Páginas vistas en total

viernes, 28 de septiembre de 2012

Rojo es el lenguaje

                                          Francisco Hernández, poeta mexicano nacido en San Andrés Tuxtla, Veracruz en 1946. Su poesía es muy versátil y maneja con igual vigor los temas sensuales, el humor negro y la añoranza. En 1982 obtuvo el Premio Nacional de Poesía de Aguascalientes, en 1993 el "Premio Carlos Pellicer" por su obra publicada, y en 1994 el "Premio Xavier Villaurrutia". Es una de las voces representativas de la actual poesía mexicana, sus obras más significativas son: "Gritar es cosa de mudos" (1974), "Portarretratos" (1976), "Textos criminales" (1980), "Mar de fondo" (1982), "Oscura coincidencia" (1986), "El ala de tigre" (1991), " Antojo de trampa" - selección de su obra- (1999), etc.


                            "Desnuda eres como una calle
                            subes, te angostas, doblas,
                            sigues mis pasos y desembocas"



AHORA, ROJO ES EL LENGUAJE   poesía de Francisco Hernández

Ahora, rojo es el lenguaje,
rojo como mi lengua cuando pasa
sobre la flor labiodental del flamboyán.
Ahora, tu cara es roja,
roja como cuando se enfrenta
a la rubicundez arrugada de mi cara.
Ahora, más que nunca,
rojo antojo de tus grandes ojos.

(Sobre una llave de agua, canta un gallo
blanco a punto de enrojecer.)-


A ESTAS PALABRAS

-A estas palabras menudas se las va a llevar
la trampa, me aseguras.
Y añades en voz baja:
-Ojo con el hoyo hirviente
de las bellas bailarinas tramposas.-


FANTASMA

Amo las líneas nebulosas de tu cara,
tu voz que no recuerdo,
tu racimo de aromas olvidados.
Amo tus pasos que a nadie te conducen
y el sótano que pueblas con mi ausencia.
Amo entrañablemente tu carne de fantasma.-


NUBES A LO LEJOS

Nubes a lo lejos,
sobre el hilo tenso de la carretera.

Frente a nosotros,
manos azules desanudando
el hilo tenso de la carretera.

Puestos a secar,
tus deseos cuelgan
del hilo tenso de la carretera.-


OTRO DÍA SIN VERTE

Otro día sin verte, sin poner mis pupilas
encima de tus trampas.
Quiero decir: encima de tus rodillas sin cicatrices,
de tus labios amameyados, de tus afiladas
rencillas rojas, de tus palabras claves
que continuamente preguntan si te entiendo.
Otro día sin verte, otras horas
de amarte a cielo aierto,
de acariciarte en un aire ya sujeto
por mi collar de uñas enterradas.-





                                MIS MANOS EN TU ESPALDA

                                Mis manos en tu espalda
                                desconocen la artritis
                                y la sombra de la deformación.

                                Mis manos, en tus muslos,
                                no piensan en un río
                                ni en la inconsciencia de la navegación.

                                Mis manos, en tus manos,
                                no extrañan cuello alguno
                                ni se avergüenzan
                                de un antojo de trampa,
                                de una esperanza de mutilación.-


                                 Francisco Hernández


Imágenes: pinturas del artista peruano Renso Castaneda (Lima, 1970)

    
                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario