Páginas vistas en total

domingo, 22 de julio de 2012

Mitad de la vida

                               Víctor Gaviria, poeta nacido en Medellín, Colombia en 1955. Psicólogo egresado en la Universidad de Antioquia, es también guionista y uno de los directores de cine colombiano más reconocido internacionalmente. Sin haber escrito antes una línea se dedicó a componer relatos y poemas. Luego vendrían sus colaboraciones en la revista "Acuarimántima". De sus libros de poemas, se destacan " Con los que viajo sueño", Premio "Eduardo Cote Lamus" en 1978, "La luna y la ducha fría" Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia" (1981), "El Pulso del cartógrafo" (1987), "El Rey de los espantos" (1992), "El pelaito que no duró nada" (1992), "El Tío Miguel" (1998), etc. Gaviria es reconocido por reflejar en sus textos y películas la realidad social de su país.


                                      "No espantas
                                      las moscas en la mesa
                                      Pasas con cuidado las páginas
                                      para no inquietarlas"


MITAD DE LA VIDA   poesía de Víctor Gaviria

Como un hombre que ha hecho tantas cosas olvidadas,
y en el futuro otras tantas que no recordará,
inculto, sin lecturas,
que sólo tuvo en casa viejos libros en desorden
nunca leídos,
y su cabeza da vueltas en un oscuro remolino
bajo la tierra,
y nunca tuvo voces, cielo abierto,
ramas sobre ramas.
Como un hombre de rosados oídos de caracol.
Lejos del mar
que a mitad de su vida oye la orden,
la obsesión.

Soñamos escribir algunos libros
pero nunca lo hicimos.
En nada se rebajan.
Hemos cantado, silbado por lo bajo
canciones ordinarias
que significaban otra cosa desconocida.
La verdad, hemos callado hace tiempo,
no sé las razones.
Busco entre mis cosas un libro que no he tenido,
busco fotos que no he guardado,
colecciono hermosos papeles que se deshacen.-


A USTEDES PENSAMIENTOS

Agradezco que no me hayan traicionado,
y que se hayan escondido tan hondo
detrás de mi cara,
que yo haya estado con tanta gente
en fiestas y reuniones de trabajo,
y ustedes hayan permanecido silenciosos,
sin hacer huir a nadie de mí,
y no hayan hecho ruido involuntario como
lo hacen algunos vasos o sillas que se caen
de extraña inquietud...
A ustedes, pensamientos, agradezco
haber esperado tanto tiempo en la última pieza honda
de mi vida,
sobretodo porque han hecho que algunos me amen
por escucharlos sin decirles nada, por estar ahí como una compañía
que tanto necesitan las cosas,
por estar ahí en las largas noches
en que no éramos nadie, por favor, no éramos nadie,
Y el viento nos barría...






                                            CUÁNTAS LÁGRIMAS

Cúantas lágrimas se desperdician en los cines
o en los libros, o aun las lágrimas espontáneas
de los aficionados al fútbol cuando se reúnen por millares.
Porque cuando salen del cine, o dejan a un lado los libros, o se
separan de la multitud,
los hombres y mujeres miran las calles con ojos secos
que lo hacen todo transitorio:
¿para dónde van tan de prisa,
pensando en otras cosas?
Van hablando con ellos mismos
el diálogo del que no pregunta nada
ni nada responde.
Lluvia, agua humilde del cielo,
hazme blando como esta tierra.-


                                                        Víctor Gaviria


Imágenes: pinturas de la artista estadounidense Karen Offutt, nacida en Dallas. Contemporánea.






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario