Páginas vistas en total

domingo, 14 de octubre de 2012

Sin tranvía

                                            Jorge Valdés Díaz-Vélez, poeta mexicano nacido en Torreón en 1955. En 1985 fue merecedor del Premio Latinoamericano Plural en el género poesía, y en 1998 obtuvo en México el Premio Nacional de Poesía de Aguascalientes por "La puerta giratoria". En España se le otorgó el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández-Comunidad Valenciana en 2007. Autor prolífico, sus últimos libros de poemas son: "Cuerpo Cierto" (1995), "Verdehalago" (2006), "Jardines sumergidos" (2003), "Cámara negra" (2005), "Nostrum" (Madrid, 2007), "Tiempo afuera" (1988-2005), "Los Alebrijes" (2007), etc. Además es coautor de la "Antología Norte y Sur de la poesía hispanoamericana" en 1997.


                                   "Anochece. Parte el día
                                   sin dolor aparente ni alegría.
                                   Ya está oscuro el mundo.
                                   Están la noche y el futuro"


POEMA SIN TRANVÍA  poesía de Jorge Valdés Díaz-Vélez


 Nunca supimos deletrear una palabra
que fuera de nosotros
tuviese menos valor que este silencio.

Era entonces la hierba terracota
y eran otras las manos que buscaban
levantar por sus puntas a la noche.

Al momento de cruzar esa frontera,
te nombro, te recorro
hasta sacar a la luz nuestros espectros.


MATERIA DE RELÁMPAGO

Calculaste al detalle cada paso,
sutil, desde hace siglos. Finalmente
tu esposo está de viaje y tus pequeñas
se fueron a dormir con sus abuelos.
Así que ahora estás sola y con euforia
te has vuelto a maquillar y te has vestido
de negro riguroso y perfumado
tu mínima porción de lencería.
Estás temblando, te dices, pero nada
te hará volver atrás. Miras tu imagen
alzada en los tacones, desafiante.
Tú y la noche son jóvenes y hermosas
como una tempestad que se aproxima.-


LA INVITADA

Tienes que detenerla
-dijo. Su voz temblaba
con pasión. Me gustaba
aquel temblor; el verla

actuar así, tenerla
cerca mientras mudaba
su gesto, confortaba.
Tienes que detenerla

-insistió. Ya es muy tarde,
no lo puedo evitar
-le respondí-, no hay nada

que hacer. En un alarde
teatral, fingió llorar
aunque reía, helada.-


EL FOTÓGRAFO Y LA MODELO

El tiempo que fue siempre tu enemigo
se detuvo en tu imagen. Ya eres esa
chica de calendario, la princesa
sin fábulas, el ángel que consigo
colgar de cualquier nube. De oro y trigo
la luz ensortijada en tu cabeza,
la arena que se acaba en donde empieza
la línea de tu sexo. Estás conmigo
y no tienes tristezas ni pesares
ni citas por cumplir. Sólo reposas
inmóvil en el cuadro, entre palmeras
de plástico y heladas mariposas
robadas del Cantar de los cantares.
No sabes que no has muerto. Si supieras.-



                                                Jorge Valdés Díaz-Vélez


Imágenes: pinturas del artista cubista español Juan Gris (Madrid 1887-1927)





No hay comentarios:

Publicar un comentario