Páginas vistas en total

miércoles, 22 de agosto de 2012

Dos cuerpos

                                                  Octavio Paz, poeta y ensayista mexicano nacido en Mixcoac, Ciudad de México en 1914. Fallecido en 1998. En otras entradas del blog ya nos hemos referido a este escritor donde prevalecen en sus poemas, una madurez gozosa que se identifica con el encuentro y el abrazo nupcial de la pareja. En sus textos líricos se funden el cielo y la tierra, el hombre y la mujer, los animales, los astros, las plantas. A través del amor y el erotismo, Octavio Paz descubre y puebla un mundo en el que el hombre y la mujer luchan, se despedazan y surgen nuevamente de sus cenizas.
El poeta de todas las horas obtuvo en 1990 el "Premio Nobel de Literatura" como reconocimiento por su excelente obra.


                                      "Nace de mí, de mi sombra,
                                      amanece por mi piel,
                                      alba de luz somnolienta"


DOS CUERPOS    poesía de Octavio Paz

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.-


BAJO TU CLARA SOMBRA

Un cuerpo, un cuerpo solo, un sólo cuerpo
un cuerpo como día derramado
y noche devorada;
la luz de unos cabellos
que no apaciguan nunca
la sombra de mi tacto;
una garganta, un vientre que amanece
como el mar que se enciende
cuando toca la frente de la aurora;
unos tobillos, puentes del verano;
unos muslos nocturnos que se hunden
en la música verde de la tarde;
un pecho que se alza
y arrasa las espumas;
un cuello, sólo un cuello,
unas manos tan sólo,
unas palabras lentas que descienden
como arena caída en otra arena...

Esto que se me escapa,
agua y delicia oscura,
mar naciendo o muriendo;
estos labios y dientes,
estos ojos hambrientos,
me desnudan de mí
y su furiosa gracia me levanta
hasta los quietos cielos
donde vibra el instante;
la cima de los besos,
la plenitud del mundo y de sus formas.-


DECIR, HACER

Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembre palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.-




                                LA HORA ES TRANSPARENTE

                                La hora es transparente:
                                vemos, si es invisible el pájaro,
                                el color de su canto.

                                Mis ojos te descubren
                                desnuda
                                y te cubren
                                con una lluvia cálida
                                de miradas.

                                Baja
                                desnuda

                                la luna
                                por el pozo

                                la mujer
                                por mis ojos.-



                                                 Octavio Paz


Imágenes: pinturas del artista ruso Nicolay Bogdanov-Belsky (1868-1945)


 


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. Que grande Octavio Paz! Poesía pura, palabra pura, AMOR Y PUREZA ME ATAJAN LOS SENTIDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento lo mismo que Ud. Titina, ante la obra de Octavio Paz.
      Gracias por comentar en el blog. Mis saludos
      Quique de Lucio.

      Eliminar