Páginas vistas en total

martes, 12 de junio de 2012

Aniversario

                               Jaime Gil de Biedma, poeta español nacido en Barcelona en 1929, en el seno de una familia de la alta burguesía. Inició sus estudios de Derecho en Barcelona y los continuó en Salamanca, por cuya universidad se licenció. Su poesía de tono elegíaco, enlaza con la de Vallejo, Antonio Machado y con el delicado erotismo de Cernuda. Aunque la obra de Gil de Biedma no es muy extensa, es una de las que más influencia ha ejercido en las generaciones recientes. Su primer libro "Según sentencia del tiempo", se publicó en 1953, seguida de "Compañeros de viaje" en 1959, "En Favor de Venus" en 1965, "Moralidades" en 1966, "Poemas Póstumos" en 1968, "Las personas del verbo" en 1975 y 1982, donde recoge toda su poesía hasta esa fecha. Hombre de la bohemia española, compañero de la noche, dejó reflejada en muchas de sus obras la vida de los artistas y personajes españoles de finales del siglo XX. También escribió agudos ensayos literarios, y después de su muerte se editó un diario suyo "Retrato del artista", que tuvo un notable éxito. Falleció en Barcelona en 1990.


                                                "Aunque la noche, conmigo,
                                                no la duermas ya,
                                                sólo el azar nos dirá
                                                si es definitivo"


VALS DE ANIVERSARIO    poesía de Jaime Gil de Biedma

 Nada hay tan dulce como una habitación
para dos, cuando ya nos queremos demasiado,
fuera de la ciudad, en un hotel tranquilo,
y parejas dudosas y algún niño con ganglios,

si no es esta ligera sensación
de irrealidad. Algo como el verano
en casa de mis padres, hace tiempo,
como viajes en tren por la noche. Te llamo

para decir que no te digo nada
que tú ya no conozcas, o si acaso
para besarte vagamente
los mismos labios.

Has dejado el balcón.
Ha oscurecido el cuarto
mientras que nos miramos tiernamente,
incómodos de no sentir el peso de tres años.

Todo es igual, parece
que no fue ayer. Y este sabor nostálgico,
que los silencios ponen en la boca,
posiblemente induce a equivocarnos

en nuestros sentimientos. Pero no
sin alguna reserva, porque por debajo
algo tira más fuerte y es (para decirlo
quizá de un modo menos inexacto)
difícil recordar que nos queremos,
si no es con cierta imprecisión, y el sábado,
que es hoy, queda tan cerca
de ayer a última hora y de pasado

mañana
por la mañana...-



A UNA DAMA MUY JOVEN, SEPARADA

En un año que has estado
casada, pechos hermosos,
amargas encontraste
las flores del matrimonio.

Y una buena mañana
la dulce libertad
elegiste impaciente,
como un escolar.

Hoy vestida de corsario
en los bares se te ve
con seis amantes por banda
-Isabel, niña Isabel-,

sobre un taburete erguida,
radiante, despeinada
por un viento sólo tuyo,
presidiendo la farra.


De quién, al fin de una noche,
no te habrás enamorado
por quererte enamorar!
Y todo me lo han contado.

¿No has aprendido, inocente,
que en tercera persona
los bellos sentimientos
son historias peligrosas?

Que la sinceridad
con que te has entregado
no la comprenden ellos,
niña Isabel. Ten cuidado.

Porque estamos en España.
Porque son uno y lo mismo
los memos de tus amantes,
el bestia de tu marido.-



AMOR MÁS PODEROSO QUE LA VIDA


La misma calidad que el sol de tu país,
saliendo entre las nubes:
alegre y delicado matiz en unas hojas,
fulgor de un cristal, modulación
del apagado brillo de la lluvia.

La misma calidad que tu ciudad,
tu ciudad de cristal innumerable
idéntica y distinta, cambiada por el tiempo:
calles que desconozco y plaza antigua
de pájaros poblada,
la plaza que una noche nos besamos.

La misma calidad que tu expresión,
al cabo de los años,
esta noche al mirarme:
la misma calidad que tu expresión,
y la expresión herida de tus labios.

Amor que tiene calidad de vida,
amor sin exigencias de futuro,
presente del pasado,
amor más poderoso que la vida:
perdido y encontrado.
Encontrado, perdido.-



                           Jaime Gil de Biedma


Imágenes: pinturas del artista plástico francés Jean-Baptiste Camille Corot (París, 1796-1875).






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario