Páginas vistas en total

miércoles, 9 de marzo de 2016

Espérame aquí



Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1. 297-

                                                                                      Cristian David López

Poeta y narrador de Paraguay, nacido en Lambaré en 1987. Escribe en español y guaraní. Tras residir en Argentina, se trasladó a Oviedo, España, donde participa en diversas actividades culturales.  Ha publicado: "Poemas del exilio" (2010), y ha sido incluído en varias antologías, como: Tempus Fugit (Círculo Cultural de Valdediós, 2011). En 2012 ha editado y traducido "Cantos guaraníes" (2012) y el más reciente: "Permiso de residencia" (Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2015).


                                                                              "si no quieres verme triste
                                                                                no digas que ya te vas.
                                                                                Deja a tus besos decir:
                                                                                Chau mi amor, mañana más"






ESPÉRAME AQUÍ

Hace tiempo que ya no te conozco,
me olvidé de tu voz, de los gestos
que hacías con los labios.
Tu cabellera negra que se encendía,
poco a poco se me apagó.
¿Qué será de ti, qué será de mí?
Le pregunto al del espejo,
eso que lleva una bolsa en los ojos,
tal vez de tanto esperar, de tanto soñar.

¿Dónde estará ese lugar
en que tal vez volvamos a encontrarnos?
Hambrientos de apagar lo que nos entristece.
¡Vaya camino que nos separó!
"Espérame aquí", dijiste. Recuerdo la lluvia
y que, como una enorme raíz,
el tiempo me abrazaba.
Quedé indefenso
y mi ama se oscureció.

Y pasaron los años, millones de gotas sucedieron,
se cayeron los edificios a mi alrededor,
se multiplicaron las calles con mis pasos
las ratas me miraron maquiavélicas,
temblé y la tierra a mi alrededor
se fue rompiendo,
me volví tal vez duro.

Y como el demonio el fuego te siguió,
y con tu imagen se marchó,
lloré unos años, miles de noches extinguí
y algunos días no te soñé.

A veces creo que aún estoy en esa esquina,
en donde me dijiste
"Espérame aquí".-


LUCIÉRNAGA

No quiero ser el reflejo
de la luna en el lago.
Yo quiero ser algo más,
Totalmente independiente.
¡Yo quiero ser, al menos,
luciérnaga que alumbra
en el oscuro bosque
con su propia luz el vuelo!.


EN LA BIBLIOTECA

La luz entra por la ventana.
Es una luz limpia,
recién hecha por este día
que envejece conmigo
y contigo y con esos
libros de anaqueles
olvidados.

La luz nos acaricia,
uno a uno,
y, como ladrona sigilosa,
algo se lleva de ellos,
de ti y de mí.

Necesita la luz
nuestra luz
para ser siempre
joven,
para ser siempre
luz.-


HUMO-SAPIENS

"La gloria es dulce" me dice una voz.
No soy el héroe que buscáis,
valquirias de alas rotas, de rostros estelares.
Solo soy uno más
atraído por imán de la tierra
del cual sin querer soy otro esclavo.
Pero a pesar de la noche que me oculta la luz
procuro seguir esos pasos
las huellas en el desierto
que tal vez, me hagan volver,
junto a esa que cocinando, y cantando
en bicicleta va pensando en mí.
¡Sí, señor!
No creo en el futuro,
creo en esas manos que se agitan al verme.
Solo conozco un camino: el presente.
Desconfío del destino
de mil rostros de espejos,
ala ingrata que engendra sorpresas.
Por eso me anticipo a sus desgracias
disfrazadas de carnavales,
lo remedio con volver antentarlo siempre.
Soy la hormiga que sube la montaña
tras una miga de esperanza
y soy la oruga anillada que medita cual Buda
en su bola de lana, tranquilo y tibio.
Seguro como el feto en el útero de la madre.
¡Sí, señor!
En el fondo es todo lo que busco:
Ser protagonista del sitio que ocupo.
La verdadera gloria es identificarme
como humo-humano,
si al final eso es lo que soy.

Subir,
subir alto
y desaparecer.-



                                                                                   Cristian David López



Imágenes. Pinturas modernas del surrealismo




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario