Páginas vistas en total

jueves, 31 de mayo de 2018

Eres el poema

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.052-




                                                                                                                                   Matilde Granados

Poeta y gestora cultural de Perú, nacida el 6 de octubre de 1986 en la ciudad de Trujillo. Estudió Lengua y Literatura en la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, en Chiclayo. En el 2007 publica su primer poemario "Para oír el solfeo exiguo de mi cuerpo", sus poemas han sido publicados en diversos medios de difusión literaria como la revista Hybrido y los semanarios Cinosargo y El Búho. En la labor de gestión y promoción cultural ha organizado  "Martes de Café Literario" en el Instituto Nacional de Cultura, el recital poético-musical "Gota de luna" en el Teatro 2 de mayo de Chiclayo (2007), el Festival Cultural I Fiesta del Diantre "Invisible sueño" (2008), I Encuentro de Poesía Feminópolis (Trujillo, 2010), etc.



                                                                                                       "Baja como bajan las olas que mojan
                                                                                                         nuestros pies a la orilla del mar.
                                                                                                         Llega hasta mi alma
                                                                                                         y quédate con ella"










ERES EL POEMA

Eres el poema
que danza mi llegada,
la canción que canta el mar,
la lluvia que se emociona
al ver crecer a las flores.
Eres tú mi pequeño dragón
el que procrea la luz
al corazón del sol.-


2

sólo quiero que estés aquí
seduciendo sin límites
cada extremo
de mis más oscuras poblaciones,
que silencies la ciudad
y que abraces sin cansarte
todo mi universo.-


3

Pedacito a pedacito
me he formado.

Eso es lo que soy
un rompecabezas.-


4

No puedo dejar
de mirar mi cuerpo
que tirita recostado
sobre un papel en blanco.-

5

El cielo a veces se esconde
tras los cerros,
se quiebra ilumina y canta.
El cielo exprime su dolor
en la lluvia y flrece
sobre los campos.
El celo juega a ser Dios
cuando descubre
nuestros ojos inofensivos.

El cielo soy yo.-



POEMA 1

Descarrila mi equilibrio,
aborda sin miedo
el latente sonido de mi alma,
deletrea mi nombre
como si fuera el canto
perfecto de los serafines.

Y descúbreme en ti
una y otra vez.


2

Es la noche
quien nos permite
ver más ntensa
la claridad del
sol en nuestros ojos.-


3

Te alejaste como una hoja
que se pierde a través del viento.
Desapareciste en el tiempo
como un poema mal escrito.
Caminaste rápidamente
por ese callejón oscuro,
lleno de gentes extrañas,
que no te pude alcanzar.-


4

Eres tú
el medo más grande
que pude tener.

Me haces parecer débil y cobarde.

Eres tú
el miedo de nuevo
aquel que cubrió mi cuerpo de placeres,
y me arrojó a conocer otra oscuridad.

Tú,
otra vez,
el miedo que esclaviza mi alma
y la torna callada, sumisa, abnegada,
tonta , enferma.-





                                                                                                                                Matilde Granados




Imágenes: Pinturas de Joshua Burbank  (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com



martes, 29 de mayo de 2018

Poemas azules

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.051-


                                                                                                                               Gerardo Burton

Poeta argentino, nacido en Buenos Aires en 1951. Desde 1986 reside en Neuquén. Publicó en poesía, entre otros, "Poemas iniciales" (1979), "Con la esperanza delante y 18 poemas azules para María" (1981), "Los juegos ocultos" (1985), "Infierno sin umbral" (1989), "Aire de penumbras" (1985), "Radiofotos" (2004), etc. Editó las plaquetas: "Cuatro sonetos" (1992), "Elegía clara" (1993), "Corazón perdido" (2002), "Nunca un bolero" (2006), "Endecha" (2009). Su obra poética hasta el 2004 está recopilada en el volumen "Obra junta" (Municipalidad de Neuquén, 2007). También publicó en antologías del país y del exterior y participó de encuentro, festivales y congresos de literatura.



                                                                                                                    "en fin, puede ser un
                                                                                                                      beso,  mil besos y más
                                                                                                                      y siempre algo
                                                                                                                      falta"













POEMAS AZULES

4

a las tres y veinte de la tarde
del día miércoles
sólo deseo que desaparezcan los rastros del trabajo,
huir de la oficina y buscarte por la ciudad
hasta encontrarte donde estés
y proponerte, silenciosa pero firmemente
abandonar la fiebre y el vértigo
que sellan cada día
y, eligiendo un rincón profundamente nuestro,
dedicarnos,
como si hubiera cosa más importante,
a hacer el amor.-



9

todo es una piedra
sin fulgores
un translúcido
pellejo de dolor

y ella, que duerme
que aguarda
los besos olvidados
de años en un naufragio
continuo.-



XIII

a ojos cerrados

te oigo llegar a la pieza,
tosés, murmurás,
la ropa cruje y susurra al despegarse de tu piel
   -tu deseada piel, lejana y tan al lado-

entrás a la cama y desde tu tibieza,
       ese olor a mujer que tanto conozco,
el rito comienza

apagás la luz y giras como para mirarme
y tus manos se mueven para que las busque
y tu respiración se va haciendo sólida
hasta confundirse con el bramido de la lluvia
tras la ventana.-



TANGUITO

yo no quiero
que
nadie
a mí me
diga
que ella no
vuelve
que no hay
nadie
que todo
es soledad.-


2

ella mira
descubre sus piernas
en un oasis, sus amados
pies tan seguros, ese
andar que llegó
entre un beso
y los labios
sedientos sobre la
añorada carne.

es la
noche, y no cesa
en su deseo
que lo ignora
y deja ir el río, la turbia
marea
las naves hacia el fin
donde nada es dado.-


3

la grupa sedienta
relumbra
en la noche

luna de luz
multiplicada
en el río inmóvil
del espejo.


4

cerezas quiere
para su boca
ocultar, luces para
que esconda estrellas
el alma y acaso busque
algún pétalo, jazmín
o camelia
porque su piel relumbra
esta noche oscura sin fin.


8

que se discuta
la orografía, esos tiernos
detalles del relieve
las fallas y fracturas
que en los ojos no dejan huella

una sombra azul
en el lecho.-





                                                                                                                            Gerardo Burton



Imágenes: Pinturas de Richard Jhonson





quiquedelucio@gmal.com

He allí la vida


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escrtor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.050-



                                                                                                                      Jaime Augusto Shelley

Poeta, ensayista y crítico literario de México, nacido en D.F. en 1937. Su primer libro aparece con  otros cuatro poetas en "La espiga amotinada", en 1960. Ha dedicado más de 50 años a la creación literaria. Ha escrito en columnas de opinión en distintos diarios de circulación nacional y en numerosas revistas literarias. Parte de su obra poética la conforman: "La rueda y el eco", "La gran escala", "Hierro nocturno", "Himno a la impaciencia", todas en la década de los sesenta; "Por definición ", "Ávidos rebaños" y "Victoria" son de la década siguiente y "Patria prometida" y "Concierto para un hombre solo" de los años noventa. Ha sido guionista de cine , por ejemplo, en "El recurso del método", dirigida por Miguel Littín.


                                                                                                     "Hundo mis vocales piernas
                                                                                                      en la espesura álgida del año
                                                                                                      y callo: escucho una sombra de a dos
                                                                                                      caídas en la prisa de su sueño"










HE ALLÍ LA VIDA

No se ama mucho o poco.

Se entrega uno, decididamente, en un abrazo
que dura toda la vida
al ser que palpita en el encuentro:
puede cambiar la persona,
el ser sigue siendo el mismo.

No se ama a veces, o porque sí.
Se es siempre ese motor
hecho vida presente y temporal.

El amor no tiene futuros,
es eternidad de la saliva y arrobamiento de una piel
embebida en el instante:
sudor y orgasmo, renovación de la ternura.

El amor no viene ni va,
es eje aprehendido al calor de los años;
de musgo y de ceniza
brota incontenible
entre un ser y otro
como signo gozoso de igualdad,
matemática que es química;
biología de los pares y los nones,
carne del espíritu resuelta en plenitud:
precisión del tiempo que borra su paso.

No, no se ama mucho o poco.
Se ama, simplemente, en la inasible complejidad
de los espacios. Se ama. He allí la vida.-



POEMA 10

Toda la noche hemos bailado, bebido ron.
Nos hemos agredido con toda la prisa y el miedo
de los cementerios.

Desenfundamos la orfandad de los sentidos,
pero no llegamos con los besos y caricias
a ninguna parte,
porque para llegar aquí
hemos tenido que cruzar
aledaños de cólera,
insurgencias de lores y metal que no dejan seguir,
ser como uno quisiera,
sin otra cicatriz
que no sea la del amor.-



POEMA 13

Palabras, señora,
palabras repetidas al calor de los cuerpos,
ni siquiera ésas,
porque toda la noche hemos callado
frente a un rostro
que no tiene nada,
que todavía no, señora, es
sino iniciado amor,
algo que nos toma de las manos
para arrastrarse a un fondo
de entretejida hermandad.-



POEMA 16

Oído en el insomnio vengo y voy:
Nada ha cambiado.

Esos muros, si acaso, más ennegrecidos.
Hay vómitos interminables en las grandes avenidas,
el humo pestilente de las carnes
en llamas se cuela
y en la tráquea asfixiada de los parques
aparejan jóvenes, se besan.-



RENCOR AL OLVIDO

Mezclado al aire tibio
y sosegado con que duermes
resuena el eco de otro aliento,
tembloroso en la distancia
mas fresco en el hurgar
de mi memoria cavilante
al filo de un amanecer
que se retrasa
al compás de manecillas tercas
que van dejando caer, sobre las cosas
que más quieres; pétalo a pétalo, un recuerdo.

Inútil dar vuelta,
girar de cuerpo entero,
abrir y cerrar los ojos.
Estoy fuera de mí
y busco, como un ciego en claridad,
lo soñado; la luz aquella
dibujada en sombra,
ardiendo, estrujada por la voluntad
de no dejar nmóvil
el agua hecha cristal
de ese recuerdo, amor, vuelto olvido.-




                                                                                                                    Jaime Augusto Shelley





Imágenes. Pinturas de Colin Campbell Cooper  (Estados Unidos, 1856 - 1937)







quiquedelucio@gmail.com






lunes, 28 de mayo de 2018

Diarios de sal


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.049-



                                                                                                                   Carolina Quintero Valverde

Poeta de Costa Rica, nacida en 1989. Es egresada de la carrera de medicina de la UCR.  Formó parte desde el 2006 del taller literario Netzahualcóyolt. Algunos de sus poemas aparecen en el suplemento La MalaCrianza del Semanario de la Universidad de Costa Rica. Publica su libro "Pequeña muerte en el Ártico" en 2010, con la  Editorial Perro Azul. Participó en el 2011 en el VIII Encuentro Internacional de Escritores. Ha participado como invitada en los últimos años en el Festival Internacional de Poesía de Costa Rica. Algunos de sus poemas han sido traducidos al italiano. Sus textos figuran en varias antologías de su país y del extranjero.


                                                                                                     "Si me dieras tiempo
                                                                                                      para diseñarle otro disfraz al olvido:
                                                                                                      dejaría de balancearme
                                                                                                      sobre todo esto que se ha roto"  












DIARIOS DE SAL

I

Tejo la desgana con los hilos de mi piel.
Él observa mi ritual de desnudarme
e improvisar su abrigo.

Juego con las hojas
que mueren en la tierra.
Perturbo las secuencias del mundo
en sus charcos.-


II

Nunca logré tirarme de esta hamaca
ni dar una revolución completa.
Me acostumbré
al mecerse aburrido de la tristeza
y a no poder tocarlo.-


III

La magia nunca me pareció esto.
La noche se convirtió en la basura
que no juntamos.

Me querías diosa de tu cama.
A veces simulábamos
que yo era virgen
y que vos me iniciabas.
Te gritaba un nombre distinto
en cada gemido.

Nada queda cuando te excito;
puedo caminar sobre vos
como por un horizonte interminable.

A veces temblaba de deseo,
a veces de espanto.

Ahora escupo la vida en las mañanas.
Aprendo a vivir
con las sobras,
a tragarme las ganas
y todo lo demás.-


LLUEVE

Sacás los adoquines
y encontrás sólo tierra,
hacés sonido de paloma
y ninguna aparece.
Nunca llegan a vos
que no sos catedral ni parque.

Siento el calor que sube de mis pies
y creo haber estado sobre ellos
tanto tiempo.

Me desnudo a pesar de la muerte
caigo liviana
con el calor de los labios;
recuerdo
como alguna vez
llegué a vos
y la pequeña muerte
que fue nuestra isla desierta.-



SUCESIONES

I

Vimos por la ventana
el reflejo oscuro de las cosas,
el viento que destruye los letreros,
las flores que nos hacían sirenas,
el tiempo que escondimos en una valija.-


II

Antes
no hubo palabras,
sólo intentos;
el murmullo de los niños en el mar,
las manos pequeñas,
los vestidos.

Me pediste que dijera cosas hermosas
para espantar pesadillas,
yo dije   amor   hombres   noche   cielo.
no pudimos espantarlas.-


III

Dejamos el cuarto azul,
las camas unidas,
yo encima de vos
y como sostenías mi cuerpo,
el idioma de señas que inventamos.

Luego
las tormentas de sangre,
la soledad
y cómo adherirnos al cuerpo:
el silencio de muñecas olvidadas
y el miedo.
Dejamos atrás el mundo y con él
todas las cosas.-




                                                                                                                Carolina Quintero Valverde



Imágenes. Pinturas de Julia Klimova  (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com



domingo, 27 de mayo de 2018

Música

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.048-


                                                                                                                             José María Pallaoro

Poeta y periodista cultural argentino, nacido en 1959 en la ciudad de La Plata. Cursó estudios de Castellano, Literatura y Latín. Condujo el programa radial "La máquina del tiempo" y "En la vereda del sol". Colaboró con artículos literarios y culturales en el diario Diagonales de La Plata. Dirigió la revista de poesía "El espiniyo". Publicó, entre otros, los libros de poesía: "Basuritas" (2010), "Setenta y 4" (2011), "33 papelitos y una mora horizontal" (2012), "Una medida adecuada a todo" (2012), "Son dos los que danzan" (2005 con reedición ampliada en 2012), "Una piedra haciendo patito" (2013),  "Cantar a tientas" (2014), "El viaje circular" (1998), "Pájaros cubiertos de ceniza" (1999), etc. Parte de su obra ha sido traducido al italiano por Ana Cecilia Prenz Kopusar, de la Universidad de Trieste.


                                                                                                      "Ella sabe
                                                                                                       sabe separar el árbol del bosque
                                                                                                       ella oscurece con su boca el sol
                                                                                                       para nuestra dicha pronto lloverá" 










MÚSICA

En otros atardeceres
los cuerpos eran música

Separados o unidos

cuerpos que sin palabras
se eternizaban en esa escisión
en que la música
parecía detenerse

para empezar
otra vez
la rueda fugaz
de nuestra danza

Esa tarde y siempre.-



PARA QUÉ

para qué dormir si en sueños

el cielo es el cielo
la tierra es la tierra

y nosotros
dos pájaros que se cruzan
y no se reconocen.-



AL NATURAL

Desnuda subes
la escalera de madera

cierro los ojos
para perpetuar
la suavidad de tus pasos

el vaivén de tus pechos

dejar afuera
-aunque más no sea
por esta noche-
la ciudad y la tristeza

decidida te acurrucarás
a mi lado
en un instante

en el instante preciso
en que el cielo
se abrirá
a la fiesta de los cuerpos
al amor de los dos.-



LOS PÁJAROS DE LA VIDA

Sólo algunas estrellas guían
a la pequeña pasajera

que dentro de un soplo besará
al hombre
en la playa encendida

para que los pájaros de la vida
canten

canten
junto a tu pensamiento

que canta.-



ELLA DIJO

empujá la desdicha a un lado
porque para el dolor
siempre hay tiempo

y recordá
la vida
no es más que estos pedazos de nosotros
compartidos con los demás.-



NO SÉ

por qué si afuera llueve
elijo una música diferente

en el adentro los sonidos se besan

son dos los que danzan.-



OTRA OSCURIDAD

como un viajero a su sombra la sigo
no hay hambre
sólo deseo

cuando me pierdo
o ella se deshace de mí

el pensamiento deja de aventurar conjeturas

y quedo solo
en mi otra oscuridad.-



LUNAS

no me despojo de lo que más quiero
sino lo que quiero se despoja de mí

luna
que en la noche
callas.-



                                                                                                                           José María Pallaoro



Imágenes: Pinturas de Andrew Atroshenko  (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

sábado, 26 de mayo de 2018

Amantes callejeros


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.047-


                                                                                                                                 Jorge García Usta



Poeta y ensayista de Colombia, nacido en Ciénaga de Oro en 1960 y fallecido en Cartagena en diciembre de 2005.  Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Santo Tomas de Aquino, fue periodista de  El Universal. Publicó numerosas obras de diversos géneros, entre los que se destacan los libros de poesía "Noticias desde otra orilla" (1985), "El reino errante" (1991), "Libro de las crónicas" (1989), "Monteadentro" ((1992 y reedición en 1997), "La tribu interior" (1995), etc. Autor de "Cómo aprendió a escribir García Márquez" (1995), una completa revisión del período formativo de García Márquez en Cartagena durante el periodo 1948-1951. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía, León de Greiff, en 1984.


                                                                              "Era bella inclusive, al despertarse
                                                                                y después de comer ese pobre trigo nativo.
                                                                                En las esquinas, a su paso, hombres sudorosos
                                                                                interrumpian las liturgias y maldecían la muerte"










AMANTES CALLEJEROS

Instrucciones de uso

I

Tantas teorías rotundas
para los amantes callejeros,
tantos límites para el vuelo de la brasa,
tantos libros contra el beso y su poquito de aurora.

Banderas, pues, al paso
que hace de la luz
otro modo del tumulto.

Rompan toda luna, ocupen el mar posible.

Libre de amor,
ellos harán con sus vidas
un arte de caballos.


II

Todos los atavíos del sol
a los amantes callejeros
que hacen flotar los parques
con la orientación de los párpados.

Préstenles un cuarto el gran domingo
y el lunes volverán destruidos intactos
en paz con el primer anuncio de sus muertes.


III

Perpetua contraseña
la del llanto.

Ya ellos tienen la sangre contada.
Y ni el mar los consuela.


IV

Miran la noche
con una devoción que interrumpe
el verano numeroso.

Ella tiene en el cuerpo
ansia y llanuras.

Él prepara incierto,
el mapa del tránsito.


V

Don de las ventanas cerradas:
los amorosos se surten de luz
abriéndose los ojos.


VI

Buscando un aire sin cárcel
el primer gemido
certifica el futuro de la fiesta.

La furia se resuelve
en un labio exhausto
y el cielo se desliza como reunión de delfines.

Pero en la memoria del amado
late ya la nueva llaga.


VII

Paisajes
últimos
del mundo:

Amantes solos
calman al mar
con las sobras de su respiración.-



DEL SILENCIO

Cuando ella puso la mano de él
en su sexo intacto
y él uso la mano como quien roza
un fuego nunca prometido

Cuando ella lamió su ombligo
con aquella sed súbita y antigua
y él vio brillar su cuerpo
como una zanja de pedernal en la noche de la selva
ambos supieron que sus abuelos tenían razón.

La mayor pobreza está en las palabras.-




                                                                                                                           Jorge García Usta





Imágenes: Pinturas de Vicente Romero Redondo  (España, contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

viernes, 25 de mayo de 2018

La memoria

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.046-



                                                                                                                       Enrique Gómez Correa

Poeta, narrador , ensayista y abogado de Chile, nacido en Talca en 1915 y fallecido en Santiago, en 1995. Miembro fundador del Grupo Surrealista Chileno "Mandrágora" junto a Teófilo Cid y Braulio Arenas.Creó vinculos en París con André Breton y con el pintor belga René Magritte. En su extensa obra figuran entre otros los poemarios: "Las hijas de la memoria" (1940), "Cataclismo en los ojos" (1942), "Sociología de la locura" (Ensayo, 1942 con reedición en 2006), "Mandrágora-Siglo XX - Poemas" (1945), "En pleno día" (1959), "Carta-Elegía a Jorge Cáceres" (1949), "Reencuentro y pérdida de la Mandrágora" (1955), "La violencia" (1955), "Los pordioseros" (1992), "Las cosas al parecer perdidas" (1996), etc.


                                                                                "La sombra era así transmutable en un cuerpo
                                                                                 que yo reconocía como el mío
                                                                                 y que hoy sólo es comparable con
                                                                                 la nube luminosa de la tortura"










LAS HIJAS DE LA MEMORIA

Ella desprende una mano del cadáver
Un beso asciende al trono de la selva
su amor su relampagueante amor
su sueño de almidón, alcanfor, lacustre,
y aún la mano fría, segmentada,
líquida
pero todavía su amor

Y entonces
entonces sus pupilas entregadas a lo oscuro
bendecirán para siempre su carne
Porque ella es adorable.-



EL AMOR PUNTA DE TODO

Cerca de mí, amante de la rodilla
la mujer iba tomando el aspecto de una llama
pegada al hueso
como la sombra al cuerpo.

Era tu amor punta de rostro
punta de labio punta de ojo
Punta de tu amor
Tu amor que doblaba delante de una playa
sorprendida por lobos
sorprendida de tu amor
tu amor punta de relámpago
punte de lo que somos y necesitamos
para comunicarnos
A las bocas refrescantes de tu amor.-



LA BOLSA O LA VIDA

Debemos reconciliarnos un poco con la bruma
aquello que estalla furibundo al tocar el cristal
aquello que prende una luz en la sangre
mientras ella pasa su mano
por el dorso del agua
Aquello aquello esparcido en las palabras
aquello que vive para el amor

No comprendería su palabra acariciadora
su pura palabra
aquella que cae deshojada a sus pies
la misma de alcurnia de cometa
para ella que mueve el silencio
o la estrella misma vuelta del asilo

Ella tendrá que amarme un poco más
porque yo duermo
por su pensamiento que yo solo
conozco el origen
por la miel que resbala de su dedo
luego que su dedo abre el día

Las pestañas se doblan con el peso de sus recuerdos
afuera llueve para ilustrar el paisaje
para las mismas nubes que se alejan
de mi lecho
o del guante perdido en la espuma
de un ángel
El ángel nacido de su confusión
de pronto
en la sonrisa mínima de un niño

Yo que he visto
huir las novias por la ventana
con las pupilas cargadas de pájaros extraños
Yo que he visto
el viento robar vestidos y azahares
Yo devuelvo mi suerte al fantasma sonriente
la dulce alegría del amor cargado de reflejos
que pasa lento con los ojos perdidos en la nieve.-



XLIV

Volvamos al amor nos dicen
estamos por el mundo inteligible
toda furia de hombre o mujer pasa
desaparece a la presencia de los cielos.

Si yo os digo que voy hacia ti bella desconocida
es que en el acto de posesión
estoy más allá de ti
Es que estoy en la idea de ti misma.

Bien debes recordarlo
un día dije que nos reuniríamos en el sueño
a tal hora y en tal lugar
Tú has cumplido tus promesas
y yo las mías
Tal como se cumplen las maldiciones.

Volvamos de nuevo a lo esencial
El amor o es materia o es alma
Detesto la dualidad como lo indeterminado
Yo te amo a ti bella desconocida
a ti bella desconocida
porque deseo la idea de ti misma.-



                                                                                                                       Enrique Gómez Correa




Imágenes: Dibujos de Paula Ananías (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 23 de mayo de 2018

Tu boca


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.045-


                                                                                                                                    Mara Romero

Poeta y narradora de México, nacida en Ciudad Obregón, Estado de Sonora, en 1960. Estudió Licenciatura en Turismo; tiene diplomados en Mercadotecnia, Comunicación y Literatura Hispánica, Promotora Cultural y Turística. Es miembro fundador de la Agrupación para las Bellas Artes , APALBA, que en 1994 la incluye en la antología "En el camino". Ha publicado, entre otros,  los libros de poemas: "Identidad de vértigo" (2003), el cual fue presentado en el Museo Mural "Diego Rivera", "Beethovenianos" (2004), el cual fue presentado en la casa del poeta Jaime Sabines , en la ciudad de México. Ha publicado en diversas revistas y secciones culturales de México y es coordinadora del Encuentro de Poetas Sonorense en su región.





                                                                                                                  "la muerte se cansa,
                                                                                                                   le toma su mano,
                                                                                                                   y se van por un sendero
                                                                                                                   callado e invisible"

                                                                              








 HACE FALTA TU BOCA

Hace falta tu boca para olvidarme,
para confundir las caras de mi muerte,
señora, que espero y temo,
escarcha vida,
pardos presentimientos que galopan
en un rústico devenir conciencia,
relámpago duelo que burla a Dios,
vuelven escalofríos tus ansias,
y tatúan la memoria,
en gemido arrepentimiento...

Abro mis ojos,
despierto extraños abismos,
mis lágrimas son velos que cubren
vergüenzas y miedos.
¿De dónde vienen tus gritos?
¿qué quieres ahora?

Como respuesta tus lágrimas siembran
flores en el cemento, acto de fe en los ciegos
que no entienden el mensaje,
y tu indolente presagio desbarata los presentes,
enseña realidad como algo desolado,
risa escandalosa de alma triste
que se esconde de ti,
como yo misma,
engañándome felicidad sembrada

Nada podrá lavar nunca mi tristeza
piedra laja eres,
relicario doliente,
trozos de lo que fuimos.-


II

Escribo pesadillas, historias contigo,
rayas las palmas de mi mano,
diminutos laberintos
que recuerda el mapa de tu niebla
Eterna veladora que desvela
el aire quieto,
donde tu nombre danza,
esparce mi silencio.
réquiem del cuento inacabado
final de esta historia
que empieza a desmoronarme.-



HOY MI PIEL DESPERTÓ LISA

Bajan los dedos por mi pierna,
fantasma perdido en tus colinas,
tormenta eléctrica
aplaudida por mis muslos,
ventana abierta
que advierte un cielo gélido
embestida ojo de ombligo,
único presente,
severidad ausencia
posesión sombría,
sonrisa lastimosa ansia.

Un sonido llega lejanía,
confundiendo alma,
distrayendo cuerpo,
caja vacía
convertida en lúgubre espacio
de apariciones,
que desfilan por mi piel
en una procesión sin santo que la guíe.

Tu rastro deja un olor parecido a las acacias,
me llena de voces,
seres orgullosos
riéndose de la realidad,
intentando hacer un trato,
alejarme de tu magia,
desbaratar el milagro,
pinceladas tuyas
que salen montón de letras.

Cuando las sábanas que me cubren
buscan tus brazos,
su fuerza,
sabor que empieza a resecar mi boca,
ritual soltario
pecho inerte, montañas sin cielo,
vientre lumbre,
te repasa imaginario,
lengua rosa textura,
retrato enlutado.


II

Rechazo la imposición
el mensaje en los callejones de mi cuerpo
que siguen llenos de ti,
preocupados de una irrealidad
que se vuelve cada vez más complicada,
cuerpo al que no le importa el texto,
y afuera ignora la escena del dolor,
y no entiende las voces que persiguen.

Y así, tibiamente, con furia,
vuelvo a sentir el choque que estremece,
tu cuerpo y el mío
volviéndose batalla imaginaria.-




                                                                                                                                   Mara Romero





Imágenes: Pinturas de Marita Peña Mora  (Perú, contemporánea)





quiquedelucio@gmail.com

Inmortalidad


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.044-


                                                                                                                                   Ángel González

Poeta, catedrático y ensayista español, nacido en Oviedo en 1922 y fallecido en Madrid en enero de 2008. Miembro de la Real Academia Española, fue galardonado, entre otros, con  el Premio Antonio Machado en 1962, el Premio Príncipe de Asturias en 1985, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996 y el Primer Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada en el año 2004. De su extensa obra se destacan los títulos: "Áspero mundo" (1955), "Sin esperanza, con convencimiento" (1961), "Grado elemental" (1961), "Tratado de urbanismo" (1967), "Breves acotaciones para una biografía" (1971), "Prosemas o menos" (1983), "Deixis de un fantasma" (1992), "Otoño y otras luces" (2001), etc.


                                                                                                                   "Crepúsculo en Albuquerque
                                                                                                                     invierno, no fue un sueño,
                                                                                                                     lo vi:
                                                                                                                     La nieve ardía"   











INMORTALIDAD DE LA NADA

Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.

Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás
-porque te vieron-,
jamás
se comerá la tierra al fin del todo.

Yo he devorado tú
me has devorado
en un único incendio.

Abandona cuidados:
lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.-



YA NADA ES AHORA

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo
Pero ya nada ahora
-ni siquiera la muerta, por su parte
inmensa-

podrá evitarlo:
exento, libre,

como a niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,

creciente en un espacio sin fronteras,


ese amor ya sin ti me amará siempre.-




CANCIÓN DE AMIGA

Nadie recuerda un invierno tan frío como éste.

Las calles de la ciudad son láminas de hielo.
Las ramas de los árboles están envueltas
en fundas de hielo.
Las estrellas tan altas son destellos de hielo.

Helado está también mi corazón,
pero no fue en invierno.
Mi amiga,
mi dulce amiga,
aquella que me amaba,
me dice que ha dejado de quererme.

No recuerdo un invierno tan frío como éste.-



¿CÓMO SERÉ?

¿Cómo seré o
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.

Y los ojos
-que importa que no sean estos ojos-
te seguirán  a donde vayas, fieles.-



ELEGÍA PURA

Aquí no pasa nada,
salvo el tiempo:
irrepetible
música que resuena,
ya extinguida,
en un corazón hueco, abandonado,
que alguien toma un momento,
escucha
y tira.-




                                                                                                                                Ángel González


Imágenes: Pinturas de Francois Fressinier





quiquedelucio@gmail.com

lunes, 21 de mayo de 2018

No lo dudes

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 2.043-


                                                                                                                   Gabriel Cisneros Abedrabbo

Poeta, narrador y crítico literario de Ecuador, nacido en Latacunga, en 1972. Es , además, comunicador social  y gestor cultural. Ha publicado, entre otros, "Ceremonias de amor y otros rituales"  (1996),  "Ego de piel" (2003), "Cópula panteísta" (2003), "El otro Dios que soy yo" (2004), "Ombligo al infierno" (2004), "Mujeres para morir" (2005), "Peregrinaje y raptos" (2006), etc. Ha incursionado en la crítica artística en varios medios como diario "El espectador", la Revista dominical Panorama de diario Regional Los Andes. Actualmente colabora con la revista "Vida a colores" del diario La Prensa y en periódicos dentro y fuera de su país.


                                                                                                                 "el loco solamente susurra
                                                                                                                  en tu cuerpo:
                                                                                                                  se han suicidado los poetas
                                                                                                                  de tanto miedo" 
     











NO LO DUDES

Si me rompo en los molinos
y las viudas
se reparten mi cuerpo
en un mercado,
si se cae el manicomio
de mis libros
o me idiotizo
en un estadio
Da tus bailes a los juglares
pinta tu cuerpo
de aceituna
déjame oscuro
en mi estupidez
y quema la ropa
con la que alguna vez
fui.-



RESACA DE PIEL

Quiero tu sexo en agua mineral,
placer de tierra en la nostalgia
que compartimos.

Quiero tres mujeres desnudas
bebiendo mi soledad,
para sentirme por un segundo acompañado.-



SUICIDIO EN TI

Para dejar una huella,
      transité tu mar
       me hice alga en tus estaciones
       y maté a mis yo,
       sin miedo
               sin asco.

Simplemente maté a mis iguales
para no parecerme a quien odiabas.

Los tonos intensos
de tus pupilas
me borraron definitivamente.-



ADVERTENCIA

Tú deberías saber
soy un villano mortal
que se hace pasar por Dios
para respirar tu amor.
Un día romperé
tu luz y tu eternidad
con un fantasma que hoy;
hoy no respira, hoy no está.

Tú deberías saber
soy como todos fugaz
y sin embargo mi amor
tus huellas recorrerá;
de tus campos cosecharé
estrellas que al gritar
fragua en el cielo serán;
vida en la muerte y más...

Tú deberías huir
de mi espacio infernal
y sin embargo aquí estás
y sin embargo no estás.-



SIN NOCHE DE BODAS

Sabina ebrio en los pómulos
nos invita un porro
untado con piel bruja
a quemarropa,
sin noche de bodas
me desnudo en tus veinte años
de príncipes que no llegaron;
tomé el balón en tu cancha
y me dejó hacer el primer gol.

Sabina sigue cantando
mientras las cenizas
caen en mi remordimiento
al verte cual tentación de Lot
inmutable en tu viaje

Tu sudor salado
mi lengua cansada
y la cama en jaque mate
gruñendo nuestro amor.-




                                                                                                                 Gabriel Cisneros Abedrabbo



Imágenes: Pinturas de Edward Perugini.





quiquedelucio@gmail.com



domingo, 20 de mayo de 2018

Persisto

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.042-



                                                                                                                  Alicia Fontecilla Aravena

Poeta y narradora de Chile, nacida el 5 de febrero de 1960, en Santiago. Ha participado en "Letras Kiltras" y en la antología de poesía y cuento "Caleidoscopios Nómadas" (2011), y en "Fantasía Circense" (Puerto Rico, 2012). Ha publicado, además, dos libros virtuales: "Piedras contra el muro" (Editorial Alebrijes, 2011) y "Esa otra que me habita" (Aire Libro, 2012), con esta misma editorial publicó el micro libro de poesía  "Como un ángel inexacto" (2013) y con Editorial Segismundo "Sueño con palabras" (2013). Obtuvo el Tercer Lugar del Concurso de Cuento Corto "Cuéntate algo", de Biblioteca Viva, con la historia: "Puesta en escena".


                                                                                      "A solas muerdo los cristales del silencio
                                                                                        y el agua tibia de tu presencia me inunda
                                                                                        en ríos desbordados me deslizo hacia el futuro
                                                                                        me empuja la brisa ligera de la primavera"










PERSISTO

Persisto en la ruta de tus labios,
tozudamente, con la perseverancia
de los ahogados de tierra firme,
muerta hace tres meses en tus ojos de agua clara,
con la sonrisa que me abandona en
este invierno dormido en tus manos,
perdido en las mías, siguiendo la huella de tu piel,
vibrando esquiva en las figuritas del destino,
esas que me llevan, una y otra vez, hacia ti
esperándome en el sol de injusticia de este
mediodía que ya llega, vida mía.-



DELIBERADA

Juegas a torcer la cadena dura del destino
las curvas rotas de tu historia
acentuando delicadas fintas en rebeldía
el rictus decidido de la boca
la mirada ávida que enroscas a mi cintura
los latidos de tu apremio
Me detengo y acaricio cada pensamiento tuyo
la línea grafito del mentón
Vuelve a mí la palabra,
el sabor ignoto de tu boca.-



EL SILENCIO DE LOS AMANTES

Otra vez el silencio
el delgado y pálido silencio
cayendo como un manto translúcido
sobre los labios de los amantes

¿Cómo?, -me pregunto- ¿encontrarán nuevamente
el camino a casa?
¿qué será de sus pieles?
Qué será de sus besos?
¿Qué será del infinito recorrido de sus ojos
por las calles desiertas?
Cavan las palabras sus pequeñas tumbas
mueren en ellas los amantes
la nostalgia les cierra los ojos.-



PROMESAS

Deja que te hable con ternura
hombre-oso, gigante de las cavernas
bestia primigenia
Hunde tu cabeza en mi pecho
arráncame el corazón a dentelladas
te acunaré entre mis brazos
como si nacieras en ese instante
sólo para mí
Olvidaremos las tormentas ancestrales
los repetidos errores del destino
los susurros febriles del pasado
seremos felices, lo prometo
mientras dure este intenso
traqueteo de los huesos
lo seremos.-



MONTAÑA ARRIBA

Me interrogas desde la luz que cae sobre los ojos
el cabello al viento
el borde de tus labios me atrae hasta el vórtice
no sé si saldré viva
de este deslizarme a dos voces por tu cuello tibio
en caída libre
en laderas blancas y cerros van fijando lentamente
mi piel en tu piel
de tu garganta emergen melodías distintas, algo nace,
algo en el aire.-



PASO A PASO

En mi encuentras la suma de todos los espejos
la mano ciega que tantea la oscuridad
el zorzal perdido que golpea la ventana de tu noche
no hay agujeros negros ni muertes violentas
sólo estar y ser entre fuegos multicolores
y unos pies menudos dejando huellas en tu cama.-




                                                                                                                   Alicia Fontecilla Aravena



Imágenes: Pinturas de Edward Cucuel  (Estados Unidos)




quiquedelucio@gmail.com