Páginas vistas en total

lunes, 12 de noviembre de 2012

La muchacha

                                                              Marco Antonio Campos, poeta, narrador y ensayista mexicano nacido en Ciudad de México en 1949. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de México, fue lector en las Universidades de Salzburgo, y Viena de 1988 a 1991. Su obra está contenida, entre otros, en los libros: "Muertos y disfraces" (1974), "Una seña en la sepultura" (1978), "Monólogos" (1985), "La ceniza en la frente" (1979), "Los adioses del forastero" (1996), "Viernes en Jerusalém" (2005), "Árboles" (2006), "Aquellas cartas" (2008), etc. Su obra ha sido galardonada en México con los premios "Xavier Villaurrutia" y "Nazahualcóyotl" y en España con el "Casa de Américas" y Premio de Tren "Antonio Machado" en 2008.


                               "Bella como luna cortada a media luna,
                               su mirada guardaba misterios e ímpetu excitante
                               y anhelaba un reino más vasto que la noche"


LA MUCHACHA Y EL DANUBIO    poesía de Marco Antonio Campos


Como rama al romperse en el invierno blanco,
 corazón lloró a la estrella; triste era el olmo,
y hace muchos años; cuánta fuerza y fiereza
en la adolescencia sin dirección, quién se atrevería
a decir: "Por aquí pasó el vendaval"; Dios creció
las ramas y cortó las hojas para que supiéramos
de la felicidad, si la luz pasa. ¡Ha el Danubio!
Estrella lloraba el corazón, ella era agua
que sabía a vino; donde llegaba se oía
la luz. Era la estrella en el invierno blanco.
Era blanca y hermosa como el pueblo donde nació.
Ella me queda, me vive en mí, me llama
como un remordimieto.-


CINE ERMITA

Claro y caro era el mundo para él.
Claro e insólito el filme con la figura del héroe.
Combatiente o artesano, trapecista o estudiante,
da lo mismo, y no importa.
La primera película inicia
a las cuatro veintiocho de la tarde,
y los rasgos del niño se transforman en héroe,
y da lo mismo, y qué importa, bailar a lo Wayne,
al gran chulo a lo Gassman.
Relatos e historias (no lo ignora el niño)
se han hecho para él,
y en qué forma, y formidablemente, claro.
Ríelo y llóralo en el melodrama nacional,
extravíalo de frente y de perfil en el perfil
italiano de Gina Lollobrigida o en la alba
desnudez de Carrol Baker,
abúrrelo con Disney o con filmes
donde el protagonista es elefante o perro,
diviértelo, en fin, del todo, distraélo, en fin
-mientras afuera sobre Revolución,
se lee en enormes letras:  CINE ERMITA,
y el tren eléctrico color pajizo enfila hacia
el sur,
             y llueve,
y la larga lluvia de agosto
se alarga y cae desde las goteras, y el agua
se mezcla con el pavimento oscuro
con el lodo o con aceite blando o espeso,
y en el asiento trasero del tren eléctrico
despierta el niño, se despereza, y mete
el dinero en el bolsillo roto del pantalón.-



                                          SONIA EN EL INVIERNO DE 1981

                               Busco precisar a esta hora de la noche
                               ese instante del invierno azul, cuando al salir
                               de clases de la universidad nos vimos casualmente
                               frente a la biblioteca porque desde hacía años
                               en el fondo anhelábamos vernos.
                               Inclinaste un poco la cabeza
                               y el aire leve de las hojas mínimas
                               de las jacarandas murmuró verde la lengua
                               de los pájaros que venían del ártico.
                               Para mí fuiste (y seguirás siéndolo) el invierno azul.
                               ¡Qué de cuándo y cómo yo viví por ti como si fuera uno !:
                               los cafés de Insurgentes a las cinco de la tarde,
                               los bares semivacíos de San Ángel que nosotros
                               colmábamos, los paseos en el claustro y el jardín
                               de la iglesia de Santo Domingo en Mixcoac,
                               las caminatas bajo los fresnos en la calle de Goya,
                               las rimas de poetas ingleses que al leerlas -que al
                               oírlas- nos sabían a mar.
                               .............................

                               No hay fotografía, Sonia, que precise
                               la gran belleza de ese preciso instante,
                               pero ni ese primer instante, ni los meses compartidos,
                               valió, créemelo, el sufrimiento de ese año,
                               el terrible sufrimiento de ese año.

                               Y palomas picotean el grano que les echo.-


                                              Marco Antonio Campos


Imágenes: pinturas del artista Cayetano de Arquer Buigas (España, 1932)


             quiquedelucio@gmail.com
             twitter@quiquedelucio  

No hay comentarios:

Publicar un comentario