Páginas vistas en total

jueves, 30 de noviembre de 2017

Paraje ciego


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos,seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.872-


                                                                                                                               Malena Cirasa

Poeta y narradora argentina, nacida en Firmat, provincia de Santa Fe, en 1958. Reside en la ciudad de Rosario. Ha publicado, entre otros, los poemarios: "Cierta intención" (1978), "Juegos de Octubre" (poemario compartido, 1981), "Sólo las briznas" (1985), "Temblor del aguamaril" (1998), "Puñal del cielo" (Ediciones del Boulevar, 2000), etc. Sus textos han sido incluidos en varias antologías  y páginas literarias de Argentina.



                                                                                   "no hay marcas de sal en la entrelínea.
                                                                                    no regresa la música ni hemos vuelto
                                                                                    por un ínfimo rastro.
                                                                                    sólo quedó este nudo distanciando la luz"












PARAJE CIEGO

De espaldas a la lluvia
tus años
tu inocencia
como un fuego prendido que parte en dos
transforman
lo que de mí no entiendo.
Mi lengua busca tu cicatriz.
Arrojo níqueles
raíces rotas por un golpe artero
y a cambio
me devuelves esta luz.
Para quedarte
has buscado un lugar
en la tormenta.-



VERDE JULIA

Un tango
urde sin cesar
tanta añoranza.
horizonte que fue exilio
identidad perdida
y reafirmada.
Mi amigo camina
por árboles milenarios
transpone dos siglos
y entra
a una casa construida
en la piedra.
atreverse a resbalar
volver
en la madera
al peso del martillo
al peso de su cuerpo
en la primera escena.
Verde Julia intacta en la memoria.
Después
la busca incesante en el atril
para nunca volver
al ensayo.-



DE EXTRAÑA MADERA

No encontró en la memoria
muescas
de las puertas inútiles.
Miró siempre en el sesgo.
Quebrado por un soplo
dejó pasar la levedad
lo efímero
al fin, lo que perdura.
Puso este guante en el bolsillo
pero olvidó mi mano.
La que dice.
La que
cuenta.-



GITANOS

Pedían cigarros
en un vuelo de gasas
contra el mar.
Nuestro errar fue también
aquel rito fatal
al bode
de los trenes.-



LA ESTACIÓN DE NUESTRO AMOR

Has vuelto a Mantua.
Con un escándalo de piedra
de raíz enmohecida
se alzan desde el pasado estos despojos.
De esta esquina demudada
lentas luces acallan
en su esplendor
un sueño.
Aquí pisas y pasas
hurgando en esta luna
que se extingue tras el muelle.
Amanece
sobre un sendero vagamente olvidado.
Esquirlas que reclamas
ojos aterrados que sollozan
que te dejan partir
mientras tropiezas con los ecos
el amor perdido.
Tu última tregua.-



SEIS ESTACIONES Y UN TREN

Regreso de timbales
por la furia de un vendaval.
Pasaban trenes.
En sus perfiles
florecían caléndulas
espigas de una sola estación.
Vi
rostros de la bruma bordeando
un roído cordel.
Esa huella en la arena.
Después otra estación
y otra
otra.
Se colaba tu risa
inabarcable
lejos.-



TEMBLOR DEL AGUAMANIL

Levedad que ha rozado el abandono.
Astilla del deseo
de la razón.
Un ígneo punto
donde se pierde este resto de mí
esta osadía.
Llamado. Llamarada que repite
el sueño interrumpido en la marea.
Camino al ras. Pasto en mi boca.
Hechizo. Luz lunar. Mis dientes
han mordido lo inasible.
Lo que al volver
no podrá quedarse.-




                                                                                                                   Malena Cirasa




Imágenes: Pinturas de John Larriva  (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Figura


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.871-



                                                                                                                          Blanca Luz Pulido

Poeta, traductora y ensayista de México, nacida en 1956. Estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Es traductora de inglés, francés y portugués.  Entre sus libros, se destacan. "Fundaciones" (1979), "Ensayo de un árbol" (1982), "Raíz de sombras" (1988), "Estación del alba" (1992), "Reino del sueño" (1996), "Cambiar de cielo" (1996), "Los días" (2003), "Pájaros" (2005), "Al vuelo" (2000), etc. Ha publicado traducciones y ensayos en diversos suplementos literarios y revistas de divulgación cultural. En 1998 Breve Fondo Editorial publicó"Amor al arte" su traducción de textos breves  y aforismos de Gustave Flaubert.


                                                                                    "La noche inmemorial, pródiga noche
                                                                                     de los pactos oscuros, innombrables,
                                                                                     de las siniestras, ocultas voluntades
                                                                                     que a la mención del día empalidecen"










FIGURA

La noche traza su ecuación de sombras,
rigurosa y distante geometría.

Otra lenta figura, otro tacto
se cumple entre nosotros,
cifra pasos, calles, nombres,
ciudades que serán nuestras miradas,
dibujando
el arduo desencuentro,
la misma álgebra oscura
que otra vez repetimos sin saberlo.-



SUEÑO EN FUGA

Soñé que me soñabas,
que tu voz como estela de naufragios
amanecía en mi aliento.

Que era mío el silencio
de cada madrugada cómplice
en tus párpados cerrados,
el secreto
que rindes a tu almohada,
el pensamiento
que traicionas en mis brazos.

De ese sueño sin fin
ya no despiertes:
que el alba ns encuentre suspendidos,
sin voz, sin figura, sin recuerdos,
habitantes
de un sueño en fuga
hacia su propia muerte.-



DEL FUEGO

Toda la noche vi crecer el fuego
y no pude tocarlo
ni sumarme a su encuentro luminoso.

Toda la noche supe de su danza
de su comercio con el viento
y no quise sumarme a su llegada
ni celebrar su magnífico retorno.

El fuego es la renuncia de las cosas
a su aspecto tenaz, a su dibujo.

Toda la noche vi crecer el fego
y no conocí su voz
ni apuré su llama.

Y aquí estoy
en este paisaje de cenizas.-



PUNTUAL COMO LA LLUVIA

Puntual como la lluvia es el silencio
con que tus ojos observan mis recuerdos.
Nada puedo decir, nada es ya mío
de las antiguas costumbres que los días
dilapidaron sin ti en algún pasado.

Eres el tiempo del trigo y la vendimia,
eres el verde y el oro en el verano.

Y a mis sentidos los tuyos encadenan;
beben mis labios las gotas de esta lluvia
que extiende dulcemente tu memoria
en las oscuras horas que no te conocieron.-



PRESAGIO

Nada en el mundo te alcanza todavía:
son tus labios de sombra,
y tu voz un fantasma.

Has surgido a la luz para mis ojos,
y te aumenta mi sangre,
y te encumbran mis venas.

Ya sin saberlo te acercas a tu forma,
y encenderás la llama
en la incesante noche que te espera.

Y sin saberlo escribirás tu nombre,
tu no nacido nombre, entre mis labios.-



MURO

El muro del jardín rodea la casa:
en sus grietas y pliegues entreveo
un mundo de pasos que no alteran
el hábito seguro de sus vidas
por mi contemplación ociosa

Patas alas zumbidos y chasquidos
me cercan, mundo animal que habita el muro
como yo la casa:
desconocidos
nos acompañamos.-



CONJURO

Lo invisible gobierna lo visible:
así en el aire
el ansia de volar se encarna en ave,
así en la noche
el pálido sueño se ilumina
con resplandores ocultos de intenciones
que ausente calla el día.
Pero en secreto las sombras se complacen
en su desnuda oscuridad
y las palabras rotas
que abandonas calladas a su suerte
labran en las ficciones de la noche
tu inacabable hastío
y tejen innumerables y afanosas
tu antigua, tu legítima derrota.-




                                                                                                                       Blanca Luz Pulido




Imágenes: Pinturas de Winston Homer  (Estados Unidos, 1836 - 1910)






quiquedelucio@gmailo.com

martes, 28 de noviembre de 2017

Jugada maestra

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta es una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.870-



                                                                                                                                    Omar Lara

Poeta y traductor de Chile, nacido en Nueva Imperial, en junio de 1941. Fundador y director del Grupo y de la revista de poesía "Trilce de Valdivia", en 1964. Vivió más de una decada en Rumania , donde se graduó en Filología en la Facultad de Lenguas Romances de la Universidad de Bucarest. Obtuvo el Premio "Casa de las Américas" en 1975 y la Medalla Presidencial Centenario Pablo Neruda. Entre su extensa obra, se destacan: "Argumento del día" (1964), "Los enemigos" (1967), "Los buenos días" (1972), "Serpientes" (1974), "El viajero imperfecto" (1979", "Islas flotantes" (1980), "Fugar con fuego" (1984), "Cuaderno de Soyda" (1991), "Voces de Portocaliu", etc.



                                                                                               "Es en una ciudad que vi y no vi,
                                                                                                tal vez estuve en ella, esta fotografía 
                                                                                                me inquieta, debo averiguar hasta
                                                                                                que punto yo soy en esa imagen"













JUGADA MAESTRA

Ya ni te pido que descanses, pequeñísima
impostergable mujer mía.
Porque esta broma del amor, esta
jugada maestra de sentirnos necesarios
ha ganado terreno, nos ha solicitado sabiamente:
nos hemos vuelto locos.

Hemos resuelto que esto es el amor.
Sólo falta saber cómo lo utilizaremos
de qué buena manera para todos
antes que sea demasiado tarde.-



GESTOS

Tu poco original actitud de abandonarme

a tu suerte,
tus tristísimas maneras de hacer el amor
en los cines de barrio

en los paseos públicos,
tu semilla que crece, sin duda, en este mismo
momento.
Lenta finalidad que desconozco.-




LOS CENTROS DE LA TIERRA

Esta calle pequeñita está llena de olores.
Está cerca del mercado, a un paso del río.
Allí estuve una vez, escribíamos versos en las

paredes.
Todavía existe ese lugar, está cambiado
pero existe.

Sitios habituales de la ternura,
no hay sitios limpios en la ciudad.
Todo huele

palpita
todo ha sido habitado o o será
por los únicos seres imaginables.-



ANDÉN

La figura que te despide

se confunde
en los últimos destellos de la luz neón.
Velozmente animaos

postes

hilos
eléctricos, bancos deshabitados
se precipitan entre aquella figura
y la imagen de ti.
Todo lo cual ves como si fuera un film
y tú
un cómodo espectador

y sumiso.-



PLAYA

Las mujeres semidesnudas y los hombres
carentes de imaginación nos reunimos
tranquilos a la caída de la tarde, cada uno
en su respectivo espacio.
Jóvenes audaces, mientras tanto,
sacan machas del mar,
en actitudes sugerentes y malignas
que nos hacen empequeñecer.
Algunas sombras aparecen y desaparecen
impulsadas
por el vibrante olor que fluye de las olas
y yo me tiendo frente a una mujer
embarazada hace ya mucho tiempo.-



IDENTIDAD

Frecuento con obstinada melancolía
el espacio vacío que me hiere;
establezco mis méritos de soledad,
calculo con eficiencia tus puntos vulnerables
y, mal que me pese,
a tu mayor descuido me encierro en ti,

me huyo.-




CUARTO

Entre las húmedas paredes de este cuarto
me repliego hacia ti.
Buzo del aire que respiras
he rescatado tu adorada perfidia.
Este cuarto furtivo de sí mismo,
con sus límpidas grietas, con sus minúsculos
y extraordinarios  insectos llenos de vida,
con sus ruidos establecidos a lo hondo del tiempo
y nosotros
perpetrándolo todo con nuestro pobre amor.

Y esta humedad que fluye.-




HUELLAS

Pájaros de la memoria
vuelan en esta dirección, los sacudo en el aire,
desaparecen tragados por el aire.
Volamos todos enceguecidos, rodamos en este
crepúsculo.
En verdad es de noche,
rodéanme escaleras
y sólo el viento permanece,
cércanme palabras desconocidas, las amarro a mi
recuerdo,
es decir a aquello que sobrevivirá.
Todo es cierto en este momento
tan solo la absurda ternura que me hiere.-




                                                                                                                               Omar Lara





Imágenes: Pinturas de Felice De Francois





quiquedelucio@gmail.com




Las sanadoras


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.869-



                                                                                                                               Marisa Negri

Poeta y ensayista argentina, nacida en Buenos Aires en junio de 1971. Es profesora de Castellano, Literatura y Latín y se especializó en Educación por el Arte. Publicó los siguientes libros: "Caballos de arena" (Poesía, 2003), "Un camino en la selva, un paso a la libertad" (Antología de Ramón Quichiyao, Chile, 2004), "Al filo del gozo" (Poesía erótica, 2004), "El jardín de las estrelicias" (Con Maggie de Koenisberg, 2010). Realizó también la antología poética de Olga Orozco "El jardín posible" (2009) y la compilación de la obra periodística de Orozco en "Yo, Claudia" (2012). Coordina el proyecto de arte Labrys en La Matanza, provincia de Buenos Aires.


                                                                                       "no puedo cuidarte de las sombras
                                                                                         suavizar la crueldad del espejo
                                                                                         puedo estirar mis dedos
                                                                                         abrazarte tristezas en la noche"













LAS SANADORAS

Rojo
Ardiente
almibarado
quien se abre a sus perfumes
no retorna jamás
todos los viajeros perdidos son jardineros
ella recompensa sus favores
les enseña a mirar.

II

Nadie sabe dónde se encuentra el jardín de las estrelicias
Lo sueñan las vírgenes la primera noche del amor
y juegan con él los niños en sus fiebres
cada primavera la maga suelta dos calandrias de oro
traza un puente entre los mundos
permite a los viajeros volver a su hogar
Nadie ha querido regresar.-




PROTÉGEME DE LO QUE QUIERO

¿ves el árbol de nieve?
arde la claridad del silencio
y nada guarece
baja ya las persianas
¿tenés frío?

¿ves la bruma que nace más allá de los muelles?

ojo eterno que espera
la salvación de la noche
su pan de naufragio

vienen a decir nuestros nombres
besa mis ojos
para que me duerma.-



BABEL

ardió el lenguaje
no supe
que me había
quemado

el tejido roto
su camino
hacia el hueso

el dolor
no es cortés
no se comporta

insiste en amar lo perdido
en otra lengua.-



TRAVESÍA

cruzo
tu nombre
como un barco en llamas
el sol hiere mis ojos
que no saben dormir
me pregunto
si no estaremos muertos
detrás de las máscaras
si el amor
es un pájaro pintado sobre
un vidrio
o una especie
de verdad
que sangra.-



TAMIZ

escribo digo escribo miento,
nadie sabe lo que a sus pies me pisotea

escribimos
para asesinar el silencio

estamos solos
arrastrando cadáveres de tiempo

la batalla de los días
nos despoja de sueños inocentes
rompe nuestro corazón
como una ola

sólo queda buscar
un lugar apenas tibio
donde las zarpas
todavía
no alcancen.-



CALLADA SOMBRA

exiliada en mí
dentro del cuarto
con piano de fondo
escribo y borro y escribo
como una marea
desde el principio del tiempo

una palabra
una sola palabra
blanca roja negra
cualquier palabra
me besaría la boca
para despertar
como en los cuentos.-





                                                                                                                                Marisa Negri



Imágenes: Pinturas de Patrice Murciado.




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 26 de noviembre de 2017

Filo de luz


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.868-
                                                                                                   


                                                                                                                       Carmen Boullosa

Poeta, novelista, guionista y dramaturga mexicana, nacida en 1954. Estudió Lengua y Literatura Hispánica en la Universidad Iberoamericana y en la UNAM. A partir de 2007 vive en Nueva York con su marido, el Premio Pulitzer, Mike Wallace. Ha publicado, entre otros,los poemarios  "El hilo olvida" (1979), "Ingobernable" (1979), "Lealtad" (1981), "Abierta" (1983), "La salvaja" (1988), "Soledumbre" (1992), "Niebla" (1997), "La deliris" (1998), "Jardin Elíseo" (1999), "Agua" (2000), "La patria insomne" (2012), "Corro a mirarme en ti" (2012), etc. Y tiene unas diez novelas editadas, la mayoría por la Editorial Siruela, de Madrid, España.


                                                                                                      "Tengo las manos abiertas para tocar
                                                                                                        la caída del agua oscura
                                                                                                        que en múltiples texturas
                                                                                                        se desenmaraña"












FILO DE LUZ

Filo de luz
fruta abierta que a la noche
vuelves fuego
y que a la llama cambias en fresco sentido:
llego a buscar tu aliento:
más sedienta:
pozo de amor que me asombras,
cántaro de día.-


***

Lago de dos superficies,
mar suspenso:
todo en la palma de tu mano,
como grano de luz,
con una placidez incomprensible:
no hay tiempo, no hay premura alguna,
eres cuanto espacio es posible:
no hay distancia.-


***

Metal intacto en la noche sin sombras de la piedra,
tinta oscura vaciada en tierra,
sereno barro virgen...
Cosa tras cosa fuera del yerro,
todo elemento intacto,
antes del sí, del no, de toda forma,
como un molde vacío
o como un río de plata del que nadie puede abrevar
y que no tiene donde escanciarse.-


***

En ti el aire se hace noble,
costa de arena fina la piel,
la carne el mar extenso
y el amor más dulce, la más armónica marea.-


***

Noches de velos ariscos, tus ojos:
mi carne, todo un lento eyacularse,
frente a ellos se muere,
se cierra más allá del tacto,
se niega toda puerta,
y como un misterio te encuentra,
dentro de sí,
oración milagrosa,
vedada alteración sin nombre
que me obligue a entregarme.-

***

Luz de luz te dice tu tronco extenso
y tu perfume, tu olor a cándida hierba, a lilas,
a tu boca fresca,
te llama esquivamente por tu nombre.-


***

Claro pétalo que a la flor te asomas,
costa que hacia la densa selva miras,
filo de acero que sobre el acero pesas,
fiel raíz que al tallo imitas, a la flor,
a los aromas,
sobre ti te vuelves.
Eso, pero también el pétalo terso, gozo de color
y de perfumes,
la costa abierta como ninguna boca,
el acero afilado y tenso,
la raíz sólida, llena de poder y de lumbre,
dadivosa
así eres tú, amor,
así tú y yo, dos entregas amantes y amorosas.-


***

Un guaje es tu boca fresca,
odre de almíbar,
trozo de amor fresco que a tu contagio
vuelve carne y amor
a la muerte y al engaño.-


***

Abrazo de la tierra,
certeza de lo que el monte dice,
secreto hecho voz,
es el silencio de tu aliento cuneiforme,
caligrafía de los dioses son tu olor
y tu cuerpo de amor sedientos.-


***

Durazno
miel de la uva,
fibra del pérsimo:
me ofreces un glosario de carnes
en cada beso.-


***

Horquillas del viento:
metálica te acercas al cedro,
como rayo de luz,
al tiempo que dejas dócil en la flor
el beso de tu pasión fecunda.-


***

Cimarrona fruta del campo y del día,
tu deseo es el aspa indomable
que un día cualquiera talló en ese sitio
lo que llevo yo por cuerpo.-





                                                                                                                        Carmen Boullosa





Imágenes: Pinturas de Izumi Kogahara  (Japón)







quiquedelucio@gmail.com

Sumando ternura

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura qe organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.867-



                                                                                                                           Alberto Destéphen

Poeta de Honduras, nacido en San Luis, Comayagua, en 1955. Es ingeniero industrial graduado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, de donde es docente. En el campo de la literatura ha publicado las obras: "Raíces nocturnas" (1998), "Palabras con tierra" (2002), "Manzanos del Edén" (2008), "La cortesana" (2008), "Salmos del nuevo milenio", etc. Es miembro fundador y actual presidente de la junta directiva del GrupoLiterario "El estoque". Internacionalmente ha sido parte de la delegación de Honduras en el Festival Internacional de Poesía en Granada, Nicaragua, en febrero de 2005 y en la IX Feria Internacional del Libro en San Salvador, en 2008.


                                                                                                           "No son palabras mis anhelos,
                                                                                                            son candentes deseos, leña
                                                                                                            y cenizas; alma hirviendo,
                                                                                                            vaciándose, fundiéndose"  












SUMANDO TERNURA

Qué hace en mi pecho este dolor,
si ayer era ternura, exceso.

La noche tiene vacíos
donde las penumbras llenan los recuerdos.
Ahora tengo más ojos para ver el cenit,
la caída de las sombras en los crepúsculos
de las memorias plenas.

¡Qué hace en mi pecho este dolor!
Han de ser hojas los recuerdos,
el corazón ha de ser río,
ha de ser viento
cayendo en los altares de la melancolía.

He de tener más luz en los ojos,
he de emerger
colmado del invierno.

Que no existan medias sombras
siguiéndome a la muerte.

Estoy desnudo de lluvia,
sumando ternura,
desvaneciéndome de quietud;
entrando a las lágrimas,
a los signos de las nubes negras.-



ERES

Eres entre el albor de las sábanas
el esplendor de la noche
donde no cumplo
ningún precepto de ángel.
Amorfa mi pureza que llora,
despliega imágenes
que me lle van a la sin razón
de no creer en los sortilegios
y sus promesas,
donde las pasiones de mi carne
no participan.

Eres, entrelazada en mi cuerpo,
filosa verdad
en donde nace
mi enfermedad  filosófica
de anunciar faroles bajo la tierra.

Negarte es ocultar mi propio fin,
hacer algún poema
que me aniquile.

¿Cómo olvidarte entre las blancas sábanas?
Desde allí
inicio mis acercamientos a la tierra,
al alma llena de materia.-



PALABRAS LÍQUIDAS

Ven, vamos
a las líquidas señales.

A la lozanía de las vertientes,
a los aromas,
al agua de los arroyos.

A los pájaros azules de los ríos,
a los pechos de la luna,
a las lunas de tus pechos.

Al agua que está cayendo
en mis manos,
del agua de tus manos.-



LAS PALABRAS

Voy sofocándome,
bajo las escaleras
al sarcófago de las preguntas.

Me sostengo...
queriendo descubrir
la trampa de las formas
en el féretro de las palabras.-



MANZANOS DEL EDÉN

No eran los pinos de intenso color,
ni el río que cruzaba una sola vez,
en donde las sombras de nuestros deseos
enlazaban nuestras manos y besos.

Eran tu mirada y la mía,
alambres en el viento
donde los pájaros sostenían
su concierto estival.

No era el agua que caía de tu boca
ni la curva de tu vientre,
donde lentamente
fluía el dolor de mis manos.

Era la serpiente, la serpiente del edén,
que nos daba el secreto de Dios
mientras los ángeles dormían.-



NÚMERO CUATRO

Lejos estamos del camino;
lejos de tu dolor,
nuestra ignorancia.

Te recuerdo sin máscara,
con pasos de oscuridad.
Tu esperanza es cero,
tu locura es infinita...


has extasiado el alma

¿cómo alejarme de ti?

La soledad blanca
viene a nuestro
encuentro,
la boda del corazón
el dolor mío
la humana indiscreción
que te exalta.-




                                                                                                                     Alberto Destéphen





Imágenes: Pinturas de Vladimir Volegov  (Rusia, contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com









viernes, 24 de noviembre de 2017

Anna


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un protycto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.866-



                                                                                                                          Ana Vidal Egea

Poeta y narradora de España, nacida en Murcia, en 1984. Licenciada en Periodismo, haciendo la tesis doctoral sobre teatro contemporáneo. Ha vivido en Buenos Aires, Edimburgo y Helsinki. Actualmente está radicada en Madrid.  Finalista del Premio Literario de Jóvenes Talentos 2006 convocado por la Editorial Planeta. Finalista de "El Fungible" en el 2005; ha publicado sus textos en Booket y en "Suma de letras". Ha colaborado en las revistas literarias: "El invisible anillo", El laberinto de Ariadna", Nayagua", "Enfocarte", etc. Junto al escritor Pablo Fidalgo trabajan en un proyecto de creación que parte de los años ochenta.


                                                                                                   "Tengo, sólo, una colección
                                                                                                    de palabras, enteras,
                                                                                                    atragantadas, una tras otra,
                                                                                                    esperando que se despeñen" 












ANNA

Dices que mi nombre debiera escribirse con dos enes
como las protagonistas de las películas de Bergman,
de Theo Angelopoulos.
Dices que desde que me encontraste me llamas así,
que me nombras muy despacio, deteniéndote en el centro
justo, de la palabra.
Que nadie puede notar la diferencia,
y que es así como viven los secretos.-


***

Aquel septiembre tú habías empezado
a decírmelo todo,
como si después de tantos años
no supieras que daba igual
saber el nombre de las cosas.
Dijiste algo de los hombres
y yo supe que habías dejado de quererme.-


***

Ahora había llenado las horas de quehaceres
sin importancia, para que el día se comiera
las palabras,
una a una,
que se las tragara,
poco a poco.
Que cayeran desde mi boca al suelo
sílaba a sílaba inútil.
Tres años de literatura a oscuras
desde ti a otros cuerpos aquienes
nunca di nada.
Tengo un cementerio de frases para ti en mi vientre
y por eso no podré ser madre.
¿Oyes el eco de lo viejo?
tú, que estás tan lejos,
¿aún puedes escuchar?
dime qué hacer con un niño muerto entre las manos.-


***

El nadador es adicto al mar
y lucha contra el agua a brazadas,
se sumerge y sale a la superficie a respirar
y a comprobar que todo, afuera,
sigue esperándolo.
El agua entra y sale por los orificios
de su cuerpo viejo.
A veces traga el cloro infesto
y borra el instante para no pensar
en lo artificial de su agua.
El nadador llora cuando nada
porque nadie puede verlo,
ni siquiera él se culpa de estar tan mojado,
y siempre lamenta la hora de salir
de la piscina, secarse,
y regresar a casa.-



POEMA 2

Yo tenía los labios muy pintados
para ensuciar de prisa su ropa
y no había avión quemado en el aire
ni gritos, ni muerte, ni miedo,
que me arrancara de su boca.
Él llevaba un reloj que no importaba,
no tenía madre, no tenía nombre,
no tenía casa,
estaba tan enfermo que sólo podía
llorar de rabia
y dejar que mis besos lo calmaran.-


***

Como las tardes del domingo,
nos resbalamos como peces sin agua
que caen al suelo sin más.
Nos miramos las manos
como instrumentos inservibles
que se mueven arriba y abajo, en el vacío
Hay tanto espacio para el vacío
cuando se mira desde el suelo...
Después de un rato en que los dos
estamos sin hacer,
en el que hacemos por estar;
hacemos por estar, el amor,
los brazos caen cansados.
Nos quedamos muy quietos,
porque al final,
sólo somos peces sin agua
en el suelo húmedo.-


***

Muñecas de sal, camisetas verdes,
piel naranja y me vuelvo intraspasable,
tan lento,
con todas las catástrofes
pese a la cafeína y al calor,
lento hasta doler,
y llegan, con la última nota,
el absurdo sin comedia
las magas que se escapan de los libros
las persas,
todas las mujeres que quise ser,
maniobra de escape de los cuerpos
sin desaparecer, pechos turgentes,
y la tarde cae, desde el pezón
la tarde entera se desploma
el mundo es tan alto y yo tan horizontal
será temporal, como cada verano.
Escribo cartas y las dejo en tus escondites
porque tú no has hurgado en mi ombligo
pienso;
no sabes cuál es mi centro,
y qué sabes. Qué sabes.
La calle se llena de pasos sonoros
por un instante nos creo visibles,
qué importa que te desconozca
que todo tú seas nuevo y aún así no te quiera;
la tarde languidece y me gusta así,
ver como va mordiendo los colores
hasta que se los traga y duerme.-


***

Sabes que nosotros somos agua
pero hay demasiada agua en todas partes,
hay tantos hombres que aman el mar
como hombres que no lo necesitan,
hay hombres que ven el mar y lo desean.
El río va al mar
pero el río no es el mar,
tus peces no son los míos,
nadie puede elegir dulce o salado,
se es o no se es lo mismo.-





                                                                                                                         Ana Vidal Egea






Imágenes: Pinturas de Kathy Jones  (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

jueves, 23 de noviembre de 2017

Hablo de ti


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.









                                                                                                                         Hugo Lindo

Poeta, novelista y abogado salvadoreño, nacido en el Puerto de la Unión, en octubre de 1917 y fallecido en 1985. Estudió en la Universidad de El Salvador donde obtuvo el título de Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales. Se desempeñó como decano de la facultad de Bellas Artes. Publicó, entre otros, los poemarios: "Poema eucarístico y otros" (1943), "Libro de horas" (1948), "Sinfonía del límite" (1953), "Trece instantes" (1959), "Varia poesía" (1961), "Navegante río" (1963), "Este pequeño siempre" (1971), "Maneras de llover" (1969), "Sólo la voz" (1968), "Resonancia de Vivaldi" (1976), "Aquí mi tierra" (1979), "Fácil palabra" (1985), etc.


                                                                                        "Y un hombre no es un hombre ni su estirpe,
                                                                                        sino el río, la piedra, el viento, el cauce.
                                                                                        Y sobre todo, amor, el amor mismo
                                                                                        con su secreta población de arcángeles"















HABLO DE TI

Hablo de ti.
De mí.
De la mujer hallada
donde la sombra y el costado herido.
Del primer estertor.
de la manzana,
y del llanto inicial de nuestros hijos.

Hablo de la inocencia.
De tu imagen
y su dulce reflejo sobre el agua.
De un vuelo ya olvidado
que estremeció de blanco el aire puro.
De un cáliz entreabierto en la mañana
y del rocío en él, como un milagro.-


POEMA XX

Todo esto.
Yo me busco.
Yo te busco.
Hallo un largo dolor que nos circunda,
como si la manzana que mordimos
hubiese madurado entre las sombras.

No sé cómo decirlo.
Estoy vacío.
Me quema una palabra que no encuentra
su rumbo hacia los labios.
Me tortura
una nostalgia artera, subterránea,
que no descubro sino cuando lloro.

Y estoy solo y contigo y nuevamente
conmigo y solo y busco y no te encuentro.
Y no me encuentro.
Y solo.
Y nuevamente.
Como si este vacío fuera todo.-


I

Bien: es lo que decíamos ahora.
Encenderse de lámparas sin motivo aparente.
Alzar copas maduras
y beber los colores de la nieve
como quien bebe alas de palomas
o brinda con angélicas especies.-




FÁCIL PALABRA

Fácil sería la palabra
sin hojas.
Fácil como un vacío.
Como una sombra.
Pero ocurre al contrario:
te arrimas al silencio
y ella te acosa
llena de ideas,
de memorias,
siempre con algo entre las manos.
Y simplemente no la logras
desnuda, sola.-


II

Teníamos que decirnos muchas cosas
y no hallábamos cómo.
Era mejor así. Corría el tiempo
y envejecíamos con él.
Y eso era hermoso.
Porque pensando apenas, o sintiendo y
pensando,
o nada más sintiendo,
adivinábamos
lo que es el zumo de este testimonio:
teníamos que decirnos muchas cosas,
pero ¿cuáles?
¿ y cómo?.-


III

Amor amor amor amor setenta veces,
setenta veces siete veces.
Amor amor amor. Nadie habrá que lo
olvide.
Siempre quién lo recuerde.-


III

Los ojos fueron el primer idioma
y las tímidas manos el segundo,
la palabra, el tercero, y es el cuarto
este callar sencillo, pero juntos.-


IV

Y si a mí me preguntaron por tu fuerza
de enredadera en flor, de irresistible
fragancia, de rocío refrescante,
de amoroso follaje y sombra firme,
¿cómo responderé lo que no puede
sin menguar, decirse?.-



DORMIREMOS AQUÍ

Dormiremos aquí
donde la hormiga
acumula su sórdida riqueza.

Aquí, donde el verano no se atreve
a hincar la azada
ni a plantar la flecha.

Aquí donde el festón de las raíces
se agazapa y enreda.

Dormiremos.

Donde el agua inefable del invierno
se filtra,
leve, queda,
hasta mojar los párpados
y la sonrisa yerta.

Aquí
taller sombrío en que se forjan
las cosechas.

Dormiremos aquí.
Cerrad la puerta.-




                                                                                                                      Hugo Lindo




Imágenes: Pinturas de Helena Z. (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Pertenencias


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1864-



                                                                                                                                 Pablo Dumit

Poeta y compositor musical argentino, nacido en San Miguel de Tucumán, en 1969. Desde 1987 participó en diversos recitales y tertulias literarias. Integró los grupos Joetuc y Poesía Norte. Desde 1990 formó parte de los Miércoles Literarios  del Teatro El Galpón. Fijó su residencia en Buenos Aires en 1992. Publicó: "Poemas para andar despiertos" (1991), "Poemas para quitarse la muerte" (1995), "Sol sobre las cosas perdidas" (2003), "Tu cuerpo echa una sombra que cura la mirada" (2011), etc. Algunas de sus obras fueron musicalizadas por diversos compositores argentinos, como Mercedes Sosa, Topo Encimar, Chany Suarez, Gerogina Hassan, etc.


                                                                                         "poetas que escriben poemas
                                                                                           como yo y se valen de la eternidad
                                                                                           y montan el futuro fastidiando a la
                                                                                           muerte con una lapicera"











PERTENENCIAS

la poesía no es de los poetas...
por ejemplo
la noche
en que tu cuerpo tragaba la luz del rayo
y mi cuerpo
repetía la lluvia
sobre tus caderas

o el rastro incandescente que dejaban tus besos
sobre mi dolor oscuro
o el viento impecable de tu voz
sobre los techos vecinos

o quizá
la tarde que escuchabas el granizo
sobre buenos aires
con una lumbre infantil entre los ojos
la piedra en pleno verano
que sabe de nosotros
el agua que besó nuestros pies

estas cosas y otras tantas
de quién son

sin ir más lejos...
el fuego apagado de mi ausencia
el ritmo quebrado de tu silencio
el fantasma roído que vuela sobre mi cama
los pasos asimétricos de nuestro olvido

el cuarzo de tus ojos bellos
el tabaco seco de tu respiración
el carnaval que golpea mi caja con un nuevo amor
la canción escondida de febrero
de quién son...

definitivamente
la poesía no es de los poetas.-



IMAGINACIONES

qué bellas imaginaciones
bajan por tu cabellera
se descuelgan
como gotitas de lluvia pasada
como besos de madre
que cose delantal de hijo
pedacitos
de esas imaginaciones
me sirven para recordarte
tirar con mi nostalgia...
bajar a tiros
odios a la medianera
conceder pocos de agua
a los sedientos de tu olvido
pero
te imagino distinta
llena de puertos
donde despides
mis rastros
y echas anclas
de tus embarcaciones en calma
aves silenciosas
que morderán
los bordes
del país.-


***

viajero
no vengo de la cruz del sur
ni conozco el nombre
de alguna calle de turquía
no tomé café
en las mesitas de montparnasse
no mezclé en mi silencio con el dedo
las cobardías del amor
...sólo que tus piernas
me gustaban más por las mañanas
con ese sol que las miraba desde el este
con una autoridad muy peculiar
yo las miraba también
ningún camino conducía a roma
en aquellos días
pero tus piernas
me resultaban parecidas al viejo continente
no sé por qué
si por sus maravillas imponentes
o por sus rodillas repletas de ingleses
tomando el té
o sus tobillos impecables
como la noche de parís
no estoy seguro de lo que digo
pero lo que conozco del mundo
lo conozco por tus piernas mundiales
y tu rostro tan conocido
en los pasillos
de acceso a la verdad.-


UN FELIZ

      Si tu amor pequeña
tiembla
en la mitad del día
como un feliz
y tu cuerpo
junta sudores...y no llego, pequeña
a tu labio
a tu libro
y no sabes de mí...
y el tiempo es una sensación
oscura
con fechas como lagos
y soles como números
y la paloma de tu beso
quedara sola
en tanta humanidad.
Y tu nombre, pequeña
sonara en las rocas
fuese hijo de las aguas,
tu nombre
fuese nombre
y no cause
cosa
de este amor
que acaso
tiembla en la mitad del día
como un feliz.-




                                                                                                                             Pablo Dumit






Imágenes: Pinturas de Michelle Dunaway   (contemporánea)







quiquedelucio@gmail.com

martes, 21 de noviembre de 2017

Quiero


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.863-
                                                                                                             


                                                                                                                          Geovanny Jiménez

Poeta, narrador y gestor cultural de Costa Rica, nacido en San José, el 27 de marzo de 1973. Estudió Educación en la UNED y Ciencias Políticas con énfasis en Relaciones Internacionales de la Universidad de Costa Rica. Se dedica a la promoción cultural desde la Editorial Costa Rica y como director y fundador de la revista culturacr.net, de amplia promoción cultural. Seleccionó y publicó la obra de más de 20 nuevos talentos de la escritura de su país, en el libro "Las palabras en la encrucijada". Imparte talleres literarios desde hace más de cinco años en la ciudad de San José.


                                                                                                         "el juego al descubierto
                                                                                                           si no fuera divertido
                                                                                                           no besaría los tactos sin hacerlo
                                                                                                           y no pediría más con los ojos"











QUIERO

Quiero que no estés aquí
ni me hables de más.
Quiero que seas una imagen
una brasa
que me silencie dos horas.
Que me asustes con el adiós,
ese perenne artificio de los vivos
que mueren sosteniendo el miedo.
Que no estés cuando llegue,
ni faltes cuando me despido.
Quiero decirte adiós,
sólo eso.
Para que no seas tú quien lo diga
cuando yo anhele abrir tus ropas.-



NO ME CONOZCAS

No me conozcas.
Quiero evitarte las escaleras
las poses de mujer en columnas
y uno que otro cielo...
Quiero sentarme y abrir los relajos
no escucharte en los ocasos
y palpar la ciudad
que te calla y te sostiene.
Quizás nos dé hambre,
panes pies sobre las aguas,
sin tu cama
y sin sábanas.
Habrá fenecido la noche panfletaria
y nos habremos salvado
de herirnos.-



UNA PESTE SIN NOMBRE

Hay algo con el amor
que huele a peste
y tiene lágrimas dulces
desde que se inventó el placer en la sal
y se mira en los lugares
que reinciden.
No necesita una noche más.
Sólo se sostiene del semen
imperecedero
que sigue llevando al viento,
cada vez que se desprende
del maldito recuerdo.
Los ojos se quedan inmunes
en su cansada búsqueda
de las colinas más bellas.
Se alimenta de resacas
que duermen
y no quieren respirar,
de la palabra en su juego de poesía
y se alimenta del asco
después de la traición.
Hay una peste incólume
en cada caño del amanecer
en las películas con finales felices
en la ironía febril
del amor que permanece en las llagas
y resiste,
en las monedas brillantes
que lleva una mujer en su mano
al tocarte.
El amor de repente
se ahogó en juego, en la polis del miedo,
en la estrategia del que menos siente.
Hay algo con el amor
que huele a peste.
No le pongamos nombre para que viva
y al menos hieda menos.-



DE VIAJE

Hoy es día de un viaje
hacia sonrisas imprevistas,
de levantarse temprano con ganas de aire
y creer menos en las noches de la ciudad.
Que mi corazón ya no fume
de la tristeza fósil de las paredes
que siguen muertas aunque les ponga palabras
y arte que siempre se ensucia
en mis manos.
Es día de abrir puertas en otros ojos
y dejarse acompañar de la luna
sólo para darle futuro.
De tocar la piel y la superficie del mar
como a una hoja verde y húmeda
y rodar por la colna
como se deslizan los dedos
sobre senos temblorosos
que no saben mentir.
Es hora de ser un poco iluso
para silenciar al mundo que agobia
lo que nos va quedando.-



***

Se trata de robarle un atrevimiento
a la luz
un pezón al suspiro
un cielo al encuadre oscuro de tus ojos.
Se encuentra en la ironía
que llueve cada tarde
cuando caminas por el acento
de la palabra patético.
Duele en el borde de la pared
si la sosienes
después de las cervezas exhaustas
y la arrinconas con la sed
del vaho somnoliento
que se muere.-


                                                                                                              Geovanny Jiménez





Imágenes: Pinturas de Natasha Milashevich   (Rusia)







quiquedelucio@gmail.com


lunes, 20 de noviembre de 2017

De la distancia

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de tu propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.862-



                                                                                                                               Alicia Aza

Poeta y narradora de España, nacida en Madrid el 20 de febrero de 1966. Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense. Ha sido profesora en la Universidad Rey Juan Carlos. Tiene publicados trabajos especializados en el ámbito del Derecho mercantil. Ha publicado los poemarios: "El libro de los árboles" (2010), que fue distinguido como Finalista del Premio Andalucía de la Crítica, "El viaje del invierno" (2011), que fue galardonado con el Premio Internacional de Poesía "Rosalía de Castro" 2011, "Las huellas fértiles" (2014). También ha publicado la edición "La estación fría" ilustrada por el pintor Francisco Escalera (2011), etc.


                                                                                        "Remiendo las penas con hilos
                                                                                          de sol, tapiz de tu memoria.
                                                                                          Espera que descubras que tu invierno
                                                                                          casi siempre es verano de nostalgias"  










EL SABOR DE LA DISTANCIA

Por la mañana hablo con vecinos,
pero sólo de vez en cuando
me pregunto por qué te has ido.

Pero ahora que te sabes ausente
es cuando te siento más mío.
No habré de saber el motivo.

Leo la correspondencia que me entregan
ya no hay nada tuyo en mis manos.
Llega la noche silenciosa.

Y aunque lo demás es rauda distancia
las omisiones te aproximan
y el cartero se ha liberado.-


***

La nieve no cubre pisadas
ni reniega de los perfiles
en el mar de nuestro recuerdo;
Quedará una violeta
rival de tu vigilia
puñal de tus temores

Has hecho reclinar las ilusiones.
¡Frívola predadora de costumbres!
Del azar eres tesorera.
Ven y hazla tuya para siempre.-



EL SILENCIO DE LAS CIGARRAS

Dejaron de cantar nuestras cigarras
y acudí a rescatarte por otoño
al lugar de las tierras arcillosas
donde sembré cosechas de esperanza.

Un recuerdo se esconde persistente
tras las hojas revueltas en los rados
que cansadas esperan a ser humus
alimento de tristes recompensas.

Fuiste sueño inflamado con los días
insomnio recurrente en las penumbras
sendero melancólico de estrellas
partícula de sabia retardada.

Hoy he vuelto a por la sombra madura
de los sueños ocultos y exiliados
y sólo el polvo guarda tu memoria
en la tierra cubierta por el fango.-



EL SONIDO DE LOS ABEDULES

No puedo prescindir de ti ni apagar estas voces
que siguen viajando por arquitecturas remotas
y al regresar contemplan la mesa donde una vez
dejamos de extrañarnos
para cuando ya no sea necesarios
los mensajes ni la letra teñida
con los colores de la bandera que nos reviste
no tengo que moverme de tu lado
y tú sigues hablándome
con tu voz liberada.-



PALABRAS DE ESCARCHA

Eres sol retenido en el crepúsculo
del invierno de tus días descalzos
que hicieron prisioneras tus mañanas
de ciegos despertares a la vida.
Tus ojos te mendigan amapolas
que recuerdan la infancia sin consuelo
poseedora de tu dicha distante.
Hoy sólo te mantienen los zumbidos
de los recuerdos de tus pies mojados
en agua que se vierte por la escarcha
en la orilla de las palabras tenues.
Pronto llegará la noche serena
y el cielo teñirá cromado tono
de soledad velada con tu gesto.-



LOS LÍMITES HELADOS DE TU AUSENCIA

Cuando no duermes a mi lado quiebra
nuestra esencia y licuada se derrama,
malvado sedimento de inquietudes
que envejecen mis ojos aturdidos.
La noche se subleva caprichosa
extendiendo su mano por el cráter
que tu cuerpo, la escolta de mi vida,
ha dejado en los límites helados.
Los minutos se vuelven balaustrada
de los reproches que se desvanecen
al paso de los sueños que titilan
con zumbido constante por tu ausencia.
Cuando no duermes a mi lado todo
alrededor se vuelve pesadumbre
y mis costumbres son desconocidas;
lo que construimos es como el destello
de un ritual que me arrulla persistente.

Cuando mate al mosquito con mis labios
pronunciaré palabras de esperanza.-




                                                                                                                            Alicia Aza



Imágenes: Pinturas de Irene Sheri  (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com