Páginas vistas en total

miércoles, 23 de mayo de 2012

Inventario

                El poeta y ensayista español Ángel González, nació en Oviedo en 1922. Su poesía, llena de contrastes, discurre entre lo efímero y lo eterno, características que llevan al lector a divagar y soñar en los temas fundamentales del amor y la vida. Fue maestro  nacional, licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo y periodista  por la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid. Enseñó Literatura Española Contemporánea en la Universidad de Alburquerque, Estados Unidos, habiendo sido profesor visitante en las de Nueva México, Utah, Maryland y Texas. Fue galardonado con el importante Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996 además de ganar el Premio Antonio Machado en 1962, el Premio Príncipe de Asturias en 1985 y el Primer Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada en el año 2004.
De sus obras se destacan los títulos: "Áspero mundo" (1955), "Sin esperanza, con convencimiento" (1961), "Grado elemental" (1961), Breves acotaciones para una biografía" (1971), "Prosemas o menos" (1983), "Deixis de un fantasma" (1992), "Otoño, y otras luces" (2001), etc. Falleció en Madrid el 12 de enero de 2008.


                                           "Ninguna era tan bella como tú
                                           durante aquel fugaz momento en que te amaba:
                                                                                      mi vida entera"


 INVENTARIO DE LUGARES  PROPICIOS AL AMOR     Ángel González

Son pocos.
La primavera está muy prestigiada, pero
es mejor el verano.
Y también esas grietas que el otoño
forma al interceder con los domingos
en algunas ciudades
ya de por si amarillas como plátanos.
El invierno elimina muchos sitios:
quicios de puertas orientadas al norte,
orillas de los ríos,
bancos públicos.
Los contrafuertes exteriores
de las viejas iglesias
dejan a veces huecos
utilizables aunque caiga nieve.
Pero desengañémonos: las bajas
temperaturas y los vientos húmedos
lo dificultan todo.
Las ordenanzas, además, proscriben
la caricia (con exenciones
para determinadas zonas epidérmicas
-sin interés alguno-
en niños, perros y otros animales)
y el "no tocar, peligro de ignominia"
puede leerse en miles de miradas.
¿Adónde huir, entonces?
Por todas partes ojos bizcos,
córneas torturadas,
implacables pupilas,
retinas reticentes,
vigilan, desconfían, amenazan.
Queda quizá el recurso de andar solo,
de vaciar el alma de ternura
y llenarla de hastío e indiferencia,
en este tiempo hostil, propicio al odio.-


OTRO TIEMPO VENDRÁ DISTINTO A ÉSTE

Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá:
"Hablaste mal. Debiste haber contado
otras historias:
violines estirándose indolentes
en una noche densa de perfumes,
bellas palabras calificativas
para expresar amor ilimitado,
amor al fin sobre las cosas
todas."
Pero hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero.-







         
                                
                                                SIEMPRE LO QUE QUIERAS

                  Cuando tengas dinero regálame un anillo
                  cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,
                  cuando no sepas qué hacer vente conmigo
                  -pero luego no digas que no sabes lo que haces.

                  Haces heces de leña en las mañanas
                  y se vuelven flores en los brazos.
                  Yo te sostengo asida por los pétalos,
                  como te muevas te arrancaré el aroma.

                 Pero ya te lo dije:
                 cuando quieras marcharte ésta es la puerta:
                 se llama Ángel y conduce al llanto.-


YA NADA ES AHORA

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo
Pero nada ya ahora
-ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa-

podrá evitarlo:
exento, libre,

como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exahalan,

creciente en un espacio sin fronteras,

ese amor ya sin ti me amará siempre.-


                                                             Ángel González

Imágenes: pinturas de Pierre Auguste Renoir (1841-1919). Uno de los más célebres pintores franceses.





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario