Páginas vistas en total

domingo, 6 de mayo de 2012

Verte partir

                 "Toma mi corazón
                  y sorbe
                  su resentimieto en las rocas,
                  el dulzor sentencioso de las despedidas,
                  al atardecer"


PARTIDA         Poesía de Renée Ferrer


Verte
lejano
para siempre,
para siempre en el suspiro de los pastos
que la brisa arrodilla.

Verte partir
por el zumbido del abejorro
ante un sol dilapidado,
tu sombra llena de luciérnagas
flotando en la temblorosa incandescencia.

Mi cuerpo tendido sobre el aliento de la tierra,
ensombrecido por esa luz que se distancia
-mariposa de incontables lunas-,
mirándote decrecer
por el corredor de la ausencia.

Hay flores claudicantes en el aire,
risa antigua esparcida:
residuos de una cremación compasiva;
hojas congregándose en un concilio de sombra,
el polen instituyendo la germinación
de primaveras futuras:
las primaveras que no te verán,
porque
oh para siempre
te estás yendo.-

NAUFRAGIO

No sé si es pesadilla o desvarío:
me naufraga tu imagen en los ojos.
En el oleaje frío,
mansamente, zozobran tus despojos,
y tu pupila esquiva
se pierde en mi pasión, a la deriva.-


Renée Ferrer: (Asunción, 1944) Poetisa y académica paraguaya.

Es Doctora en Historia por la Universidad Nacional de
Asunción. Su poesía, matizada por un marcado lirismo sensual, la comenzó a publicar en el periódico del Colegio Internacional de la capital paraguaya. En noviembre de 2003 recibió la condecoración Caballero de las Artes y las Letras, otorgada por el Ministerio de Cultura de Francia. Además obtuvo el Premio Municipal de Literatura 2010. Entre su extensa obra poética, se encuentran, entre otros, los libros "Casacaritas de nuez" (1978), "Galope" (1983), "Campo y cielo" (1985), "Nocturnos" (1988), "Viaje a destiempo" (1989), "El Resplandor y las sombras" (1996), etc. Es Académica de Número de la Academia Paraguaya de la Lengua Española y miembro fundadora de la Sociedad de Escritores Paraguayos.


TEMBLOR

Temblando quedó el labio
de roce imperceptible trastornado;
un sabor de tomillo le ha quedado
temblando en el aliento.

Temblando quedó el fuego contenido
por la intensa fragancia;
nada más que de especies sobrevive
este temblor incierto.-

MARINA

Caminar
por las armas de tu pensamiento,
viajar de polizón en las bodegas de la espera,
y ceder
-a esa espera de ti,
de tu deseo sobreviviente de un cataclismo de espumas.

El mar se atiene a los ritos del tiempo
reiterando un llamado secreto.

No me digas que he soñado otra vez,
que ya es de día.-

                                                        Renée Ferrer

Imágenes: pinturas de Olga Blinder (1921-2008), pintora, grabadora y dibujante paraguaya. Obras: "Meditación", "A la luz de la lámpara" y "Flores amarillas"






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario