Páginas vistas en total

miércoles, 23 de mayo de 2018

Tu boca


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.045-


                                                                                                                                    Mara Romero

Poeta y narradora de México, nacida en Ciudad Obregón, Estado de Sonora, en 1960. Estudió Licenciatura en Turismo; tiene diplomados en Mercadotecnia, Comunicación y Literatura Hispánica, Promotora Cultural y Turística. Es miembro fundador de la Agrupación para las Bellas Artes , APALBA, que en 1994 la incluye en la antología "En el camino". Ha publicado, entre otros,  los libros de poemas: "Identidad de vértigo" (2003), el cual fue presentado en el Museo Mural "Diego Rivera", "Beethovenianos" (2004), el cual fue presentado en la casa del poeta Jaime Sabines , en la ciudad de México. Ha publicado en diversas revistas y secciones culturales de México y es coordinadora del Encuentro de Poetas Sonorense en su región.





                                                                                                                  "la muerte se cansa,
                                                                                                                   le toma su mano,
                                                                                                                   y se van por un sendero
                                                                                                                   callado e invisible"

                                                                              








 HACE FALTA TU BOCA

Hace falta tu boca para olvidarme,
para confundir las caras de mi muerte,
señora, que espero y temo,
escarcha vida,
pardos presentimientos que galopan
en un rústico devenir conciencia,
relámpago duelo que burla a Dios,
vuelven escalofríos tus ansias,
y tatúan la memoria,
en gemido arrepentimiento...

Abro mis ojos,
despierto extraños abismos,
mis lágrimas son velos que cubren
vergüenzas y miedos.
¿De dónde vienen tus gritos?
¿qué quieres ahora?

Como respuesta tus lágrimas siembran
flores en el cemento, acto de fe en los ciegos
que no entienden el mensaje,
y tu indolente presagio desbarata los presentes,
enseña realidad como algo desolado,
risa escandalosa de alma triste
que se esconde de ti,
como yo misma,
engañándome felicidad sembrada

Nada podrá lavar nunca mi tristeza
piedra laja eres,
relicario doliente,
trozos de lo que fuimos.-


II

Escribo pesadillas, historias contigo,
rayas las palmas de mi mano,
diminutos laberintos
que recuerda el mapa de tu niebla
Eterna veladora que desvela
el aire quieto,
donde tu nombre danza,
esparce mi silencio.
réquiem del cuento inacabado
final de esta historia
que empieza a desmoronarme.-



HOY MI PIEL DESPERTÓ LISA

Bajan los dedos por mi pierna,
fantasma perdido en tus colinas,
tormenta eléctrica
aplaudida por mis muslos,
ventana abierta
que advierte un cielo gélido
embestida ojo de ombligo,
único presente,
severidad ausencia
posesión sombría,
sonrisa lastimosa ansia.

Un sonido llega lejanía,
confundiendo alma,
distrayendo cuerpo,
caja vacía
convertida en lúgubre espacio
de apariciones,
que desfilan por mi piel
en una procesión sin santo que la guíe.

Tu rastro deja un olor parecido a las acacias,
me llena de voces,
seres orgullosos
riéndose de la realidad,
intentando hacer un trato,
alejarme de tu magia,
desbaratar el milagro,
pinceladas tuyas
que salen montón de letras.

Cuando las sábanas que me cubren
buscan tus brazos,
su fuerza,
sabor que empieza a resecar mi boca,
ritual soltario
pecho inerte, montañas sin cielo,
vientre lumbre,
te repasa imaginario,
lengua rosa textura,
retrato enlutado.


II

Rechazo la imposición
el mensaje en los callejones de mi cuerpo
que siguen llenos de ti,
preocupados de una irrealidad
que se vuelve cada vez más complicada,
cuerpo al que no le importa el texto,
y afuera ignora la escena del dolor,
y no entiende las voces que persiguen.

Y así, tibiamente, con furia,
vuelvo a sentir el choque que estremece,
tu cuerpo y el mío
volviéndose batalla imaginaria.-




                                                                                                                                   Mara Romero





Imágenes: Pinturas de Marita Peña Mora  (Perú, contemporánea)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario