Páginas vistas en total

viernes, 25 de marzo de 2016

Los hombres



Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Espa pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.313-

                                                                                     
                                                                                               Maya Angelou

Poeta, narradora, bailarina, actriz y cantante estadounidense, nacida en Saint Louis, en 1928 y fallecida en Winston- Salem en 2014. Publicó siete autobiografías que le dieron una fama internacional, tres libros de ensayos y más de diez poemarios. Realizó shows de televisión, obras teatrales y películas que fueron relevantes por mas de 50 años. A lo largo de su carrera , recibió docenas de premios y más de cincuenta títulos honorarios. De raza negra, fue una activa participante del Movimiento por los Derechos Civiles, trabajando junto a Martin Luther King y Malcom X, entre otros.  










            



                                      LOS HOMBRES

        Cuando era joven, solía mirar
        detrás de las cortinas
         a los hombres que iban y venían por la calle. Hombres viejos, borrachos.
         Hombres jóvenes, más ácidos que la mostaza.
         Los veía. Los hombres siempre
         están yendo a alguna parte.
         Ellos sabían que estaba ahí. Con quince
         años, y famélica.
         Se paraban debajo de mi ventana
         con los hombros en alto, como los
         pechos de una adolescente,
         y la cola del traje palmeándoles
         las nalgas,
         los hombres.

         Un día te toman con delicadeza 
         entre sus manos, como si
         fueras el último huevo crudo de la tierra. Después
         aprietan. Un poquito nomás. El
         primer estrujón es agradable. Un abrazo rápido.
         Suaves hasta tu indefensión. Un poquito
         más. Y empieza a doler.  Te arrancan una
         sonrisa que patina en el miedo. Cuando
         se acaba el aire,
         el cerebro te explota, estalla breve y ferozmente
         como la cabeza de un fósforo. Hecho trizas.
         Es tu jugo
         el que baja por sus piernas. Manchándoles los zapatos.
         Mientras la tierra vuelve a enderezarse
         y el gusto trata de retornar a la lengua,
         tu cuerpo ya se cerró. Para siempre.
        No existen llaves.

        Después la ventana se cierra toda sobre
        tu mente. Ahí, detrás
        del oscilar de las cortinas, caminan los hombres.
        Sabiendo algo.
        Yendo a alguna parte.
        Pero esta vez, nada más voy a
        pararme y mirar.

                       A lo mejor.




                 UNA PRESUNCIÓN

    
        Dame tu mano

        Haceme lugar
        para que te lleve
        y  te siga
        más allá de este furor de la poesía.

        Dejá para los otros
        la intimidad
        de tocar las palabras
        y el amor por la pérdida
        del amor.

        A mí
        dame tu mano.-





               

                                             RECUERDO

         El peso lento 
        de tus manos, alborotando a las abejas
        que anidan en mi pelo, tu sonrisa en la
        pendiente de mi mejilla. Te apretás
        sobre mí
        esta vez, encendido, derramando
        urgencia, y el misterio viola
        mi razón

          Cuando te retirás,
       vos y la magia, cuando
       sólo el olor de tu
       amor persiste entre
       mis pechos, entonces, sólo
       entonces, puedo devorar con gula
       tu presencia.-


                   
                                     TOCADOS POR UN ÁNGEL

           Nosotros, desacostumbrados al valor
           exiliados del placer
           enroscados en la caparazón de la soledad
           hasta que el amor baja de su templo sagrado
           y se presenta a nuestros ojos
           para liberarnos a la vida.


         Llega el amor
         y en su tren vienen éxtasis
        viejos recuerdos de gozo
        antiguas historias  de dolor.
        Y si somos audaces,
        el amor arranca de nuestras almas
        las cadenas del miedo.


        Al calor de la luz del amor
         abandonamos nuestra timidez
         nos atrevemos a ser valientes
         Y de pronto vemos que el amor
         nos cuesta todo lo que somos
         y todo lo que podemos ser.
         Y sin embargo es el amor
         lo único que nos libera.-



                      PASAR EL TIEMPO

                 Tu piel como el amanecer
                 la mía como el musgo

                 Una describe el principio
                 de un final innegable.

                 La otra, el final de un
                 principio seguro.-





                                                                             Maya Angelou




Imágenes: Pinturas de Josuah Chaplin  (Francia, 1825 - 1891)



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario