Páginas vistas en total

martes, 13 de noviembre de 2012

La sombra

                         Jorge Luis Borges (Buenos Aires, Argentina 1899-Ginebra, Suiza 1986)

                                             "Hoy no me alegran
                                             los almendros del huerto.
                                             Son tu recuerdo"



ELOGIO DE LA SOMBRA    poesía de Jorge Luis Borges

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.-




                                         DESPEDIDA

                                         Entre mi amor y yo han de levantarse
                                         trescientas noches como trescientas paredes
                                         y el mar será una magia entre nosotros.

                                         No habrá sino recuerdos.
                                         ¡Oh tardes merecidas por la pena!
                                         Noches esperanzadas de mirarte,
                                         campo de mi camino, firmamento
                                         que estoy viendo y perdiendo...
                                         Definitiva como un mármol
                                         entristecera tu ausencia otras tardes.-


1964

Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
Ya no compartirás la clara luna
ni los lentos jardines: Ya no hay una
luna que no sea espejo del pasado,

cristal de soledad, sol de agonías.
Adiós a las mutuas manos y las sienes
que acercaban el amor. Hoy sólo tienes
la fiel memoria y los desiertos días.

Nadie pierde ( repites vanamente )
sino lo que no tiene y no ha tenido
nunca, pero no basta ser valiente.

para aprender el arte del olvido.
Un símbolo, una rosa, te desgarra
y te puede matar una guitarra.-

                                                 
                                               Jorge Luis Borges


Imágenes: pinturas del artista húngaro Károly Ferenczy  (Budapest, 1862-1917)




                   


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

4 comentarios:

  1. B uen compartir con Borges, excelente. Un abrazo

    Juan José Cautivo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Juan José. Un abrazo
    Quique de Lucio-

    ResponderEliminar
  3. y hay quien dice que este hombre era esquivo a los amores? como a todos los afortunados el amor le fue como la cuerda a la garganta. Ah, los amores perros.

    ResponderEliminar
  4. El gran Borges, sabio hasta el final..

    Un abrazo

    ResponderEliminar