Páginas vistas en total

sábado, 16 de enero de 2016

Marfiles

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.246-

                                                                                                       Daniel Calmels

Poeta, ensayista y narrador argentino, nacido en Sarandí en 1950. Es psicoanalista y psicólogo social.
En el género ensayo publicó a partir de 1966 los volúmenes "El cristo rojo. Cuerpo y escritura en la obra de Jacobo Fijman" con el que obtuvo la Faja de Honor de la SADE, "Cuerpo y saber", "El cuerpo en la escritura", "El libro de los pies", etc. Ha editado los poemarios: "Quipus" (1981), "Desnudos" (1984), "Lo que tanto ha muerto sin dolor" (1991), Faja de Honor Leopoldo Marechal, "El cuerpo y los sueños" (1995), "Estrellamar" (1999), que obtuvo el Primer Premio "Rodolfo Walsh", etc.. En 2005 la Editorial Colihue da a conocer su antología poética personal "Marea en las manos".


                                                                                    "Mientras camina al encuentro,
                                                                                     el joven Milosz recuerda con terror
                                                                                     que tiene padre y madre
                                                                                     e ignora de la bala que intentará olvidarlos"






MARFILES

Desprendimientos,
pequeños sabios de leche,
cautivos, temblorosos,
cuerpo fuera del cuerpo.

En la noche
la mano bajo la almohada
tocando el nudo del pañuelo.
Dura la tela encerrando al diente perdido
y la boca desafinada, tironea de la punta de la sábana.
La noche convoca a los ratones
que no sólo se comen
las lenguas de los niños mudos,
sino que mudan los dientes a su cueva
que tiene un portal como una boca.

Al otro día, cuando el pañuelo
deshace la mañana en un bostezo
un billete doblado que da pena
aligera el nudo del recuerdo.-


ABISMOS

Julieta sabe
de los diarios que huelen a tinteros abiertos
y a baldosones terminan los días de lluvia.
Saben que envejecen los globos en una sola noche,
sabe del muñeco de yeso
amanecido en las aguas del fuentón,
pero cómo explicarle
la rama rota del limonero.-


LA CUCHARA

La cuenca de la mano fue primero
aquietado lecho para el agua
laguito en vuelo hacia la boca.

Luego la cuchara,
que no corta que no pincha,
lo que congrega la inconstancia de los líquidos,
lo que reúne y vuelca.
El más pacífico de los cubiertos
toda curvas redondeos
hecha para el roce de los labios
la cuchara nos deja
con la boca abierta.-


TRAZAS

                       a mis colegas de Barcelona

Sobre la porosa lisura de madera
se expande la harina,
que la mano ahueca como un nido.
En su lecho clara y yema unidas, juntas, confundidas.

Recibir en la piel la húmeda adherencia,
marcar con las yemas,
dejar ir.

Luego, con un palo,
se alisa la masa al grosor de un papel.
Un niño, sobre la prosa lisura
con los deberes de la lengua materna,
con otro palote, vertical y repetido,
le pone al renglón las rejas de la palabra escrita.

En las primeras trazas
se cocina un orden y un sentido.
Borrar con la masa y comerse las letras
son las primeras gramáticas digestivas.-


CATAR

Un hombre piensa que el hombre
que está tras la cámara
se está escondiendo
y responde tapándose con las manos,
espera y mira entre sus dedos.
Luego, cuando el hombre se va,
anilla sus dedos como un diafragma de luz.
Un catalejo dactilar con la memoria fértil
fue su primera cámara.-


POEMA

                       "De pronto la palabra adquiere
                        la dimensión del gesto"
                        Aldo Pellegrini

Otros, arrancados salvajemente de las letras
con las palabras puestas:
Haroldo llevando a un país
donde ningún árbol se llama con nombre de mujer,
y Miguel Ángel Bustos
ganándole el juicio a la razón más bella,
y Paco y rodolfo
bajo la lluvia voraz del Eternauta
encontrando las puertas para siempre.

De cuerpo presente
los artistas velan
para que el dolor se ilumine de esperanza.-



                                                                                            Daniel Calmels



Imágenes: Pinturas de John Koch  (Estados Unidos, 1909 - 1978)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario