Páginas vistas en total

miércoles, 16 de agosto de 2017

Amigos imaginarios



Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.







                                                                                                                     Adrián Astorgano

Poeta y ensayista de arte español, nacido en León, en 1990. Es ilustrador y diseñador gráfico. Licenciado en Bellas Artes y Máster en Educación por la Universidad de Salamanca. Colabora activamente en publicaciones independientes, como: Revista Pangea, Sie7e, Revista El Humo, La Fanzine, Mordistritus, Obituario, etc. y escribe reseñas literarias para Notodo.com. Ha participado de varias antología poéticas de su país y del extranjero.



                                                                                        "mientras tanto digo adiós
                                                                                          a lo que queda de mis uñas y a su función
                                                                                          entre otras cosas, de abrir ciertos envases
                                                                                          prensados que no volveré a usar"






.



AMIGOS IMAGINARIOS

No existen, lo sé.
Sé perfectamente que no existen.

Mis poemas
de amor
a la naturaleza
no están hechos de papel;
porque vuelco todo ese cariño
en una botella
hasta llenarla
y enviar el mensaje al mar.

Así que tiro de la cisterna
una vez de cada tres, entonces
doy al planeta (y a mi bolsillo)
un breve respiro de 2000 mililitros,
gracias a que quizá , el baño
está ocupado
por unos compañeros de piso, a los que
no acabo de poner cara
porque hacen voto de silencio
según una religión, que desconozco
y sólo reservan sus palabras
para hablar siempre de cosas
que no existen, pero
que nunca son poemas.

Nunca son poemas.
Poemas, (por ejemplo)
sobre ahorrar voz
o derrochar líquidos.

Nunca son algo más allá que siluetas.
A pesar del lúgubre pasillo vacío
no aparentan maldad, más allá de esa
que veo en sus huellas sobre la porcelana.

Sé perfectamente que no existen, pero
están en mayoría y quizá
quien no existe sea yo,
o peor aún este amago de poema.-



FOSA COMÚN

Entre la arboleda
intento hacer de mi cuerpo
huésped anacoreta
en la distancia, protozoos
la ciudad ahí abajo sepultada
de bruma
al unísono, por cada saudade
continúan las escenas
de afectos especiales.
Una vez en la cima, nada más
que una antena de telefonía
para registrar el acontecimiento:
me pregunto si estos papeles
con líneas de texto
generarán más energía, que
aquella empleada en su génesis.

El homínido ya camina por sí solo,
recorre todo el cortafuegos
desde el bolsillo de mi pantalón
se aprieta la tarjeta de crédito
define su paisaje mental:
        el placer es todo mío.
Un día de rebajas
al vapor de la orina
crece un microclima fugaz;
entonces desde mis botas
Bangladesh
huele el hielo de los charcos
escapar,
huelen musgo
cazadores, que
pese a los carteles de advertencia
siempre son furtivos
tras el valle
puede oírseles disparar.-



EL DESENCANTO

torres de humo
al igual que el bautizado
(con mucha gracia)
como efecto 2000
        no ocurrió nada después
de cada premonición azteca
de cada best seller del montón
y seguimos esperando por Nostradamus
planes de fomento de lectura
         y de natalidad
se llenan los campos
de agua anegada (de agencias de modelos)
y huele a algo que no se percibe
desde el autocar, tras el cristal
ponen una película de principios de los  90
una de esas
         en la que los perros hablan
cosa que de sobra sabemos, no ocurre
y sin embargo
        hay un amplio catálogo
en materiales y modelos
de ropas para mascotas
de cualquier reino animal, a preservar
(medidas contra la extinción)
una vez vi preservativos para langostas
(el amor, aún por definir).-







                                                                                                                Adrián Astorgano



Imágenes: Pinturas de Fanny Nushka








quiquedelucio@gmail.com

Promesas


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta es una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.768-



                                                                                                                   Alicia Fontecilla Aravena

Poeta y narradora de Chile, nacida en Santiago el 5 de febrero de 1960. Ha participado activamente en "Letras Kiltras", y en la antología de poesía y cuento "Caleidoscopios nómadas" (2011), participó también en la antología editada en Puerto Rico "Fantasía circense" (2012). Ha publicado: "Piedras contra el muro" de Editorial Alebrijes (2011), "Esta otra que me habita" (2012);  con la editorial Aire Libro  publicó el microlibro de poesía "Como un ángel inexacto" (2013) y con la Editorial Segismundo : "Sueño con palabras" (2013), entre otros.



                                                                                 "Abre el olvido una grieta en la tierra
                                                                                  invisible a la vista, en lo cotidiano,
                                                                                  las risas surgen los días, ráfagas de viento
                                                                                  arrasando la yemas de los dedos, la piel"










PROMESAS

Deja que te hable con ternura
hombre-oso gigante de las cavernas
bestia primigenia
Hunde tu cabeza en mi pecho
arráncame el corazón a dentelladas
te acunaré entre mis brazos
como si nacieras en este instante
sólo para mí
Olvidaremos las tormentas ancestrales
los errores repetidos del destino
los susurros febriles del pasado
seremos felices, lo prometo
mientras dure este intenso
traqueteo de los huesos
lo seremos.-



EL SILENCIO DE LOS AMANTES

Otra vez el silencio
el delgado y pálido silencio
cayendo como un manto translúcido
sobre los labios de los amantes
¿Cómo? -me pregunto- ¿encontrarán nuevamente
el camino a casa?
¿qué será de sus pieles?
¿qué será de sus besos?
¿Qué será del infinito recorrido de sus ojos
por las calles desiertas?
Cavan las palabras sus pequeñas tumbas
mueren en ellas los amantes
la nostalgia les cierra los ojos.-



RETRATO HABLADO

tan cerca
tan grande
tan certero
tan poema
tan palabra
tan espejo
tan mano
tan beso
tan noche derramada en mi cuello
tan caricia atravesada en mi garganta
tan deseo acumulado en la sangre
tan mío, tan tuyo, tan lejos.-



ENTRETIEMPO

Apúntame un poema a la sien
dame de beber la cicuta de una estrofa
mátame a verso lento, a rima suave
declama cada uno de tus portentosos dedos
sacándome a metáforas la ropa.-



IN SITU

Persisto en la ruta de tus labios,
tozudamente, con la perseverancia
de los ahogados de tierra firme,
muerta hace tres meses en tus ojos de agua clara,
con la sonrisa que me abandona en
este invierno dormido de tus manos,
perdido en las mías, siguiendo la huella de tu piel,
vibrando esquiva en las figuritas del destino,
esas que me llevan, una y otra vez, hacia ti
esperándome en el sol de injusticia de este
mediodía que ya llega, vida mía.-



TERCA Y CUARTA

Estoy en el aquí y en el ahora
unos ojos secretos me hablan
¿qué palabras se asoman
en este hueco de la historia?
todo se disuelve, nada es exacto
excepto las piedras que brotan
que te repiten, que evito
Aunque no hay primera sin segunda,
ni segunda sin tercera -dicen.-



A LA DERIVA

Existe en la fría ternura de la cerveza
en la neblina leve de su espuma
lágrimas doradas, dolores perdidos
Manos que se aferran a un vaso
mientras el alma se agita naúfraga
entre los restos de tanto desengaño,
navíos rotos de penas y abandonos
amores ahogados en adioses tristes.-



                                                                                             

                                                                                                            Alicia Fontecilla Aravena



Imágenes: Pinturas de James Christensen





quiquedelucio@gmail.com



martes, 15 de agosto de 2017

Mujer atada


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.767-



                                                                                                               Felman Ruiz Rodríguez

Poeta y editor de Bolivia, nacido en La Paz, en 1989. Ha publicado el poemario "Fauces o de belleza magra" ((Editorial 3600). Colabora habitualmente en los fanzines "Bipolar Fanzine" (Colombia), "LetrAmarga" (Bolivia) y otros de Argentina y Chile. Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías de su país y del extranjero.



                                                                        "quizás un grito de la vida con la boca
                                                                          llena de sangre quizás drenar este corazón que 
                                                                          está cansado de transformar todo en acertijos y
                                                                          llenarlo de la espuma nacida de una marejada"









MUJER ATADA

Hay un océano escondido en esos cuencos tuyos
cuyas blancas aguas olean rojas, apenas
mi curvatura se tiñe sombra sobre la hendidura.

Indagar no concluyo
un pedazo de tu belleza
algo de tu lumbre
algo que me disloque en este mi dolerme
pero no
no comprendes que eres la gota infinita
sosteniendo mi vaso:

No comprendes que sólo quiero humedecerme
en tu noche sin que tu cuerpo
de agua infinita intente hundirme.-


***

No sé exactamente lo que necesito

No sé exactamente lo que necesito pero lo busco
para también así hallarte,
hallarnos
(El mismo amor, la misma lluvia, Campanella)
Y reencontrarte como en aquellas primeras veces
en que la medida de mi tiempo
eras tú y el petricor.
El olor del amor echo por primera vez.-



SEXO A CIELO ABIERTO

Dónde yaces?
Bajo que yugo?
Montando sobre que yegua?
Eres acaso semental?
O acaso campo de sal pretendiendo dar espuma?
Te creía tormenta solar entrando por la boca

Pienso, quizás, eres hembra
que entre tu entrepierna, llueve una diosa fecunda
que termina a cielo abierto y con los ojos desbordados
Un alma satisfecha toda brava
resurrecta entre las cortaderas
Semental o hembra
tu sexo es viento donde anidan tigres azules.-



POEMA DE AMOR PARA LOS ASIMÉTRICOS

Si una mujer logró desbaratarme hasta el fémur
fue por su sobrada falta de simetría
por esa su alambrada de púas trepándose en mi primer
      nervio a regañadientes
por esa su cabeza que más que cabeza era una bola de
       ferrocarriles en celo
un espectáculo de mercaderes ambulantes en pleno
       orgasmo
un desastre de tálamo.

La amé por curtiembre y por su galaxia de anfibios
un celeste atorrante que coloca a cualquiera con la cara
de equilibrista
a punto de romperse y que se rompe.
Era un azote de olas provocada por cuatro lunas
un tsunami capaz de atragantarse el cinturón de Orión
         entero
y aun así no sabía ni tender la cama.

Era la desquiciante
mi desquiciante
la que sólo me dejaba el alma llena
de ropa sucia y de sauces a medio talar
y con la casa llena de alacranes copulando por
          mis alfombras
la que arrojaba todo contra los vidrios y éstos no se
          rompían
solo nos rompíamos los dos
a carajazos.

Aún teniendo los ojos como caballo de Troya
le ofrecí mis llanuras
sacudiéndose dentro
           espoleó
y cabalgamos directo a perdernos
primero los estribos después las nucas
hasta quedarnos sólo con las mandíbulas colgando.

Nunca antes había conocido el sexo entre dos herraduras.

Era el verbo más torcido que había explorado mi lengua
la que prefería clavarme una caja de clavos
en las sienes antes que empaparnos en aguas
            tibias

la muy querida desarmada arcada
la más exquisita puñalada entre tanta cosa insípida.

Todos buscamos alguien tan infame
como nosotros mismos.
La elegí en aquel entonces
y la elegiría de nuevo.-



ANOMALÍA

Joder que era un maldito milagro.

Era una mañana de tregua en un país nacido en guerra
el olor del amor impregnado en la almohada
o como esa imagen de círculos concéntricos
que se forman tras la precipitación leve sobre
los adoquines.

Ella era una singularidad
Casi como esa mirada que al verte sabes
te pertenece sin haberlo pedido.-





                                                                                                              Felman Ruiz Rodríguez




Imágenes: Pinturas de Mills Russ (Inglaterra, contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com

lunes, 14 de agosto de 2017

De pequeña


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.766-



                                                                                                                       Gema Bocardo Clavijo

Poeta, narradora y redactora freelance española, nacida en Madrid. Es abogada, Cuenta cuentos para niños y adultos en solitario y como parte del grupo de cuentistas CentaminaTe, en festivales, colegios, bibliotecas públicas, residencias de ancianos y eventos solidarios. Sus poemas fueron parte de antologías como: "Banco de maridos defectuosos", "Viejos amigos", Palabra viva", "Desde el corazón de Murcia", "Guatiní" (Miami), etc. Ha obtenido, entre otros, Primer Premio de Poesía Ayuntamiento de Loeches, Primer Premio de Poesía Santa Catalina de Sena, Primer Premio del VI Concurso de Poesía La Nucia 2016, etc.



                                                                                                        "debió de sentir mi mirada
                                                                                                         porque se giró un momento.
                                                                                                         Su cara, sorprendida al leer
                                                                                                         en mis ojos el desprecio"











DE PEQUEÑA

Sólo necesitaba un perro
y una isla desierta en la que perderme,
pues la gente te abandona,
te traiciona,
te hiere.

Pero al crecer aprendí
que la soledad es permanente
porque los perros se mueren.
Los perros se mueren.
Se mueren.-



MALDITOS CUENTOS

Dicen que el cierzo
congela los huesos...
a ella le hiela el alma
el roce de sus dedos.

Dicen que abrasa las pupilas
el desierto...
a ella la asfixia la calina
de su aliento.

Dicen que ensordece la marejada
golpeando al puerto...
a ella le rompió el tímpano
un puño abierto.

Dicen
los malos cuentos
que las princesitas aguardan
que el príncipe azul las salve
de su encierro...

A ella el príncipe la encadenó
con un anillo de oro
en una cárcel de miedo.

Y se asoma tras los barrotes,
con la mirada ausente
y marcas en el cuerpo.

Con todos sus sueños
de cuentos de hadas
deshechos.-



UN SUEÑO

Mi madre trabajó toda su vida
persiguiendo a un sueño:
masajeando la espalda de ricos,
colocando tendones,
enderezando huesos.

Ahorrando gota a gota de sudor.
Desgastando su tiempo.

Cuando la artritis amenazó fuerte
con corroerle los huesos,
sacó las gotas de sudor del banco,
se compró una casita,
hipotecando su aliento.

Tenías que ver el brillo de sus ojos
al ler tanto cielo...

Un día, un yonqui de esos
que rapiñan dinero
le rompió la verja,
le destrozó la puerta,
robándole el sueño.

Las lágrimas de mi madre rodaron,
gota a gota,
humedeciendo el suelo.

Ya no le parece tan brillante
el límpido color del cielo;
y se refugia en su casita de gotas de sudor
con miedo.

No te digo que no me apene el yonqui,
su mono, su angustia, su miseria,
su duelo;
pero me gustaría tener un cuchillo,
encontrarlo una noche,
y cortarle el cuello.-



BENDITO

Si crecer
es enlodar la inocencia,
traicionar los principios,
renunciar a los ideales,
enmudecer el cariño,
golpear los labios cálidos,
coleccionar enemigos...

¡Dejadme dormir
en el útero de mi madre
desnudo y bendito!.-





                                                                                                          Gema Bocardo Clavijo 






Imágenes: Pinturas de Mark Tennant  (Estados Unidos, contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

sábado, 12 de agosto de 2017

Cuando calle


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.765-




                                                                                                                  Luis Velázquez Buendía

Poeta español, nacido en Madrid en 1957. Licenciado en Filología Clásica, Licenciado en Medicina, especialista en Salud Pública, campo en el que trabaja desde 1982. Ha publicado hasta la fecha, los poemarios: "En el extrarradio" (2002), "Una nueva familiaridad" (2006), "Meditación de un entorno ordinario" (2009), "Una extraña naturalidad" (2015), XX Premio de Poesía Villa de Cox 2014, "Material de conciencia" (Ediciones Trea, 2017), etc. Fue incluido, entre otras, en la antología "La musa funámbula-Poesía española entre 1980 y 2005" (Huerga y Fierro, 2008).





                                                                                     "Se habla de lo que no necesita meditarse
                                                                                       o se medita a flor de piel, a puerta de casa,
                                                                                       porque hace calor dentro. Cuando la brisa
                                                                                       corre ligera parece que avanza la noche" 








CUANDO CALLE

Cuando calle sólo
cuando calle volverás
a hacerte presente invadir
mi espacio atravesar traspasarme
aniquilarme
sólo
cuando calle
                  mas
para que calle para por
fin callar aún
-juro que te callaré te
juro que
         callaré-
aún no es tiempo aún
un árbol sí
me crece un árbol
todavía en la voz: árbol
palabra pulmón
árbol la raíz
profunda
en el estómago
la sed
como capullos de voz sed
de decir en
las ramas las hojas
un árbol
            tenaz
pero lo sé
sé que algún día un día un día
de máxima angostura
            un día
de tenebrosa azulidad
el cielo él el azuloso un día
cederá
un día
desdibujado él y todo
                          se desdibujará
y yo
ya no más yo ni tú
ni tú más tú descenderemos
descenizaremos a
nosotros
a
nos
otros
          ligeros
             vueltos callados
un día
cómo decir
de reencuentro un día
volverás
a ser la calle la
vociferada la
                   atestada
del mundo hambre
saciada del mundo.-



COMO QUIEN LLEVA UN FAROL

En la hora agria de retornar del día,
por el crepúsculo que huye de calles
trasnochadas,
vas, voy
con el frágil paquete de pasteles
melindrosamente tomado del cordel.

En el umbral tal vez de la otra vida
en la que te dispones a entrar
con tu viático.
Vas a una cita en las sombras
que despeja la claridad del día.
Es el momento justo
antes de que desaparezcas.

Luego se impone el mundo y el sol quema
hasta la última huella de tus pasos.-



SEPTIEMBRE

La naranja aparece en el centro
de gravitación. Alrededor suyo
cae la incertidumbre de los días,
nebulosos planetas, cae la nada
tranquilizadora, las palabras
que se abultan y se desmoronan,
el obstinado signo de interrogación
desamparado como un leño seco.

La naranja un día sobreviene
en el frutero (mi mujer la compró);
no estaba el mundo preparado para ello;
como si a consecuencia de una herida
aún se retrajera, quiero decir que
la conciencia que teníamos de él
era tal vez menguante; la naranja
se apoderó de ella sin dificultad,
el mundo
              no parecía.-




TODAS LAS BANDERAS SALUDAN AL VIENTO

Cuando se alza el viento de poniente
en la ciudad de torres y cúpulas antiguas,
como hojas de un mismo árbol fabuloso
todas las banderas despiertan al unísono
y emprende el vuelo sin moverse aquélla:
así va la alegría
con su nave con cien gallardetes.
Y en la alta mar remota de la noche sin luna
-balizas del sueño de su joven corazón-
tiemblan las luces de otro continente.-



AUTORRETRATO SOBRE FONDO MALVA

Nada puede decirse acerca de ello,
o no debe decirse. Y sin embargo,
mirarlo es admirar sus cualidades,
admitirlo. -Lo admito, y nos compete a obrar
como extraños.

La luz es imprecisa; el azul
del rojo consanguíneo. Sobre sillones malva,
una pizca de angustia diluida,
Proteo se transforma.

Las cualidades frente a las prioridades,
la extenuación del blanco que es el blanco,
la simetría del rostro, la
rebelión callada de las partes.

Incandescencias sin reminiscencias
los días venideros, todavía habitables.
Al pie de la montaña
el ánimo se expande, grandiosa es la montaña;
arriba, hacia la cumbre, el frío quema,
la luz es quemadura, la montaña
no es una montaña.-



                                                                                                         Luis Velázquez Buendía



Imágenes: Pinturas de Meghan Howland (Estados Unidos)







quiquedelucio@gmail.com

jueves, 10 de agosto de 2017

Luna roja


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.764-



                                                                                                                    Nieves Muriel

Poeta y traductora española, nacida en Melilla en 1977. Filóloga y DEA en estudios de las mujeres y de género. En el año 2003 realizó un Máster en la Universidad de Barcelona. Ha publicado artículos de crítica y teoría en diferentes revistas de literatura e investigación. Su trabajo " La luz de las palabras - Estudio sobre poesía española contemporánea" ha sido premiado con la beca de investigación Miguel Fernández. Obtuvo el IV Premio Internacional de Poesía José Verón con su poemario "La pequeña llama". Traduce , habitualmente, textos y poesía del francés para la editorial Melusina.



                                                                                                              "¡ay! Si Hassan me besara
                                                                                                               de nuevo como anoche
                                                                                                               yo no sé
                                                                                                               yo no sé lo que hago"











LUNA ROJA

de golpe
ya
de nuevo

La vieja lentitud de la marea
debajo
de mi
vientre.-


***

¡ay! si yo pudiera hacer
que como entonces
corrieses tras de mí
por entre los almendros.

¡ay!, mi amor se va en el barco
cruza el mar sin pasaporte
¡Quién sabe si volveré a verle!.-



TE PROPONGO ESTE JUEGO

Dejaré mis sandalias
al pie de la vereda
que separa los campos
de mi padre y su hermano.
Haré que voy al pozo y
justo en la bajada de la loma
me inclinaré despacio
me sentaré en el suelo
me quitaré la falda y
esperaré desnuda
que regreses de Badis.
Tu dices en tu casa que vas
donde Abd-Ikader
y caminas ligero.
Y buscas mis sandalias
mi sombrero de palma
igual que cuando niños
corriendo por el bosque de algarrobos.
A estas fechas de marzo
la cebada es tan alta
que ya alcanza mis hombros
y me roza los pechos de hace días.
Si me encuentras primero,
tendrás que darme un beso.
Si te encuentro primera,
te tocaré despacio.
Di que sí, di que sí,
que jugarás conmigo
hasta que el sol se vaya.-



LO IRREPARABLE

Ata a un tronco de cedro
-a la viga más gruesa
que sostiene el adobe
del techo del morabo-
tu cuerda y hazle un nudo.
Ofrece caracoles y una vela,
descansa y duerme un rato
tras pedir en voz baja tu deseo,
tras repetir tres veces con voz clara
el nombre del amado.
Cuida que el elegido
albergue el corazón detrás del pecho
o tendrás que volver
a desatar el nudo
y el regreso, me temo,
no será nada fácil.-



DE NUEVO ES MAYO

Mira lo que hace el aire
con mi cuerpo.
El vendaval se aleja y
pronto acaba mayo.
Los pájaros esperan en sus nidos
y yo camino sola,
conmigo de la mano,
los hombros y la frente
descubierta.-



ESPERA

Cada mañana le arranco al bollo de pan
recién hecho, aún caliente en
mis dedos dormidos,
la molla tierna y oscura de centeno.
La deshago despacio preparando un festín
de pequeñas migajas que arrojo
con cuidado al tejado de enfrente.
Durante meses he esperado sentada
en la ventana
-el cuaderno amarillo en el regazo-
el pelo simulando las ramas de los fresnos,
la taza hospitalaria del té verde.
El cuerpo, todavía, oscuro y tierno
por el sueño.

Una mañana, casi sin darme cuenta
-lo que más se desea sucede siempre
de este modo-
los pájaros llegaron.-





                                                                                                                        Nieves Muriel




Imágenes: Pinturas de Jimmy Law (Estados Unidos, contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 9 de agosto de 2017

Generación


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.763-




                                                                                                                 Manuel González Magariño

Poeta español, nacido en San Sebastián, en febrero de 1971. A los 16 años fijó residencia en Valladolid. Cursó estudios de Filología Hispánica, por consejo del poeta y crítico literario Miguel Casado. Ha publicado: "Eslabón roto" (2011), "Diario de una tristeza" (2014), "Interiores" (2015), ganador del III Premio Nacional de Poesía Treciembre, "Cicatrices en los tobillos" (2015), "Etapas" (Renacimiento, 2016), etc. También ha publicado en diversas revistas literarias, obteniendo el Premio Nacional de Poesía de la revista "Poetas a corazón abierto" en mayo de 2010.


                                                                                             "cuando hablen en nombre de la libertad
                                                                                               el eco agachará la cabeza.
                                                                                               Pero cuando abramos las manos,
                                                                                               florecerá la revolución en ellas"











GENERACIÓN

Fuimos una generación del siglo pasado
que defendió verdades
con el entusiasmo de los poetas jóvenes.

Una generación de barrio, objetores de conciencia,
amores a primera vista.

Vestida siempre dentro de la misma chaqueta
y barbas a remojo
desengañada de la novena sinfonía de Beethoven.
Una generación que escribía cartas
y soñaba viajar a Londres.
De cuenta conmigo, mochila al hombro,
de calimocho
y toallas con olor a madre
si pintaban bastos.
Una generación de sabores a fresa ácida
que volvía a celebrar su cumpleaños
cada veintitrés de febrero.-


GAFAS

A los once años
me llevaron al oftalmólogo.
El diagnóstico, sencillo.
Vista cansada.
No me extraña.
A esa edad
había visto demasiado.-


TU NOMBRE

Tu nombre es una trinchera donde se celebra la vida.
Es un muchacho abierto
a toda clase de locuras
que faltan por cometer
con el corazón virgen de los veinte años.
Es el gemido
de aquel túnel mientras atravesábamos Madrid
sin mirarle a los ojos.
La primera lluvia de primavera.
Un acierto en la verdad más profunda.
Tu nombre es una nueva oportunidad
al final de una larga fila
de no importas.
La ocasión que ambos merecemos.
El traductor simultáneo
convirtiendo cualquier bandera en causa justa.
Un futuro con vocación de amante.
Ese acto revolucionario de tirar la toalla
y volver a ser un niño.-


NECESIDAD

Necesito sucederme.
Esculpirme.
Crearme de nuevo
y volverme absoluto.-



INVIERNO

El invierno no dio para más.
Ahora puedo decirlo.
Ahora puedo gritarlo.
Hay infancias con el cielo
siempre cubierto
a las que no se asoma nadie.
Hechas de madera.
Sin bicicleta.

Pero algún día,
la mía,
tendrá nombre de mujer.-



CREO

Creo en la verdad desbordada de tu pecho.
Los cristales empañados del coche
cualquier noche entre semana.
En la luna de Panero
y el banco del parque
que no traiciona mis cuentas.
En las jornadas de puertas abiertas.
la biblioteca que compartimos.
Los ceros a la izquierda
y el resultado final
donde podemos los mismos de siempre.

Creo en los bares de buena muerte
llenos de gente con la verdad esposada.
En las cartas sin posdata
porque ya está todo escrito.
Es perder varias cabezas por tu misma causa
y el denominador común de nuestras bocas.
En no salir vivo de este poema.
Los pequeños sonidos de la casa.
Las películas que vemos a medias
bajo la manta verde
y la novena compañía
peleando por la libertad de otros
a cambio de llamarlos exiliados.

Creo en los necios
porque mi silla no necesita su respaldo.
En vaciarme hasta volver a mi punto de encuentro.
En el ejemplo de los poetas malditos
y esas cosas tuyas
que todavía me sorprenden.-



                                                           
                                                                                             


                                                                                                         Manuel González Magariño



Imágenes: Pinturas de Anne Marie Ziberman






quiquedelucio@gmail.com

martes, 8 de agosto de 2017

La noche

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.762-


                                                                                                                          Romina Bayo

Poeta y gestora cultural argentina, nacida en la ciudad de Buenos Aires y residente en República Dominicana desde el 2002. Es cofundadora del programa radial "Revista Literaria". Fue miembro del grupo literario "José Audillo Santana" en la localidad de Higüey. Ha publicado "Nos dolerá la noche" (2008) que fue ganadora del Premio Internacional de Poesía de la Feria del Libro de Santo Domingo. Sus poemas han sido incluidos en los trípticos "Voces latinas", "Pasión latina" y "Al descubierto",también en "Antología de poetas de la provincia de Altagracia" (2005), entre otros.


                                                                                        "hoy renuncio a esos títulos que se han 
                                                                                          pegado a mi piel, para tener la libertad
                                                                                          del desconocido. Transito la calle que lleva
                                                                                          mi nombre sabiéndome ajena a ella"








NOS DOLERÁ LA NOCHE

Antes de abandonar el lecho
déjame pedirte algo:

Desanuda tus caricias de mi cuerpo
seca mis humedades de tus piernas
y así como estiramos las sábanas,
desarruga las marcas que nos hemos dejado.

Es hora del adiós...
Será difícil los primeros días.

Nos dolerá la noche
y extenderemos la mano al lado frío de la cama.
Inútilmente convocaremos las ovejas,
el sueño no será cómplice de este olvido.

Sonreiremos de la mano del deber cumplido,
caminaremos con la frente en alto,
luciremos la decencia como prenda preciosa.

Y estaremos en paz...
Sí,
estaremos en paz.
Pero la necesidad seguirá nombrándonos
y en vano intentaremos callar las entrañas.

Y qué pasará con el amor.

El amor fue la excusa que nos convocó
aquella mañana robada a tu agenda.
Pero no fue suficiente
el tiempo de las trinitarias se nos había pasado.

Tranquilo...
Recuperarás la transparencia de tu nombre,
siempre que logres evitar el recuerdo.

Y yo...
Yo seguiré igual,
te observaré de lejos
sonreiré al verte.

Será la fidelidad la que vista sus silencios,
las almohadas y las noches
las que desnuden tus verdades.-


EL OTRO

No lejos de mí, en mi persona
sin escándalo, está naciendo un hombre.
Aquí mismo, en mis testarudos huesos
echa raíces este hombre,
y con la sangre de mi propio barro
se levanta.

Después, lejos de mí,
toma el cuerpo que alimenté temprano;
se pone mi camisa,
sin permiso toma mis pantalones
y sin permiso también
abre aquella ventana para verse vestido.
Acaba por ponerse mis compañeros zapatos
y echar a andar conmigo y mis vestidos.
Ya muy lejos de mí, oigo cuando se aleja
alegre, muy alegre de saberse nacido.
Espero que se quede con todos mis cansancios.-




SOY

                                                Es para llorar que la vida es tan corta
                                                Es para llorar que la vida es tan larga
                                                                       
                                                                               Vicente Huidobro                

Soy la niña, la madre
Soy la virgen, la adúltera...

La  mujer, la esposa, la amante,
la soñadora, la suicida, la poeta...

Soy
todas ellas,
parada al borde del abismo
mirando la muerte,
a la espera de la vida
escondida en una mirada de amor.-



HUELLAS INDELEBLES

Redimimos el valor virginal de una mirada,
deshojamos los cuerpos,
nos despojamos de historia.

Desnudamos el enigma de la piel
conquisando la eternidad de un beso.

Y fuimos...

Esculpí mariposas en tu espalda
esparciste jazmines en mi vientre

Devoramos nuestros cuerpos,
bebimos del sudor aletargado,
hurgamos rincones,
penetramos esperas,
hasta convulsiona en las penumbras
de un tiempo alquilado.

Reposamos la embriaguez,
atamos con cabellos la promesa del reencuentro.
No sería la última vez...

Sonreímos,
detuvimos nuestras miradas
y una vez más,
estiramos las sábanas
antes de abandonar el Edén.-




                                                                                                                  Romina Bayo





Imágenes: Pinturas de Anna Carl  (Estados Unidos, contemporánea)







quiquedelucio@gmail.com

domingo, 6 de agosto de 2017

Fuego en el espejo


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.761-



                                                                                                          Santiago Rodas Quintero

Poeta de Colombia, nacido en Medellín en 1990. Ha publicado los libros "Gestual" (Editorial U.P.B., 2014), "Trampas tropicales" (Atarraya editores, 2015), Participó con sus poesía de numerosas antologías de su país y del extranjero.



                                                                                                            "geometrías en círculos
                                                                                                             los gallinazos celebran
                                                                                                             la geometría
                                                                                                             de la muerte"








FUEGO EN EL ESPEJO

Era diciembre del 97
y en el barrio
echaban globos.
El reto era atrapar
el mayor número posible:
en el proceso
casi me atropellan tres veces
subí a techos de vecinos, sin permiso,
me corté con alambres de púas,
me apuntaron con una escopeta,
caí en canaletas y huecos más de diez veces.
Tan sólo atrapé cuatro globos en mi vida.

Había una técnica
que consistía en apuntar con espejos
en la mecha del globo
hasta apagar el fuego,
el globo caía y sólo hacía falta
ser el primero en agarrar la candileja.

Dudé de la veracidad del proceso
hasta hora
cuando me veo en el espejo
y confirmo que
la llama se hace más débil.-



CARTA A UN JOVEN LADRÓN

Recomiendo
a quien robó mis libretas
No publicar bajo ninguna circunstancia
lo que allí se encuentra escrito.

Puede vender las hojas en blanco
pues son, en realidad,
el verdadero tesoro.-



LA ESPALDA DEL RÍO

Los cuerpos bajan por el río,
un hombre con un palo espera,
es su trabajo.

Abajo el río se parte en dos,
el hombre desvía cada cuerpo
siempre por la derecha,
para eso le pagan.

El pueblo ya tiene suficientes muertos
como para que el río
traiga más, como si nada,
en su espalda.-



CARL MARX

Desde pequeño he visto
un cuadro de Carl Marx
en mi casa.
Un tío se lo regaló a mi padre
pensando que tal vez
sería un buen regalo para un
estudiante de filosofía y letras.

Creo que el cuadro hizo
lo mismo
que hizo el corazón de Jesús
con mis amigos.

Todas las mañanas
antes de bañarme, veo sus ojos
en blanco y negro
le hago un ademán
él me da su bendición, o algo parecido.-



LAS MANOS

Esta tarde he pensado
en las manos de mi tío Luis,
unas manos duras, ásperas
donde no cabe un callo más.

Cuando uno le da la mano
él la aprieta firme
y se siente el peso
de días bajo el sol y la lluvia,
el peso
de los millones de golpes
con un martillo
que han derribado
y construído cientos de muros.

Cuando él me suelta
queda un vacío,
como si la mano de mi tío
por un momento
me protegiera con su fuerza
y luego mi mano quedara abandonada a mi destino.

Pienso
que esas personas
que son capaces de levantar
una casa con sus manos
saben algo que a los demás
se nos escapa.-



                                                                                                       Santiago Rodas Quintero



Imágenes: Pinturas de Daniel Gerhartz






 quiquedelucio@gmail.com

sábado, 5 de agosto de 2017

Debiera


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.760-



                                                                                                                       Marcela Saracho

Poeta argentina, nacida en Mar del Plata, en 1964. Co-fundadora en 2004 del grupo de poesía El Diente en el ojo y Cinco Perros Negros.Fue becada por el Fondo Nacional de las Artes para Creación de Poesía en 2007. Sus libros: "Soledad y otras equivocaciones" (1987) y "Desalojo" (2007) son seleccionados por el Fondo Editorial Rionegrino para su publicación. "Animales, locura, peste" es editado en 1988 por la Subsecretaría de Cultura de Neuquén. Integra Poesía/Río Negro I Antología Crítica, editado por el Fondo Editorial en 2007. Reside en la ciudad de Bariloche .


                                                                                   "Qué costumbre esta de querer pasar
                                                                                     por agujeritos, por mirillas, pequeños
                                                                                     territorios, donde no entra ni una mosca,
                                                                                     ni el hombre más sabio"









DEBIERA

Debiera toser
escupir
vomitar
o extraviar los ojos.
Debiera derrotar
la impotencia,
el grito que no sale
a causa
de mis escombros
y mis viudas
poco inteligentes.-


***

Construyo
para el futuro
monumentales tumbas
a los murciélagos.
Ellos
entienden la noche.-


***

Orgullosa del ojo que me saque, lo empaste en silencio
y lo eche a rodar.
Para vincularme con el mundo,
genero tactos.
Me sirve esta piel, ella es la certeza
del poema.
Mi piel es el poema.
Con él toco gajos de agua, espirales dorsales.
Manzanas cuelgan de mis manos.-


PUENTE

Me pierdo en tu oleada
sin tiempo de regreso,
mi valor animal
se agita con tus dedos
mientras voy y vengo
de espuma.
Desprendida del rayo
entonces
te dedico
mis pequeños huesos.-


PARTE II

Porque sí,
porque nada importa
y en tu pelo es otoño.
El insiste
que adentro
o después
de la muerte
hay un manto
o una madre que espera.
Y a pesar de aquello,
y de esto
tan estropeado,
al nombrarte
se vuelve obligatorio
retener los huesos,
calmarlos
con detalles
menos ciertos,
menos parcos
que tu boca.
Tendremos
que pagar
un precio.
Estamos hechos
de sangre,
de metáfora y destiempo,
de claveles rotos.
demasiado rotos.
Hace bien
saber que estás
en algún
lugar del mundo.
Nunca fuimos
de otros.
En qué fase
o posición de la noche
te arrepentirás de esto,
que nombre
me pondrás entonces.-


DELINEADOR

pinto una curva negra
al borde del ojo
estimo que así la visión aumenta.-


CUMBRE

hoy lo supe:
mi alma no tiene forma
de serpiente.-


KM 9.500

Vestida viajo de deseo
el apoyo del pie es mi manifiesto

todo lo abarca mi debilidencia
todo lo ve mi ceguera
ayer/debí parir una paloma
sus garras de aire
su cuello celeste

ella estaba en tiempo
mas no fue posible

ayer
no tuve cuerpo.-




                                                                                                                    Marcela Saracho



Imágenes: Pinturas de Ana Avine (Contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

viernes, 4 de agosto de 2017

Ayer

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.759-


                                                                                                                       Dolores Meijueiro

Poeta y narradora uruguaya, nacida en Montevideo en 1964. Estudió Letras en la Facultad de Humanidades y Ciencias. En el 2000 publicó "Jirones" (Editorial América Latina), con el cual obtuvo el Tercer Premio en el MEC, fue Segundo Premio por "Voces de tierra y mar" (2000) en el concurso convocado por la Xunta de Galicia, España, y un Tercer Premio por "Begoña la mujer de su casa" en diciembre de 2001. En el 2007 publicó el poemario "Mariposa encadenada" (Editorial Vintén) y en agosto de 2014 "Peregrina del asfalto" . Participó durante varios años en el taller literario de Milton Schinca, en quien reconoce su orientación.


                                                                                                 "esta madrugada la ciudad está mojada
                                                                                                  sobre el jardín las ramas caídas
                                                                                                  del pino y un zapato en
                                                                                                  el cordón de mi vereda"









AYER

Cerré la puerta y
hablaron los vasos sedientos amontonando
esos labios de ayer,
en busca de un aliado para no callar
el último rayo de música creció eco en el aire,
la entretela de hum delatada
por la triangular luz
cayendo desde la lámpara,
faro resistiéndose a la espesura de la nube,
y desbordando la boca de los ceniceros
las colillas con
besos anónimos

atrás de esta neblina
dos retratos fieles se adueñan del diario espacio
de mis ojos,
y junto a los almohadones ahuecados
del murmullo de
los cuerpos
el consuelo de las copas saciadas de sed

la alfombra, esta piel que me es conocida
sosteniendo el invisible deseo de correr,
junto con los vasos libros apilados
latas de cerveza la
gota de agua desbordando las copas y
suena un hueco final sobre metal pegado
a servilletas usadas
los platos vados regalos desnudos
el humo que aún me envuelve,
las horas de ayer.-



VI

Tendida, reunión de mis vértices huellas
huecos extremos,
y alinear estos puntos cardinales
donde la piel escucha no traiciona
donde menos descansa la ausencia,
y saber que aún espero.-



FURIA

Se juntan los restos de una
estación más

el viento torea mi puerta
buscando latidos que aún lo dejen fértil,
recorre la calle en que vivo
tirano provoca las ramas peladas
y estos últimos días de agosto
da lujo a su apetito

el pino aún no se ha quebrado
resiste      crece     me sostiene
es que yo tampoco sé dónde estás.-



DESDE ENERO

La espera estalla en el encierro
de mi cuerpo
colgada
desde el borde recorre resiste al pozo
inundado

y giro la cuchara, esa espada sobre
la bolsa de té,
y en ese
espejo turbio me miro
te busco también

es la prisión de un día otro.-



MES A MES

El rojo que delata insiste en mi cuerpo y
puntual tiñe la ofrenda, brilla descubierta,
trepas al altar de los muros escondidos
y resurjo en tus manos dueñas,
mi eslabón en vos y tu cabeza en mi vientre
construyéndome.-



PÉTALOS PLOMO Y ALMÍBAR

El resplandor sobre su pelo teñido
hoguera los labios que las bocinas encienden
en la cartera fría que balancea su hombro
horas agrietadas sobre los tacos altos

de su espera en pie
la mirada erguida
incansables escoltas
anónimos

mientras su cuerpo hidalgo se pasea
astro una y otra vez
en esa
su esquina nocturna
piropo
bajo los plátanos guardianes

y rota el neón
secreto de la calle empinada
territorio de la noche
gira guía del encuentro
gira rojo almíbar
que el amanecer enmudece.-



EL PARAGUAS ROJO

Junto al aliento de la calle
esperando el verde del semáforo
una bolsa de tu mano
el viento de agosto hacia un lado
otro

el silencio tanto
que calle abajo lento rodaban los recuerdos
caminabas látigo con todos mis sabores desolados
hasta que te perdí,
te perdí entre las luces de los autos
el acomodador con señales a destiempo
transeúntes anónimos ruidos llovizna
sobre el asfalto

y yo
yo con mi paraguas rojo
en el borde absurdo de la vereda.-



                                                                                                                 Dolores Meijueiro






Imágenes: Pinturas de Pietro Annigoni  (Italia, 1910 - 1968)








quiquedelucio@gmail.com