Páginas vistas en total

sábado, 6 de octubre de 2012

Epitafio

                                                             Jenaro Talens, poeta y traductor español nacido en Tarifa, Cádiz, en 1946. Se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, posteriormente se  doctoró en Filología Románica por la misma universidad. Es un miembro destacado de la "Generación del 70", autor además de varios libros de ensayo sobre Cervantes, Quevedo, Espronceda, Cernuda y otros. Su obra poética está contenida en más de veinte publicaciones, entre las que se destacan: "En el umbral del hombre" (1964), "Ritual para un artificio" (1971), "El cuerpo fragmentario" (1978), "La mirada extranjera" (1985), "Tabula rasa" (1985), "Cenizas de sentido" (1989), "El largo aprendizaje" (1991), "Orfeo filmado en el campo de batalla" (1994), "Viaje al fin del invierno",etc.


                                     "Vuelve a tu nada,
                                     dijo el sol a la noche
                                     quebrando el alba"



EPITAFIO    poesía de Jenaro Tales

Fui un viejo juglar, y conté historias.
Mi nombre os es indiferente.
Sólo dejo constancia de mi oficio
porque fue oficio quien dictó mis versos
no la pequeña vida que viví,
ni su dolor, ni su insignificancia.
Ella murió conmigo, y aquí yace,
desnuda como yo, bajo esta piedra.-


ENVOI

Surges de un cielo antiguo,
del frescor crispado
con que la nieve repentina azota la ciudad.
Te cubre un halo, como en una foto
en la que se ha perdido el claroscuro
y los contornos y tan sólo el frío
te reconforta y te protege.
sobre la cartulina
mis dedos acarician lo que intuyen de ti
y se demoran, impacientes, como quien espera
que se abra una puerta.
                                      y le inviten a entrar.-


DIVAGACIONES SOBRE EL PRÍNCIPE AZUL

Está sentada en medio de la alfombra,
con una mano sobre sus cabellos y
en la otra un anillo
que hace girar con un furor mecánico
bajo la luz escueta de la lámpara.
Murmura con excesiva lentitud,
oigo su voz, golpea
como la lluvia contra los cristales,
empañando sus gafas con una incómoda humedad.
Ah, la emoción del trance, o quizá sólo
es el calor que viene de la estufa.
Él se levanta, dice, cuánto sufres;
dice, perdona, voy a hacer café,
necesitamos un descanso; vuelve;
es hora, piensa, de una pausa; y ella
no escucha, dice, mi tragedia es no
saber si el sexo satisface o si
es prescindible en su ilusión; escúchame,
ignoro incluso en quién o dónde estoy
cuando hago o digo cosas como ésta,
todo resulta tan confuso, intenta comprender.
Él pone azúcar en la taza, dice,
admiro tanto tu sinceridad.-


ALGO VA A SUCEDER

La muerte es como el sueño,
parecida a ti:
no puede ser pensada.
Abro los ojos y amanece el día.
No hay obsesión impune, ni fantasmas
que la luz no devore
sin más imperio que su voluntad,
ni otro poder que el sol que nos despoja.
Cómo olvidar que fuimos lo innombrado,
lo que negaba oscuridad a un mundo
hecho, como tú y yo, de sueños rotos.
No, no duermas. El pájaro del alba
dice que ayer no existe. No hay memoria,
no significa nada. Sólo, mira
esta pasión que nos acoge, que
ha estallado, de pronto, insobornable,
como las ganas de vivir.-


                                                             Jenaro Talens


Imágenes: pinturas del artista francés Louis Anquetin (1861-1932)




quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario