Páginas vistas en total

viernes, 30 de noviembre de 2012

Premio Cervantes 2012

                                  José Manuel Caballero Bonald, poeta y novelista español nacido en Jerez de la Frontera, Cádiz en 1926. En el día de ayer se anunció oficialmente que ha sido galardonado con el Premio Cervantes de Literatura 2012, máxima distinción de las letras hispanas. Este reconocido hombre perteneciente al grupo poético de los 50 anteriormente había obtenido, entre otros, el XIII Premio de Poesía Iberoamericana Reina Sofía en 2004, el Premio Nacional de Letras en 2005, el Premio Nacional de Poesía 2008 y el Premio Plaza y Janés en 1988. Sus principales publicaciones son: "Tiempo de guerras perdidas" (1995), "Diario de Argónida" (1997), "Copias del natural" (1999), "Memorias de poco tiempo" (1955), "Manual de infractores" (2005), etc.


                            "Vuelvo a la habitación donde estoy solo
                            cada noche, almacén de los días
                            caídos ya en su espejo naufragable"



ANTERIOR A TU CUERPO  poesía de Caballero Bonald

Anterior a tu cuerpo es esta historia
que hemos vivido juntos
en la noche inconsciente.

Tercas simulaciones desocupan
el espacio en que a tientas nos
buscamos,
dejan en las proximidades
de la luz un barrunto
de sombras de preguntas nunca
hechas.

En vano recorremos
la distancia que queda entre las últimas
sospechas de estar solos,
ya convictos acaso de esa interina
realidad que avala siempre
el trámite del sueño.-


DEFECTUOSA FORMACIÓN DEL PLURAL

Cuántos días baldíos
haciéndome pasar por lo que soy.

Máscara sin memoria, líbrame
de parecerme a aquel que me suplanta.

Uno solo será mi semejante.-




DESENCUENTRO

Esquiva como la noche,
como la mano que te entorpecía,
como la trémula succión
insuficiente de la carne;
esquiva y veloz como la hoja
ensangrentada de un cuchillo,
como los filos de la nieve, como el esperma
que decora el embozo de las sábanas,
como la congoja de un niño
que se esconde para llorar.

Tratas de no saber y sabes
que ya está todo maniatado,
                             allí
donde pernocta el irascible
lastre del desamor, sombra
partida por olvidos, desdenes,
llave que ya no abre ningún sueño:

La ausencia se aproxima
en sentido contrario al de la espera.-


ESPERA

Y tú me dices
que tienes los pechos vencidos de esperarme,
que te duelen los ojos de tenerlos vacíos
que has perdido hasta el tacto de tus manos
de palpar esta ausencia por el aire,
que olvidas el tamaño caliente de mi boca.

Y tú me lo dices que sabes
que me hice sangre en las palabras
de repetir tu nombre,
de golpear mis labios con la sed de tenerte,
de darle a mi memoria, registrándola a ciegas,
una nueva manera de rescatarte en besos
desde la ausencia en la que tú me gritas
que me estás esperando.

Y tú me lo dices que estás tan hecha
a este deshabitado ocio de mi carne
que apenas sí tu sombra se delata,
que apenas sí eres cierta
en esta oscuridad que la distancia pone
entre tu cuerpo y el mío.-



                                              José Manuel Caballero Bonald


Imágenes: pinturas del artista ruso Alex Lashkevich  (Leningrado, 1964)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




jueves, 29 de noviembre de 2012

Definiciones

                                              Leopoldo Marechal, poeta, narrador y dramaturgo argentino nacido en Buenos Aires en 1890. Fue parte de la generación que giró en torno de la revista "Martín Fierro". Vivió en Europa entre 1926 y 1930 donde trabó amistad con importantes intelectuales españoles y franceses. A su primer libro de poemas "Los aguiluchos" (1922), le siguieron "Días como flechas" (1926), "Odas para el hombre y la mujer" (1929), "Laberinto de amor" (1936), "Cinco poemas australes" (1937), "El centauro" (1940), "Cantos a Sophia" (1940), "El poema del robot" (1966), etc. Al fallecer en 1970, estaba escribiendo la novela "El empresario del caos". Su libro "El poema de la física" fue recuperado póstumamente.


                                             "Con mi remo inútil, a lo largo de las noches,
                                             busco el Río de tu Sueño que sólo tú remontas"



DEFINICIONES    poesía de Leopoldo Marechal

Te propongo, con ánimo docente,
Varias definiciones de tu cuerpo.

La viajera: "Es un traje de turismo,
entre los muchos que ha de usar tu ser
cumpliendo su moción helicoidal".

La tenebrosa: "Es el cajón de muerte
o el ataúd grosero en que tu alma
yace y espera su liberación".

La hotelera: "Tu cuerpo es una casa
que has de habitar un día y una noche".

La fabril: Es un útil de trabajo,
una herramienta noble (martillo, arado)
con que realiza el alma sus oficios terrestres".

Sea un útil o un traje, sea chalet o féretro,
cuidarás ese poco de tierra necesaria.
Ni adores a tu cuerpo ni le des latigazos:
es un buey de ojos tristes, pero muy obediente
si no lo abruma el yugo, ni le sobra la alfalfa.-


EL AMOR ES UN ROBO

El amor es un robo -me dijiste una tarde-
robamos y nos roban, y así pasa de modo
que en los senderos quedan nuestras mejores galas
resecas como lirios que marchitó el otoño.

Han pasado los años y de nuevo tu imagen
cruzó por mis ideas con la luz de un meteoro,
y mirando en mi abismo y hallando mucha sombra
recuerdo tus palabras: El amor es un robo.


HORÓSCOPO

"Es la noche -dijiste- pon tu espejo
debajo de la almohada al acostarte
y en él verás, si sueñas, el reflejo
de la mujer que nunca ha de olvidarte".

Llegó la noche al fin. Bajo la almohada,
                    recordándote, amada,
puse el cristal revelador. De suerte
                    que soñé con la muerte.-


DEL AMOR NAVEGANTE

Porque no está el Amado en el Amante
Ni el Amante reposa en el Amado,
Tiende Amor su velamen castigado
Y afronta el ceño de la mar tonante.

Llora el Amor en su navío errante
Y a la tormenta lira su cuidado,
Porque son dos: Amante desterrado
y Amado con perfil de navegante.

Si fuesen uno, Amor, no existiría
Ni llanto ni bajel ni lejanía,
Sino la beatitud de la azucena.

¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena.-


                                                     Leopoldo Marechal


Imágenes: pinturas de la artista argentina Raquel Forner, amiga de Marechal (Bs. As. 1902-1988)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Ritos

                      Pablo García Casado, poeta español nacido en Córdoba en 1972. Su primera publicación "Calentura" data de 1993, seguida de "El poema de Jane" (1996), "Las afueras" (1997), libro por el que obtuvo el "Premio Ojo Crítico de Poesía" y que le permitió, además, ser finalista ese mismo año del Premio Nacional de Poesía. "El mapa de América" (2001), "Dinero"  (2007), etc. Colabora en diversos medios periodísticos. Ha sido incluido en diversas antologías, entre ellas "Feroces" de Isla Correyero y "25 Poetas Jóvenes de España" de Ediciones Hiperión. Parte de su obra ha sido traducida al inglés y portugués.


                                  "muertos del regreso las mismas preguntas
                                  y es que a pesar del amor de los brazos
                                  la soledad regresa con sus dudas"


RITOS     poesía de Pablo García Casado

Los recuerdos son facturas a tu nombre
sé que el adiós tiene su rito y el tuyo
es dejarme vacía la despensa de los sueños

a veces me pregunto qué hicimos mal
te mandaré flores cada otoño puedes venir
por las facturas al menos las de la luz

estoy a oscuras por culpa de tus ritos.-


1972

por qué travis qué hay de esa oscura pregunta
por qué la casa en ruinas porque él por qué ella
por qué el verano de mil novecientos
setenta y uno

qué tuvo que pasar qué clase de química por qué
la huelga en el sector metalúrgico por qué el atasco
por qué llegaron rendidos y aún así se besaron

como si mi vida les fuera en ello.-


HOME SWEET HOME

La cabeza dentro del retrete los dedos en la garganta
hay un número deterinado de neuronas que se pierden
después de una noche como ésta por más que lo intento

las tuyas siempren encuentran el camino.-


 NÚMERO TRECE

te despiertas miras la hora vas a la cocina
bebes agua te quedas sentada escuchando
el motor del frigorífico por el patio interior

los hijos de la vecina juegan a destrozarse
los oídos estás sola y te acude una inquietud
propia de domingos con resaca
un nerviosismo
de condones rotos.-


LA EDAD DEL AUTOMÓVIL

ahora estás en el mercado lleva tus ojos
hacia un cuerpo y un volante pruébalo úsalo
y rompe el contrato verás qué rápido aparecen

futuros arrendatarios tú pregunta por la marca
el modelo y la amplitud del asiento de atrás
no te reprimas déjate llevar por la erótica

del negocio.


                                      Pablo García Casado


Pinturas de los artistas Hans Anderson Brendekilde, ( Dinamarca 1857/1942) y Cayetano de Arques Buigas, ( España,1932)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

martes, 27 de noviembre de 2012

Llama guardada

                                      Roberto Fernández Retamar   (La Habana, Cuba 1930)


                                "Hojas color de hierro, color de sangre
                                pedazos del castillo del día
                                sobre los muertos pensativos.
                                Es el primer otoño de sus ojos"


LLAMA GUARDADA     poesía de Fernandez Retamar

Cómo podía él saber que su poema,
encontrado una noche blanca de vago andar,
en un país distante que ella aún no conocía,
era en los ojos de ella que se haría realidad.

Recuerda que buscaba esa noche a alguien o algo,
recuerda la avenida de su lento paseo,
y recuerda la vuelta a la alcoba vacía,
y después las palabras como un amargo espejo.

Solitario él, perdido, esperaba anhelante
en vano una respuesta de aquella noche blanca.
Y los dos ignoraban que entonces, lejos, cerca,
para él ella cuidaba su honda llama guardada.-


POR PRIMERA VEZ

En países y más países,
Casas, hoteles, embajadas,
suelos, hamacas, autos, tierra,
rodeados de agua o sobre el lino.

Olor de desnudez primera.
Vasija de arcilla sonora.
Sorprendente, augusta, profunda.
Camanences, colinas, bosques.

Como leones, como santos.
Lo antiguo, lo simple, lo súbito.
La plegaria, el descubrimiento.
La conquista, la reconquista.
El relámpago de ojos de humo.

Cada desgarradura sólo
para encenderse con más fuego,
con más seguridad de aurora.
Ya él no puede perderla más.
Ya la perdió toda una vida.
Ahora de nuevo y para siempre
va a amarla por primera vez.-




UNA SALVA DE PORVENIR

No hay pruebas.
Las pruebas son que no hay pruebas.
No estaban, no están, no estarán dadas las condiciones.
Creer porque es absurdo,
y creemos.
Más absurdo que creer es ser,
y somos.
Nada garantiza que fuera menos absurdo
no ser ni creer.
Las llamadas pruebas yacen por tierra,
húmedas reliquias de la nave.
Se derrumbaron las estatuas mientras dormíamos.
Eran de piedra, de mármol, de bronce.
Eran de ceniza,
y un grito de ánades las hizo huir en bandadas.

No guardar tesoros donde
la humedad, los bichitos los mordisqueen.
No guardar tesoros.

El tesoro es no guardarlos.
El tesoro es creer.
El tesoro es ser.

No existen las hazañas ni los horrores del pasado.
El presente es más veloz
que la lectura de estas mismas
palabras.
El poeta saluda las cosas por venir
con una salva en la noche oscura.
Sólo lo difícil.
Sólo lo oscuro.
Y contra él, en él, el fuego levantado
su columna viva, dorada, real.

El amor es
Quien ve.-


                                         Roberto Fernández Retamar


Imágenes: pinturas del impresionista Camille Pissarro  (Saint Thomas, 1830-París, 1903)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 26 de noviembre de 2012

Aquí

                                        Pedro Salinas  (Madrid, España 1891-Boston, EE.UU 1951)


                                          "A esa, a la que yo quiero,
                                          es a la que se entrega venciendo,
                                          desde su libertad saltando
                                          por el ímpetu de la gana"


AQUÍ    poesía de Pedro Salinas


Aquí
en esta orilla blanca
del lecho donde duermes
estoy al borde mismo
de tu sueño. Si diera
un paso más, caería
en sus ondas, rompiéndolo
como un cristal. Me sube
el calor de tu sueño
hasta el rostro. Tu hálito
te mide la andadura
del soñar: va despacio.
Un soplo alterno, leve
me entrega ese tesoro
exactamente: el ritmo
de tu vivir soñando.
Miro. Veo la estofa
de que está hecho tu sueño.
La tienes sobre el cuerpo
como coraza ingrávida.
Te cerca de respeto.
A tu virgen te vuelves
toda entera, desnuda,
cuando te vas al sueño.
En la orilla se paran
las ansias y los besos:
esperan, ya sin prisa,
a que abriendo los ojos
renuncies a tu ser
invulnerable. Busco
tu sueño. Con mi alma
doblada sobre ti
las miradas recorren,
traslúcida, tu carne
y apartan dulcemente
las señas corporales,
para ver si hallan detrás
las formas de tu sueño.
No la encuentran. Y entonces
pienso en tu sueño. Quiero
descifrarlo. Las cifras
no sirven, no es secreto.
Es sueño y no misterio.
Y de pronto, en el alto
silencio de la noche,
un soñar mío empieza
al borde de tu cuerpo;
en él el tuyo siento.
Tú dormida, yo en vela,
hacíamos lo mismo.
No había que buscar:
tu sueño era mi sueño.-


AYER TE BESÉ EN LOS LABIOS

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un eso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no...
-¿Adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.-


                                                           Pedro Salinas


Imágenes: pinturas del artista estadounidense  Daniel Knight  (1839-1924)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

domingo, 25 de noviembre de 2012

Amo en ti

                                    Orietta Lozano, poeta y novelista colombiana nacida en Cali en 1956. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía 1986 con " El vampiro esperado" y ganó además el concurso "Mejor poema erótico colombiano". Entre sus publicaciones se destacan "Fuego secreto" (1980), "Poesía para amantes", "Memoria de los espejos" (1983), "Agua ebria", etc. Pertenece a la nueva generación de poetas colombianas con una marcada inclinación hacia el tema del amor.  Es directora de la Biblioteca del Centenario de la ciudad de Cali donde ha desrrollado una importante gestión. Parte de su obra ha sido traducida al francés e inglés.


                                                  "Fui lenta, vaporosa,
                                                  alegre espectadora
                                                  de un noctámbulo teatro
                                                  suspendido en la intimidad del tiempo"


AMO EN TI LO QUE OTROS...      poesía de Orietta Lozano

Amo en ti lo que en otros
hubiera despreciado:
tus pasos algo tardos,
tus pies casi pesados;
tu cabeza inclinada hacia la frente;
tu madurez,
y tu cansancio.
Amo el gesto de tus labios,
tus sonrisas,
trago a trago.
Tu traje también lo amo:
es tu presencia;
sus arrugas son la marca
de tus luchas.
Tus zapatos son un signo de mi espera,
cuando van tristemente hacia tus calles.
¿Por qué tienes
las manos desatadas?
¿Quieres llevar la frente levantada
y estar firme,
y regresar a tu voz
hoy, y mañana,
con la misma palabra
decantada?
Te hallarías
inindado de fango,
enturbiadas tus manos,
y los hombros
agobiados de pronto por un peso
acerbo
tan intenso
que te arrastraría encadenado hacia los años
venideros.
Un sabor caústico de acíbar
purifica mis labios.
Tengo envenenada la garganta.
Gritaría con rabia,
tumbaría mis puertas, mis techos, mis aldabas,
destruiría sin conciencia mi casa y tu casa,
para romper las ataduras
de tu alianza.
Pero sería la derrota de lo que vale adentro,
y estarías
empequeñecido por ti frente a tus ojos,
débil para la lucha de los odios
no tan grande, no tan fiero, no tan alto,
cuando tu cruz se levante
sobre el altar de tus años.-






                               OJOS HABITADOS

                               Ven, ciérrame los ojos con un beso
                               para que no pueda ver mi cielo,
                               y de nuevo
                               ábreme los ojos con un beso
                               para que así no pueda verlo entre mi sueño.
                               Oblígame al secreto
                               para que nada diga de los besos,
                               y pídeme que cante
                               para que pueda hablarte.
                               Eres el que puso en mis labios
                               la voz, desde hace mucho tiempo,
                               y me has habitado
                               mis manos
                               desde que mi sangre sólo estaba creciendo.
                               Ibas a preguntarme
                               por mi cadena insomne,
                               y era mayor el hambre de mi acecho
                               y la estrucutura de mis huesos
                               estaba decayendo.
                               Ven, ciérrame los ojos
                               para que pueda descansar mi ruego.-


 
    DESPEJADA

Dónde despertar, en qué momento,
lo inmediato duele, quema,
explota bruscamente entre mis cejas.
La búsqueda se ha perdido,
el tiempo cayó goteando por tus ojos
todo el crimen quedó estático en mis sienes,
yo me hundo en cada flor como la abeja
y ningún fruto se perfila.
Me he despojado de todo encuentro,
sobre mi hombro se posa el pájaro del silencio
y a veces, sólo a veces, la carcajada del delirio,
viene a perforar los huesos a mi hastío.-


                     Orietta Lozano



Imágenes: pinturas del artista estadounidense Thomas Hart Benton (1889-1975)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

sábado, 24 de noviembre de 2012

Allá

                                       Meira Delmar, poeta colombiana nacida en Barranquilla en 1921, de nombre real Olga Chams Eljach. Estudió en el Conservatorio Pedro Biava de su ciudad natal, cursando posteriormente en Roma las carreras de Historia del Arte y Literatura. Parte de su propuesta poética está contenida en sus libros "Alba del olvido", "Sitio del amor", "Verdad del sueño", "Secreta isla", "Reencuentro", "Laud memorioso", "Huésped sin sombra", "Alguien pasa", etc. Fue miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua y dirigió la Biblioteca Pública del Atlántico. Su poesía caracterizada por una dulce sensualidad la hizo merecedora de importantes premios. Falleció en marzo de 2009.


                                                   "Se me quedó en la frente 
                                                   aquel momento, digo
                                                   la frente cuanto debo
                                                   decir el corazón"


ALLÁ     poesía de Meira Delmar

Si acaso al otro lado de la vida
otra vez, por azar, nos encontramos,
¿se reconocerán nuestras miradas
o seremos tan sólo un par de extraños?

De todos modos te amaré lo mismo.
Juntos. O separados.-


BREVE

LLegas cuando menos
te recuerdo, cuando
más lejano pareces
de mi vida.
Inesperado como
esas tormentas que se inventa
el viento
un día inmensamente azul.

Luego la lluvia
          arrastra sus despojos
y me borro tus huellas.-


DESHORA

Cuando llegué te habías
ido del brazo de otro amor.

Y no quise decirte: "Vuelve,
perdóname esta vez,
se me hizo tarde,
fue un pequeño descuido
de la vida, una leve
distracción del destino".

Aquel silencio que selló mis labios
me hiere todavía el corazón.-




                                DESVELO

                                A la hora del alba cuando el sueño
                                me abandona,
                                recorro los momentos
                                de nuestro amor, en busca
                                de los rostros de entonces,
                                los sueños, las palabras.

                               Todo en vano.

                               Nos fue borrando el tiempo,
                               sus implacables manos,
                               deshaciendo los cuerpos para sólo
                               dejarnos, viva llama, que no cesa
                               de arder en el vacío.-


 REMINISCENCIA

Un breve instante se cruzaron
tu mirada y la mía.

Y supe de repente
-no sé si tú también-
que en un tiempo
sin años ni relojes,
otro tiempo,
tus ojos y mis ojos
se habían encontrado,
y esto de ahora
no era más que un eco,
la ola que regresa,
atravesando mares
hasta la antigua orilla.-


                     Meira Delmar


Imágenes: pinturas del artista de EE.UU
Brian Kershisnik  (1962)




                                   
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

viernes, 23 de noviembre de 2012

Caracteres

                                    Narcís Comadira, poeta y traductor español nacido en Girona en 1942. Estudió en el Seminario de Girona y en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona, donde se licenció en Historia del Arte. Fue lector de la Universidad de Londres entre 1971 y 1973. De sus libros de poesía se destacan "La libertad y el terror" (1981), "Enigma" (1985), "En cuarentena" (1990), etc. Como traductor ha publicado la importante "Poesía Italiana Contemporánea" en 1990. Dueño de una vasta cultura , ha incursionado con éxito en la dramaturgia y el periodismo. Ha sido galardonado con el Premio "Literatura Catalana de la Generalitat de Catalunya" , el Premio "Ciutat de Barcelona", "Crítica de Catalunya" y el Premio "Lletra d'Or".


                                         "Noche de otoño.
                                         de alabastro los cuerpos
                                         vuelve la luna.
                                         El tiempo va hacia ninguna parte"


CARACTERES    poesía de Narcís Comadira

Volver a verte.
Ve, corazón, no pienses.
Que pasen horas.

El amor, tigre
entre bambús, espera
para devorarme.

¿Por qué rendija
te escaparás, belleza,
del cuerpo ágil?

¡Si yo fuera garra,
cuánta sangre no haría
en la piel joven!

Pueril guerrero:
y de mis dos espadas
una está intacta.-


SOMBRA DORADA

Brilla oscuro fulgor
dulce sombra dorada
recóndita insistente
que conmueve de afán
este mundo desierto
viva víscera tierna
juventud todavía.-



                                CINCO PIEZAS FÁCILES

                               Sombra que eres mi sombra.
                               Bajo el sol del estío,
                               aún mayor frenesí,
                               balsa de incertidumbre.
                               Mi lengua desecada
                               quiere abrevar en ella.
                               Teme el rechazo de tu vidrio.

*****

Tu cabeza inocente
en mi pecho reposa.
Mis dedos cuentan horas
vagando en tus cabellos.
Toda tu vida, toda
se apoya en mí. Me hundo
en algodón de sueños.

*****

Loco amargo, dulce loco,
vagabundo de tinieblas,
hijo de tristeza, huyo
lejos de tus claros márgenes.
Solamente del recuerdo
de una brizna de tu hierba
hago tisanas benignas.

*****

Con la punta más fina,
impávido dibujo
junglas de extraña fiebre.
Lodazales, lianas
que devoran los árboles.
Quiero huir del desierto
donde eres espejismo.

*****

Cuando muera la llama
de este amor que te tengo,
¿cómo subsisteré?
Yo, por ti autoinmolado,
de ti hice combustible.
Viviré para siempre
entre grandes quemados.


(De "En cuarentena"
 versión de Dolors Ollé)


                                                    Narcís Comadira



Imágenes: pinturas del artista italiano Giovanni Baldini  (Ferrara, 1842-París, 1931)


 quiquedelucio@gmail.com
 twitter@quiquedelucio

jueves, 22 de noviembre de 2012

Distancia de dos

                                                                Miguel Arteche, poeta, narrador y ensayista chileno nacido en Nueva Imperial en 1926. Estudió Literatura y Estilística en la Universidad Central de Madrid. Está considerado como una de las voces más importantes de la poesía chilena de su generación. Fue miembro de número de la Real Academia Española, y desde 1963 miembro de la Academia Chilena de la lengua y de la Sociedad de Escritores de su país. El Premio Nacional de Literatura de Chile se sumó a las múltiples distinciones que recibió.  Falleció en julio de 2012, dejando una importante obra, que en parte fue traducida al inglés, francés, italiano, alemán y hebreo.


                                       "Pasé yo junto a ti,
                                       y te miraba.
                                       Y era el tiempo sobre los sellos del amor"


DISTANCIA DE DOS    poesía de Miguel Arteche

¿Desde donde surgiste para encender la llama
sobre la nieve sola? ¿Desde dónde los suaves
besos se levantaron sobre tu piel perdida,
enamorada sombra de unos días lejanos?

Cuando hacia ayer subimos, bajaba tu silencio
de la nieve y los ríos. No teníamos nada
sino un pasado apenas dibujado en el cuerpo
y un encuentro de estrellas dormidas en las manos.

Tiembla el viento en la noche, tiembla la noche
bajo el ansia que vuelve. Temblabas de nostalgia.
Amor, hasta la muerte la noche se hizo tenue,
se hizo larga caricia sobre tu pelo amargo.

Lo distante es aquello que apenas ha pasado.
Por eso nombro ahora la primavera lenta
que subiste cantando, sin nada más, con viento
sobre la enamorada distancia de los campos.

No sé, no sé hasta cuándo durará la distancia
y ese espacio de adiós dormido en tu garganta.
No sé, no sé en qué tiempo se hará ceniza y humo,
amor, bajo la noche, todo lo que juntamos.-


LA ENCANTADA

La encantada, la ofendida,
la trocada y trastocada,
la que a mí me mudaron
como árbol sin hojas,
como sombra sin cuerpo.
Dios sabe si es fantástica o no es fantástica,
si en el Mundo se encuentra o no se encuentra.
La que veo y se esconde,
la que los niños siempren miran,
la que jamás verán los Mercaderes,
la que aparece
y desaparece.
La que conmigo muere
y me desmuere.
La visible,
la invisible
Dulcinea.-



                               SI NO ES A OSCURAS NO TE VEO

                               Si no es a oscuras no te veo.
                               Si no es a noche no te alcanzo.
                               Si no es en ay donde me tiemblo.
                               Si no es perdido cuando parto.
                               Si apenas agua sobre el fuego.
                               Si apenas fuego sin la mano.
                               Si apenas mano con el beso.
                               Si no es perdido cuando parto.
                               Si apenas siempre cuando encuentro.
                               Si nunca encuentro cuando espero.
                               Si todo muerte en el abrazo.
                               Si nunca llego cuando llego.
                               Si nunca muero cuando muero.
                               Si no es perdido cuando parto.-



ÚLTIMA PRIMAVERA

La luz bajaba desde la colina.
El sonido de un tren, un paso que he perdido. 
Juventudd, herida de otro tiempo,
te alejas soñolienta
como una verde lámpara sepultada en la noche...

Algo silencioso
estaba junto a mí. La lluvia
penetraba los techos perfumados.
Juventud, perdiste tu campana antigua, 
tu yelmo mágico, tu vara transparente.

Esta es mi habitación. Ésta tu llama.
Éste el vestido. Ésta tu cintura.
"Tu nombre", dijiste "se ha perdido
en la sombra".
Búscalo más allá, detrás de las colinas".

Era yo el que cantaba.
Nadie ha de saciar nuestro encuentro perdido.
Me perdí en el bosque. Partiste a los canales.
La luz bajaba desde la colina.-


               Miguel Arteche


Imágenes: pinturas del artista belga
León de Smet (1891-1966) del Impresionismo.






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio


miércoles, 21 de noviembre de 2012

Ella

                          Oliverio Girondo  (Buenos Aires, Argentina 1891-1967)


                                       "Nada ansío de nada,
                                       mientras dura el instante de eternidad que es todo,
                                       cuando no quiero nada"


ELLA    poesía de Oliverio Girondo

Es una intensísima corriente
un relámpago ser de lecho
una dona mórbida ola
un reflujo zumbo de anestecia
una rompiente ente florescente
una voz contráctil prensil
corola entrabierta
y su rocío afrodisiáco
natal
letal
alveolo beodo de violo
en la sed de ella ella y sus vertientes
lentas entremuertes que
estrellan y disgregan
aunque Dios sea su vientre
pero también es la crisálida
de una inalada larva de la nada
una libélula de médula
una oruga lúbrica desnuda sólo
nutrida de frotes
un chupochupo súcubo molusco
que gota a gota agota boca a boca
la much mucho gozo
la muy total sofoco
la toda ¡shock! tras ¡shock!
la íntegra colapso
es un hermoso síncope con foso
un ¡cross! de amor pantera al plexo trópico
un ¡knout out! técnico dichoso
si no un compuesto terrestre de líbido edén infierno
el sedimento aglutinante de un precipitado de labios
el obsesivo residuo de una solución insoluble
un mecanismo radioanímico
un termo bípedo bullente
un ¡robot! hembra electroerótico con su emisora de delirio
y espasmos lírico-dramáticos
aunque tal vez sea un espejismo
un paradigma
un eromito
una apariencia de la ausencia
una entelequia inexistente
las trenzas náyades de Ofelia
o sólo un trozo ultraporoso de realidad indubitable
una despótica materia
el paraíso hecho carne
una perdiz a la crema.-




                             
                                TRÍPTICO

                                I
                                Tendido
                                entre lo blanco,
                                la vi.
                                Se aproximaba.
                                Las pupilas baldías,
                                el cuerpo inhabitado,
                                sin cabellos,
                                sin labios, inasible,
                                vacía;
                                junto a mí
                                a mi lado...
                                ¡Toda hecha de nada!
                                Se sentó.
                                ¿Me esperaba?
                                La miré.
                                Me miraba.


 II
Ya estaba entre sus brazos
de soledad,
y frío,
acalladas las manos,
desterrado del aire,
en soledad callada,
en vocación de polvo,
de humareda,
de olvido.


 III
¿Era yo,
la voz muerta,
los dientes de ceniza,
sin brazos,
bajo tierra,
roído por la calma,
entre turbias corrientes,
de silencio,
de barro?
¿Era yo,
por el aire,
ya lejos de mis huesos,
la frente despoblada,
sin memoria,
ni perros,
sobre tierras ausentes,
apartado del tiempo,
de la luz
de la sombra;
tranquilo,
transparente?
             
                                           
                                                     Oliverio Girondo


Imágenes: pinturas de la artista siria contemporánea Suhair Sibai.


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

martes, 20 de noviembre de 2012

Hija del viento

               Alejandra Pizarnik    (Buenos Aires, Argentina 1936-1972)

                     
                          "Y qué es lo que vas a decir
                          voy a decir solamente algo
                          y qué es lo que vas a hacer
                          voy a ocultarme en el lenguaje"



HIJA DEL VIENTO    poesía de Alejandra Pizarnik


Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós en tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero haces tanta soledad
que las palabras se suicidan.-


EXILIO

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.-


PEREGRINAJE

Llamé, llamé como la naúfraga dichosa
a las olas verdugas
que conocen el verdadero nombre
de la muerte.

He llamado al viento,
le confié mi deseo de ser.

Pero un pájaro muerto
vuela hacia la desesperanza
en medio de la música
cuando brujas y flores
cortan la mano de la bruma.
Un pájaro muerto llamado azul.

No es la soledad con alas,
es el silencio de la prisionera,
es la mudez de pájaros y viento,
es el mundo enojado con mi risa
o los guardianes del infierno
rompiendo mis cartas.

He llamado, he llamado.
He llamado hacia nunca.-


                                                  Alejandra Pizarnik


Imágenes: pinturas del artista rumano Adrian Borda  (Reshim, 1978)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 19 de noviembre de 2012

Poemas cotidianos

                                                                 Max Aub, poeta, novelista y dramaturgo francés nacido en París en 1903, nacionalizado español a los veinte años. Residió en España desde los once años cuando sus padres se instalaron en Valencia huyendo de la guerra. Sirvió como agregado cultural de España en París en 1937. Su obra poética se inició con "Momentos" (1923), seguida de "Los poemas cotidianos". En 1942, después de muchas penurias por su participación política en contra del franquismo , logró huir a México, país en el que vivió el resto de su vida. Allí continuó con su actividad literaria produciendo la parte más valiosa de su obra. La "antología traducida-1963-1972" reúne una importante parte de poesía, continuada con "Versiones y subversiones" (1971). Su libro póstumo fue "Imposible Sinaí". Falleció en México el 2 de julio de 1972.


                                       "Sólo a ti veía,
                                       gacela: sólo a tí veías;
                                       no me querías ver"


POEMAS COTIDIANOS    poesía de Max Aub


Por qué gustaré
tanto mirarte
¿dime mujer?
Por qué gustaré
tanto mimarte
¿dime mujer?
Por qué gustaré
tanto besarte
¿dime mujer?

Y preocupado por tantos porqués
He resuelto que lo mejor es:
mirarte,
mimarte,
besarte,
sin pensar porqué.


CUESTIÓN BIZANTINA

La playa ¿es orilla
de la mar o de la tierra?
Conseja bizantina.
La orilla del bosque
¿es su límite o del llano borde?
¿Qué frontera separa
lo tuyo de lo mío?
¿Quien acota la vida?
¿Vives hoy o mañana?
Raíz, tallo, flor y fruto
¿dónde empiezan y acaban?
El mantillo
¿es orillo
del ramaje muerto,
del renuevo
o del retorcido
helecho nuevo?
Cuestión bizantina.
Importa la orilla,
dormir limpio en ella.

(No somos tú y yo,
sino el hilo impalpable
que va de tu presencia
a la mía.)
Límites y fronteras
se agostarán un día.
Sin orillo ni orilla
¿qué más da de quién sean
los cachones, la arena?
La playa es orilla
de la mar y de la tierra,
nunca frontera:
Nada separa,
Nada se para.
Palabra.-


ODIO Y AMOR

Uno es el odio y el amor
-Juan, Pedro, la tierra, el sol-
que lo otro, lo mío, es un pozo
mudo, ciego, manco, sordo,
a lo topo,

con su música interior
que ve sin ser visto,
habla sin ser oído,
anda sin ser sentido
y para quien todo es amor.-





                                                       VERANO
                               1
                               Igual que en amor,
                               lo que quieras, doy.

                               Después de haber dado
                               por nubes su nieve,
                               campo, espejo fiel,
                               por azul da verde.

                               Igual que en amor,
                               lo que quieras, doy.

                                2
                                Julio dará su mies
                                al sol que más caliente,
                                voluptuosa miel
                                que al viento ondula y cede.-



                                                       Max Aub

Imágenes: pinturas  de la artista francesa del impresionismo Berthe Morisot (1841-1895)



quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

domingo, 18 de noviembre de 2012

Clave mínima

                                             Maruja Vieira, poeta, periodista, relacionista pública, catedrática y ensayista colombiana nacida en Manizales en 1922. Ha dedicado su vida a la literatura, sobresaliendo también como crítica literaria. Es Numeraria en Colombia de la Academia de la Lengua y Correspondiente de la Real Academia Española. Tiene trece libros de poesía y uno de ficción publicados, merecen destacarse: "Sombra del amor", "Palabras de la ausencia", "Mis propias palabras", "Tiempo de vivir", "Campanario de lluvia", "Los poemas de enero", etc. También ha colaborado con periódicos de Venezuela donde vivió por varios años en la década del 50. Obtuvo, entre otros, la Orden Gabriela Mistral en grado máximo en Chile, la Medalla Simón Bolivar del Ministerio de Educación de Colombia y la Medalla de Honor al Mérito Artístico de Bogotá.


                           "Defenderé tu rostro
                           y tu nombre
                           de los años que se amontonan
                           como piedras rotas"


CLAVE MÍNIMA   poesía de Maruja Vieira

Déjame tu recuerdo, el de esta hora.
No importa que te vayas.
Déjame este recuerdo
de la última hora del alba.

Estaba azul el monte esta mañana
azul. Eras hermoso
y yo te amaba.


EL NOMBRE DE ANTES

No es fácil escribir
el nombre de antes.
Es como volver a un traje antiguo,
unas flores, un libro,
un espejo, amarillos por los años.
Con aquel otro nombre
era como tener entre las manos
toda la luz del aire.
Ahora vuelvo
a mi nombre de antes.
Mi nombre de ceniza,
el que anduvo conmigo por el tiempo
y por las soledades.
Ahora estoy frente a mí, frente a mi nombre,
con la fría y terrible sensación de regreso
que conocen los naúfragos.
Pero escucho una risa y unos alegres pasos.
Todo no se ha perdido.
Aquí estoy otra vez, frente a la vida,
con el nombre de antes.-


EXILIO

Mi patria eran tus manos,
tu mirada,
el suave temblor de tus labios.

Ya no tengo tu hombro
para mi cabeza rendida.

No tengo nada.

Veinte años de exilio,
amor mio,
veinte años sin patria.-


HUELLA

La huella
de tu mano.
Apenas una gota
de rocío.
Suave trazo
de luz distante y pura
la huella
de tu mano.-


                                                       AL FINAL DEL CAMINO

                                                  Sólo pido
                                                  tu rostro para el sueño.
                                                  Tu nombre dibujado
                                                  en los telones del recuerdo.

                                                  Me iré con ellos lejos,
                                                  a la ciudad tranquila de los lirios,
                                                  de las campanas y de las violetas.

                                                  El tiempo será largo como un río
                                                  y seguirá copiando el mismo cielo
                                                  eternamente.

                                                  Y eternamente clara, casi viva
                                                   tu sombra estará cerca.-


                                                            Maruja Vieira


Imágenes: pinturas del artista belga contemporáneo Pol Ledent


  


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio