Páginas vistas en total

domingo, 2 de septiembre de 2012

Dedicatoria

                                Leopoldo María Panero, poeta, narrador y ensayista español nacido en Madrid en 1948. Hijo del poeta Leopoldo Panero y hermano de Juan Luis Panero, también poeta. Este autor que ya fue publicado en el blog, es considerado como uno de los poetas más importantes de España . Aunque su vida fue trastornada por el alcoholismo, la depresión y dos intentos serios de suicidio, es autor de una importante obra poética. De su primer libro "Por el camino de Swan" en 1968 a "Heroína y otros poemas" de 1992, editó una cadena de publicaciones, que lo destacaron rápidamente entre las figuras más importantes de la lengua castellana de hoy. Se mantiene internado por voluntad propia en un pabellón psiquiátrico, donde mantiene vivo su interés por la literatura.


                                    "Cuando cansado desde el lecho, me
                                    levanto a mirarte,
                                    Juvencio, y otra vez
                                    el cansancio reencuentro"


DEDICATORIA    poesía de Leopoldo María Panero

Más allá de donde
aún se esconde la vida, queda
un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.-


EL CIRCO

Dos atletas saltan de un lado a otro de mi alma
lanzando gritos y bromeando acerca de la vida
y no sé sus nombres. Y escucho siempre
cómo se balancean los trapecios. Dos
atletas saltan de un lado a otro de mi alma
contentos de que esté tan vacía.
Y oigo
oigo en el espacio sonidos
una y otra vez el chirriar de los trapecios
una y otra vez.
Una mujer sin rostro canta de pies sobre mi alma,
una mujer sin rostro sobre mi alma en el suelo,
mi alma, mi alma: y repito esa palabra
no sé si como un niño llamando a su madre
en confusos sonidos y con llantos, o bien simplemente
para hacer ver que no tiene sentido.
Mi alma. Mi alma
es como tierra dura que pisotean sin verla
caballos y carrozas y pies, y seres
que no existen y de cuyos ojos
mana mi sangre hoy, ayer, mañana. Seres
sin cabeza cantarán sobre mi tumba
una canción incomprensible.
Y se repartirán los huesos de mi alma.
Mi alma.
          Mi hermano muerto fuma un cigarrillo junto a mí.-


LA ALUCINACIÓN DE UNA MANO

     Una mujer se acercó a mí y en sus ojos
vi todos mis amores derruidos
y me asombró que alguien amase aún el cadáver,
alguien como esa mujer cuyo susurro
repetía en la noche el eco de todos
mis amores aplastados
y me asombró que alguien lamiese en las costras
todavía
tercamente la sustancia que fue oro,
aquello que el tiempo purificó en nada.

         Y la vi como quien ve sin creerla
         en el desierto la sombra de un agua,

la amé sin atreverme a creerlo.

         Y la ofrecí entonces mi cerebro desnudo,
         obsceno como un sapo,
         obsceno como la vida,
         como la paz que para nada sirve
         animándola a que día tras día lo tocase
         suavemente con su lengua repitiendo
         así una ceremonia cuyo sentido único
         es que ovidarlo es sagrado.-


PÁGINA VEINTE

Esperando todos los día para que venga el cierzo
para que venga el ciervo
azul como el poema, como el gamo
que corre fugitivo sobre el poema
y que sea la nada mi último poema
baba de los labios para que el hombre muera
azul sobre la página
"victorieusmente fuit le suicide beau" Mallarmé lo dijo
oh belleza húmeda del suicidio
única rosa, única flor
rosa cúbica de la página
para que el hombre descubra
que no es un hombre.-



                                REQUIEM

                                Yo soy un hombre muerto al que llaman Pertur.
                                En la cena de los hombres quién sabe mi nombre
                                algo aún será: ceniza en la mesa
                                o alimento para el vino.
                                Los bárbaros no miran a los ojos cuando hablan.
                                Como una mujer al fondo del recuerdo
                                yo soy un hombre muerto al que llaman Pertur.-




                                                          Leopoldo María Panero



Imágenes: pinturas de Salvador Dalí (1904-1989) Etapa Surrealista.




quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario