Páginas vistas en total

viernes, 25 de mayo de 2012

No hay amor feliz

            Louis Aragon (París, 1897-1982) Escritor, poeta y ensayista francés. Conoció en 1917 a André Breton y a Philippe Soupault, con los que luego fundaran la revista Littérature, órgano del dadaísmo parisiense que recoge las ideas de Tristan Tzara. Manifiesta su interés por la escritura automática y por "el empleo apasionado y desenfrenado de imágenes estupefacientes". Es la época de sus antologías poéticas "Feu da joie" (1920), "Le mouvement perpétuel" (1925) y "La grande gaité" (1929) y de los escritos para las revistas del surrealismo militante. En 1926 escribe "El Campesino de París", itinerario fabuloso a través de las maravillas cotidianas de la ciudad y luego "Tratado de estilo" (1928), insolente e iconoclasta exposición de ideas de la nueva generación. En 1928 conoció en París a la escritora rusa Elsa Triolet y la hizo compañera de su vida, su inspiradora y consejera de su trabajo literario. Años después rompe con los surrealistas y milita activamente en el partido comunista, participando activamente en las manifestaciones del movimiento obrero. "Los ojos de Elsa" en 1942 y "La Diane francesa" de 1945, le dan a Aragon una gran popularidad, por su poesía con simplificación de sentimientos y formas. Su autobiografía poética es "La novela inacabada" (1956). Louis Aragon falleció en Paris el 24 de diciembre de 1982 a los 85 años.-


                                           "se van con mis pensamientos
                                           por el Loire los armamentos;
                                           y los convoyes volcados
                                           y llantos mal enjugados"


NO HAY NINGÚN AMOR FELIZ      Poesía de Louis Aragon

El hombre nada adquiere jamás Ni su ternura
Ni su amor ni su fuerza Y cuando abre los brazos
La sombra que proyecta es una cruz oscura
Y si abraza su dicha la destroza en pedazos
Su vida es una extraña y espantable locura
             No hay ningún amor feliz

Su vida se parece a un inerme soldado
Que para otra estrategia ha sido preparado
Que madruga y de noche sufre de hambre y de sed
Y que en la tarde tiembla deshecho y desarmado
Decid "mi pobre vida" y el llanto contened
              No hay ningún amor feliz

Mi bello amor mi dulce amor mi amor perdido
Dentro de mí te llevo como un pájaro yerto
Y aquellos que de lejos nos vieron no han sabido
Que mis propios poemas tras de mí han repetido
Y que ya por tus ojos varias veces han muerto
                No hay ningún amor feliz    

El tiempo de aprender a vivir ya ha pasado
Que lloren en la noche nuestros dos corazones
Por el dolor que esconde cada recuerdo amado
Las tragedias que nutren el éxtasis soñado
Los sollozos que impregnan las mejores canciones
                   No hay ningún amor feliz

No hay amor que no aflija al par que desespera
No hay amor que no se halle mezclado a su dolor
No hay amor que no espante No hay amor que no hiera
No hay amor que no viva de lágrimas y espera
Y el amor de la patria lo mismo que tu amor
                  No hay ningún amor feliz
            Pero este es nuestro amor


PERSONA PÁLIDA

Más mísero que las piedras
                          triste a más no poder
                          el hombre escuálido
el atril hubiera querido aniquilarse
Qué frío el viento me penetra en el sitio
de las hojas
de las orejas muertas
Solo cómo patalear para ahuyentar el frío
con qué pie iniciar la semana
Un silencio que nunca acaba
Ni una palabra tierna para engañar el invierno
La sombra del alma del amigo La escritura
Tan sólo las señas
                            Mi sangre daría una sola vuelta
Los sonidos se pierden en el espacio,
como dedos congelados.
Nada más  
                 que un patín abandonado en el hielo
El fulano
                 A través de él se ve el día.-


DEL POETA A SU "ESTRELLA"

Dirá alguien que un hombre
no debe exponer su amor
en la plaza pública.

Yo responderé que un hombre
no tiene nada mejor,
más puro y más digno
de ser perpetuado, que su amor... 


LO QUE DICE ELSA

Me dices que estos versos son oscuros y acaso
lo son, sin embargo, menos de lo que he querido.
Cerremos nuestra ventana sobre la felicidad robada,
         por miedo a que entre el día,
y vele para siempre la foto que deseaste.

Me dices nuestro amor si es que inaugura un mundo,
es un mundo en el que la gente gusta de hablar
                                                       sencillamente.
Deja allá a Lancelot, deja la tabla redonda,
          Ireo Virnana Esclarnionda,
que por espejo tenía una espada deformadora.

Lee el amor en mis ojos y no en las sombras.
No trastornes tu corazón con sus antiguos filtros.
Las ruinas a mediodía son solamente escombros.
         Esa es la hora en que tenemos dos sombras
para mejor estorbar el arte de los románticos.

Tendría acaso la noche más encanto que el día.
Vergüenza para aquellos que ante el puro cielo no
                                                         suspiran.
Vergüenza para aquellos que, un niño de golpeno
                                                      desarma.
Vergüenza para aquellos que no tienen lágrimas
para un canto callejero una flor en los prados.

Tú me dices si tú quieres que te ame y te ame.
Es preciso que ese retrato que vas a pintarme
tenga como un verde nido sobre fondo de crisantemo.
              Un tema escondido en su tema.
Y une el amor el sol que ha de venir.-


Traducción de: María Dolores Sartorio


                                                            Louis Aragon

Imágenes: pinturas de Gustave Caillebotte  (Francia 1848-1894), pintor y gran coleccionista de arte.






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario