Páginas vistas en total

domingo, 7 de octubre de 2012

Cuento de hadas

                     Robert Desnos, poeta francés nacido en París en 1900. Comenzó publicando sus escritos en una revista de corte socialista "La galería de los jóvenes". En 1919 publicó los primeros poemas en "Le fard de argonautes" y se reunió con André Breton, Tzara y Aragón integrándose al grupo surrealista. Sus obras se incluyeron en "Corps et biens" en 1930 y "Le sans cou" en 1934. Para ganarse la vida ejerció como periodista, publicando crónicas sobre películas, música y teatro. Se convirtió en un experto de la "escritura automática" en sus poemas titulados "Oasis" y "Asilo amigo". Publicó una serie de ensayos contra los nazis durante la ocupación alemana que le valieron su reclusión en varios campos de concentración. Falleció en junio de 1945 una semana después de ser liberado por el ejército ruso.


                              "No toques nunca a mi puerta visitante.
                              No hay sitio en mi casa ni en mi corazón
                              para las antiguas imágenes de mí mismo.
                              Yo no sabría ya reconocerte"


CUENTO DE HADAS    poesía de Robert Desnos

Había una vez (y fueron tantas veces)
un hombre que adoraba a una mujer.
Había una vez (la vez fue muchas veces)
que una mujer a un hombre idolatraba.
Había una vez (lo fue muchas más veces)
una mujer y un hombre que no amaban
o aquel o aquella que los adoraban.

Había una vez (tal vez sólo una vez)
una mujer y un hombre que se amaban.-


POEMA

Desnúdate
báñate en esta agua negra
nada puedes temer
tú lo has hecho ya
el cuerpo humano impermeable no se empapa
              como una esponja
el Sol secará el barro
que caerá hecho polvo
ve
la Tierra es vasta y así tu corazón
que a fin de cuentas hechas y bien hechas
no contiene aún ningún error
y jamás ha contenido lodo.-


A LA MSTERIOSA

Tanto he soñado contigo que pierdes tu realidad.
¿Habrá tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo
y besar sobre esa boca
el nacimiento de la voz que quiero?
Tanto he soñado contigo,
que mis brazos habituados a cruzarse
sobre mi pecho, abrazan tu sombra,
y tal vez ya no sepan adaptarse
al contorno de tu cuerpo.
Tanto he soñado contigo,
que seguramente ya no podré despertar.
Duermo de pie,
con mi pobre cuerpo ofrecido
a todas las apariencias
de la vida y del amor, y tú, eres la única
que cuenta ahora para mí.
Más difícil me resultará tocar tu frente
y tus labios, que los primeros labios
y la primera frente que encuentre.
Y delante de la existencia real
de aquello que me obsesiona
desde hace días y años
seguramente me transformaré en sombra.
Tanto he soñado contigo,
tanto he hablado y caminado, que me tendí al lado
de tu sombra y de tu fantasma,
y por lo tanto,
ya no me queda sino ser fantasma
entre los fantasmas y cien veces más sombra
que la sombra que siempre pasea alegremente
por el cuadrante solar de tu vida.-


INFINITIVO

Ahí morir oh bella pavesa ahí morir
ver las nubes fundirse como la nieve y el eco
principos del sol y del blanco pobres como Job
no morir aún y ver durar la sombra
nacer como el fuego y no morir
apretar y abrazar amor fugaz el cielo opaco
ganar las alturas abandonar el borde
y quien sepa descubrir lo que amo
omita transmitir mi nombre a través de los años
reír en horas tormentosas dormir al pie de un pino
gracias a las estrellas iguales a una cifra
y morir de lo que amo al borde de las llamas.-


                                                  Robert Desnos


Imágenes: pinturas del artista estadounidense Guy Rose (1867-1925). Del impresionismo





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio


No hay comentarios:

Publicar un comentario