Páginas vistas en total

jueves, 14 de junio de 2012

La suerte

                         Roberto Bolaño, poeta y escritor chileno nacido en Santiago en 1953. Desde los quince años vivió en México y suspendió pronto los estudios académicos para dedicarse de lleno a la actividad intelectual. Fue un infatigable lector y trabajó como articulista en varios medios periodisticos mexicanos. Regresó a Chile poco antes del golpe de estado contra Salvador Allende y como militaba en la izquierda debió exiliarse en España, previo paso por El Salvador y varios países europeos. Bolaño que siempre argumentó su preferencia por Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, entre otros, es autor de los poemarios "Los perros románticos" (2000) y "Tres" (2001) y de seis novelas entre las que se destaca "Los detectives salvajes" de 1998, con la que obtuvo el Premio Herralde, el Premio Rómulo Gallegos 1999 y el Premio del Consejo del Libro de Chile en el mismo año. Fue galardonado con el Premio Municipal de Santiago de Chile en 1998. Además publicó varios libros de poesías en editoriales marginales. Ampliamente leído y admirado, creador de un estilo muy particular, Bolaño murió en Barcelona en julio de 2003 a causa de una complicación hepática.-


                                  ¿Qué somos? me preguntaste
                                  somos seres humanos,
                                  hijo mío, casi pájaros,
                                  héroes públicos y secretos"


LA SUERTE   poesía de Roberto Bolaño

Él venía de una semana de trabajo en el campo
en casa de un hijo de puta y era diciembre o enero,
no lo recuerdo, pero hacía frío y al llegar a Barcelona
la nieve comenzó a caer y él tomó el metro y llegó
hasta la casa de su amiga y la llamó por teléfono para que
bajara y viera la nieva. Una noche hermosa, sin duda,
y su amiga lo invitó a tomar café y luego hicieron el amor
y conversaron y mucho después él se quedó dormido
y soñó que llegaba a una casa en el campo y caía la nieve
y él se encontraba atrapado en el valle y llamaba por teléfono
a su amiga y la voz fría (fría pero amable) le decía
que de ese hoyo inmaculado no salía ni el más valiente
a menos que tuviera mucha suerte.-


MUSA

Era más hermosa que el sol
y yo aún no tenía 16 años.
24 han pasado
y sigue a mi lado.

A veces la veo caminar
sobre las montañas: es el ángel guardián
de nuestras plegarias.
Es el sueño que regresa.

con la promesa y el silbido.
El silbido que nos llama
y que nos pierde.
En sus ojos veo los rostros

de todos mis amores perdidos.
Ah, musa, protégeme,
le digo, en los días terribles
de la aventura incesante.

Nunca te separes de mí.
Cuida mis pasos y los pasos
de mi hijo Lautaro.
Déjame sentir la punta de tus dedos

otra vez sobre mi espalda,
empujándome, cuando todo esté perdido.
Déjame oír nuevamente el silbido.

Soy tu fiel amante
aunque a veces el sueño
me separe de ti.
También tú eres la reina de los sueños.

Mi amistad la tienes cada día
y alguna vez
tu amistad me recogerá
del erial del olvido.

Pues aunque tú vengas
cuando yo vaya
en el fondo somos amigos
inseparables.

Musa, a donde quiera
que yo vaya
en el fondo somos amigos
inseparables.

Musa, a donde quiera
que yo vaya
tú vas.
Te vi en los hospitales

y en la fila
de los presos políticos.
Te vi en los ojos terribles
de Edna Lieberman

y en los callejones
de los pistoleros.
¡ Y siempre me protegiste!
En la derrota y en la rayadura.

En las relaciones enfermizas
y en la crueldad,
siempre estuviste conmigo.
Y aunque pasen los años

y el Roberto Bolaño de la Alameda
y la Librería de Cristal
se transforme,
se paralice,

se haga más tonto y más viejo
tú permanecerás igual de hermosa.
Más que el sol
y que las estrellas.

Musa a donde quiera
que tú vayas
yo voy.
Sigo tu estela radiante

a través de la larga noche.
Sin importarme los años
o la enfermedad.
Sin importarme el dolor

o el esfuerzo que he de hacer
para seguirte.
Porque contigo puedo atravesar
los grandes espacios desolados

y siempre encontraré la puerta
que me devuelva
a la Quimera
porque tú estás conmigo,

Musa,
más hermosa que el sol
y más hermosa
que las estrellas.-


                                                        Roberto Bolaño


Imágenes: pinturas del artista de Estados Unidos, John Singer Sargent (1856-1925).






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario