Páginas vistas en total

martes, 7 de agosto de 2012

No deberías irte

                                           Dos poetas de las generaciones argentinas nacidos en los sesenta-setenta. Dos nuevas voces que se incorporen con calidad a la zona de la poética hispanoamericana. Osvaldo Bossi, poeta argentino nacido en Ciudadela, Provincia de Buenos Aires en 1963. Su poema está editado en "Ni la noche ni el frío", Textosintrusos, 2012. Entre sus libros de poemas se encuentran: "Tres" (1997), "Fiel a una sombra" (2001), "El muchacho de los helados y otros poemas" (2006), "Ruego por el tornado" (2006), "Esto no puede seguir así" (2010), etc.
 Fernando G. Toledo, poeta argentino nacido en San Martín, Provincia de Mendoza en 1974. Además ensayista, tiene su página oficial web, donde anuncia como subtítulo "La respuesta de un silencio más vivo".

                                       
                                            "La marea de la noche, otra vez
                                             vendrá y se llevará todo, o casi todo.
                                             Mientras tanto, debo pensar en mi red
                                             como si fuera un pescador experto
                                             el instante fugitivo"   



NO DEBERÍAS IRTE        poesía de Osvaldo Bossi


No deberías irte y desaparecer así, sin una despedida.
                                       Que importa
si nos caemos como dos borrachos
en el peor de los patetismos.
Yo quiero una despedida como la gente.
Necesito llorar a mares. Decir
primero que no entiendo nada de todo esto
y luego, ante la inminencia de la separación
aceptar que caiga otra vez
desde el cielo, ese rayo
                                          esa cortina de agua
que no cesa, diciéndole a los cuatro vientos:
Dios mío, ya no nos veremos más. 

Y llevarte después por la calle
en el pecho, en las manos (un poco transpiradas)
tironeando con fuerza una balsa pequeña
peo sumamente fatigosa y antigua
hasta el otro lado del río,
mientras una manada de cocodrilos
espera su puñadito de comida.

Soy un muchacho comprensivo.
Mi escena se desarrollaría en el interior
de un paisaje blindado
y nadie, nunca, se daría cuenta de nada,
pero por favor: no desaparezcas de mi vida
como la otra noche.
Yo sé que somos aire, sueño, fantasmas
y que ningún ritual, por estupido
o maravilloso que sea, podrá cambiar esto.
No importa, sólo quiero abrazarte por última vez
y luego atenerme a las consecuencias. O pensar
como lo haría cualquier otro
en esas circunstancias, en dormir o morir.
                                                    Sólo eso
y decido después, inclusive, en voz alta
como si estuviera por fin adentro
de una relampagueante tragedia isabelina.-


                                                Osvaldo Bossi


HOTEL ALOJAMIENTO     poesía de Fenando Toledo

Es la mañana
y una cuerda
puede estar ahora
quebrándose
"Estamos hechos para ser mudos" decís
Y mientras termina de tenderse el adiós
llora cada uno en su silencio
como si quisiéramos entender la luna
como si fuéramos a acompañar esta lluvia
o como si dejáramos volcarse
en la arena de nuestro desierto
el vaso de nuestra sed.-


9

40 watts de luz
y una ventana que da a la noche
música involutaria de los autos
Lámparas que se secan
y el sueño a modo
de intervalo
entre el día perdido
y el día que está por perderse.-


10/VENTANA

Frota el viento a la Tierra
como a la lámpara de Aladino
todo es en vano:
Arriba está el cielo
abajo no hay un mísero deseo cumplido.-


                                                                Fernando Toledo


Imágenes: pinturas del artísta plástico ruso contemporáneo, Vladimir Volegov.






1 comentario: