Páginas vistas en total

martes, 14 de agosto de 2012

La cita

                               Pere Quart, seudónimo de Joan Oliver, nacido en Sabadell, España en 1890. Poeta, dramaturgo, narrador y traductor. Es uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX. Inició la carrera poética en 1934, dueño de un estilo original y sarcástico. Durante la guerra civil por defender las ideas republicanas, rompiendo con su pasado burgués, se exilio en Francia, luego viajó a Argentina y posteriormente a Chile. Entre los galardones obtenidos, se destacan "Premio del Presidente de la República Francesa" por la versión de  "El Misántrop" de Moliére. "Premio de Honor de las Letras Catalanas", el "Premio Ciutat de Barcelona" y el de la Generalitat de Catalunya de Poesía. Fue Socio de Honor de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana. Quart, tradujo sus propios poemas del catalán al castellano y a otros idiomas. Falleció en Barcelona en 1986.


                              "Los hombres nacen y mueren
                              por el amor
                              No hay nada como ver el sol,
                              y el viento en su palacio"


LA CITA    poesía de Pere Quart

Yo no me detendré; y tú camina
como si no nos conociésemos.
Las confusas voces y las difíciles señales
de la ciudad, me turban;
por los ojos de los demá
y por los espejos,
me descubre la muerte
y me hace preguntas.
Mujer, anda.

al otro lado del carríl
hay que emprender el descenso.
Sigue, entonces, el recodo.
Pasado el puente de piedra,
atajo arriba.
No tuerzas a mano izquierda
hasta que encuentres el recinto
plantado de cipreses vivos
y de cruces muertas.
Quizá yo te haya adelantado;
si no, espérame.
Y no sentada, de pie,
entera, vertical, no como las demás.

Nos cuadraría un cielo bien alto,
un mediodía despejado
por el viento de los grandes viajes.
La noche es harto piadosa.
Y con tantas estrellas ilusiona.

Mujer, la vida es moda, ya lo sabes.
Desde hoy se impone
la escondida manera de la desnudez
hacia la línea ósea
hasta el polvo primero y último.

Desprevenidos y decepcionados,
despidámonos y desmemoriémonos
con nulos gestos de mármol.
La gravedad es infalible.

¿Quién sabe, empero, si en la hora undécima
no nos plantarán las alas?
Jamás pretendí entender misterio alguno.
Abrumado de leyes supremas,
ignoro con tino mortal
y con avaricia.

Y ahora, mujer, camina.-


ESPERO, SOSPECHO, TEMO

Espero que no me mire,
               que no me vea.

Sospecho que está siempre,
                   que no falla,
                   que me tiene fichado,
                   que no hay escapatoria.

Temo que me amenace,
            que me riña,
            que me castigue,
            o que me espíe,
            y me siga.

Me desazonan los misterios
                         los oráculos,
                         los enigmas,
                         los dones, los privilegios,
                         los éxtasis.

Las ceremonias me desasosiegan:
                             el culto,
                             la nube sacra.

Y quisiera sentirlo y verlo
                     hablarle, entenderlo,
                     servirlo como un hombre
                     siempre.

Quisiera que me tomara de una vez
                 o que me mudase en hoja,
                 en cosa pura, estúpida
                 en silencio o aire,
                 en piedra,
                 en átomo,

de su reino total.

Quiero amor o calma.-


CODICILO DE POETA

Os lego, amigos, sencillamente,
 los tres humildes quehaceres de siempre:
vivir (y comer) con decoro cada día;
si podeís, encauzar codicia y lujuria;
pensar (creer o dudar)
en las certezas y las hipótesis
de la muerte de la carne
y la vida nueva del alma.

No hay nada más que hacer; y ya basta.
El resto es literatura.-


*********************************


Hay cosas demasiado puras
para ser dichas
o simplemente pensadas.
Pero los poetas,
incontinentes, verbosos,
osan inquietar las zonas inefables
con escogidas palabras
al fin y al cabo estúpidas.-




                                                      Pere Quart


Imágenes: pinturas de la artista canadiense Elizabeth Adela Stanhope Forbes (1859-1912)



    


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario