Páginas vistas en total

jueves, 10 de mayo de 2012

Paraíso

Rafael Alberti era un autodidacta, conocedor de la literatura española, admirador de Gil Vicente, el Romancero y Cancionero, Góngora, Lope, Béquer, Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado. Su más destacada característica es la versatilidad, la variedad de tonos y estilos que puede apreciarse en su obra: lo popular y lo culto, lo surrealista y lo clásico, la poesía pura y la humana. Es como Lorca un poeta neopopularista que sintetiza magistralmente lo popular y lo académico.
A lo largo de su obra hay una vuelta continua a las raíces, una búsqueda ininterrumpida de la "arboleda perdida" la nostalgia , primero, de su mundo infantil perdido -El Puerto de Santa María, el mar- y de su patria después, cuando está en el destierro.



                           "Gira más de prisa, el aire.
                            El mundo, con ser el mundo,
                            en la mano de un niño cabe"


PARAÍSO PERDIDO      Poesía de Rafael Alberti

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.
Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto vigía.
"¿Adónde el Paraíso,
sombra, tu que has estado?"
Pregunta con silencio.
Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.
Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,
me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados,
en éxtasis al rumbo,
ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas
por andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas, poco dicen.
Diluidos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.
Ya en el fin de la tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,
muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.
¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué confusión de siglos!
¡Atrás, atrás! Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué perdida mi alma!
"Angel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno."
Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.
¡Paraíso Perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.-








RETORNOS DEL AMOR EN LOS VIVIDOS PAISAJES
Creemos, amor mio, que aquellos paisajes
se quedaron dormidos o muertos con nosotros
en la edad, en el día en que los habitamos;
que los árboles pierden la memoria
y las noches se van, dando al olvido
lo que las hizo hermosas y tal vez inmortales.

Pero basta el más leve palpitar de una hoja,
una estrella borrada que respira de pronto
para vernos los mismos alegres que llenamos
los lugares que juntos nos tuvieron.
Y así despiertas hoy, mi amor, a mi costado,
entre los groselleros y las fresas ocultas
al amparo del firme corazón de los bosques.
Allí está la caricia mojada de rocío,
las briznas delicadas que refrescan tu lecho,
los silfos encantados de ornar tu cabellera
y las altas ardillas misteriosas que llueven
sobre tu sueño el verde menudo de las ramas.

Sé feliz, hoja, siempre: nunca tengas otoño,
hoja que me has traído
con tu temblor pequeño
el aroma de tanta ciega edad luminosa.
Y tú mínima estrella perdida que me abres
las íntimas ventanas de mis noches más jóvenes,
nunca cierres tu lumbre
sobre tantas alcobas que al alba nos durmieron
y aquella biblioteca con la luna
y los libros aquellos dulcemente caídos
y los montes afuera desvelados cantándonos.-


                                                  Rafael Alberti    (España, Dic. 1902-Oct. 1999)




Imágenes: pinturas del artista plástico cubano, residente en EE.UU, Cesar Santos (La Habana, 1982), del hiperrealismo.



Quique Lucio



No hay comentarios:

Publicar un comentario