Páginas vistas en total

sábado, 17 de noviembre de 2012

Viene uno

                                                           Nelly Sachs, poeta alemana nacida en Berlín en 1891. Desde los diecisiete años inició la carrera literaria, escribiendo poesía romántica publicada en diversos periódicos de Berlín y Munich. Se exilió en Suecia durante la Segunda Guerra Mundial. Parte de su obra está contenida en los títulos "En las moradas de la muerte" (1947), "Eclipse de la estrella" (1949), "Eli o la pasión de Israel" (1951), "También el Sol es apátrida" (1957), "Elegías a la muerte de mi madre" (1957), "Poesías tardías" (1964), etc. Recibió el Premio de Literatura de la Asociación de Líricos Suecos  en 1957, el Premio de la Paz de la Industria Editorial Alemana en 1965. Y en el año 1966 compartió el Premio Nobel de Literatura con Shmuel Iosef Agnón, escritor israelí.
Nelly Sachs falleció en Estocolmo en 1970.


                                          "Mi amor fluyó en tu martirio
                                          se abrió paso a través de la muerte.
                                          Vivimos en la resurrección"


VIENE UNO...    poesía de Nelly Sachs

Viene uno
de lejos
con un idioma
que quizás encierra
el laúd
con el relincho de la yegua
o
con el piar
de los jóvenes mirlos negros
o
también como una crujiente sierra
que trincha toda proximidad.

Viene uno
de lejos
con movimientos del perro
o
quizás de la rata
y es invierno
por tanto vístelo caliente
también puede ser
que tenga fuego bajo las suelas
(quizá cabalgó
sobre un meteoro)
por tanto no lo riñas
si acaso tu alfombra acribillada chilla.

Un extraño lleva siempre
su patria bajo el brazo
como una huérfana
para la que él quizá nada
nada busca sino una tumba.-


BOCA...

Boca que mamas de la muerte
y rayos estelares
con los secretos de la sangre
salen de las venas
ahí el mundo fue a abrevar
y floreció

Muerte
en el silencio instala su punto de vista
y el ojo que no mira
el inútil abandono polvoriento
desborda el umbral de ver
mientras el drama del tiempo
es bendecido
densamente bajo su sudario glacial.-


ESA NOCHE

Esa noche
torcí una oscura calle adyacente
por la esquina.
Se extendió entonces la sombra
en mi brazo.
Esta prenda cansada
quería ser llevada
y el color Nada se dirigió a mí:
¡Tú estás más allá!-


TU NOMBRE SE TE HA PERDIDO

Tu nombre se te ha perdido
pero el mundo acude
y te ofrece bella variedad.
Agita la cabeza y niegas
pero tu amado
encontró una vez la aguja en tu pajar.
Escuchas: él ya te llama.-


                                                Nelly Sachs


Imágenes: pinturas del artista francés Edouard Vuillard (Cuiseaux, 1868-1940)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario