Páginas vistas en total

viernes, 16 de noviembre de 2012

Las mujeres

                               Gabriel D' Annunzio, poeta, novelista, dramaturgo y militar italiano (Pescara, 1863-1938). Ocupó un lugar prominente en la literatura desde 1889 hasta aproximadamente 1910. Las obras de D' Annunzio estuvieron muy influenciadas por la escuela simbólica francesa y en sus textos en prosa suelen contener episodios de violencia y descripciones de estados mentales anormales, junto con magníficas escenas imaginarias. Lo cierto es que su trabajo literario tuvo un inmenso impacto en toda Europa e influyó en generaciones de escritores italianos. Algunos de sus textos fueron adaptados para la realización de películas.


                                      "Las venas más azules de sus brazos
                                      las besaré con ávida locura,
                                      y, en silencio, mis férvidos abrazos
                                      arrancaré la palabra impura"


LAS MUJERES   poesía de Gabriel D' Annunzio


Hubo mujeres serenas
con claros ojos, infinitas
en su silencio
como las comarcas
llanas donde corre un río;
de agua pura.

Hubo mujeres bajo luces
de oro émulas del estío
y del incendio,
similares a mieses
lujuriosas
que la hoz no ha rozado
pero devora el fuego
de los astros bajo un cielo cruel.

Hubo mujeres tan leves
que una palabra
las volvió esclavas
como copa invertida
aprisiona a una abeja:
hubo otras con pálidas manos
que disiparon duros pensamientos.

Silenciosas;
y otras con manos exiguas
y flexibles cuyo lento
juego parecía insinuarse
dividiendo las venas
como hilos de urdimbre
tintas de ultramarino.

Otras pálidas, laxas,
devastadas por besos,
resecas por amor
hasta la médula,
confundido el ardiente
rostro entre los cabellos,
con las narices como
intranquilas aletas,
con los labios como
palabras pronunciadas
con los párpados como
las violetas.

Y hubo más todavía,
y maravillosamente
yo las he conocido.

Conocí el cuerpo desnudo
ante la voz, la risa,
el paso y el perfume. El sonido
de un paso nunca oído
me volvió ansioso
como música que se oye
filtrarse en el remoto
cuarto por cerradas puertas
de tanto en tanto,
y el corazón ansía.

¡Hermosas bocas, yo dije ya vuestras
virtudes, yo os alabé diversas
como surgente
de la tierra, como las lluvias
de las estaciones !-


                                                        Gabriel D' Annunzio


Imágenes: pinturas del artista estadounidense Robert Henri (Cincinnati, Ohio, 1865-1929) contemporáneo del poeta D' Annunzio .






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio 

2 comentarios: