Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2012

Mi único hijo, el que no tuve

Poesía de Mark Strand:

MI HIJO

Mi hijo
mi único hijo
el que no tuve
sería ya un hombre.

Descarnado y sin nombre
se mueve
en el viento.
A veces

viene
y reclina su cabeza
más liviana que el aire
sobre mi hombro

y yo le pregunto
Hijo,
¿dónde te halas,
dónde te ocultas?

Y él me responde
con un hálito frío.
No lo advertías
aunque llamé

y llamé
y continúo llamando
desde un lugar
lejano,

más allá del amor,
donde nada,
todo,
quiere nacer.-

Mark Strand: (Isla Prince Edward, Canadá 1934) Poeta, traductor y prosista. Vive en Nueva York, ejerce la docencia universitaria. Fue premiado en 1990 como Poeta Laureado de los Estados Unidos. Su obra se caracteriza por un surrealismo mezclado por momentos con un realismo de trazo urbano y suburbano, con pasajes familiares y extraños.
 La luz de los poemas de Straus es siempre
crepuscular o nocturnas, y en esa luz se pasean como sonámbulos los personajes de esa gran historia múltiple.
Dice Mark Stand: "Yo soy, un poeta más preocupado por la escritura que por la propia imagen, y más por la vida que por la repercusión pública. Me veo a mí mismo ccomo un ser humano normal que ocurre que escribe poesía, y no como un poeta al que le sucede que tiene que comer tres veces al día. Yo escribo sobre mí mismo, claro, pero en una versión mitológica. Siento que he creado un mito de mí que no es yo mismo, y que, aunque tiene elementos de mi propia vida, está generalizado: en consecuencia, otros pueden sentir como propio este personaje".
Hay un buen conjunto de poemas suyos traducidos por Elisa Ramirez (Edición El Tucán de Virginia, México). También fue traducido por Octavio Paz, de los volúmenes del autor "Selected Poems" y "The Continuous Life", se han seleccionado estos poemas para esta breve muestra.

EL COLEGIO CONTINENTAL DE BELLEZA

Cuando el Colegio Continental de Belleza abrió sus puertas,
pudimos ver a la entrada muchos cuadros de viejos maestros,
y recorrimos salones con esculturas reclinadas
sobre los pisos de marmol.
Y nos sentimos conmovidos, pero no por mucho tiempo.
Más adelante llegamos a un patio que invadía la maleza.
Esto también nos conmovió, pero repentinamente
cabeceábamos de sueño.
El sol estaba saliendo,
una bruma violácea surgía del mar.
Los cerros de la costa se fueron poniendo rojos,
y a varias personas de la playa los alcanzó esa llamarada.
Algo nuevo ocurrió entonces: la llamarada cesó.
El sol continuaba su rumbo.
En los lagos tierra adentro brotaron destellos
durante el amanecer.
Desde la montaña bajaba una sombra fría y azulada
hasta el fondo de los valles,
y ciudades lejanas despertaron: esto era lo que esperábamos.
Cuán de prisa estuvo ante nosotros el mundo grande e inconcluso
cuando el Colegio Continental de Belleza abrió sus puertas.-

OTRO LUGAR

Entro en la luz
que hay

no enceguece
ni es suficiente para vislumbrar
lo que ha de venir

sin embargo veo
el agua
el único bote
un hombre que está de pie.

es alguien que no conozco
este es otro lugar
la luz que hay cubre como una red
la nada

lo que ha de venir
había sido
so antes:

el espejo donde el dolor duerme
el país que nadie visita.-

                                               Mark Strand

Imágenes: pinturas de David Michael Bowers (EE.UU) contemporáneo. Egresado del Art Institute of Pittsburg en 1979, de la corriente surrealista con una mezcla de fantasía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario