Páginas vistas en total

lunes, 13 de agosto de 2012

Intermedio

                                 Chantal Maillard, poeta nacida en Bruselas en 1951. Hija de padres belgas, se nacionalizó española desde los 17 años. Es Doctora en Filosofía y profesora titular de Estética y Teoría de las Artes en Filosofía de la Universidad de Málaga. Como poeta ha publicado, entre otros, "Semillas para un cuerpo" (1987) Premio Leonor de Poesía, "Hainuwele" (1990) Premio Ricardo Molina, "La otra orilla" (1990), "Poemas a mi muerte" (1994) Premio Santa Cruz de la Palma, "Conjuros" (2001). "Lógica barrosa" (2002), "Matar a Platón" (2004) Premio Nacional de Literatura y "Notas al margen". Con su poemario "Hilos", publicado en 2007 obtuvo el Premio Nacional de la Crítica. Ha cultivado la prosa poética en "Filosofía de los días críticos", "Diarios 1996-1998" y "Benarés". Ha traducido y editado a Henri Michaux y colabora en los suplementos culturales de importantes diarios de España y otros países de Europa.

                              
                                      "Anduve por el dorso de tu mano,
                                      confiada,
                                      como quien anda en las colinas"


INTERMEDIO   poesía de Chantall Maillard


Entre una imagen tuya
y otra imagen de ti
el mundo queda detenido.
En suspenso. Y mi vida
es ese pájaro pegado al cable
de alta tensión,
después de la descarga.-


TE SUPE FRÁGIL

Te supe frágil y desnudo,
tan frágil eras, tan desnudo
que se quebró tu sombra al respirar.
Abrí la puerta y las voces del agua
adoptaron la forma de tu cuerpo.
Tan leve parecías, tan al borde
de ti
que la noche aprendió
el modo de dormirse sobre el río.-


TODOS TIENEN ALGÚN OBJETO

Todos tienen algún objeto precioso que ofrecer:
un cuenco de agua negra en que mirarse,
la piel recién curtida de un leopardo,
un hijo o un potro amado por los vientos.
Pero yo nada tengo:
cuando quiero mostrar tu reflejo en mis manos
te pierdo, y otra noche infinita
comienza, pues al perderte ni siquiera yo
me pertenezco.-


MEJOR NO DIGA NADA


Mejor no diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.
Puede que usted también lo hiciera.
Suele ocurrir con los poemas:
terminan condesándose las formas
en nuestros ojos como el vaho
sobre un cristal helado;
las formas, con su herida.
Pues quien construye el texto
elige el tono, el escenario,
dispone perspectiva, inventa personajes,
propone sus encuentros, les dicta los impulsos,
pero la herida no, la herida nos precede,
no inventamos la herida, venimos
a ella y la reconocemos.-


DESEÉ ALGUNA VEZ

Deseé alguna vez que un poeta me amase

Ahoran duelen sus poemas en mi cuerpo,
algo de mí que en él se reconoce hasta quebrar
la imagen de todo lo que fuí.
Ahora deseo que me amase tanto que 
dejara de amarme
y sus palabras fuesen nieve
que el sol de junio fundiese entre mis pechos,
allí donde su aliento insiste en acallar
esta tristeza antigua que siempre me acompaña.-

******************************

He perdido las armas.
He tirado el escudo.
De entre todas las verdades elijo
una sola: la caricia del sol
en el tronco de mi alma
calcinada.-



                                                      Chantal Maillard


Imágenes: pinturas del artista búlgaro Vladimir Dimitrov (1882-1960)



   

quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. No conocía a esta artista y gracias a ti he sabido de ella.
    Los poemas son preciosos y las pinturas con un colorido muy vital.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Ohma, me ayuda a seguir trabajando en el Blog con más entusiasmo. Saludos.
      Quique de Lucio.

      Eliminar