de ser la que soy

y no te encuentro en las figuras de la sal
y no hay cosa que mitigue esta fatiga
y no hay broma que te robe un sonreír.

El amor no es un ciego inmaculado,
sino un pobre tuerto torpe,
un misérrimo medicante por un vacío
reiterado, un silencio roto en cuatro partes,
un lienzo famoso rasgado en tres
y sin la última parte no habrá uno.

Permanece a solas en el silencio de la sala,
deja que el mosquito se canse de aletear en tu tímpano,
que se pudran los frutos de los árboles,
que el tedio me fustigue,
que me odien tanto, que me abandonen,
pero no pidas explicaciones a quien no tiene dios.

Tú has muerto dentro de mí.-



INSTANTÁNEA DE UNA MALDICIÓN

Pasas por las orillas de mi corazón,
con tus parabienes, tus palabras, y mis desperdicios;
río caudaloso de desembocadura incierta,
irrumpiendo incansablemente al anochecer,
golpeando las orillas de mi corazón, tentándome,

pero tu dedo dorado es un veneno visible
y me he vuelto arena por desearte.-





                                                                                                                                   Sara Jordán



Imágenes : Pinturas del español David Agenjo  (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com