Páginas vistas en total

sábado, 13 de octubre de 2012

El instante

                                                                                Jorge Gaitán Durán, poeta colombiano nacido en el Norte de Santander en 1924 y fallecido en un trágico accidente de aviación en 1962. Radicado desde temprana edad en Bogotá tuvo una profunda vocación literaria. Fue, además de poeta:  periodista, cuentista, ensayista, dramaturgo y traductor. Enriqueció su educación intelectual en sus prolongadas estadías en el exterior. El final de su peregrinaje por Europa marcó un cambio que se percibió en su obra poética, donde sobresalen textos que se entrecruzaron con "El Libertino y la Revolución" y "Amantes".

                            "Somos como son los que se aman.
                            sólo para que mil veces nos incendie
                            mil veces morimos cada día"


EL INSTANTE   poesía de Jorge Gaitán Durán


Ardió el día como una rosa. Y el pájaro de la luna huyó
cantando. Nos miramos desnudos.
Y el sol levantó su árbol rojo
en el valle. Junto al río,
dos cuerpos bellos, siempre
jóvenes. Nos reconocimos.
Habíamos muerto y despertábamos
del tiempo. Nos miramos de nuevo,
con reparo. Y volvió la noche
a cubrir los memoriosos.-


HECHA POLVO

Tanto te amé ese día que la muerte
voló por la ciudad como mil soles,
abeja de mi duelo
en el definitivo verano que te llama.
Fui descubriendo un astro en tu desnudo
tras de mis pasos ciegos por tu sombra,
presente, ocio feroz, donde toda la sangre
al hombre exige lo que para el cielo es imposible.
El mundo, espejo de mi mano iba
como una joya opaca por tus ojos,
te miraba mirar rostros, reinos, memoria
súbita, nube que como una desdicha
pasa por la carne de donde me retiro
desterrado a la ajena imagen que te asalta.
Te fui quitando abrazos, conquistas, el peso
de una dinastía que ahora habita la noche.
Yo te hice habitar en las estrellas.
A ti, arrogancia, cuerpo impenetrable,
la pena de todos vencedora te ha penetrado.-



                                SE JUNTAN DESNUDOS

                                Dos cuerpos que se juntan desnudos
                                solos en la ciudad donde habitan los astros
                                inventan sin reposo el deseo.
                                No se ven cuando se aman, bellos
                                o atroces arden como dos mundos
                                que una vez cada mil años se cruzan en el cielo.
                                Sólo en la palabra, luna inútil, miramos
                                cómo nuestros cuerpos son cuando se abrazan,
                                se penetran, escupen, sangran, rocas que se destrozan,
                                estrellas enemigas, imperios que se afrentan.
                                Se acarician efímeros entre mil soles
                                que se despedazan, se besan hasta el fondo,
                                saltan como dos delfines blancos en el día,
                                pasan como un solo incendio por la noche.-


QUIERO

Quiero vivir los nombres   
Que el incendio del mundo ha dado
Al cuerpo que los mortales se disputan:
Roca, joya del ser, memoria, fasto.
Quiero tocar las palabras
Con que en vano intenté hurtarte
Al duelo de cada día,
Estela donde habitaban los dioses,
Hoy lisa, espacio para el gesto imposible
Que en el mármol fije el alma que nos falta.
No quiero morir sin antes
Haberte impuesto como una ciudad
entre los hombres,
Quiero que seas ante la muerte
El único poema que se escriba en la tierra.-



                                                        Jorge Gaitán Durán


Imágenes: pinturas de John William Waterhouse (Inglaterra, abril 1849-febrero 1917)



No hay comentarios:

Publicar un comentario