Páginas vistas en total

martes, 4 de septiembre de 2012

Despedida

                                              Wislawa Szymborska, poeta y ensayista polaca nacida en Kórnik, Poznan, en 1923 y fallecida el 1 de febrero de 2012. Le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura 1996, además de los prestigiosos Premio Goethe 1991, Premio Herder 1995 y Premio del Ministerio de Cultura Polaco 1963. Ya en otras entradas nos hemos referido a la obra de esta exquisita autora. Sus libros "Fin y principio" (1993) y "De la muerte sin exagerar" (1996), contienen parte de su extensa obra. Su primera publicación fue "Busco la palabra" en 1945.


                   "Creo en la mano detenida,
                   creo en la labor perdida de muchos años.
                   Creo en el secreto llevado a la tumba"


DESPEDIDA DE UN PAISAJE     poesía de Wislawa Szymborska

No le reprocho a la primavera
que llegue de nuevo.
No me quejo de que cumpla
como todos los años
con sus obligaciones.

Comprendo que mi tristeza
no frenará la hierba.
Si los tallos vacilan
será sólo por el viento.

No me causa dolor
que los sotos de alisos
recuperen su murmullo.

Me doy por enterada
de que, como si vivieras,
la orilla de cierto lago
es tan bella como era.

No le guardo rencor
a la vista por la vista
de una bahía deslumbrante.

Puedo incluso imaginarme
que otros, no nosotros,
estén sentados ahora mismo
sobre el abedul derribado.

Respeto su derecho
a reir, a susurrar
y a quedarse felices en silencio.

Supongo incluso
que los une el amor
y que él la abraza a ella
con brazos llenos de vida.

Algo nuevo como un trino,
comienza a gorgotear entre los juncos.
Sinceramente les deseo
que lo escuchen.

No exijo ningun cambio
de las olas a la orilla,
ligeras o perezosas,
pero nunca obedientes.
Nada le pido
a las aguas
junto al bosque,
a veces esmeralda,
a veces zafiro,
a veces negras.

Una cosa no acepto.
Volver a ese lugar.
Renuncio al privilegio
de la presencia.

Te he sobrevivido suficiente
como para recordar desde lejos.-


LAS CUATRO DE LA MADRUGADA

Hora de la noche al día.
Hora de un costado al otro.
Hora para treintañeros.

Hora acicalada para el canto del gallo.
Hora en que la tierra niega los nombres.
Hora en que el viento sopla desde los astros.
Hora y-si-tras-de-nosotros-
no-quedará-nada. 

Hora vacía.
Sorda, estéril.
Fondo de todas las horas.

Nadie se siente bien a las cuatro de la madrugada.
Si las hormigas se sienten bien a las cuatro de la madrugada,
habrá que felicitarlas. Y que lleguen  las cinco,
si es que tenemos que seguir viviendo.-


LAS TRES PALABRAS MÁS EXTRAÑAS

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.-



                                NADA SUCEDE DOS VECES

                                Nada sucede dos veces
                                ni va a suceder, por eso
                                sin experiencia nacemos,
                                sin rutina moriremos.

                                En esta escuela del mundo
                                ni siendo malos alumnos
                                repetiremos un año,
                                un invierno, un verano.

                                No es el mismo ningún día,
                                no hay dos noches parecidas,
                                igual mirada en los ojos,
                                dos besos que se repitan.

                                Ayer mientras que tu nombre
                                en voz alta pronunciaban
                                sentí como si una rosa
                                cayera por la ventana.

                                Dime por qué, mala hora,
                                con miedo inútil te mezclas.
                                Eres y por eso pasas.
                                Pasas, por eso eres bella. 

                                Medio abrazados, sonrientes,
                                buscaremos la cordura,
                                aun siendo tan diferentes
                                cual dos gotas de agua pura.-


                                                            Wislawa Szymborska



Imágenes: pinturas del artista inglés John Collier  (1850-1934)


                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario