Páginas vistas en total

viernes, 29 de junio de 2012

Amantes

                         Eugenio Montejo, poeta y ensayista venezolano, nacido en Caracas en 1938. Su poesía se caracterizó por la rica gama textual y el gran dominio de las formas, constituyéndose en un gran representante de la poesía sudamericana. Recibió importantes galardones por su obra y sirvió a su país en el campo diplomático como Embajador en Portugal durante varios años.
Publicó, entre otros, los libros: "Elegos" (1967), "Muerte y memoria" (1972),  "Alfabeto del mundo"  "Algunas palabras" (1977), "Terredad" (1978), "Trópico absoluto" (1982), "Chamario" (2003).
Es autor también de importantes ensayos, tales como, "La Ventana oblicua" (1974), "El taller blanco" (1983) y "El Cuaderno de Blas Coll" en 1981. La obra de Montejo fue elogiada por la crítica y dejó a su paso importantes enseñanzas a jóvenes discípulos del poeta. Falleció en junio de 2008.


                                        "Un follaje poblado de sombras agitadas
                                         lo miro
                                         frente a la piedad de mis ojos
                                         bajo los huracanes de la Noche"


AMANTES    poesía de Eugenio Montejo

Se amaban. No estaban solos en la tierra;
tenían la noche, sus vísperas azules,
sus celajes.

Vivían uno en el otro, se palpaban
como dos pétalos no abiertos en el fondo
del alguna flor del aire.

Se amaban. No estaban solos a la orilla
de su primera noche.
Y era la tierra la que se amaba en ellos,
el oro nocturno de sus vueltas,
la galaxia.

Ya no tendrían dos muertes. No iban a separarse.
Desnudos, asombrados, sus cuerpos se tendían
como hileras de luces en un largo aeropuerto
donde algo iba a llegar desde muy lejos,
no demasiado tarde.-


DURA MENOS UN HOMBRE

Dura menos un hombre que una vela
pero la tierra prefiere su lumbre
para seguir el paso de los astros.
Dura menos que un árbol,
que una piedra,
se anochece ante el viento más leve,
con un soplo se apaga.
Dura menos un pájaro,
que un pez fuera del agua,
casi no tiene tiempo de nacer,
da unas vueltas al sol y se borra
entre las sombras de las horas
hasta que sus huesos en el polvo
se mezclan con el viento,
y sin embargo, cuando parte
siempre deja la tierra más clara.-


ESCRITURA

Alguna vez escribiré con piedras,
midiendo cada una de mis frases
por su peso, volumen, movimiento.
Estoy cansado de palabras.

No más lápiz: andamios, teodolitos,
la desnudez solar del sentimiento
tatuando en lo profundo de las rocas
su música secreta.

Dibujaré con líneas de guijarros
mi nombre, la historia de mi casa
y la memoria de aquel río
que va pasando siempre y se demora
entre mis venas como sabio arquitecto.

Con piedra viva escribiré mi canto
en arcos, puentes, dólmenes, columnas,
frente a la soledad del horizonte,
como un mapa que se abra ante los ojos
de los viajeros que no regresan nunca.-


HOTEL ANTIGUO

Una mujer a solas se desnuda,
pared por medio, en el hotel antiguo
de esta ciudad remota donde duermo.

Abren las sedas un rumor disperso
que se mezcla en el follaje
de los helechos en el aire.

Se oyen llaves que giran en un cofre,
jadeos ahogados, prendas,
la inocencia de gestos solitarios
que beben los espejos.

A su tiempo la noche se desnuda
y las calles apiladas se doblan
en un vasto ropaje
con la fatiga de un final de fiesta.

Una mujer a solas tras los muros,
unos pasos, un oscuro deseo,
hasta mí llega de otro mundo
como alguien que he amado y que me habla
desde un ataúd lleno de piedras.-


                   
                        Eugenio Montejo






Imágenes: pinturas del artista plástico francés,
 Victor Gabriel Gilbert  (París, 1847-1933)




2 comentarios:

  1. llegar aquí, es una visita obligada
    e ilustrativa
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Omar, por tus visitas y comentarios. Ayudan mucho.
      Quique de Lucio

      Eliminar