Páginas vistas en total

lunes, 16 de mayo de 2016

Para ti


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.200 hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.360-

                                                                                             María Coduras

Poeta española,  nacida en Zaragoza en 1985. Es Doctora en Filología Española. Actualmente trabaja como profesora de Lengua castellana y Literatura en Aragón. Ha publicado su tesis "Por el nombre se conoce al hombre"- Estudios de antroponimia caballeresca  (2015). Cuenta con la plaquette "Corazón de tiza" (Lulú, 2011), y ha publicado sus poemas en revistas  como Turia, Eclipse (de la que durante años fue coordinadora) y otras.  Participa en diversos recitales y eventos literarios celebrados en la capital aragonesa, como "Los Altercados Poéticos", organizados por Adrián Flor.


                                                                                     "donde esté
                                                                                      en este momento
                                                                                      nuevo a cada intento
                                                                                      te recuerdo en el olvido"








PARA TI

Por mucho que con los años
haya perdido hasta mi sombra
y tema los espejos,
para ti
que grabaste tu imagen
a fuego como antaño
a través de mis ojos
en mi corazón,
para ti
que aún me sonríes
cuando te olvido y me pierdo,
siempre tendré un beso.-


SURCOS

Sentí desteñirse el corazón
por tu rostro.
Vi brotar surcos de tus ojos
azul mar.
Se agotó el cartucho,
la última pluma de mi ala
había volado,
y ahora,
sólo quedaba espacio
a lo difuso.-


RETORNO

Mi muerte es un punto
inadvertible
grabado bajo mi último paso
convaleciente.
Tu muerte es la recta
infranqueable
que une ambas pecas caprichosas.
Imagen de aquellas
que acariciaban en trazos curvilíneos
buscando aferrarnos
entre estremecimientos
al círculo del eterno retorno
cuando sólo había vida
y vivíamos de paseos
y deambulares sin rumbo.
Sus muertes
las de ambos
las de aquellos
-conocidos-
son las motas de polvo
que empañaron
intersectaron
marcaron y crecieron
hasta crear cicatrices
aquí y allá
imponiéndose la recta
que comienza y termina
en nuestros nombres desnudos
y abrazados
en sendos puntos equidistantes
que se saben vencedores.
La muerte es
-a pesar de lo mundano-
una constelación de recuerdos.-


SIMETRÍAS

Despertar.
Abrir los ojos
y sentir mi legaña en ojo ajeno.
Desperezarme.
Estirar el brazo
y no poder abarcar la cotidiana simetría.
Caminar.
Posar un pie en el suelo
y advertir la bipolaridad del paso.
Desear.
Llamarte a gritos
y obtener el eco por respuesta.
Mirar.
Reflejar tu imagen
y recibir la bofetada en primera singular.
Copiar.
Plagiarte sin bocetos
y sentir salpicar el agua del lavabo al
pronunciar
susurrar tu nombre
y sentirme perdido:
              "Narciso".-



REFLEJOS

La imagen
que devuelve mi espejo
dicen que soy yo,
y yo no lo creo.
Extiendo el brazo,
mi enemigo se contrae
en acto reflejo,
me dice que soy yo,
y yo no lo creo.
Le pregunto de nuevo,
me responde el silencio.
El hombre del espejo,
ese,
está  llorando,
y yo no lo creo.
Siento mi mano jugando
en el bolsillo
y la descubro
sacando un pañuelo.
Una lágrima
cae a mi mano.
El hombre del espejo
está llorando,
y yo me lo creo.-



                                                                                                   María Coduras




Imágenes: Pinturas de Irina Kotova  (Bielorusia, contemporánea)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario