Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

No es ya

                       Paul Celan, de origen judío, nació en Chernovtsi, Rumania en 1920. Creció en un ambiente familiar donde se manejaron varios idiomas, razón por la cual habló fluídamente el rumano, el alemán, el ruso, el francés y el hebreo. En 1938 inició estudios de Medicina en París y al estallar la segunda guerra mundial regresó a Rumania donde fue condenado a trabajos forzados mientras sus padres morían en un campo de concentración por ser judíos. Liberado por los rusos en 1944, trabajó como editor y traductor en Bucarest y Viena, para radicarse definitivamente en París donde obtuvo en 1950 la Licenciatura en Filología y Literatura por la Escuela Normal Superior. Años después adquirió la nacionalidad francesa.
Considerado como el más importante poeta en lengua alemana de la posguerra, alcanzó la fama desde la primera publicación surrealista "Amapola y memoria" en 1952, gracias al lenguaje innovador y su perfecta sintaxis. Tradujo entre otros, a Rimbaud, Mandelstam, Michaux, Char, Valéry y Pessoa. En 1960 fue condecorado con el Premio Georg Büchner, y a partir de 1965 fue internado varias veces en un asilo psiquiátrico donde escribió numerosos textos en hebreo. Por una profunda depresión, se quitó la vida arrojándose al Sena en 1970.



                                "A cada uno la palabra.
                                 A cada uno la palabra que le cantó,
                                 cuando la jauría le atacó por la espalda.
                                 A cada uno la palabra que le cantó y quedó helada"



NO ES YA...              Poesía de Paul Celan

No es ya
esa
gravedad, cayendo
a veces contigo
en la hora.
Es otra.

Es el peso que retiene el vacío
que iría
contigo.
Como tú, no tienes nombre. Tal vez
seáis lo mismo. Tal vez
un día también tú me nombres
así.-


ESTABA

Estaba
la pizca de higo en tu labio,

estaba
Jerusalén a nuestro alrededor,

estaba
el aroma de los pinos albares
sobre el barco danés que regraciamos,

yo estaba en ti.-


CUALQUIER PIEDRA QUE LEVANTES

Cualquier piedra que levantes-
desnudas
a los que piden la salvaguardia de las piedras:
desnudos
renuevan el entramado desde hoy.

Cualquier árbol que abatas- armas
el lecho en donde
las almas nuevamente se acumulan,
como si no temblase
a su vez este
eón.

Cualquier palabra que pronuncies-
dar las gracias
a la corrupción.-


SUEÑO Y SUSTENTO

El aliento nocturno en tu sábana,
la tiniebla se acuesta a tu lado.
Los tobillos te roza, las sienes;
te despierta a la vida y al sueño,
te rastrea en el verbo,
en el deseo, en las ideas,
duerme con cada una de ellas
y te atrae con halagos.
Te peina la sal de las pestañas,
te la sirve a la mesa,
les escucha a tus horas la arena
y la pone a tu alcance.
Y aquello que cuando era rosa era,
sombra y agua, te lo esconde.-




Tú con la palabra que yo dije,
tú con tu silencio
tú contigo misma
en el mundo su-
                           bi-
                                 da,

tú mi amor:

perdida, extra-
viada, una
y otra vez
regresada en el dolor: es
                                            tarde.
Ayúdame,
                  ayúdate,
                                  ayuda.

El camino de horas anduvo lo que dije.
El camino de horas anduvo lo que callé.
Anduvo y anduviste,
por lo infinito anduviste,
hacia adelante y hacia atrás,
hacia ninguna parte, hacia la palabra, hacia allí.

Deja.
Un nombre se te abre,
otro:
           quédate.-


                                                             Paul Celan


Imágenes: pinturas del artista plástico ruso, Lev Russov (Leningrado, 1926-1987) 


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario