Páginas vistas en total

jueves, 18 de octubre de 2012

Lluvia de sol

                                         José Emilio Pacheco, poeta y ensayista mexicano nacido en Ciudad de México en 1939. Se ha consagrado también como eximio traductor, trabajando como director y editor de colecciones bibiográficas y diversos suplementos culturales. Ha obtenido el "Premio Nacional de Poesía", "Premio Xavier Villaurrutia", "Premio Jose Asunción Silva" en 1996, el "Premio Octavio Paz" en el 2003, el "Premio Federico García Lorca" en el 2005, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2004, el "Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana" en 2009 y el Premio Cervantes en 2009.
Su libro "El silencio de la luna" reúne sus poemas de 1985-1996.


                                     "Digamos que no tiene comienzo el mar
                                     empieza por donde lo hallas por vez primera
                                     y te sale al encuentro por todas partes"


LLUVIA DE SOL    poesía de José Emilio Pacheco

La muchacha desnuda toma el sol apenas cubierta
por la presencia de las frondas.

Abre su cuerpo al sol
que en lluvia de fuego
la llena de luz.

Entre sus ojos cerrados
la eternidad se vuelve instante de oro.
La luz nació para que el resplandor de este cuerpo

le diera vida.
Un día más
sobrevive la tierra gracias a ella

que sin saberlo
es el sol
entre el rumor de las frondas.-


MEMORIA

No tomes muy en serio
lo que te dice la memoria.

A lo mejor no hubo esa tarde.
Quizá todo fue autoengaño.
La gran pasión
sólo existió en tu deseo.

Quien te dice que no te está contando ficciones
para alargar la prórroga del fin
y sugerir que todo esto
tuvo al menos algún sentido.-


PIEDRA

Lo que dice la piedra
sólo la noche puede descifrarlo

Nos mira con su cuerpo todo de ojos
Con su inmovilidad nos desafía
Sabe implacablemente ser permanencia

Ella es el mundo que otros desgarramos.-


SOLEDAD DE LA CAMPANA

Soledad de la campana

      Le dice adiós al tañido.
      Último son de bronce,

flecha ardiente en el silencio.
Vaga en busca de los ecos

       pero nadie le contesta.-


              

                                ALTA TRAICIÓN

                                No amo mi patria.
                                Su fulgor abstracto
                                     es inasible.
                                Pero (aunque suene mal)
                                     daría la vida
                                por diez lugares suyos,
                                     cierta gente,
                                puertos, bosques de pinos,
                                     fortalezas,
                                una ciudad deshecha,
                                     gris, monstruosa,
                                varias figuras de su historia,
                                     montañas
                                -y tres o cuatro ríos.-


                                                     José Emilio Pacheco


Imágenes: pinturas del artista boliviano Orlando Arias Morales  (Potosí, 1954)

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario