Páginas vistas en total

lunes, 14 de mayo de 2018

Es en el sueño


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.036-


                                                                                                                        Mercedes Parada Deu

Poeta española, nacida en Barcelona en 1974. Reside en Valladolid desde los siete años. Licenciada en Bellas Artes, especialidad Pintura egresada de la Universidad de Salamanca en 1998. Ha participado en el "Micrófono abierto" del Colmado del Raval de Barcelona y en "Susurros a pleno pulmón", de Valladolid. En el año 2003 gana el Concurso Jóvenes Creadores de la Academia Castellano Leonesa. Obtuvo el Primer Premio de Poesía de la Fundación Jorge Guillén, Valladolid. Ha publicado, entre otros, "Hay en el aire un cúmulo de cosas", "El amor es y doce poemas rezagados" (Tansonville, 2012), "El aliento" (Páramo Ediciones, 2014), etc.


                                                                                           "Dejan mensajes por los caminos,
                                                                                             los voy encontrando, sin poderlos
                                                                                             entender. Entonces los guardo
                                                                                             dentro de estos árboles con los que hablo"











ES EN EL SUEÑO

Siempre es en el sueño
donde mi yo se alarga de forma inaccesible,
con encanto semivivo.
Siempre está la luz alrededor de tu sombra.
El páramo se enciende,
las venas por debajo de la tierra.
Tu desnudo hizo caer una bola de fuego en mi camino.
Me hago de palabras porque no conozco lo que pienso,
y continúo cantando
sobre esta infancia escondida.-


***

Tomo tus brazos y me hago
un lazo con ellos.
Me abrazo.
Hay cosas que no llegan a existir nunca,
soy un cristal lleno de agua.
Mi amor está en una caja,
el viento la destapa.
Escribo en el comedor,
entre la comida, entre palabras
y copas de vino.-


***

Doy mil volteretas
y aparezco frente a tu casa,
que es la casa del cantar.
Aquí lo pisamos todo,
somos invencibles,
mezclados con piedras
y después agua,
ya sabes, el mismo río.
Soy tierra que observa
como se queda en silencio
el pulso de las cosas.-



POEMA DEL TÚ

Estoy frente a ti para que me enseñes la vida.
Intento llamarte sin poder encontrar tu número.
Estoy en ti
pero cuando me sueltas se me cae la risa,
partiéndose en la acera como si fueras de cristal.
Muérdeme.
Enséñame.
Llámame con tu nombre.
¿Sabes que me están creciendo orejas de perro?
Es imposible que nunca hayas comido
de la mano de tu mano.
Me alimentas con pienso quererte más adelante.
Llévame en tu bolso negro
que limpiaré los papeles
que deja tu mente al correr,
con el whisky o al fumar cientos
y cientos de pelos llenos de letras.
A tu deseo no se le nota llegar,
tiene pies de gato,
y cuando lo ves,
empieza a interpretar a Satie,
con piano de cuerpo.
El tiempo no existe,
lo llevas colgado al cuello
en forma de cristal sucio.
Tú eres y ya no estás para el amor,
lo emborronaste con tus manos,
llenándolo todo de acera,
haciendo crecer ojos en el metro,
comiendo tantas cosas con las manos.-


***

En mi noche vivo y despierto
porque me ahogan
las largas conversaciones
con los inventados,
que iluminan la oscura cama.
Soñar es estar loco,
y al desertar,
tocas tu cordura,
como si volviera a pertenecerte.-


***

La memoria agujereada
deja que coma de ella
hasta llegar al hueso.
Aún no he comido suficiente.
Es líquida
y puedo beber
hasta acabar informe,
ahogada y fea.
Puedo hacerte feliz,
darte flores que salgan de mi pecho,
porque quiero recogerme
el pelo
y jurarte un amor.-


***

Cuando nos tocamos,
tus manos apretadas
suenan dentro de mí.
Corremos
hacia cualquier montaña
sonando como cristales.
Tienes palabras,
las pones al sol,
haces frases con ellas,
y hablas de nuestras cosas,
abrazándolas
y después hacerlas polvo.
Cuando nos tocamos,
tus manos me hacen
inverosímil descubrimiento.-



                                                                                                                         Mercedes Parada Deu



Imágenes: Pinturas de Darren Thompson






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario