Páginas vistas en total

viernes, 4 de marzo de 2016

Ese pelo


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.291-


                                                                                                 Javier Huapaya

Poeta y Bibliotecólogo peruano. Estudió en la Facultad de Letras de la Universidad "Federico Villareal" y en la Escuela Nacional de Bibliotecarios. Ha publicado los libros de poesía: "Meditaciones" y "Osamenta" y está por salir su tercer libro "Ataraxia". Obtuvo el Segundo Premio de Poesía "José Gálvez Barrenechea" en 1977. Colabora en diversas revistas literarias de su país y el extranjero.



                                                                           "Siempre te veo en todas partes
                                                                            igual al grano que fecunda en los ovarios
                                                                            de la arcilla. En todos los lugares
                                                                            del Ser y no Ser"






ESE PELO

Ese pelo: Negro intenso. -Descansa sobre la cama
Se tuerce y retuerce a lo largo de la sábana
Como resto de garúa. Ese pelo: largo -largo
                                   como fina estela de humo.          
Me preocupa. Me fatiga. Me harta de miedo
Y de solo verlo: me eriza la piel del alma.

Ese pelo: busca sin cansancio sus raíces
Sus almácigos de pelos: Su lugar de origen.
Ese pelo: se enrosca y desenrosca
                                      igual que una sierpe.
Se mueve y remueve como si tuviera vida
                                      como si tuviera alma.

Qué metamorfosis más confusa y continua.
Muda raras imágenes en la cama. Surge y resurge
Un lenguaje oscuro desde su pálido lecho
Que dice y desdice en dibujos diferentes
En fibras reducidas a lejanos alfabetos.

Ese pelo: qué -a simple vista
No tiene sombra -me escruta la mirada.
Parece una vena oscura en una piel blanca
O una arteria negra salida de la sábana.-


QUIEN CONOCE EL PAPEL SECANTE DE MI ROSTRO

   ¿Quién conoce mis lágrimas?  
La porosidad sedienta de mis poros.
¿Qién conoce el papel secante
                          de mi rostro?
Para qué se expresen de ese modo.

¿Quién no ha sido zarandeado
Por el peso amargo de la baba.
O la mirada ojerosa de la envidia
Y ésta: mortificada: -asediando mis pasos.

¿Qué sentencia es ésta?
Para que me señalen con el dedo torvo.
Si las murmuraciones estalla. -Estallan
en mi ser: como esquirlas.
Y solo al tocarme -apenas tocarme.
Adquieren vida: -estallan:
Y me hieren mortalmente.

¿Qué sentencia es ésta?
Quién conoce el papel secante
                             de mi rostro
Para que se expresen de ese modo.-




NADA ES MÁS BELLO QUE NOSOTROS MISMOS

Nada: es más bello:
                     -que nosotros mismos: -¡Nada!
¿Qué sería si no tuvieramos espíritu?
Si el cerebro: -El último milagro de Dios.
No encajara perfectamente en el Cráneo
Y no se alojara en la parte superior
                                              del Cuerpo.

Qué sería: si de nuestras cuerdas vocales
                                    -no brotara el sonido.
Si las neuronas: no elaboraran conocimiento.
                                                Conocimiento.
Y no se dieran un baño de Luz con la Lectura.
Si al interior de nuestro ser: ¡La voz!
no llegara a los tímpanos del alma. -Y
si no pudiéramos cuajar con la mirada -Una
visión panorámica o un punto fijo: -El maravilloso
atardecer que nos da el ocaso. O el asombro
ante lo bello: la orquídea que hipnotiza
                                      la mirada del hombre.
¿Qué sería si no tuvieramos olfato?
Si no sintiéramos - el aroma que emanan los santos
o el olor que despiden los cadáveres.
Ignoraríamos: las vertientes entre el Ser y no Ser.
Pensamos que estamos en olor de santidad
cuando en realidad
                            -la pudre nos gobierna.

¿Qué sería si no tuviéramos olfato?.-



                                                             
                                                                                        Javier Huapaya



Imágenes: Pinturas del francés Pierre-Auguste Renoir  (1841 - 1919)





quiquedelucio@gmail.com
                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario