Páginas vistas en total

martes, 20 de noviembre de 2012

Hija del viento

               Alejandra Pizarnik    (Buenos Aires, Argentina 1936-1972)

                     
                          "Y qué es lo que vas a decir
                          voy a decir solamente algo
                          y qué es lo que vas a hacer
                          voy a ocultarme en el lenguaje"



HIJA DEL VIENTO    poesía de Alejandra Pizarnik


Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós en tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero haces tanta soledad
que las palabras se suicidan.-


EXILIO

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.-


PEREGRINAJE

Llamé, llamé como la naúfraga dichosa
a las olas verdugas
que conocen el verdadero nombre
de la muerte.

He llamado al viento,
le confié mi deseo de ser.

Pero un pájaro muerto
vuela hacia la desesperanza
en medio de la música
cuando brujas y flores
cortan la mano de la bruma.
Un pájaro muerto llamado azul.

No es la soledad con alas,
es el silencio de la prisionera,
es la mudez de pájaros y viento,
es el mundo enojado con mi risa
o los guardianes del infierno
rompiendo mis cartas.

He llamado, he llamado.
He llamado hacia nunca.-


                                                  Alejandra Pizarnik


Imágenes: pinturas del artista rumano Adrian Borda  (Reshim, 1978)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. Como dice Alejandra, buen lugar para ocultarse, el lenguaje...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario María Candel, mi afecto por tu lectura.
    Saludos. Quique de Lucio-

    ResponderEliminar