Páginas vistas en total

martes, 11 de septiembre de 2012

Carta

Sexto año de una antojadiza antología de loa poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores,. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor


                        
Publicación N° 1.559-


                                                                                                            Angel González



 Poeta, catedrático y ensayista español nacido en Oviedo en 1922. Su poesía llena de contrastes, discurre entre lo efímero y lo eterno lo cual lo llevan a soñar en los  temas del amor y la vida. Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, enseñó Literatura Española Contemporánea en las Universidades de Alburquerque, Utah, Maryland y Texas en Estados Unidos. Miembro de la Real Academia Española, fue galardonado, entre otros, con el Premio "Antonio Machado" en 1962, el Premio "Príncipe de Asturias" en 1985, el Premio "Reina Sofía de Poesía Iberoamericana" en 1966 y el Primer Premio Internacional Ciudad de Granada en 2004. Su primera publicación fue "Áspero mundo" en 1955. Su último libro "Otoño y otras luces" (2001). Falleció en Madrid el 12 de enero de 2008.


                                                                                            "No fue un sueño,
                                                                                              lo vi:

                                                                                              La nieve ardía"




CARTA SIN DESPEDIDA 


A veces,
mi egoísmo
me llena de maldad,
y te odio casi
hasta hacerme daño
a mí mismo:
son los celos, la envidia,
el asco
al hombre, mi semejante
aborrecible, como yo
corrompido y sin
remedio,
mi querido
hermano y parigual en la
desgracia.

A veces -o mejor dicho:
casi nunca-,
te odio tanto que te veo
distinta.
Ni en corazón ni en alma
te pareces
a la que amaba sólo
hace un instante,
y hasta tu cuerpo cambia
y es más bello
-quizá por imposible
y por lejano-.
Pero el odio también me
modifica
a mí mismo,
y cuando quiero darme
cuenta
soy otro
que no odia, que ama
a esa desconocida cuyo
nombre es el tuyo,
que lleva tu apellido,
y tiene,
igual que tú
el cabello largo.
Cuando sonríes,
yo te reconozco,
identifico tu perfil
primero,
y vuelvo a verte,
al fin,
tal como eras, como
sigues
siendo,
como serás ya siempre,
mientras te ame.-






                        

                                                                 ESO ERA AMOR

                                Le comenté:
                                -Me entusiasman tus ojos.
                                Y ella dijo:
                                              -¿Te gustan solos o con rimel?
                                -Grandes,
                                                 respondí sin dudar.
                                Y también sin dudar
                                me los dejó en un plato y se fue a tientas.-





ELEGÍA PURA


Aquí no pasa nada, salvo el tiempo:
irrepetible
música que resuena,
ya extinguida,
en un corazón hueco, abandonado,
que alguien toma un momento,
escucha
y tira.-




INMORTALIDAD DE LA NADA

Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.

Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás
-porque te vieron-,
jamás
se comerá la tierra al fin del todo.

Yo he devorado tú
me has devorado
en un único incendio.

Abandona cuidados:
lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.-



                                                                                                               Ángel González





Imágenes: pinturas del artista italiano Mateo Arfanotti (Sarzana, 1974)


quiquedelucio@gmail,com

2 comentarios:

  1. "Todo lo consumado en el amor
    no será nunca gesta de gusanos."

    Ängel González: Calidad y calidez en sus versos.

    ResponderEliminar