Páginas vistas en total

jueves, 5 de julio de 2012

Epílogo

                             Eduardo Mitre, poeta boliviano nacido en Oruro en 1943. Estudió Derecho en la Universidad Mayor de San Simón y luego viajó a Francia donde realizó estudios de literatura francesa. Radicado posteriormente en Estados Unidos se doctoró en la Universidad de Pittsburgh con una tesis sobre la poesía de Vicente Huidobro. Ha sido profesor en la Columbia University de Nueva York y en la Saint Johns University. Es miembro de Número de la Academia Boliviana de la Lengua.
Su obra poética, comprende entre otras, las publicaciones: "Morada" (1975), Ferviente humo (1976), "Mirabilia" (1979), "Desde tu cuerpo" (1984), "El peregrino y la ausencia" (1988), "La luz del regreso" (1990), "Línea de otoño" (1993), "Camino de cualquier parte" (1998), etc. Como antólogo publicó "El árbol y la piedra", referente a la poesía boliviana contemporánea. Eduardo Mitre es un jerarquizado poeta cuya obra ha sido traducida, en parte, al inglés, francés, italiano y portugués.


                                   "Nieva esta nieve
                                   como a veces se hablan
                                   hombres y mujeres
                                   Continua
                                                     mente" 


EPÍLOGO     poesía de Eduardo Mitre

El olor que deja
 en la piel la ausencia.

El sabor de un nombre
 que quema la lengua.

El dolor que queda
 en la mujer y el hombre.

Y el tiempo que cuelga
 las cuatro estaciones.-



HÚMEDA LLAMA
1
Tu desnudez expuesta
entera
como el pan en la mesa.

2
Beso a beso,
caricia a caricia, se dora
al sol del deseo.

3
Llama que moja y quema,
llama que llama:
tu lengua.

4
Arqueros enardecidos
disparan sus flechas
los cinco sentidos.

6
Doble latido y un solo ritmo.
Como la vida y la muerte
al principio.

8
La mirada se pierde.
Salivan las sílabas.
Las pupilas ascienden
hacia alta caída.

12
Te descubro a mi lado
todavía temblando
como recién rescatada
de un naufragio.
O de un incendio.

13
y tienen de nuevo sed
de nombrar los labios:
la almohada, tu cabellera,
una pared de ladrillos,
un trozo de cielo: tribus
con rumbo desconocido.

14
Cruzan el aire -ya quieto-
tu nombre y el mío.
A recordanos han vuelto,
a recrearnos los mismos.

15
Sobre el tiempo intacto
nuestros cuerpos tendidos,
espuestos al vacío,
melancólicamente plenos.-


LA AUSENTE

Emigran los pájaros
pero se quedan
el árbol y el tiempo.

Tengo miedo.

Hay mucha trampa
y poca luz
en el recuerdo.

Tengo miedo.

Qué pena, amor,
que tu presencia
dependa tanto de tu cuerpo.-






                                                   PRÓLOGO AL PRESENTE

                                       Abre los ojos. Despierta.
                                       El Paraíso está aquí,
                                       de vuelta.
                                       Con todos y todo
                                       en la luz pasajera.

                                       Es (no hay otro) esta tierra:
                                       mesa de encuentros,
                                       cuna de ausencias.

                                       El Paraíso está aquí,
                                       a la espera. Abre tus ojos
                                       que abren sus puertas.

                                      Despierta. Está aquí.
                                      No es la dicha.
                                      Es la presencia.-


                                                   Eduardo Mitre


Imágenes: pinturas del artista plástico chino, Roberto Liang  (Shan Tuns, 1942).


2 comentarios: