Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2017

Intervención


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundidendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.594-



                                                                                                                 Zeuxis Vargas

Poeta  y narrador colombiano, nacido en Quetame en 1981. Es Licenciado en Psicología y Pedagogía de la Universidad Nacional de Colombia. Su último poemario es "Las cosas que aprendí", publicado por la editorial Seshat. Ha participado, además, de "Fabulistas de la intimidad"; Revista Quimera de España, "La poesía como necesidad" -Ensayo, Revista Asterión de Barranquilla. Fue escritor de la antología "Primera visión de autores cundinamarqueses" (2001), "Los mártires también son héroes" (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2011), "Los fabulistas de la intimidad" en versión bilingë español-inglés (Estados Unidos, 2013), etc.



                                                                                       "Construir un propósito al levantarse
                                                                                        para poder caminar seguro del suelo.
                                                                                        Sospechar que hace falta algo
                                                                                        para que sea completo el humano"   










INTERVENCIÓN

Y yo te buscaba
te cazaba,
tu sombra huía.

No fue accidental este rumor
esta historia creciendo hasta ser
una sola palabra.

Denominé a mi forma de saber que existías
Un milagro.

El color de las cosas, la liberación de la realidad
eran intolerables cuando sólo pensaba en ti.

Había mucho de común entre nosotros
-digo-
el momento preciso para derrumbarse
y sentir que algo valía...
De antemano, teníamos la infancia
el lugar hollado por la voz
y la canícula.

Allí
calcinamos todas las insignias.

Perpetramos una liturgia triste
que ahora
es nuestra señal entre las cosas
y el mismo dolor
y hasta el mismo rostro estupefacto
y el mismo resto del amor
tan devastado.

Eso bastaba para muchas cosas.

Constantemente
codifiqué
compensé con designios
lo que no entendía.

Pero tú
no existías,
estaba en otra parte,
inadmisible.

Y sin embargo

Yo te buscaba

Imposible.

Uno termina
Uno empieza.-



SINÉCDOQUE

Esta vena arrinconada
de hombre,
alejada por la ausencia
también extraña.

Altera
angustia
como si buscara el tiempo
pero estás tan lejos
que ya no sé qué es la distancia.

Allá es de día
aquí, casi todo,
parece fermentar,
se ulcera
y entonces,
tengo que inventar ciclos
llamamientos
espasmos con huella
o con señal de urgencia
como alas emigrando
como cornamentas huyendo.

En la noche te imagino:
devorando,
ocupándolo todo.

Más allá de la liturgia
el hombre y la mujer
tienen el mismo deseo
la misma emergencia
y los sentidos.

No te culpo:
No es la hora
no era el lugar
no era este universo
pero...
el silencio te insiste.

Simplemente,
es la sangre,
esa cosa que sufre,
que gotea,
y se seca,
árida.-



GRANOS DE ARENA

Yo oficio la distancia
la queja queda
el túmulo de espacios sin nombre
las horadadas faltas del silencio

Esta arquitectura es la del olvido
y sin embargo
en los granos de arena
nace el cuarzo.-



ODISEA

Hablar desde lejos
como si ya fuéramos ausencia.
Declarar con las palabras
el abandono
que dejarán las cosas en nosotros.
Destejer este poema
como si de verdad fuéramos Penélope.-



ESCRIBIR

Registrar el universo por el respaldo,
acumular todos los datos posibles
de la harija y la pátina,
preparar el informe
de las imágenes que nunca existieron
y pensar que se inventa.
Sortear la pena de no creer,
producir siluetas enteramente echadas a perder,
dejar que un texto muera sin lector inventado
y soñar que el viento pueda descifrar el amor.
Dejar versos en la espalda de un muerto,
dejar caer una letra como si fuera una porcelana
y sentir en un cuerpo dormido
el calor de la ternura.
Vivir los días creciendo o casi consumiendo,
acumularlos para la fecha festiva de los márgenes
y oír que tienen nombre,
que se van llenando de fantasmas.
Escribir,
escribir hasta que comencemos
a aparecer entre las cosas.-



                                                                                                                  Zeuxis Vargas



Imágenes: Pinturas de Pascale Pratte (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

domingo, 15 de enero de 2017

Beberé tu sombra

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.593-


                                                                                                             Frank Pereira

Poeta colombiano, nacido en Barranquilla el 4 de mayo de 1948. Se desempeñó como vendedor de libros y bibliotecario oficinista. Asiste desde el año 2012 al Taller Literario Ojo de Agua, coordinado por la poetisa Margarita Galindo Steffens. Entre sus poetas referentes se encuentran Saint Jhon Perse y Olga Orozco.  Ha publicado en revistas de su país y en múltiples Revistas de la Web. Actualmente prepara su libro "Malabares" para ser publicado en Amazon.com Editores.


                                                                                                   "En la región de las bayas
                                                                                                     entre racimos fronterizos,
                                                                                                     la raiz constelada de la niebla
                                                                                                     naufraga en el vientre del alba"















BEBERÉ TU SOMBRA

Beberé tu sombra
anudando
capullos de luna
a la sed de una estrella.
Anudaré tus besos
a cada pétalo del silencio.-


BUSCANDO EL HORIZONTE

Sábeme tal,
como aprender
de la duda pintada en el vacío
al buscar un paisaje
debajo del fuego
y que nadie
inunde
de soles el círculo
de las escalinatas boreales.
Esas
con sus fisuras de luz
esconden
las cicatrices del azar.-



EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO

En el principio era el verbo
y el verbo
era tejido a la tierra,
era lejos
y las colinas del tiempo
cruzaban
los ojos de la noche.
No había signos
sobre el tapiz del pasado,
ni siquiera
el vapor de una huella.
Sobre el vacío
desordenado
en la gruta de los sueños.-


***

Hoy 
es el aniversario
de las voces
que corren por un crepúsculo
de colores desnudos.

Hoy
he trepado
los círculos rojizos de un desierto
con las arenas
recurrentes del azar.-








VERSOS

Hay versos
que tienen sombra escarlata,
otros
tienen la órbita
de un girasol fugaz,
se instalan en el infinito
de un fuego desnudo,
arden
como los capullos
eclipsados
en el último agujero de la noche.-



ES INÚTIL CALLAR

Es inútil callar
cuando el verbo
rueda insaciable
detrás
de una huella lejana
que
nada cambia
los pasadizos tempranos.
Y los huecos de azul
enredan voces
sobre los meandros del viento.
Es inútil
llegar al desván del silencio.
Es inútil callar.-



LA TARDE DE LOS PÁJAROS OSCUROS

Y los pantanos
cruzaron el día
y todas
las rocas llevaron su agua.
Y sus pájaros oscuros
tomaron
el destino de la lluvia
en sus noches matizadas de luna.-



LOS CATORCE INFINITOS Y MEDIO

Y luego
cayeron fulgores.
Cayeron sobre la niebla
en sofismas de luz.
Donde se inventa la noche
después de un final
y ensanchada catorce infinitos y medio.-




                                                                                                             Frank Pereira






Imágenes: Pinturas de Aldo Luengo (España, contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com






sábado, 14 de enero de 2017

Un beso


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.562-


                                                                                                          Oralia López Serrano

Poeta y narradora de México, de estirpe sinaloense, radicada en Mexicali,  Baja California, México. Maestra de educación primaria y asesora de profesores. Creadora de libros y materiales educativos para niños y profesores. Organiza y presenta recitales de su obra poética, participa en congresos, foros, conferencias, cursos y talleres. Es autora de los libros: "Cien poemas y una vida", "Pasajes del centenario", "Mexicali. Voces del pueblo", "Corazón al viento", "Palabras breves pero profundas", etc. Ha participado, además,  en numerosas antologías tanto de su país como del extranjero.



                                                                                      "Estoy entreteniendo tus fantasmas,
                                                                                       para que la muerte no se los lleve;
                                                                                       hubiera sido fácil engañarla
                                                                                       si no supiera como duele"









UN BESO

Recibí un beso por teléfono
y no supe en que parte
del cuerpo detenerlo.

¡Cuánto tiempo sin recibir un beso!
Debo tener mucho cuidado,
pues puede ser uno equivocado.

-Pregunté- ¿dónde el beso?
y contestó: Donde tú quieras,
no te imaginas lo mucho que te deseo.

¿Dónde colocaré su beso?
Lo imaginé recorriendo todo mi cuerpo
y sólo logré lágrimas y estremecimiento.

Deseé guardarlo en un cajón
de mi habitación vacía
y lo dejé volar como hace tiempo,
mucho tiemo...él hizo con mi vida.-



HÁBLAME


Voy a platicar contigo cuando estés dormido,
ya que tu mente vague; entonces, me dirás
una sarta de cosas y me sentiré correspondida.

Háblame de tus locuras, de la verdad que habitas,
del por qué a veces de tu sonrisa
y esa mirada inquieta, que se planta en tu rostro.

Dime, en las ocasiones en que guardas silencio;
qué tantas ebulliciones tienen tus pensamientos;
y si hay un espacio en ti para mis versos.

Haz saber, si me recuerdas cuando estás lejos,
si sientes mis dedos que acarician tus cabellos
y escuchas que te llamo con tierno acento.

Cuéntame, si es que sabes, que persigo tus pasos
y anhelo siempre tu amor y tu regazo.
¡Háblame, así dormido, me encanta oírte!
Porque aunque tú no estés, ya no estaré tan triste.-



ERROR

En el transitar de la vida, he de encontrarte amado,
son muchos años ya perdidos
y en la muchedumbre, cómo has vagado.

He tomado tus manos con ternura,
tu cuerpo ha temblado con mis besos y caricias,
pero has sido tú, ¡Me he equivocado!

Tu voz he escuchado en el bullicio
y en el tumulto de los rostros,
he confiado en mis instintos, ¡y me han fallado!

¿Qué señal me darás, amado mío, para identificarte?
No dejaré esta vez, que la avidez de amor
y de ternura me confundan.

Vete despacio, sin prisa, te reconoceré entre tantas sonrisas,
será la tuya como la mía, quizá la más discreta;
tal vez andemos ambos, cubiertos de temor y de tristeza.

Y al reconocernos, hemos de constatar que no estamos errando,
porque ¡Qué pena amor! Nuevamente darnos cuenta,
que en vez de amarnos...debimos evitarnos.-



A VECES

Era un trinar de pájaros alegres;
pero a veces triste, muy triste.

Era un ramillete de bellas flores;
pero a veces marchitas, marchitadas.

Era una pradera verde y amplia;
pero a veces seca, muy seca.

Eran manantiales de agua fresca;
pero a veces quemaban, requemaban.

Era decir te amo diariamente;
pero a veces silencio, un gran silencio.

Era estar junto a él todos los días;
pero a veces lejano, muy lejano.

Era desearte tanto, con ternura;
pero a veces desprecio, despreciable.

Era la felicidad de tener compañía;
pero a veces soledad, soledad acompañada.

Y dejé que lo que era, ya no fuera;
pero a veces lo que es, duele...duele tanto.-




                                                                                                                Oralia López Serrano




Imágenes: Pinturas de la artista Natacha Sixto. (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com




viernes, 13 de enero de 2017

Pregunto

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antolgía cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.591-


                                                                                                              Tom Van de Voorde

Poeta, ensayista y traductor de Bélgica, nacido en Ghent en 1974. En 2008 publicó su primer libro de poesía "Paisájes contemporáneos" que fue nominada para el Premio  C. Budding, en 2013 publicó "Liefde en aarde", nominada para el Premio Hernan De Corninck. Sus obras han sido traducidas a siete idiomas, y le han valido invitaciones a numerosos festivales de poesía de todo Europa. Él , a su vez, traduce al neerlandés la poesía de Wallace Stevens y Michal Palmer, entre otros.  Actualmente está a cargo , como gestor cultural, de la programación literaria en el Centro de Bellas Artes Bozar de Bruselas.



                                                                                          "Volviendo sobre su exquisito traje,
                                                                                           la noche urbana dormía como una mujer.
                                                                                           Ahora cuelgo mi ostra a secar.
                                                                                           Mi piel escamosa es fría como el metal"









PREGUNTO A SHIVA

para qué sirve a la tierra un barril
inundado de algas y oleaje

que de vueltas por los llanos agrícolas
envuelto  en estrellas neblinosas.

Dame una golpeada fuente
una atadura con un puñado de caballos,

el sol sobre un campo de azulejos
que se recuesta en la arena dorada. Cómo

el aceite de entrada al vaso,
antes de que una flor invente

su color, antes de que una presa logre su libertad.
Todos aquellos amigos, iluminados, que dan refugio

en muchas redes. Cuéntalos y calcula.
Pregúntale a ella si escogió su nombre,

qué era: unas pocas piedras labradas,
un techo apuntalado contra la confusión,

un llano al alza geográficamente ingenuo.
Quizás esto fuera suficiente, Ahmadi,

para bordar la historia de tu tierra
con metales preciosos, necrologías

recostadas mejillas contra carrillo, como ostras
que inventan más extremidades.-



COSMÉTICO


Cuando traté de adornar tu cuello
hallé un ganso a tu alrededor. Cabizbajo.

Su cuello largo enganchado al tuyo,
tu pecho un abanico de plumas.

Dónde queda la gravedad de todo
esto, pensé, sin

saber que de hecho estuvieras atada
al piso, o que acogieras al pensamiento

de que el arte de volar es un momento
que se domina de costado.-


***

La mujer cartero me pregunta qué
significa reino en hebreo

cuando yo comienzo a recapitularle
los pro y los contra de la servidumbre

ella monta su bicicleta cuesta abajo
bramando las últimas palabras de Adriano

esas que le faltan a la Enciclopedia Británica
en nuestro próximo encuentro

ella señala un montón de piedras
que hace mucho espera una torre.-


 ***

Desayuno con Bertold Brecht bajo un tilo.
Mi plato amarillo resplandece,
el suyo es un brillo anaranjado.
El huevo frito está entre los dos,
ya no pide que le presten atención a gritos:
gracias al sol, gracias a los cielos.
Comenta con indiferencia,
"Crees en la Europa del Este?"
Las copas de los árboles son una cuerda floja,
cada tronco un filtro de té colmado.
Cuando nos despedimos me regala
una receta para un coctel
pasado de moda hace rato y me pide que nunca
más vuelva a martillar la verdad,
no le respondo.-



HACERME QUERERTE


al hacer la señal de la cruz
con un zapato

por encima de una calavera
o sobre la espalda de alguien

pintarla
con pintura hecha en casa

perfumada de ácido carmín,
cuando te friegan

o te amenazan con música.
Ah piojo ingenuo,

no te pongas la armadura.
Déjame pintar esas líneas

de color sangre, explicar
minuciosamente cómo

suena un sustantivo como "policía"
en una lengua muerta.-



                                                                                 

                                                                                                              Tom Van de Voorde




Imágenes: Pinturas digital de los Estados Unidos.






quiquedelucio@gmail.com

jueves, 12 de enero de 2017

Tú, bosque

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.590-






                                                                                                    Margarita Pintado


Poeta y ensayista de Puerto Rico, nacida en Ayamón en 1981. Se graduó de la Escuela de Comunicaciones Pública de la Universidad de Puerto Rico. Obtuvo su maestría y doctorado en la Universidad de Emory, en Atlanta, EE.UU. Enseña literatura y cultura hispanoamericana en la Universidad de Ouachita, Arkansas. Sus textos han aparecido en distintas revistas impresas de Puerto Rico, Estados Unidos, Cuba, México y Chile. Publicó en 2012 su primer poemario "Ficción de Venado" y tiene en preparación"Poeta sin paisaje" con la editorial  La secta de los perros, de Puerto Rico.



                                                                                 
                                                                                                 "Que no hubo nunca
                                                                                                   un venado mojado,
                                                                                                   inquieto y como desnudo
                                                                                                   saliendo de ninguna playa"









TÚ BOSQUE PÁLIDO

Tú, bosque pálido
suéñame una casa alegre.
Con ventanas que se abran siempre
cuando lluvia o trueno, o mirada de un extraño
se desate.

Deja, amor mío, que el viento entre.
Que nuble papeles, que traiga peligros, que traiga
maldades. Que las nubes ajen todas,
que los gatos ya no tengan miedo
del reflejo oscuro en los cristales.-



VÍSTETE QUE NOS VAMOS

Manejamos.
Qué país tan grande, le digo.
Qué país tan vacío, me dice.
A lo lejos hay una línea entrecortada,
un reguero de puntos sincronizados
marchando a otor cielo.
Se acerca. Nos acercamos.
El misterio del espacio.
El misterio de la forma cuando
se pierde en el viento.

Qué país tan grande y tan vacío.
Todo asume una tristeza tan pequeña,
tan idiota, tan en medio de la inmensdad.
Tan que nadie ve.
¿Es eso la tristeza?
¿Lo bello que no se ve?

Todas las mañanas yo me visto para irme.
Yo me pongo bonita para irme.
Pero casi siempre me quedo en la casa.
Vestida y alborotada.
En este país tan grande y tan vacío,
a veces no hay a dónde ir.

Entonces él llega y me dice:
biteste que nossssss vamousss.

Y yo me visto. Y yo me pongo bonita.
Y nos vamos.-


LO QUE

¿Qué es lo que buscas
cuando
detenido por un viento
quedas
estremecido
por el disparate de un pájaro?

Rescatas, claridad de mediodía,
las cosas que se quedaron
olvidadas
a medio camino
sin camino.

Las cosas, tus cosas, se llenan de ese olvido
que persistentes
araña la raiz
de lo que
siempre ha estado
como
perdido.

Tus cosas guardadas dentro de otras cosas.
Tus cosas, en silencio, bajando la cabeza.
Y tú sientes
       (¿lo sientes?)
Que todo te perdona
que todo te lastima en clave de caricia
que todo te persigue
sonámbulo.
íntegra sombra de tu sombra
Despierta
en medio de la noche
temblorosa.
Pides silencio y renuncias
a la idea
a la sola idea
de una palabra
sola
que redima
que destruya
la eternidad de tu ceniza

Dime
¿Qué se calla
cuando hablas
tan tímidamente
tan escasamente
de lo que se ha ido
de lo que
pasa
como
sino
pasara nada?

Queda lo que queda
La nada en la que te desorbitas. Eso queda.
Lo desenterrado para siempre
Queda. El viento que se le escapó a la resta.
La espada y la pared, quedan.
La cifra, para ser exactos.
Queda.-



UN EFECTO DE MAR

Recorto la tarde.
Difumino opacidad.
busco claridades, busco
tramo de luz.

Te coloco dentro de un cuadrado
azul.
Duermes, Agito los colores del cielo.
Teorizo: nubes, posibles truenos,
aguacero.

Todo llega tarde y sereno...
Fondo blanco, rastro azul
a lo lejs se crea

Un efecto de mar.-



TIEMPO DE BOSQUE

No se puede decir
"era la mañana en el bosque".
No existe el tiempo en el bosque. Existen
el color, la luz, la textura.
El bosque está rosado. O el marrón ha entrado
en su fase de fuego o
el bosque está azul.
Y así, sucesivamente.

Todo de pie.
Los árboles me recuerdan a él.
Largos y afilados.
Tratando de ascender, rasgando sin saberlo
el cielo con su mano. Plena mansedumbre.
Los árboles son como muchachos bien criados.

El llanto de un árbol consuela
los esfuerzos de mi fe.-


                                                                                                      Margarita Pintado






Imágenes: ¨Pinturas de Pascale Pratto.(contemporáneo).





quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 11 de enero de 2017

Conoces


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N°  1.589-


                                                                                                             Violeta Serrano

Poeta y periodista española, nacida en León en 1988. Es co-directora del posgrado internacional Escrituras: creatividad humana y comunicación de FLACSO que se realiza en cooperación entre México, Barcelona y Buenos Aires. Es Licenciada en Filología Hispánica y Filología Francesa por la Universidad Autónoma de Barcelona, en Argentina completó sus estudios en la Universidad Austral. Ha publicado el poemario "Camino de ida" (2016), es colaboradora regular de Radar, del diario "Página 12" y en suplementos culturales de "Tiempo Argentino", Perfil", ADN-Cultura", "La Nación", "La Balandra" etc.


                                                                                          "A la gran ciudad le falta
                                                                                            piedad para resistir
                                                                                            a la desazón
                                                                                            de las quimeras"









CONOCES

Conoces el absorbente resquicio de luz
de la rendija de tu vientre
conoces,
al menos has visto,
la desvirgada impasabilidad de los transeúntes
de las grandes ciudades.

Restallan a la luz inane del mediodía de los muertos
que no viste en calcinadoas esquinas
de los barrotes de las cárceles,
el tibio goteo de algodón quebrado
como una ruina de estrépito y calor de hoguera extinta.

Te trepo a pasos lujosos y oscilantes
como una rueda de viento en el lamido
inhóspito de la última duda.

Te redimo del angosto vacíos de los peces destripados
los de los ojos blancuzcos que reposan en el mayoral.

Recuérdame cuando esté contigo
como la que fui antes de entregarme.
Recuérdame cuando te bese
como la desprendida caminante
anterior a la huella de tus zapatos.-


***

Cortar el resquicio de la ventana
para deshacer otoños enclaustrados
salir de la ventana de un segundo
para cortar el estertor del desencanto.

Redimirme, tal vez, de mí misma
reconocerme de una vez inmensa en la caída
y retroceder a golpes
para retomar el canto
y escupiros el despreccio
ambiguo del quebranto.

Tal vez, resquebrajar el tiempo
no esperar que venga algo
rescindir la propuesta de la inocencia
firmando ante la vida
un no sé cuándo.-



CAMINO DE IDA

Escribir es enfrentarse
con el payaso que te mira
desde el otro lado del espejo.
Conseguirlo es cambiarle el sitio,
carcajarse de la vida
que pasa indolente ante el espejo.-


***

Aquí las mujeres enhebran sus patas
con hilos de agujas en las que no creen.
Aquí los hombres no disimulan su hambre
de ostras desnudas y pechos
de esquejes y algas.
No disimula nadie aquí
el impulso sexual del ciudadano.
Han dado por hecho,
han dado por sentado,
que el piropo es cultura
de caña y de ley.
Esta ciudad es un estambre de deseo
la verborrea está instaurada
en las copas de los árboles
a los que se encaraman los voyeurs
en busca de alimento.
Esta ciudad merece una mujer
subida a un camión
una mujer peluda y zafia
que diga, che,
andate a la concha de tu hermana
y fijate que ella también es mujer.-



MADRE

Madre, vos
podés o no creerme.
Madre, vos
cuando yo no te decía vos,
¿recordás, entonces?
cuando nada sabíamos
del continente, del nuevo,
del peso que tendría la Tierra
desvencijada
la Tierra, madre,
que vos sabés,
ahora parece ser también la mía.
Antes de toda esa rabia
antes incluso, de hacernos daño,
madre,
yo recuerdo,
nítido, como una hoja seca
esculpida en años,
recuerdo cómo vos
sin comprender palmo a palmo,
me sujetás la frente,
el pecho, el llanto.
Consolás una lágrima,
tras otra,
como cascada de versos,
auspiciados en claustros,
porque a mí me temblaba
la vena izquierda
y la diestra
y la otra, y la nueva, y la extraña,
y todo porque había visto
en una pantalla,
a la distancia,
gente,
sencilla, sonriente,
gente, ya ves,
sin nada.-




                                                                                                        Violeta Serrano



Imágenes: Pinturas de Daniel Richter (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

martes, 10 de enero de 2017

Primicia de la sombra

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.588-



                                                                                                      Miguel Torres Pereira

Poeta de Colombia, nacido en Arjona, Bolívar en 1960. Licenciado en Ciencias de la Educación. Ganador del concurso de poesía Casa Silva en Cartagena, 1993. Premio de Poesía Jorge Luis Borges, Universidad de Magdalena 1998, Autor de los poemarios "De luna y piel en otro ámbito" (1996), "Estación del instante" (Bogotá, 2007), antologado en "Antología de Poesía Colombiana - Nuevas Voces de Fin de Siglo" (1999), "Cincuenta poetas colombianos y una antología" (2010), "Poesía Colombiana" (Caracas, Venezuela, 2008), etc. Es cofundador del taller literario "Encuentro con la palabra".



                                                                                            "Seducidos los girasoles
                                                                                              repiten en la anchura del patio
                                                                                              la órbita del ojo del cielo
                                                                                              y multiplican intemperies en los míos"










PRIMICIA DE LA SOMBRA

Somos luz presentida
en la orilla del milagro
el rastro del miedo
en la primicia de la sombra
Un llanto legítimo
que apaga esta cuota de cenizas
en el esplendor del instante.-



LEVEDAD EN EL ASOMBRO

Somos levedad en el asombro
de una hoja desprendida
en la canción del silencio
Inicio del misterio
origen posible
de la irremediable caída.-



EXTRANJEROS DE LA LUZ

Somos revelación en la borrasca
extranjeros de la luz
en el fragor del relámpago
Invierno que reitera
el destino de ser hombre de río
en el exilio del diluvio
La vocación de sed
nuestro desierto.-



EN MEDIO DE LA TARDE

En el celaje del relámpago
hallé el camino de la infancia
un corredor apacible
un patio súbito de encantos
el escondite secreto de esos días
cantados en la algarrabía de la tarde

Infancia sagrada ungida con hierbas
y asombros
festejando en el filo de la luz
con una ronda de pocas voces

Sólo éramos tres
anudando miedos en el reclamo del trueno
en la desolación de los espejos
en los baúles y su abandono.
Sólo éramos tres en medio de la tarde
en el corazón de la noche.-



PAISAJE DE MAR

El milagro de este asombro
festeja signos y presencias
Yo descubro
en tu vientre el temblor de un yodo antiguo
un beso reiterado que esculpe la roca
en una orilla sin tiempo

Un canto de algas
traduce el reclamo de tus abismos
armoniza el misterio de tus voces
Un silencio de anémonas ofrece tu sangre
las noticias del primer diluvio

En el galope de cada noche
te reinventas una luna que canta
a las primicias de tu sal en el rito ciego
de espumas confesadas
Los alcatraces danzan
como fantasmas ajenos del viento
sin más espacio que tú mismo.

La oquedad de un caracol
te prolonga y te confirma.-



DE LOS ÁNGELES QUE SUEÑO

Hoy encontré la razón que asistió mi osadía
cuando en una noche de paso lento
cacé ángeles en el patio
bajaron a morder el silencio
en las almendras maduras
y a cambiar el incienso del cielo
por el aroma de mis albahacas desveladas
los contemplé y descubrí
que eran de cristal y de niebla
y sus alas de luna.

¡Nunca debí atraparlos!
Sólo ellos podían revelar el misterio
que gravita en mis noches.
¿Por qué este origen de mis sueños?
¿Para qué le invento alas al viento?
-Tus sueños nacen porque toman prestada
la porción etérea de tu carne.
-Le levantas alas al viento
para que sean lazarillos de tus cenizas

Fueron sus únicas respuestas
emprendieron el vuelo
En el patio aún reposan
sus huellas desplumadas.-



                                                                                                    Miguel Torres Pereira





Imágenes: Fotografía digital y pintura de Zinaida Serebriakova (Rusia, 1894 - 1967)






quiquedelucio@gmail.com