Páginas vistas en total

lunes, 23 de enero de 2012

Nuestra amistad pintada, Dalí-García Lorca

Salvador Doménec Felip Jacint Dalí i Doménech: más conocido como Salvador Dalí, murió el 23 de enero de 1989, hace hoy 23 años, en Figueras-España, a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio, tenía 84 años. Considerado uno de los máximos representantes del surrealismo. Es conocido por sus impactantes y oníricas imágenes, por su vida extravagante y por ser un experto dibujante que además abordó el cine, la escultura y la fotografía. Una de sus frases célebre es: "...que no conozca el significado de mi arte, no significa que no lo tenga".
En 1922, Dalí se aloja en la Residencia de Estudiantes de Madrid para comenzar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, allí cuando por ese entonces tanteaba el cubismo conoce a Federico García Lorca, uno de sus compañeros de residencia. Amigos durante muchos años, Dalí que rehuyó el enfrentamiento con el inicio de la Guerra Civil Española, y rechazó manifestar su adhesión a ninguno de los bandos, nunca dejó de mostrar una indudable repulsión al régimen de Franco por el asesinato del poeta Federico por milicias nacionales, que denunció incluso en los años en los que la obra del poeta estaba oficialmente prohibida.  
Federico García Lorca, le dedicó a su amigo una extensa Oda, dividida en varias partes, de la que publicamos su versos finales.

ODA A SALVADOR DALÍ

¡Oh Salvador Dalí de voz aceitunada!
Digo lo que me dicen tu persona y tus cuadros.
No alabo tu imperfecto pincel adolescente,
pero canto la firme dirección de tus flechas.

Canto tu bello esfuerzo de luces catalanas,
tu amor a lo que tiene explicación posible.
Canto a tu corazón astronómico y tierno,
de baraja francesa y sin ninguna herida.

Canto al ansia de estatua que persigues sin tregua
el miedo a la emoción que te guarda en la calle.
Canto la sirenita del mar que te canta
montada en bicicleta de corales y conchas.

Pero ante todo canto un común pensamiento
que nos une en horas oscuras y doradas.
No es el Arte la Luz que nos ciega los ojos.
Es primero el amor, la amistad o la esgrima.

Es primero que el cuadro que paciente dibujas
el seno de Teresa, la de cutis insomne,
el apretado bucle de Matilde la ingrata,
nuestra amistad pintada como un juego de oca.

Alma higiénica, vives sobre mármoles nuevos.
Huyes la oscura selva de formas increíbles.
Tu fantasía llega donde llegan tus manos,
y gozas el soneto del mar en tu ventana.

El mundo tiene sordas penumbras y desorden,
en los primeros términos que el humano frecuenta.
Pero ya las estrellas ocultando paisajes,
señalan el esquema perfecto de sus órbitas.

La corriente del tiempo se remansa y ordena
en las formas numéricas de un siglo y otro siglo.
y la Muerte vencida se refugia temblando
en el círculo estrecho del minuto presente.

Al tomar tu paleta, con un tiro en un ala,
pides la luz que anima la copa del olivo.
Ancha luz de Minerva, constructora de andamios,
donde no cabe el sueño ni su flor inexacta.

Huellas dactilográficas de sangre sobre el oro
rayen el corazón de Cataluña eterna.
Estrellas como puños sin halcón te relumbren,
mientras que tu pintura y tu vida florecen.

No mires la clepsidra con alas membranosas,
ni la dura guadaña de las alegorías.
Viste y desnuda siempre tu pincel en el aire,
frente a la mar poblada con barcos y marinos.-

             Federico García Lorca


Imágenes: pinturas de la etapa surrealista de Salvador Dalí (1905-1989)









1 comentario:

  1. Entrada perfecta. Se diría que le viene ni que pintada a mi Blog

    ResponderEliminar