Páginas vistas en total

lunes, 28 de mayo de 2012

Estoy contigo

                 Roberto Juarroz, nació en Coronel Dorrego, Provincia de Buenos Aires, Argentina en 1925. Graduado en Bibliotecología y Ciencias de la Información por la Universidad Nacional de Buenos Aires, se especializó en la Sorbonne de Francia, y desde entonces, fue ensayista, traductor y crítico literario, colaborando en diversos medios de su país y del extranjero. Miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. Por su importante obra poética recibió numerosos premios, entre los que se destacan, el Premio Esteban Echeverría en 1944, el Premio Jean Malrieu de Marsella, y el Premio de la Bienal Internacional de Poesía, en Lieja, Bélgica, en 1992.
La parte más importante de su obra, está reunida en un volumen numerado bajo el título de "Poesía Vertical". Sus poemas se hallan numerados en cada entrega, sin título. Precinde de referencias geográficas o históricas, de localismos verbales, de efusiones sentimentales. Típicamente sus depurados textos tienden a adoptar un modo simétricamente estructurado con significaciones frecuentemente enigmáticas. La poesía de Juarroz es una pesquiza en demanda de un ser ontológico fugitivo. Falleció en Buenos Aires en marzo de 1995.

                     
                         "Hay corazones sin dueño,
                         que no tuvieron nunca la oportunidad
                         de regir como un péndulo casi atroz
                         el laborioso espasmo de la carne"


ESTOY CONTIGO          poesía de Roberto Juarroz


Estoy contigo.
Pero por encima de tu hombro
me dice adiós tu mano que se aleja.

Entonces yo contengo mi mano
para que no nos traicione ella también.

E insisto:
estoy contigo.
Los innegables títulos del adiós
abandonan entonces provisoriamente sus derechos.

Y nuestras manos se aquietan
en las equidistancias de estar juntos.-


HEMOS AMADO JUNTOS TANTAS COSAS

Hemos amado juntos tantas cosas
que es difícil amarlas separados.
Parecen que se hubieran alejado de pronto
o que el amor fuera una hormiga
escalando los declives del cielo.

Hemos vivido juntos tanto abismo
que sin ti todo parece superficie,
órbita de simulacros que resbalan,
tensión sin extensiones,
vigilancia de cuerpos sin presencia.

Hemos perdido juntos tanta nada
que el hábito persiste y se da vuelta
y ahora todo es ganancia de la nada.
El tiempo se convierte en antitiempo
porque ya no lo piensas.

Hemos callado y hablado tanto juntos
que hasta callar y hablar son dos traiciones,
dos sustancias sin justificación,
dos sustitutos.

Lo hemos buscado todo,
lo hemos hallado todo,
lo hemos dejado todo.

Únicamente no nos dieron tiempo
para encontrar el ojo de tu muerte,
aunque fuera también para dejarlo.-




                                Cada uno tiene
                                su pedazo de tiempo
                                y su pedazo de espacio,
                                su fragmento de vida
                                y su fragmento de muerte.

                                Pero a veces los pedazos se cambian
                                y alguien vive con la vida de otro
                                o alguien muere con la muerte de otro.

                                Casi nadie está hecho
                                tan sólo con lo propio.
                                Pero hay muchos que son
                                nada más que un error:
                                están hechos con los trozos
                                totalmente cambiados.-


POESÍA VERTICAL 14

He encontrado el lugar justo donde se ponen las manos,
a la vez mayor y menor que ellas mismas.

He encontrado el lugar
donde las manos son todo lo que son
y también algo más.

Pero allí no he encontrado
algo que estaba seguro de encontrar:
otras manos esperando las mías.-


POESÍA VERTICAL 24

Darlo todo por perdido.
Allí comienza lo abierto.

Entonces cualquier paso
puede ser el primero.
O cualquier gesto logra
sumar todos los gestos.

Darlo todo por perdido
dejar que se abran solas
las puertas que faltan.

O mejor:
dejar que no se abran.-


                                                                        Roberto Juarroz


Imágenes: pinturas de Mary Cassatt  (Pennsylvania, EE.UU, 1844- París, 1926). Destacada  representante del movimiento impresionista.


quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario