Páginas vistas en total

miércoles, 3 de octubre de 2012

Mes de mayo

                                                     Ida Vitale, poeta y crítica uruguaya nacida en Montevideo en 1923. Estudió Humanidades en su país, siendo profesora de literatura hasta 1973 cuando la dictadura la forzó al exilio. Vivió en México de 1974 a 1984, radicándose definitivamente en Austin, Texas desde 1989.
Su obra lírica caracterizada por una honda emoción expresada de manera lúcida y privada de patetismos, la convierten en una de las voces principales de la llamada generación del 45, y en la actualidad, en nombre importante del panorama poético hispanoamericano. Parte de su obra está contenida en los volúmenes: "La luz de esta memoria" (1949), "Palabra dada" (1953), "Cada uno en su noche" (1960), "Oidor andante" (1972), "Jardín de sílice" (1980", Reducción del infinito" (2002), etc.


                                  "No te amargues el mar,
                                  acompásate con la hora que,
                                  involuntario y cruel, nadie trasmuta"


MES DE MAYO     poesía de Ida Vitale

Escribo, escribo, escribo
y no conduzco a nada, a nadie.
Las palabras se espantan de mí
como palomas, sordamente crepitan,
arraigan en su terrón oscuro,
se prevalecen con escrúpulo fino
del innegable escándalo:
por sobre la imprecisa escrita sombra
me importa mas amarte.-


PALOMA

Posada la paloma
en la pared blanquísima
blanca es y reverbera,
es de veras,
                    es verbo,
nos venga.
Blanca posada pide,
pasajera.

De pronto es negra.
                     Vuela.-


EXILIOS

Están aquí y allá: de paso,
en ningún lado.
Cada horizonte: donde un ascua atrae.
Podrían ir hacia cualquier fisura.
No hay brújula ni voces.

Cruzan desiertos que el bravo sol
o que la helada queman
y campos infinitos sin el límite
que los vuelve reales,
que los haría de solidez y pasto.

La mirada se acuesta como un perro,
sin siquiera el recurso de mover una cola.
La mirada se acuesta o retrocede,
se pulveriza por el aire
si nadie la devuelve.
No regresa a la sangre ni alcanza
a quien debiera.

Se disuelve, tan solo.-


MARIPOSA, POEMA

En el aire estaba
impreciso, tenue, el poema.
Imprecisa también
llegó la mariposa nocturna,
ni hermosa ni agorera,
a perderse entre biombos de papeles.
La deshilada, débil cinta de palabras
se disipó con ella.
¿Volverán ambas?
Quizás, en un momento de la noche,
cuando ya no quiera escribir
algo más agorero acaso
que esa escondida mariposa
que evita la luz,
                          como las Dichas.-


                                                   
                                                OTOÑO

                                         Otoño, perro
                                         de cariñosa pata impertinente,
                                         mueve las hojas de los libros.
                                         Reclama que se atienda
                                         las fascinantes suyas,
                                         que en vano pasan del verde
                                         al oro al rojo al púrpura.

                                         Como en la distracción,
                                         la palabra precisa
                                         que pierdes para siempre.-


                                                   Ida Vitale


Imágenes: pinturas de Leonora Carrington  (Inglaterra, 1917-México 2011). Del surrealismo.






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario