Páginas vistas en total

domingo, 18 de noviembre de 2012

Clave mínima

                                             Maruja Vieira, poeta, periodista, relacionista pública, catedrática y ensayista colombiana nacida en Manizales en 1922. Ha dedicado su vida a la literatura, sobresaliendo también como crítica literaria. Es Numeraria en Colombia de la Academia de la Lengua y Correspondiente de la Real Academia Española. Tiene trece libros de poesía y uno de ficción publicados, merecen destacarse: "Sombra del amor", "Palabras de la ausencia", "Mis propias palabras", "Tiempo de vivir", "Campanario de lluvia", "Los poemas de enero", etc. También ha colaborado con periódicos de Venezuela donde vivió por varios años en la década del 50. Obtuvo, entre otros, la Orden Gabriela Mistral en grado máximo en Chile, la Medalla Simón Bolivar del Ministerio de Educación de Colombia y la Medalla de Honor al Mérito Artístico de Bogotá.


                           "Defenderé tu rostro
                           y tu nombre
                           de los años que se amontonan
                           como piedras rotas"


CLAVE MÍNIMA   poesía de Maruja Vieira

Déjame tu recuerdo, el de esta hora.
No importa que te vayas.
Déjame este recuerdo
de la última hora del alba.

Estaba azul el monte esta mañana
azul. Eras hermoso
y yo te amaba.


EL NOMBRE DE ANTES

No es fácil escribir
el nombre de antes.
Es como volver a un traje antiguo,
unas flores, un libro,
un espejo, amarillos por los años.
Con aquel otro nombre
era como tener entre las manos
toda la luz del aire.
Ahora vuelvo
a mi nombre de antes.
Mi nombre de ceniza,
el que anduvo conmigo por el tiempo
y por las soledades.
Ahora estoy frente a mí, frente a mi nombre,
con la fría y terrible sensación de regreso
que conocen los naúfragos.
Pero escucho una risa y unos alegres pasos.
Todo no se ha perdido.
Aquí estoy otra vez, frente a la vida,
con el nombre de antes.-


EXILIO

Mi patria eran tus manos,
tu mirada,
el suave temblor de tus labios.

Ya no tengo tu hombro
para mi cabeza rendida.

No tengo nada.

Veinte años de exilio,
amor mio,
veinte años sin patria.-


HUELLA

La huella
de tu mano.
Apenas una gota
de rocío.
Suave trazo
de luz distante y pura
la huella
de tu mano.-


                                                       AL FINAL DEL CAMINO

                                                  Sólo pido
                                                  tu rostro para el sueño.
                                                  Tu nombre dibujado
                                                  en los telones del recuerdo.

                                                  Me iré con ellos lejos,
                                                  a la ciudad tranquila de los lirios,
                                                  de las campanas y de las violetas.

                                                  El tiempo será largo como un río
                                                  y seguirá copiando el mismo cielo
                                                  eternamente.

                                                  Y eternamente clara, casi viva
                                                   tu sombra estará cerca.-


                                                            Maruja Vieira


Imágenes: pinturas del artista belga contemporáneo Pol Ledent


  


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario