Páginas vistas en total

jueves, 12 de julio de 2012

Vamos

                                           Álvaro García, poeta, ensayista y traductor español nacido en Málaga en 1965. Doctor en Teoría de la Literatura, es uno de los grandes exponentes de la poesía española contemporánea. Obtuvo en 1989 el  "Premio Hiperión" por su libro "La Noche junto al álbum", y en 2011 el Premio Internacional de Poesía Loewe en su edición XXIV por su libro "Canción en blanco", compuesto por un canto al amor, a la  muerte y el paso del tiempo. Su obra ha aparecido en diversas antologías como "La Nueva poesía", "La Lógica de Orfeo", "10 menos 30", "Poesía española reciente", "La generación de los 80" y "Cambio de siglo".
Es autor, además, de "Intemperie" (1995), "Para lo que no existe" (1999) por el que fue finalista del Premio Nacional de Poesía, "Caída" (2002), "El Río de agua" (2005), etc. Ha traducido, entre otros, libros de Philip Larkin, Wystan Hugh Auden, Margaret Atwood, Rudyard Kipling y Kenneth White.

                                      
                                           "El tacto es humildad.
                                            Los dedos no conocen: reconocen;
                                            comprueban un origen, se aseguran
                                            de ser tan realidad como la roca"


VAMOS     poesía de Álvaro García

Bueno, en el fondo sí
me gusta la poesía:
están las horas llenas de sí mismas
y son para los dos
y llorar de alegría es no llorar
y está todo el camino.

Ebrios de luz
se apoyan en el otro
porque no saben que tampoco puede,
sólo que sí que pueden porque van,
ya ves cómo sí vamos y nunca vi tan dentro
lo que se llama amor
que tengas buenos días a mi lado.-


EL AMANECER

Dormida,
en tu cansancio sólo hay cuerpo,
la materialidad del día grávido.
Soy yo quien imagina alma en tu alma,

la invento con mirar,
rozo tu sueño y eres toda
la que ni tú ni yo sabemos que eres.

Amanece lo exacto sin nosotros,
que nos quedamos fuera de su peso,
temblor de sol en la ventana.

Esta penumbra nos inhibe
de brusca realidad,
aunque amanezca.

Alma es dejar de ser
en algo
y amanece.-


ÍCARO

La meta es como un túnel, se nutre de tiniebla.

Lo propio de las alas es quemarse
cinco minutos antes de llegar hasta el sol.

Toda meta es un túnel que te absorbe,
es una oscuridad que se alimenta
de tu propia sustancia y de tu olvido
y ese modo de muerte que es el conseguir.

Cuando uno logra un fin se queda triste.
La meta se lo traga.

Mejor ser el mejor sin beso de champán, sin aureola.
Y el sueño se ha quemado en su inminencia,
como sabiendo que vencer es chusco.

Tus sueños se han quemado de pura lucidez.-


LAS PUERTAS

Me vence la manera
que dos misterios tienen de mostrarse
mutuamente, sin descubrirse,
como se miran entre sí las cosas
cerradas, las dos puertas
que en un pasillo enfrenta el arquitecto:
una tensión con límite en lo blanco
y es la orilla entre dos aconteceres.

La noche y estás tú
tras tu silencio y en tus ojos
como se está e los hechos,
presencia pura: el pasado
nos labra rente al otro sin querer,
y decir un pasado es excesivo.

Demasiada conciencia se acumula,
nos desborda, no somos con justeza.
Se llena de exterior un interior.
La penumbra de anhelo del que quiere.-


                                                                    Álvaro García


Imágenes: pinturas del artista Egon Schiele (Austria, 1890-1931). Del expresionismo austríaco.












2 comentarios: