Páginas vistas en total

sábado, 3 de noviembre de 2012

Despedida

                                            Luis Zalamea Borda, poeta, traductor y novelista colombiano nacido en Bogotá en 1921. Perteneciente a una importante familia, recibió una esmerada educación, convirtiéndose en un gran exponente de la literatura colombiana denominada de la "Vieja Guardia". Es autor de varias novelas, ensayos y traducciones que le han merecido el reconocimiento internacional. Viajó en varias ocasiones a Europa y otros países, siempre en el marco de su carrera literaria. Uno de sus poemarios más conocidos es "Requiem Neoyorquino y otros poemas" pero también se destacan de su producción : "Voces en el desierto" y "El Círculo del alacrán". Parte de su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano y portugués.

                                     "Así quisiera verte.
                                     Mitad ardilla en medio de los sueños,
                                     hembra fundamental, valerosa argonauta"


DESPEDIDA    poesía de Luis Zalamea Borda

Te fuiste.
Como se va la primavera.
Como se van todas las cosas.  
Como se pierden en el mar las velas.
Y yo me quedé solo,
con las uñas clavadas en la arena,
viendo como se alejan las mareas.

Te fuiste.
Ni tu nombre recuerdo,
ni el color de tus ojos.
Sólo que por las tardes leíamos a Neruda;
aún me llega el timbre de tu voz profunda,
y el alarido de tu dicha, suelto,
huyendo a medianoche por la playa.

Te fuiste.
Irremediablemente huiste de mi vida.
Fue el océano tu cómplice fortuito:
zarpaste al borde de un balandro cualquiera
una tarde cualquiera.
Yo me quedé sobre la playa dilatada,
salpicado de ocaso, solitario en la arena.
Te fuiste.
Nos habíamos amado con la furia de los 25 años.
Todo fue cerca al mar:
besos de sal y yodo,
mordiscos de medusa enloquecida,
saltos de delfines en celo,
abrazos hasta brotar la sangre marinera.

Te fuiste.
Como se fueron también la rada familiar,
las velas madrugadoras de los camaroneros,
el lecho duro de nuestros combates clandestinos.
Hasta el mar cambió de rostro y de fragancia;
la codicia del hombre corrompió las aguas.
El aire mismo se llenó de venenos y de miasmas.

Te fuiste.
 Como se van todas las cosas.
Y yo me quedé solo,
con las uñas clavadas en la arena,
viendo como se alejaban las mareas.-



REGRESO

Acabas de llegar.
Cruzaste, en solitaria caravana, un desierto de sábanas,
las venas en sus múltiples ramas abrazando.
Atrás están quedando los montes calcinados;
la saeta que rompe la ventana del yodo;
la larga enrredadera de los nervios;
el muelle negro donde los sueños de la noche zarpan
y ya no escuchas las voces del mundo de fantasmas.

Estás radiante, nueva, completa, hasta algo celeste,
al emerger del reino prohibido de las sombras.
Estás triunfante, infantil y hasta un poco felina.
Lo fosco de la noche en ti fue derritiéndose,
olvidada la pena aguda de tu entraña.

Surge la única voz, con la esperanza;
la cortina incitante que descorre el mañana,
el fruto nuevo del dolor, tan bienamado,
y la centella poderosa de tu grito,

no ya de soledad ni de pavor ni hielo:
de entera dicha sin baldón ni frío.

Hasta encontrarme incólume,
espérame, triunfante, a la otra orilla del dolor.-



                               PARA MAGGIE EN UNA TARDE DE VENTARRÓN

                               Desflorada por la tormenta
                               entregada a un viento
                               de rafaguillas verdes
                               y súbitos berridos
                               planea una paloma
                               y yo sin ser sonámbulo
                               floto en medio
                               de azulinas ondas
                               que destilan cloro
                               pedaleando
                               timoneando
                               mi ahogada bicicleta
                               a la deriva
                               en la inerme marea
                               del desencanto
                               mi voz sellada
                               en espera
                               de lo inevitable.
                               Y tú también 
                               corres hacia el ocaso
                               que igual a la alborada
                               a los dos escatima
                               una respuesta.-


                                           Luis Zalamea Borda

Imágenes: pinturas de los artistas rusos Piotr Filippovich Alberti (Astracán, 1913-1994)
                 y Serhiy Reznichenko  (Cherkasy, 1968)


        



quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio 

No hay comentarios:

Publicar un comentario